Medio Maratón de Lisboa

2015-10-17 Adidas Lisboa-450

De nuevo ando por aquí… ¡con mucho más retraso del que quería!

La verdad, estas semanas previas al Maratón de Nueva York están siendo de todo menos relajante. Estoy a tope de trabajo y compromisos variados, y encima medio griposa… ¡los días se me están haciendo eternos!

Pero vamos a lo que vamos.

Hoy os quería contar mi experiencia en la media maratón de Lisboa, que corrí el pasado domingo 18.

La verdad es que fue un fin de semana fantástico.

Tuve la suerte de poder correr en la carrera como parte del equipo que llevaba Adidas, y en el que estaban también Mariam Hernán, Isabel del Barrio, Cristina Mitre, Kira Miró (que finalmente por trabajo no pudo venir) y Clara Montoya.

Por supuesto, me llevé a mi Lucas, que sin él no hay carrera!!!!

Volamos a Lisboa el viernes por la tarde y la verdad es que hacía bastante buen día… no sabíamos lo que nos esperaba!!

El sábado nos despertábamos con la tormenta del siglo ¡¡¡estaban cayendo litros de agua!!! Llegar a la feria (estábamos alojados tan sólo a tres o cuatro calles) fue una odisea… ¡¡todo encharcado a lo salvaje!! Y lo peor era que daban lluvia también para la carrera.

2015-10-17 Adidas Lisboa-53
En la feria del corredor con Isa y Mariam

Cuando escampó un poco, nos hicieron algunas fotos juntas a Mariam, Isa y yo. ¡Podéis ver el cielo lo gris que estaba! ¡Nos quedamos pajarito!

2015-10-17 Adidas Lisboa-365

Pasamos la tarde pateando Lisboa y, la verdad, ¡me encontraba un poco resfriada! Aún así, nos zampamos unos buenos pasteles de Belén y pareció que mis males se pasaban un poco, jeje.

Al día siguiente… ¡¡¡¡¡llovía a lo salvaje!!!!!

Nos despertamos a las 7 de la mañana y me quedé horrorizada al mirar por la ventana. ¡Llovía tanto que parecía que nos estuvieran echando encima cubos de agua!

Gracias a Dios, fueron pasando las horas y para cuando llegamos con el autobús a la zona de salida, había parado. ¡¡Menos mal!!

2015-10-18 Adidas Lisboa-40

El plan para la carrera era claro: salir a un ritmo cómodo y sin forzar. La idea, mantener un ritmo constante entre 5 o 5’15mins/km para probar sensaciones de cara a Nueva York y no acabar muy cansados.

Pero salió el sol… nos vimos rodeados por los corredores… el puente era increíble… las sensaciones eran buenas…

¡¡¡Y se nos fue de las manos!!!

2015-10-18 Adidas Lisboa-117

Empezamos a pasar los kms a 4:48.. 4:46…

Los tres primeros kms eran cuesta abajo, saliendo del puente, y claro… Yo le decía: “Lucas vamos muy rápido” y Lucas: “sí, vamos muy rápido”. ¡¡Pero ninguno de los dos aflojábamos!!

En torno al km 4 o 5 apareció una chica al lado nuestro: “Hola, me llamo Maria Luisa”, dijo “¡¡qué ilusión poder correr con vosotros!! ¿Os importa si me uno algunos kilómetros?”.

Total, que empezamos a avanzar los tres, manteniendo el ritmo por debajo de 4:50min/km. Ella corría muy bien e íbamos charlando, comentando el recorrido (que es bastante llano, la verdad! Tan sólo hay 3 o 4 cuestas rompe piernas).

Llegando a la media maratón me dí cuenta que nuestro tiempo final iba a ser por debajo de 1h45 y Maria Luisa empezó a alucinar. ¡Su mejor marca era 1h53! Cuando nos lo dijo Lucas y yo nos miramos y en ese momento, nos dimos cuenta de que teníamos una misión: ¡¡conseguir que Maria Luisa hiciera un marcón!!

Ya no había opción de bajar el ritmo o aflojar para llegar enteros a meta. Tocó apretar los dientes y mantener el ritmo km a km. Lucas tiraba como un campeón y yo y Maria Luisa íbamos con el gancho (¡sobre todo yo, que pasé los últimos kilómetros con un flato que casi me muero!).

Los últimos kms ya no había sitio para charlar, ¡estábamos muertas! Pero Lucas seguía tirando y nosotras no íbamos a abandonar.

Finalmente entramos en meta en 1h41min… ¡¡¡una pasada!!! Estábamos súper felices, sobre todo por Maria Luisa, que acababa de destrozar su marca personal!

2015-10-18 Adidas Lisboa-504

Poco después de nosotros entraban el resto de las chicas del equipo Adidas: Clara y Cris, acompañadas por Laura, y un poco magulladas (Clara se tropezó entrando en meta y se torció un tobillo, y Laura se lesionó en un pie intentando ayudarla! ¡Cuidaros mucho chicas!), y a continuación Mariam e Isa, que corrieron juntas los 21k.

Por supuesto, no me dejé la GoPro, así que os dejo aquí el video que grabamos… ¡me emociona ver la entrada en meta con Maria Luisa, la verdad! ¡Y eso que nos conocíamos de pocas horas!

El resto del día lo pasamos paseando por Lisboa (Lucas me hizo subir al castillo… ¡¡a pata!! Empiezo a pensar que quiere acabar conmigo o que se está vengando por Leadville! jajaja) y por la tarde a última hora regresamos a España.

La verdad es que es una Media Maratón que me ha gustado mucho, sobre todo la salida en el puente es absolutamente magnificente. Además, está súper bien organizada y avituallada. Una gozada.

Ahora ya estamos con la cuenta atrás para Nueva York. Yo finalmente me resfrié en Lisboa y lo llevo arrastrando desde el fin de semana… ¡tengo que recuperarme sí o sí!

Aunque realmente lo que me preocupa es el flato que me dió en Lisboa, ya que no acabo de tener claro si es 100% flato o se debe a una molestia que tengo en la espalda… ¡¡arghhhhh no falla!! ¡¡En cuanto se acerca un maratón me duele todo!!

Para Nueva York el plan es ir tranquis… ¡¡de verdad, leñe!! ¡Que al final acabamos siempre apretando y luego sufro mogollón!

2015-10-18 Adidas Lisboa-209

Por cierto, todos los fotones de este post los hizo Sebas Romero (http://blackmedia.es/), ¡gracias, Sebas! ¡son increíbles! Gracias también a Adidas por darme esta oportunidad, fue un lujo poder participar en esta carrera y más en el equipo seleccionado por vosotros.

Y me despido por hoy, ¡tengo que salir pitando a hornear!

Tengo tantas ganas de por fin montarme en el avión, ¡aunque sea sólo por estar sentada 8 horitas tranquila! jajaja. Prometo manteneros informados y absorber toda la información posible y todos los detalles de Maratón de Nueva York, para después contároslo todo aquí!

Gracias por leerme un día más,

 

Alma

PD. Aún podéis votarme en los Bitácoras, solo tenéis que hacer click en la imagen: Votar en los Premios Bitacoras.com

Spartan Race Barcelona 2015 (mi experiencia obteniendo la trifecta y consejos para tu primera Spartan)

Hola!

Yo por aquí de nuevo. Perdonad mi ausencia, he tenido tanto trabajo reposteril que aún no he podido subir los posts que tenía pendientes.

Aún así, quería contaros mi experiencia en la Spartan cuanto antes, para tenerla fresca en mi memoria. Así que a ello voy, y próximamente subiré los posts sobre nutrición, zapatillas y demás que os prometí.

A lo que iba.

Supongo que el fin de semana pasado sólo puede ser descrito como “barro, sudor y moratones”.

11881743_927622737313218_689204596_n

Llegábamos a nuestro hotel de Cardona, en las cercanías de Súria (donde se celebraba la Spartan) el viernes por la noche. Yo llevaba trabajando desde el martes en Barcelona, impartiendo cursos de repostería non-stop, y Lucas acababa de llegar desde Madrid.

El plan: correr la Beast el sábado (más de 25 obstáculos en 23 kms) y el domingo enfrentarnos a la Súper (más de 20 obstáculos en 13 kms), para así conseguir la Trifecta (corrimos la Sprint de Madrid en mayo).

Confesaré que por una vez no estaba nerviosa, lo que estaba era agotada y muy preocupada. Agotada de la semana de trabajo súper intensa, con un dolor de piernas importante, y muy preocupada por el miedo a que nos lesionáramos durante la Spartan. Al fin y al cabo, tan sólo nos quedaba una semana para la Media de Lisboa (que se celebra mañana) y tres para el Maratón de Nueva York. Una mala caída podía acabar de golpe con todos nuestros planes.

Aún así, dormí como un cesto, feliz de que nuestra tanda saliera a las 11.15 y nos permitiera dormir un poquito más que lo habitual (luego me arrepentí de estar en una tanda tan tardía, pero en ese momento lo agradecimos, y mucho!). Además, en el hotel, que era una casa rural, me hice amiga de un burro. Moló.

En cuanto llegamos al lugar de la carrera supimos que iba a ser mucho más bonita que la de Rivas-Vaciamadrid. Frente al secarral polvoriento por el que discurría en Madrid, aquí estábamos rodeados por montañas, en un entorno precioso. Eso sí. Todo apuntaba a que iba a ser también mucho más dura.

Nos pintamos la cara como buenos espartanos y tras hacernos las fotos de rigor y saludar a todos los conocidos nos plantamos en la salida de la carrera. En un momento se me había pasado la preocupación y ya estaba como una cabra loca deseando enfrentarme a los obstáculos y gritando: ¡Arooooo aroooo aroooo!

11352365_1510814385900490_1442322129_n

Allí estaba también Iñaky, uno de los entrenadores del Físico de Majadahonda con el que habíamos coincidido en algún otro entrenamiento, y decidimos salir todos juntos. La estrategia: salir tranquilos para no llegar rotos a los obstáculos.

Empezó la carrera y me sentí bastante bien corriendo, íbamos muy tranquilos, todo el rato por encima de 5:30min/km, y por primera vez fui capaz de saltar todos los muretes del inicio sin ayuda. Los kms iban pasando y fuimos enfrentándonos a los diferentes obstáculos: cargar con los sacos, cruzar las primeras piscinas de barro (que por cierto olían fatal), subir por las escaleras de cuerda, cargar los troncos…

(null)-2

He de decir que para mí la Spartan tiene un punto de inflexión siempre: el momento en el que te mojas la camiseta con barro. Sí señor. A partir de ese momento el resto de la carrera hay que ir metiendo tripa (porque el barro lo marca todo y yo no tengo un six-pack precisamente) así que cuanto más tarde llegue ese momento, mejor, que se queda una agotada de meter tripa tanto rato. Lamentablemente, creo que para el km 5 ya iba absolutamente cubierta de barro (y metiendo tripa, ¡faltaría más!).

Corrimos y corrimos. Y llegó el momento. EL MOMENTO. El momento en el que, no contentos con hacernos nadar en piscinas de barro apestoso… ¡¡¡¡nos obligaron a meter la cabeza para pasar debajo de un tronco!!!! Eso sí que fue Esparta! Madre mía, que asco. Cogí aire, metí la cabeza, salí por el otro lado, abrí los ojos y… nada. No veía nada. Tenía una capa de barro cubríendome los ojos.

Gracias a Dios se fue despejando y pude empezar a ver de nuevo. Y ale, corre que te corre hacia el siguiente obstáculo. Reptamos por el barro, pasamos por encima de alambradas, cargamos con bolas de piedra, tiramos de neumáticos de camión… Confesaré que me tocó hacer los burpees varias veces, ¡no me llamó Dios por el camino del lanzamiento de jabalina ni por el de subir la cuerda!

IMG_8001

Creo que el punto álgido fue el muro de ¿4? metros (quizá fueran 3, pero todos coincidían conmigo en que eran más) que tuvimos que pasar por encima (te aupaban los compañeros y te agarrabas arriba como un koala hasta que pudieras pasar la pierna). Creo que ahí fui consciente de que, si me resbalaba, iban a recoger una tortilla de Alma. Literal.

Y yo pensaba. “Ay mi padre. Si me viera mi padre.“

Pero bueno. La cosa es que no me caí (ni ahí ni en el muro invertido) y poco a poco seguimos los tres avanzando km a km, prueba a prueba. A todo esto, la carrera entre los obstáculos no era precisamente sencilla. En mi pulsómetro marcaba después más de 1000 metros de desnivel acumulado y es que nos metimos una panzada a cuestas que no tiene perdón!!

IMG_8003

Ya en los últimos kms llegó la prueba que me dejó más agotada de todas: cargar con una cadena de hierro varios cientos de metros cuesta arriba y cuesta abajo. Aquello pesaba más que un muerto. 25kg debía pesar la de las chicas, mínimo, y escuché que la de los chicos era de 40!

Pero yo iba con el subidón de espartana y ahí seguía sin parar de correr, pese a los gritos de Lucas e Iñaky de “Alma por Dios, vamos a caminar un poco”.

Para mí, lo único malo de mi experiencia en la Beast fue que, por salir en una tanda tan tardía, tuvimos que hacer cola en un montón de pruebas, ya que estaba también toda la gente de la Sprint. En algunas de las últimas llegamos a esperar 10 minutos… ¡eso nos pasa por no querer madrugar!

A lo que iba. Que conseguí subir el muro inclinado que tantos quebraderos de cabeza me dio en Madrid… ¡¡¡¡a la primera!!!!

IMG_8005

La verdad es que cuando cruzamos la meta (al final nos cayeron más de 4 horas de carrera!) me sentía súper feliz!!! No me podía creer lo bien que había ido. Nos dieron la medalla y el tercio correspondiente para la trifecta y nos fuimos a intentar quitarnos el barro… ¡¡misión imposible!!

11257773_1166780696672575_1737204106_n

Esa noche dormimos en Barcelona (tendríais que haber visto la cara de recepcionista al vernos entrar con nuestras pintas, y eso que nos habíamos quitado bastante barro e íbamos con otra ropa! Jajajaja).

Y al día siguiente…

Bueno. Lo primero es que yo ya estaba llena de moratones. En seguida me salen y lo de subirte a los muros cual koala tampoco ayuda. Me dolían bastante los tobillos por el terreno irregular del día anterior, se me habían caído tres uñas (gracias a Dios ya había otras debajo) y Lucas llevaba el dedo meñique de una mano bastante fastidiado desde las Monkey Bars.

Aún así, nos vestimos y ¡¡al lío!! Viajecito de hora y media hasta Súria y pinturas de guerra. ¡¡Estábamos listos!!

12070835_179511669053168_897339838_n

De nuevo salimos en la tanda de las 11.15, esta vez acompañados de Maikel de Runner’s World, al que nos encontramos en el cajón de salida. Empezamos a correr y, gracias a Dios, en seguida se nos pasaron los dolores musculares y pudimos correr. Mantuvimos los ritmos del día anterior y la verdad es que disfrutamos un montón de la carrera. Nos sabíamos ya el recorrido así que íbamos mucho más contentos (la de 13k era igual que la Beast pero al recortarle 10k no tenía tanto desnivel y no estaban ni el muro de 4 metros ni la cadena, entre otras cosas).

IMG_8004

Confesaré que de nuevo las pasé canutas metiendo la cabeza en el barro. ¡Me daba la sensación de que me iba a ahogar! Y nos fuimos ayudando en las pruebas entre los tres. Es lo bueno que tiene la Spartan, que frente a otras carreras, esta fomenta mogollón el compañerismo.

Poco a poco pasamos todos los obstáculos, esta vez sin colas ¡¡qué maravilla estar sólo los de la súper!! El muro inclinado esta vez me costó dos intentos (la cuerda estaba ya infame y cargada de barro) pero lo conseguí y, la verdad, no podía estar más feliz.

Ya en meta nos dieron de nuevo nuestra medalla y el tercio que nos faltaba de la trifecta. ¡¡¡¡Reto conseguido!!!!

12144332_1643893932554587_1817891438_n

La verdad que fue un finde GENIAL!!! He estado dos días sin poder correr de las agujetas y aún tengo moratones pero ¡¡qué bien nos lo pasamos, oiga!!

Y ahora voy a la parte que seguro que os interesa…

CONSEJOS PARA TU PRIMERA SPARTAN RACE

  • Lleva zapatillas de trail con buenos tacos que agarren en el barro. FUNDAMENTAL. Mi recomendación es la All Terrain de Reebok, porque además tiene muy buena evacuación del agua. Yo usé para la Beast las One Cushion porque tienen también mucha amortiguación, y también me resultaron súper recomendables.
  • Entrena la fuerza en el gimnasio o en crossfit, pero no olvides entrenar la carrera. Piensa que vas a necesitar ambas cosas cuando llegue el momento, y si acabas rendido cada vez que tienes que correr, lo más probable es que la carrera se te haga eterna.
  • Sal tranquilo/a. Intenta llegar con fuerzas a los obstáculos y no absolutamente agotado. Si te cansas mucho en la parte de carrera, los obstáculos pueden ser el infierno.
  • Vigila tus fuerzas y sé consciente de tu cuerpo. Por poner un ejemplo: si estás colgado en los Monkey Bars y ves que no lo vas a conseguir, suéltate, con calma, para poder caer bien. No te va a servir de nada seguir intentándolo y si aguantas hasta que tus brazos no puedan más, lo más probable es que caigas mal y te lesiones (vimos un chico con el codo roto y varias personas se hicieron esguinces y torceduras peores).
  • En los obstáculos peligrosos TEN CUIDADO. El hecho de que estén en la carrera no implica que no puedan ser muy peligrosos si te caes de ellos o te resbalas. Vimos gente muy imprudente y, la verdad, me sorprende a veces que no pasen más cosas. Una caída en carrera puede suponer que te hayas arruinado la temporada entera.
  • Si vas a correr dos pruebas en días consecutivos, necesitarás dos pares de zapatillas, dos pantalones, dos calcetines… Es materialmente imposible sacar el barro de todas las cosas y tenerlas limpias para volver a correr el día siguiente.
  • Si vas a correr la Súper o la Beast, necesitarás algún gel o gominola energética. En los avituallamientos había barritas, pero un gel de cafeína a mitad de carrera es milagroso. Yo tomé gominolas energéticas con cafeína y me vinieron de perlas.
  • Ve en equipo, o al menos en pareja. Piensa que hay muchos obstáculos que no podrás superar sólo. Evidentemente, puedes pedir ayuda a otros participantes, pero siempre se hace más llevadero si vas con tus amigos o con tu pareja.
  • Disfruta. Disfruta de la carrera. Al final, es como volver a ser niño de nuevo, y poder hacer todo lo que no te dejaban: pisar charcos, rebozarte por el barro, subirte a los sitios… Y no te cortes en gritar “Arooooo arooooooo arooooooo” cuando pregunten “Espartanos, ¿cuál es vuestro oficio?”. ¡¡Es lo más divertido de todo!!

Y ahora la mejor noticia.

El barro SALE de la ropa y puede volver a utilizarse. También sale de las zapatillas. Nuestro truco, ya con tres Spartan a la espalda, es meter en remojo la ropa en un barreño o directamente enchufarla con la ducha. Una vez ha salido “el grueso” del barro, ya puedes meterlas en la lavadora y salen como nuevas. Eso sí. NO metas la ropa en la lavadora directamente si no quieres cargártela.

Las zapatillas, igualmente, hay que sacarles las plantillas y tenerlas en remojo en un barreño. Después, con un cepillo de cerdas duras, hay que darles con ahínco, pero acaba saliendo.

11257967_1482705258699955_1639068217_n

 

Ahora sí.

Después de esta chapa espartana me despido. Vamos dentro de un ratito a la Feria del Corredor del Maratón y Media Maratón de Lisboa.

Besos a porrón!!!!

Alma

pd1. Gracias Imara por los fotones que nos sacaste en el barro.

pd2. Aún podéis votarme en los Bitácoras, solo tenéis que hacer click en la imagen:
Votar en los Premios Bitacoras.com