Rock’n’roll Maratón de Madrid 2015

Hace dos años corrí mi primer maratón.

En Madrid.

Justo hace dos años.

Aún recuerdo aquella sensación, en el km 39, cuando realmente fui consciente de que sí, de que iba a acabarlo, de que nada iba a pararme ya, que iba a ser maratoniana. Recuerdo la emoción en la meta, los ánimos de mis padres en el recorrido, el dolor de piernas en los últimos metros…

El domingo corrí de nuevo el Maratón de Madrid.

Esta vez el objetivo era otro. Ahora yo no importaba, el que importaba era Román, que debutaba en Maratón y al que había prometido acompañar en esos 42.195m por las calles de Madrid. Iba a dedicar todos mis esfuerzos a que llegara a meta ese día y, a ser posible, a que lo hiciera en menos de 4 horas.

Con nosotros estarían Luismi los primeros 13km (ya que corría sólo la media y ahí se separarían nuestros caminos) y Lucas lo que aguantara (aún está en proceso de recuperación del esguince).

IMG_9044
Foto de @job134

 

Sinceramente cuando me desperté a las 6 y oí la lluvia no sabía qué pensar. Por un lado me preocupaba que nos pudiera afectar para mal… ¡¡por otro me emocionaba que iba a ser mi primer maratón con lluvia!!

El maratón fue duro. Muy duro. Siempre lo son. Pero Madrid me resulta especialmente retador: las cuestas, la casa de campo, el nuevo circuito que te hace subir de nuevo parte de la castellana para luego girar y regresar a Retiro…

IMG_9118
Foto de Facebook “Tu foto en carrera”

 

Los primeros kilómetros salieron solos: íbamos de subidón, pese a que con tanto corredor era difícil correr a un ritmo constante. Íbamos charlando, saludando, cumpliendo los tiempos previstos y conservando fuerzas. En el 13 se despidió Luismi, que en tan pocos kilómetros ya se había ganado el apodo de “el ninja” por su sigilo en carrera. En la zona de Ferraz vimos a mis padres. Una vez más ahí estaban para animarme. Siempre apoyándome. También vimos a la gente de Running Company. Grandes, muy grandes!

IMG_9119
Foto de Diana

 

 

Pocos kms más tarde Lucas me avisó: la pierna empezaba a molestar y no quería forzar. En el 25 se salió de la carrera y poco después empezó a llover muy fuerte. Nos habíamos quedado Román y yo solos ante el peligro.

Llovió y llovió desde el 25 hasta el 42. Y sufrimos. Siempre se sufre. Román llevaba un gemelo muy cargado. Sobre mis espaldas pesaba la responsabilidad de no abandonar a Román pasara lo que pasara. Sobre mis piernas, pesaba el maratón de montaña del domingo anterior, y la dura semana de entrenos de cara a Transvulcania. Sólo sabía una cosa: que por mucho que me dolieran las piernas no iba a parar.

Y lo conseguimos. Llegamos a meta en 3:54:04. Empapados pero felices.IMG_9038

Fue una maratón muy diferente a las 5 que llevaba a mis espaldas y, sin duda, fue especialmente épica, por la lluvia, por el esfuerzo que le supuso a Román y por la cantidad de gente que estaba allí animando pese a la que estaba cayendo.

Y esta vez tengo que dar las gracias en primer lugar a Román. Gracias por haber confiado en mí, por haberte dejado guiar y por no haberme dado una colleja cuando a cada cuesta te decía “esta es la última, prometido!!”.

Gracias a mis padres, por haber venido, una vez más, pese al madrugón, pese a la lluvia. Os quiero.

Gracias a Luqui, el amor de mi vida. Fue maravilloso volver a correr contigo después de estas semanas que llevas parado.

Gracias a Luismi, el corredor más sigiloso de la historia. Te sales.

Gracias a Barrantes, Pablo, Bernal, Doc… y todos los Drinking Runners que nos demostraron tanto cariño.

Gracias a todas las personas que nos animaron, a todos los corredores que nos saludaron, a todos los voluntarios que se calaron por ayudarnos. Gracias a los patinadores, que se arriesgaron muy mucho patinando con el suelo tan mojado. Sois grandes. Gracias.

Y no me quiero enrollar más, porque prefiero que lo veáis en imágenes. Aquí está mi crónica del Maratón de Madrid 2015.

Como me lo habéis preguntado en twitter, os contesto: el aceite del que hablo es el Aceite de Masaje con Árnica de Weleda, que antes de comenzar calienta la musculatura y la deja preparada para el esfuerzo físico, y tras el deporte, aporta efecto calor que relaja las articulaciones y alivia la musculatura. A mi me está dando muy buen resultado y lo uso antes y después de cada carrera.

En el video también insisto en el omeprazol, y no puedo dejar de repetirlo: es una muy buena solución si los geles os dan molestias estomacales en carrera.

Me despido por hoy. Este domingo os veo en la Wingsforlife!!! Si vas a ir, únete al Panceta Team!!!

Mil besos!!

 

Alma

 

Pd. Por si tenéis curiosidad, os dejo la crónica de mi primer maratón http://www.objetivocupcake.com/2013/05/magdalenas-caseras-soy-maratoniana.html

MAMOVA 2015 (y las fotos de mi firma de libros en Fnac)

Hola!!!

Soy yo otra vez.

¡¡¡¡He sobrevivido al MAMOVA!!!!

Sí, pese a mis nervios, ayer la carrera fue genial. Disfrutamos cada kilómetro de los 42,5 (bueno, menos los de los cortafuegos… ¡¡esos no los disfruté nada!! jajaja) y acabamos con muy buen sabor de boca.

Untitled-3

Pero esperad que empiece por el principio.

Llegué a La Pobleta de Andilla el sábado por la tarde, justo a tiempo para la charla de presentación de la carrera. Quería haber llegado antes, pero por trabajo tuve que quedarme el sábado por la mañana en Madrid. Allí me esperaban ya Monique y Javi (ambos miembros del Panceta Team: Javi como corredor y Monique como nuestro equipo de apoyo!) y juntos fuimos a la charla técnica. Lucas tuvo que quedarse en Madrid. Pese al esguince quería venir a animarnos, pero le pusieron una reunión de trabajo el domingo que le chafó el plan!

Total, que allí estábamos esperando el inicio de la charla… Imaginad mi sorpresa cuando me invitaron a que me uniera a las personas que iban a hablar en esa charla!! La verdad, me hizo mucha ilusión!!! Conté un poco mi experiencia en las carreras de montaña y dí algunos consejos para la gente que corría en montaña por primera vez.

IMG_8772

Después, en la cena, pudimos conocer mejor a las voluntarias que ayudaron en la carrera y con las que compartimos alojamiento; a Eva, responsable de prensa; a Carlos, el speaker; a su organizador, Jesús…

La verdad es que es emocionante ver cómo estas carreras se construyen a base de gente que lo da todo en ese fin de semana para que todo salga perfecto. Jesús nos contó bastante sobre la historia de la zona, no sólo sobre el incendio que la arrasó en 2012 sino también sobre las trincheras que aún se conservan de la Guerra Civil y que pudimos ver durante la carrera. Así, tras cenar un buen bocata de pan con tomate, queso y tortilla (ahí queda eso!!) nos fuimos a dormir.

El domingo amaneció fresquito pero despejado y a las 6 estábamos en pie para ducha y desayuno. La carrera comenzó a las 8:45, con un pelín de retraso (era a las 8:30), porque hubo un problema con un avituallamiento y los organizadores nos pidieron paciencia hasta que estuviera solucionado.

Dieron la salida… ¡¡y a correr!!

IMG_8747

La carrera: preciosa.

El entorno es una maravilla: la primera media discurre por unos senderos muy bonitos, vimos cascadas, riachuelos… Precioso y muy verde! La segunda media nos llevó a la zona del incendio, que ya empieza a estar más verde pero aún conserva los árboles quemados, lo cual impresiona bastante.

Respecto a la dureza del recorrido. Pues qué os voy a decir… ¡¡era duro!! La primera parte se hizo más llevadera aunque ya nos avisaron: ¡¡no os animéis que lo pagaréis!!

Nosotros teníamos la idea de acabar contentos (y sin ninguna torcedura!!!) así que fuimos tranquilos y pudimos afrontar la segunda parte con bastantes fuerzas. La verdad es que tiene una gran subida pero luego la bajada es rápida y corrible, la disfrutamos muchísimo.

La segunda media es mucho más dura… no hay casi sombras (¡¡ay qué caloret!! jeje) y tras una subida bastante fuerte (con su consiguiente bajada por un terreno bastante incómodo), hay que subir dos cortafuegos (en los cuales me acordé de la madre del que los puso allí!!! jajaj).

Eché mucho de menos a Lucas en carrera!! Qué soy yo sin que me digan “¡¡Vamos pollito!!”????? Pero bueno, la vida es así y el trabajo es el trabajo!

Al final acabamos en 6h17, súper contentos. Fuimos el 205 y 206 de la general y yo fui 10ª mujer y 4ª de mi categoría. ¡¡No está mal para una carrera con 580 corredores!!

IMG_8773

Lo cierto es que hemos conseguido lo que buscábamos: probar cómo andamos de fuerzas de cara a los próximos retos, o sea, a Transvulcania (en mi caso) y Els Bastions (en el caso de Javi). ¡¡Hemos acabado ilusionados y con optimismo de cara a los mismos!!

Además pude probar al fin en carrera mis nuevos bastones y me dí cuenta de que serán claves para Transvulcania!! Ahora me toca trabajar el tren superior, que se me cansaban los brazos más que las piernas! jajaja.

Por cierto, gracias Javi por haberme esperado tanto en carrera!!! Eres un crack!!!

Otra más para la saca!!!

IMG_8746

Pues antes de dejaros con mi video-crónica, quería agradecer de todo corazón a toda la gente que hizo posible la carrera. De verdad que es un recorrido fantástico y en todos los avituallamientos nos sentimos súper bien tratados y súper queridos.

Así da gusto meterse 42k entre pecho y espalda!!!

Tras la carrera, ya duchados, con Monique, nuestro apoyo en carrera, y tres de las voluntarias de Mamova, con las que compartimos alojamiento. Un beso guapas!!! Sois la caña!!!

Ahora sí, os dejo aquí la videocrónica de esta carrera.

Antes de despedirme quería agradeceros a todos los que vinisteis a Fnac el jueves pasado vuestra presencia. Fue una pasada!!! Lo pasé fantástico e hicisteis que me sintiera súper arropada. Gracias especialmente a Alex Calabuig (Runner’s World), Chemita Martínez y Agustín Rubio (Madrid Running Company que estuvieron allí conmigo.

Os dejo unas fotos que hizo mi querido Angel Yuste (que por cierto tiene también blog en Runners: http://blogs.runners.es/pierdepeso/) en la presentación:

alma_a_correr_presenatcion_016 alma_a_correr_presenatcion_017 alma_a_correr_presenatcion_024 alma_a_correr_presenatcion_029

Os veo en Barcelona este jueves por Sant Jordi.

Estaré firmando en:

11 a 12 – UNIVERSITARIA (Rambla Cataluña, 64)
12 a 13 – EL CORTE INGLÉS – Pl. Cataluña (Carpa Firmas P. Cataluña)
13 a 14 – ABACUS (P. Cataluña/ Portal del Ángel)
17 a 18 – FNAC ILLA (Diagonal 557)
18 a 19 – MAS BERNAT (Diagonal, 609 / Pedralves Centre)

Mil besos y gracias por leerme!!!!!!!!

 

Alma

Controlar los nervios pre-carrera

Desde que era pequeña he tendido a ponerme demasiado nerviosa cuando se acercaba alguna situación en la que me fueran a poner “a prueba”. Los primeros malos ratos que recuerdo se remontan a mis primeros años en el Conservatorio (sí, aquí donde me véis, una servidora es Licenciada en Pedagogía del Violín…). Recuerdo los nervios en las horas previas a las audiciones y conciertos, ya desde muy chiquitita (nervios que se hicieron insufribles a medida que crecía). Los dolores de tripa, los temblores en las manos que se transmitían al arco de mi violín y me hacían pasarlo fatal…

almaviolin
Jajaja. Sí. Soy yo. Ojo al chandal ochentero molón que llevo!

 

Lo mismo recuerdo de los exámenes del colegio, instituto y finalmente de la Universidad: nervios, molestias en el estómago, insomnio… ¡Aún recuerdo cómo me temblaba el bolígrafo en la Selectividad! Incluso en mis recientes exámenes del Cordon Bleu me quemé/corté varias veces de la forma más tonta por lo nerviosa que estaba.

Total, que a día de hoy, superados ya los nervios (más o menos) de cuando tengo que grabar o ir a una entrevista o firma de libros, lo único que me pone nerviosa constantemente en mi vida son las carreras.

Sí.

Desde que empecé a correr siempre me he puesto nerviosa la semana anterior a las carreras: unas veces por miedo a la distancia nueva, otras por miedo a no cumplir mis expectativas o por no poder terminar… Al principio era muy problemático: no podía dormir bien, me afectaba al estómago, empezaba la carrera totalmente desmoralizada y con las pulsaciones por los cielos… Pero en estos cinco años he ido mejorando y a día de hoy lo voy teniendo cada vez un pelín más controlado.

Pese a todo, esta semana, ante la perspectiva de correr el Mamova este domingo (Maratón de montaña de Valencia, con 42km y 4600m de desnivel acumulado), ando un poco nerviosa. Se me ha juntado todo: ya sabía que Lucas no iba a poder correr porque se hizo un esguince en Semana Santa, pero el lunes le confirmaron que tiene reuniones de trabajo este fin de semana, así que ni siquiera podrá acompañarme a la carrera. Para más inri, yo tengo también lío hasta el día anterior a la carrera, así que me toca viajar el sábado por la tarde, ¡a pocas horas de la carrera! Y eso, unido al desnivel de la carrera y a que 42k por montaña me asustan bastante…

Aunque ya me notaba un poco inquieta desde el lunes, hoy cuando he salido a hacer las cuestas que me tocaban (un infierno de 10 cuestas de 2 minutos con la bajada a tope, cortesía de Rober) me he dado cuenta de que los nervios empezaban a afectarme.

En mi cabeza han empezado esa vocecita que me dice “bah Alma, si estás asustada por este entrenamiento… ¿cómo vas a correr 42km el domingo?” “Encima sola…” “Y luego viene la Transvulcania… como pinches en esta te vas a cagar en la Transvulcania“… y cada vez peor.

En esas estábamos mi vocecita y yo cuando he terminado los 20 minutos de calentamiento y he comenzado con la primera cuesta. He visto que si seguía permitiendo que la vocecita hablara no iba a poder acabar si quiera el entrenamiento… ¡No tenía ánimos! Así que he sacado fuerzas, he activado el modo “neutralización de nervios y pensamientos negativos” y ha funcionado. He conseguido acabar muy contenta el entrenamiento y con menos nervios de cara al domingo.

IMG_9823
El maratón de Chicago ha sido en el que más nerviosa he estado la semana antes de todos los que he corrido.

 

Por eso, y porque sé que no soy la única que se pone nerviosa cuando se acerca esa carrera para la que llevas preparándote meses, me gustaría compartir con vosotr@s mis técnicas de “neutralización de nervios y pensamientos negativos” y, en general, mis estrategias para eliminar todo aquello que nos pone aún más nerviosos, a ver si alguna os ayuda, aunque sea un poquito. No soy psicóloga ni nada de eso, pero bueno, esto es lo que he podido sacar de mi propia experiencia en estos años:

1- Recuerda que no somos profesionales de esto. Por mucho que nos guste correr y que entrenemos, si la carrera no va bien no se va a acabar el mundo: no te van a echar del trabajo ni tu familia te va a retirar la palabra. Tampoco vas a perder a tus amigos o te van a encarcelar. Es tan sólo una carrera, y aunque sea una carrera muy importante para tí o para mí, al final es nuestro hobby y tenemos que conseguir que las carreras que son importantes no nos generen tanta ansiedad.

2- Olvídate de pensamientos negativos tipo “si no me sale bien la carrera después de todo lo que he entrenado voy a decepcionar a mis amigos (y quien dice amigos dice amigas/novio/novia/mujer/marido/entrenador…)” o “si no consigo la marca que quería, los entrenamientos han sido una pérdida de tiempo“. Una mala carrera no debe ser motivo de decepción: debe ser una herramienta para analizar en qué hemos fallado e intentar mejorarlo para la siguiente. Yo hice una carrera horrible el año pasado en la Tres Refugios. Analicé los errores (que fueron muchos y de pardilla total) y este año la correré de nuevo, decidida a hacerlo mucho mejor. Recuerda siempre que tus amigos/amigas/mujer/marido/novio… te quieren y te apoyan. Y aunque se hayan quejado infinitas veces de que dedicas más tiempo a correr del que deberías, si siguen siendo tus amigos/amigas/mujer/marido/novio es por algo… Así que no te preocupes por decepcionarles a ellos porque siempre estarán orgullosos de tí.

3- Intenta no generar presión añadida a la que ya tienes: veo muchísima gente que se pasa semanas anunciando a toda la gente que conoce (y también en todas las redes sociales que maneja) el tiempo que quiere hacer en la carrera para la que se está preparando, multiplicando por 10000000000 la presión en los días previos a la misma. Los que me conocéis creo que habéis visto que yo jamás hago eso: prefiero que llegue la carrera y ya se verá si puedo hacer aquello que mi entrenador y yo nos habíamos planteado… ¿de qué sirve tener esa presión añadida de saber que todo el mundo está esperando que hagamos una marca concreta? ¿De verdad quieres correr la carrera entera con esa marca que has gritado a los cuatro vientos pesando sobre tus hombros? ¡¡Yo no!! La verdad, jamás lo he pasado peor en ese sentido que cuando antes del Maratón de Chicago hicieron un concurso cuya forma de ganar era acertar el tiempo que iba a hacer yo en la carrera. ¡¡Cada vez que alguien proponía un tiempo me daba un revoltijo de estómago enorme!! Si la gente respondía marcas inferiores a 3h32 (que suponía mejorar mi MMP de aquél momento) me deprimía, convencida de que les iba a decepcionar. Si apostaban por marcas superiores a 4 horas me hundía, pensando que todos ellos creían en que iba a pinchar en este maratón. Total. Que durante la semana anterior al maratón, twitter no fue más que una fuente de angustia constante. Por ello, si puedes evitar auto-generarte presión… ¡¡evítalo!!

4- Coge unas rutinas claras pre-carrera. Si algo ha funcionado… ¡¡no lo cambies!! En mi caso quizá roza la psicopatía, pero yo tiendo a usar siempre la misma ropa en las carreras que me importan, porque sé que anteriormente me ha ido bien y confío en que ayuden a que en esta también me vaya bien. Lo mismo se aplica a la cena del día anterio, al desayuno antes de la carrera, a los geles… si algo ha funcionado bien, no lo cambies. Repetir algo que ya te ha funcionado te ayudará a estar más tranquilo/a. Yo, que en mi vida diaria soy 0 supersticiosa y creo en 0 supersticiones, confieso que tengo mi billete de la suerte para las carrera (creo que ya os he hablado de él). Es el billete de 10€ que me metí en el calcetín cuando corrí mi primer Maratón (Mapoma 2013) por si pinchaba y tenía que coger un taxi. Desde entonces, y ya que no tuve que usarlo, me ha acompañado en todas y cada una de las carreras que he corrido. Es una tontería, pero llevar el billete conmigo me recuerda que en ocasiones anteriores “he podido” y eso me ayuda a enfrentar con más ánimo la carrera.

5- Evita los pensamientos negativos en los entrenamientos de la semana anterior a la carrera y respeta el plan de entrenamiento: lo sé. Nos pasa a todos (a mí incluída… ¡¡hoy mismo me ha pasado!!). Según se acerca la carrera, los pensamientos negativos sobre lo que puede fallar el día de la carrera nos asaltan cada vez más, sobre todo cuando estamos corriendo. Evidentemente, estos pensamientos negativos repercuten sobre el entrenamiento y donde más se nota es en los entrenamientos exigentes, como las series, las cuestas, etc… Yo de cara a Chicago estaba tan nerviosa que creo que no conseguí hacer ni unas series decentes en las dos semanas previas a la carrera. En cuanto empezaba a correr entraba en el bucle de negatividad (“No voy a poder” “No estoy recuperada de la Madrid-Segovia” “No sé por qué me empeño en algo imposible”…) y los entrenos eran un suplicio. Me dí cuenta de que no podía permitir que me pasara eso (sobre todo porque le tenía amargado al pobre Lucas, que oía todos mis lamentos) y a día de hoy cuando entro en ese bucle me obligo a salir. Pienso en todas las carreras que he corrido, en todo lo que he entrenado, en que ya lo he hecho antes… Pero sobre todo pienso en que, al final, es tan sólo una carrera y si me he apuntado a ella es para disfrutar, no para pasarme semanas enteras amargadas. Y respeta los días de descanso: si te los ha puesto tu entrenador es por algo. Descansa. Por no correr dos días no vas a perder todo lo entrenado.

6- Y, lo más importante: recuerda que, al final, lo que queremos es disfrutar. Sí. Es cierto que sufrimos corriendo, sufrimos en las subidas, en las bajadas, en los sprints de meta… Que sufrimos entrenando y sufrimos por los dolores de después de entrenar… Pero si todo eso no fuera acompañado de esa maravillosa sensación de felicidad que nos aporta el “running”, nadie lo haría. Así que olvida los nervios y disfruta todo lo que puedas.

(Ah. Y una nota respecto a las molestias de estómago: si los nervios te suelen afectar mucho, el omeprazol ayuda mucho a evitar que los geles agraven esa situación. Además, no dudes en tomar Fortasec si ves que te está afectando tanto que tienes las tripas revueltas. Un Fortasec a tiempo puede salvar una carrera, especialmente en el caso de la larga distancia. Si anteriormente te han dado la lata, pruébalo. Saber que no vas a tener ese problema puede mejorar mucho las expectativas de una carrera).

Ahora me despido.

Vale!!! Confesaré que estoy nerviosa por la firma de libros de mañana!

Espero que podáis venir: es mañana día 16 a las 19h en FNAC CALLAO. Estarán conmigo Chemita Martínez, Alex Calabuig (Runner’s World) y Agustín Rubio (Running Company Madrid).

Se os quiere (mucho) pese a tantos nervios,

 

Alma

 

PD: Confieso que de hecho estoy nerviosa de cara a Leadville y quedan 4 meses y una semana. ARGHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH

¡Adiós Semana Santa! y consejos para preparar con cabeza una carrera de montaña

Hola!!!

Ayyyy que se ha acabado la Semana Santa ya (al menos para mí)!!!!! Qué dura la vuelta a la rutina!!

Espero que hayáis pasado unos días geniales. Los que me seguís por redes sociales ya estaréis al tanto de que yo la he dedicado a aprender a esquiar (jejeje. Creo que voy a necesitar MUCHOS más días) y a correr por montaña en los Pirineos y la Sierra de Guara acompañada del Panceta Team. Hemos ido Javi, Lucas, Rober, yo y nuestras súper acompañantes en carrera, Monique y Vanesa.

Por la parte de esquiar, dediqué dos días enteros y conseguí dominar el arte de caer de culo cuando la cuña te falla y también tuve el típico momento de llorera-pánico en medio de una pista azul (que terminó con una servidora quitándose los esquís y subiendo hasta arriba de nuevo cabizbaja). ¡Seguiré practicando!

11007815_1697326267161252_685093590_n

Por la parte de correr la verdad es que me ha ido bastante mejor. El miércoles llegaba a Madrid desde Alicante el miembro más delgado del Panceta Team, Rober Martínez, y ya nos cascamos ambos una tapia de la Casa de Campo para ir calentando piernas. El sábado, tras dos días de esquí, decidimos subir a Peña Oroel.

Lucas se había hecho daño en el gemelo el día anterior así que subió andando pero nosotros subimos a ritmillo y nos cascamos 1200m de desnivel acumulado en 7.6km en poco más de una hora (bueno… yo tardé 10 minutos más en bajar que Rober, es lo que hay!)

11055489_406861169493075_1067363641_n

Pero el plato fuerte vino ayer cuando estuvimos entrenando con Luis Alberto Hernando, campeón del mundo de Ultradistancia y campeón de la Transvulcania 2014 (entre otros) en la Sierra de Guara. El tío es tan majo y tan enrollado como aparenta: nos lo pasamos fantástico y nos echamos unas buenas risas.

IMG_3619

La verdad es que se formó un grupo majísimo, a parte del Panceta Team, nos acompañaban Nieves (la novia de Luis, que no veáis cómo corre también!), Isabel Sanjuan Tabuenca (súper corredora de montaña y esquiadora con un montón de títulos), Ramón Ferrer (bloguero de Corriendo Por La Sierra y gran corredor de montaña) y Javier Sanagustín (otro gran corredor de montaña que cuenta en su haber, entre otros, con el UTMB).

IMG_8177

Por cierto, todas las fotos de este post con la etiqueta “Monrasin” son obra de Ramón Ferrer, ¡¡el tío además de correr hace unos fotones que no veas!! Os recomiendo su blog encarecidamente (Corriendo Por La Sierra).

IMG_3424

La ruta fue circular, de 25km con 3000m de desnivel acumulado (en los primeros 10k subimos 1500 metros!! palizón!!).

Subimos a dos picos, Montidinera y Fragineto.

Fue una absoluta pasada de entreno, lo disfrutamos un montón!. Lo único malo la torcedura de tobillo de Lucas en los últimos kilómetros de descenso… Hoy nos toca médico cuando salga del curro!!

IMG_3603

Sinceramente no tengo palabras para agradecer la hospitalidad y el cariño con el que nos trataron Luis, Nieves, Ramón, Isabel y Javier, y la belleza de los parajes que pudimos visitar. Los Panceta nos sentimos totalmente en familia y estamos deseando volver por allí para entrenar!!! Es más, hemos decidido por unanimidad que Luis Alberto sea nuestro miembro pancetero de honor, pese a no llegar ni de lejos al porcentaje de grasa requerido! jajaja.

Total.

Que en estos días de Semana Santa, los miembros del Panceta Team (Javi, Lucas y yo, a falta de Jesús) hemos estado hablando mucho con Rober ya que es preparador físico (además de Licenciado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte), finisher de varios ultras como CSP115, Ultra Trail Bosques del Sur… y corredor habitual de carreras de montaña (podéis ver aquí su web: http://www.robermartinezmenor.com/). Y de estas charlas ha salido algo muy bueno, y es que además de ser miembro de nuestro equipo, va a ayudar al Panceta Team a preparar y afrontar todos los retos que se avecinan próximamente como Mamova, Transvulcania, TP60…

IMG_3639
Rober Martínez, el “flaco” de los Panceta Team

 

Y ya que estábamos en esas, estuve charlando con él sobre cómo preparar una carrera de montaña con cabeza.

Yo ya os hablé de las carreras de montaña no hace mucho, pero como él ha corrido muchos ultras y entrena a mucha gente para correr por montaña, tanto en persona como online, me pareció que seguro tenía cosas interesantes que aportar, no sólo para mí, sino para todos los que leéis este blog, ya que muchas veces tenemos todos las mismas dudas.

Así que os cuento aquí lo que salió de esa charla que hemos bautizado como:

¿Cómo preparar una carrera de montaña con cabeza?

1. Busca toda la información posible e investiga el recorrido

Si es la primera vez que corres una carrera de montaña siempre es recomendable estudiar toda la información que nos aporta la web de la carrera pero, como me insistió Rober, también es muy buena idea consultar blogs, foros… para saber cómo es realmente el recorrido y su dureza. Los blogs nos dan una idea muy acertada ya que encontramos las experiencias personales de otros corredores, más que la información más esquemática de la web oficial. Buscar fotos de la última edición de la carrera también ayuda mucho.

IMG_3549

Otro punto fundamental a investigar es el tema del terreno por el que correremos: no será igual la preparación para una carrera pistera que para una carrera que tenga mucha montaña.

Y no hemos de olvidar el desnivel, parámetro fundamental en las carreras de montaña. Rober me comentó algo muy interesante: el error en el que caemos los corredores (yo incluída) de mirar el desnivel positivo y olvidar el desnivel negativo. Una bajada puede ser mucho más dura que una subida ya que castiga mucho más las piernas y además las agujetas del día siguiente son mucho peores. Así que debemos valorar tanto el desnivel positivo como el negativo.

Algo muy aconsejable es entrenar por la zona de la carrera o hacer partes del recorrido, si vives cerca o vas a estar alojado algunos días antes de la carrera por esa zona, para reconocer por dónde correrás. Esto no implica que hagas los 100k de la Madrid-Segovia del tirón, por poner un ejemplo. Sino que puedes ir haciendo diferentes partes o tramos si es muy larga. Nosotros para preparar la Madrid Segovia entrenamos un día el tramo Cercedilla – Segovia y otro día el tramo Tres Cantos – Cercedilla. Esto te ayudará a preparar mejor la carrera y además cuando llegue el momento de recorrer esas zonas ya sabrás dónde es más duro, dónde tienes posibilidad de recuperar del esfuerzo, etc…

Por ejemplo nosotros a Transvulcania iremos con una semana de antelación, para poder entrenar determinados tramos de la carrera antes del día en que se celebra.

IMG_3553

Por último, y cuando se acerque ya el día de la carrera, no podemos olvidar estar muy pendientes de la predicción del tiempo que nos va a hacer el día de la carrera. Es importante recordar que las condiciones son mucho más inestables en montaña que en asfalto y que la bajada de temperaturas en las zonas altas puede hacer que cojamos frío al estar sudados por el esfuerzo previo de la ascensión. Mucho cuidado también con los días de mucho calor en carreras que tienen pocas zonas de sombra.
2. El material

Lo primero, antes de nada, es consultar el material obligatorio y no considerar que es una carga que imponen, sino tener en cuenta que es algo que está ahí porque suele ser necesario. Como me decía Rober, siempre pensamos que no nos va a pasar nada, pero una torcedura nos puede dejar tirados en medio de la montaña y ¡entonces lo tendremos que usar todo de golpe! Tonterías como tirar el material obligatorio cuando ya has pasado el control para quitar un peso, o no llevarlo si la mochila la han revisado el día anterior, pueden convertir una mera caída en algo mucho peor.

IMG_3443

Por supuesto, es importantísimo probar todo el material en los entrenamientos previos, desde el frontal hasta la mochila de hidratación (para localizar si nos hace rozaduras o nos molesta al correr) o los bastones. Eso sin mencionar el calzado y vestuario, por supuesto. Rober me insistió mucho en que unos buenos calcetines son muchas veces tan importantes como unas buenas zapatillas, y que unos malos calcetines pueden convertir las mejores zapatillas en un infierno.

Por cierto: si decides llevar bastones porque hay una zona de mucha subida, es muy importante que entrenes con ellos y que veas qué harás con los bastones cuando no los estés usando: ¿cargarás con ellos en la mochila? ¿en el cinturón? ¿bajarás con ellos? Importante también probar el frontal y comprobar que ilumina suficiente por la noche. Un mal frontal puede multiplicar por 100 las posibilidades de tener una caída en un terreno complicado.
3. Los avituallamientos y la comida

Como con el material, con la comida hay que probar siempre en entrenamientos todo lo que se vaya a comer en carrera para no llevarse una sorpresa desagradable. Es más, hablando con Rober coincidimos en que no hay que fiarse mucho de lo que el organizador promete que habrá en los puntos de avituallamiento: si llegamos muy tarde puede que algunas cosas se hayan acabado o puede que haya cambios de último momento. Es mejor llevar encima lo que se va a necesitar sí o sí, por si las moscas.

Otro punto importante (que yo alguna vez no he seguido y luego he pagado). Nunca hay que confiarse con el agua. Aunque aún te quede agua, llena SIEMPRE los bidones o el camelback en cada avituallamiento, nunca sabes si el camino hasta el siguiente avituallamiento se va a hacer más largo de lo que pensabas.

IMG_3502

Eso sí, y esto es importante: correr en montaña no implica hartarte a comer en cada avituallamiento. Comer de más no hará más que perjudicarte en carrera. Cuidado también con los avituallamientos “exóticos” en los que ofrecen desde vino hasta panceta o bollería regional. Si no lo has probado antes, no lo pruebes ahora (o puede que te acuerdes del sobao y del chupito de aguardiente durante todos los kms que te falten hasta meta!!!).

Ah, tampoco te cargues en exceso: con el esfuerzo físico se reduce el apetito y seguro que tienes menos hambre de lo que pensabas. Además, vas a tener que cargar con todo lo que metas en la mochila, así que moderación. ¡Mejor tirar de barritas energéticas que de bocatas!

3. La preparación para la duración de la carrera

Por un lado, Rober me insistió en que en carreras superiores a 20k no hace falta entrenar la misma distancia que la carrera, teniendo en cuenta que si nos hemos apuntado a una carrera de más de 20k por montaña es que tenemos ya una base y experiencia en carreras de montaña. Entrenar 50k para una carrera de 50k es un desgaste innecesario para el cuerpo que no tiene por qué ayudarnos en carrera. Es más, es mucho mejor entrenar distancias menores pero buscando un ritmo propio, especialmente en las subidas, constante y sin tirones y olvidarse de lo que hagan los demás. Tener nuestro propio ritmo interiorizado es la mejor forma de afrontar una carrera con garantías.

Para carreras más cortas sí que podemos entrenar la distancia que tendremos que correr. Muy importante también es entrenar los desniveles a los que nos vamos a enfrentar: de nada sirve entrenar 50k en asfalto para una carrera de 30k por montaña con grandes desniveles. Hay que trabajar mucho las cuestas y acostumbrarse a la exigencia de los desniveles en montaña.

IMG_3426

Por otro lado, debemos siempre recordar que no es lo mismo hacer kms en asfalto que en montaña. Los cálculos mentales que tengamos para asfalto no son aplicables, ya que tanto el terreno (más/menos técnico, más/menos pistero, rocas sueltas…) como el desnivel serán parámetros fundamentales. Así que, por ejemplo, nuestro tiempo de maratón no es una base para calcular lo que tardaremos en un maratón de montaña. De hecho, Rober me comentaba que no es aconsejable llevar una idea preconcebida del tiempo final (salvo que ya tengas mucha experiencia) ya que eso hará que estés más pendiente del reloj que de otra cosa y que si las cosas no salen según lo previsto, te desmoralices.

4. Con quién entrenas y con quién correrás la carrera

Lo más importante, en primer lugar, es que siempre que entrenemos por montaña lo hagamos, a ser posibles, acompañados. Si no tenemos con quién entrenar, es muy importante avisar dónde estarás y siempre intentar que no sea una zona muy alejada de una carretera o lugar de paso accesible, por si las moscas.

Si vamos a entrenar en grupo, Rober me insistió que hay que intentar que todas las personas del grupo tengan un nivel similar, o que al menos todo puedan correr a un mismo ritmo con comodidad, porque obligar a una de las personas a correr por encima de sus ritmos puede hacer que acabe súper quemado de los entrenamientos.

IMG_3574

Aunque lo mejor es intentar (dentro de lo posible) buscar perfiles similares a los que vamos a encontrar en la carrera, es cierto que se puede entrenar en ciudad (buscando recorridos exigentes, zonas de cuestas…) y completar con una tirada larga de montaña el fin de semana o cuando se pueda encajar. También es importante hacer ejercicios de fuerza: fortalecimiento de tobillos, rodillas, cuádriceps… sin descuidar el superior. Rober me insistió en que no hay que olvidar los ejercicios de propiocepción en tobillos (ejercicios de equilibrio y desequilibrio) para evitar posibles esguinces provocados por el terreno irregular.

Por último, no olvidéis entrenar las bajadas por terrenos técnicos si no queréis ser yo (o sea, si no queréis bajar casi tan lento como subís porque os domina el miedo a caeros… jejej)

Podría seguir eternamente pero me parece más interesante parar aquí y que me comentéis vosotros las dudas que os surgen respecto a las carreras de montaña o los entrenamientos de cara a las mismas. También me encantaría que me dijerais qué carreras tenéis a la vista, qué os preocupa, etc.

De nuevo agradecer a Ramón Ferrer el haberme dejado usar sus maravillosas fotos para ilustrar este post, espero que compartamos muchos más entrenamientos juntos. También agradecer su hospitalidad a Luis Alberto, Nieves, Isabel y Javier, y por supuestísimo a Rober por haberse decidido a ser el míster del Panceta Team y, sobre todo, por haber aguantado todas las preguntas que le hice de cara a escribir este post.

Muchos besos y nos vemos por aquí,

Alma

PD: Antes de que se me olvide: El día 16 estaré presentando mi libro “A Correr” en la FNAC CALLAO a las 19. Me acompañarán Chemita Martínez y Alex Calabuig (director de Runner’s World). ¿¿Vendréis a verme?? Porfi porfi!!!