Mis impresiones con el Basis Peak de Intel y la experiencia en el Running Lab de Asics

Hola!!

Lo primero de todo… ¡¡¡perdón!!!

Madre mía, he tenido un comienzo de año de locos y por poco se me pasa enero sin asomarme por aquí!

Hoy os quería hablar de dos temas que creo que os van a interesar un montón. En primer lugar, de mi último descubrimiento en monitores actividad y sueño: el Basis Peak de Intel. Estoy emocionada con él… ¡ahora os cuento!

914749_450116581844352_872201984_n

Después os contaré también la experiencia de acompañar a Lucas (mi marido) al Running Lab que tiene Asics en la tienda de la Calle Alcalá (Madrid). ¡¡Estoy segura que también os resultará de interés!!

Pero vamos con lo primero. El Basis Peak.

Hace poco os hablaba de pulsómetros y de monitores de actividad precisamente aquí en el blog y, la verdad, no pensaba que iba a llegar a mis manos el Basis Peak de Intel. Había oído maravillas de él en los blogs americanos y por fin está aquí en España.

Básicamente, se trata de un monitor de actividad y sueño, que ya sabéis que hay varios en el mercado, pero, sinceramente, a mí me ha dejado emocionada.

En primer lugar… ¡¡porque es sumergible!!

10654946_931728780242580_1983750074_n

Hasta ahora el monitor que tenía de actividad y sueño no lo era, y tenérmelo que quitar cada vez que voy a nadar o a ducharme era un engorro.

Pero más allá de eso, el Basis Peak me ha impresionado porque, además de medir las pulsaciones, las calorías quemadas y los pasos recorridos, mide la temperatura corporal y la transpiración.

Lo he linkado al Runtastic y va genial para los entrenamientos. Es cierto que no puedo confirmaros la duración de la batería en largas distancias, ya que lo he usado para entrenos cortos, pero en cuanto tenga más experiencia con él, os contaré. En principio me dura como unos 4 días sin cargarlo, cuando entreno con él un poco menos. Habrá que testarlo en una tirada larga!

Respecto a la medición del sueño, me ha costado acostumbrarme porque es un poco grandote para mi muñeca, pero ahora duermo con él y así tengo controladas un montón de variables: duración del sueño, duración del sueño Rem y sueño profundo, medición de mis movimientos durante el sueño… Así puedo ver mis patrones de sueño (¡¡y ver que debería cambiarlos!!). Vaya. Que no duermo suficiente!!

Seguiré investigando con él y os iré contando mis impresiones. ¡La verdad es que es una pasada de monitor! Quería compartirlo con vosotros porque es uno de los temas por los  que más me preguntáis. ¡Espero que os haya sido útil! Tenéis más información aquí: http://www.mybasis.com/es-ES/

Y ahora vamos con el segundo tema de mi post…

Os pongo en antecedentes. El señor Lucas (sí, mi señor marido) ha conseguido un dorsal para el Maratón de París (sí, yo también me muero de envidia!!!!) y ha empezado hace un par de semanas con los entrenamientos. (No os preocupéis que yo haré de reportera como siempre, aunque no lo corra y me pase el fin de semana comiendo macarons, y le endosaré la GoPro para que nos ilustre con un buen video!!).

De cara a finales de febrero tiene pensado realizarse una prueba de esfuerzo, ya que no se hace ninguna desde hace más de un año, pero nos enteramos de la existencia del Running Lab de Asics y se nos ocurrió que era una buena idea visitarlo ahora, al principio de los entrenamientos, para que Lucas conociera su estado de forma de cara a ellos.

El Running Lab está en la tienda de la calle Alcalá que tiene Asics y en él llevan a cabo una serie de pruebas muy útiles para conocer el estado de forma (¡OJO! No es una prueba de esfuerzo al uso, ya que no hay una monitorización cardiaca mediante electrocardiograma. Si nunca os habéis hecho una prueba de esfuerzo, esto no vale como sustituto).

En primer lugar Lucas y Rodrigo, el responsable del Running Lab estuvieron charlando un buen rato sobre carreras previas, marcas, entrenamientos, retos próximos… Esta información la necesitaba Rodrigo para ajustar la experiencia al máximo a las necesidades de Lucas.

El siguiente punto fue medir la flexibilidad de Lucas. La verdad, no lo voy a negar, me eché unas buenas risas, porque el pobre es como si fuera un muñeco de madera sin articulaciones! Jajaja. Bueno, no me voy a reír mucho que si me lo hicieran a mí también habría que verme.

Lo siguiente fue la valoración de la composición corporal. Usando una de esas básculas que te cuentan todo aquello que no quieres saber. Lucas pudo así ver su peso y composición corporal y compararla con la de anteriores momentos de entrenamiento. Además, le servirá como medida de control ya que piensa repetirse esta medición tras el Maratón de París, a ver cómo han funcionado los entrenos a ese nivel.

Tras esa medición, pasamos a un análisis estático del pie, muy útil para saber datos concretos sobre nuestra talla, anchura del mismo, desigualdades entre ambos pies… Vimos que mi Lucas es muy equilibrado y tiene los pies casi iguales. Jajaja. Pobrecito mío, ¡¡imaginad lo que tuvo que aguantar conmigo de acompañante y reportera dicharachera en todas las pruebas!!

Yo pensaba que lo siguiente sería el análisis dinámico de la pisada, pero no. Rodrigo nos explicó que cuando realizamos un test de pisada “frescos” no tenemos la misma pisada que después cuando entrenamos o competimos, ya que la fatiga afecta mucho. Así que tocaba cansarse antes.

Por eso lo que hizo a continuación fue que Lucas tomara el test de esfuerzo y determinación de umbrales de entrenamiento. Como os comentaba al principio, no se realiza con electrocardiograma sino con una medición del pulso en relación con la velocidad y el VO2max.

Finalmente llevó a cabo el análisis dinámico de pisada que confirmó que Lucas está usando el calzado adecuado con sus Ultraboost.

La experiencia en total duró unas dos horas y la verdad es que fue muy interesante. He de decir, sobre todo, que hemos flipado con los informes que nos mandó Rodrigo a los pocos días de hacerlo, ya que contienen un montón de información que creo que a Lucas le va a venir genial de cara al Maratón de París.

Dentro de unas semanas iremos a que se realice la prueba de esfuerzo y entonces veremos cuál ha sido la evolución y si todo va por buen camino. Además, ¡así me quedo yo tranquila de que mi señor marido haga tanta carrera y tanto maratón y haya ya pasado un tiempo sin prueba de esfuerzo!

Bueno, me despido, y os prometo que el próximo post será de nutrición pre / durante / post carrera.

Un beso enorme!!!!

 

Amla