Correr con bebés

Esta semana Bruno cumple 1 año y creo que ha llegado el momento de compartir con vosotros cómo ha sido esto de volver a correr, ¡acompañada de Bruno! Como estoy segura de que muchas otras mamás runners os encontráis en mi situación, quiero compartir con vosotros todo lo que he estado investigando y viviendo  durante estos meses.

IMG_0754

Pero empecemos por el principio. ¿Recordáis que os conté la importancia de recuperar el suelo pélvico tras el parto antes de empezar a correr de nuevo? Mi recomendación, si quieres empezar a moverte después del parto y no quieres separarte de tu bebé, es buscar una buena mochila ergonómica apta para recién nacidos y camina junto a él (o ella) todo lo que quieras y más. Caminar es un ejercicio buenísimo para la recuperación postparto ya que no impacta en el suelo pélvico…¿y qué mejor que hacerlo junto a tu bebé? Sin embargo, hay que recordar es que no se puede nunca correr llevando a nuestro bebé en una mochila portabebé. Al correr cargando con nuestro hijo, él recibe todo el impacto de la carrera, ¡y su cuerpo no está preparado para eso!

Así que una vez recuperado el suelo pélvico, mi recomendación es que os hagáis con un carrito especial para correr. La edad recomendada para empezar a utilizarlos oscila entre los 6 y los 9 meses dependiendo del fabricante aunque, realmente, dependerá del momento en el que vuestro bebé empiece a sujetar la cabeza por si solo sin problemas. Nosotros empezamos cuando Bruno tenía 7 meses porque estaba hecho un verdadero mocetón y se aguantaba la cabeza bien bien. Existen muchas marcas en el mercado, consultad incluso si la marca de vuestro carrito tiene su propio modelo de carrito para correr, ya que a veces sólo hay que comprar el chasis (y pasar la silla de uno a otro). Eso es lo que yo he hecho, que corro actualmente con el Bugaboo Runner (un chasis que se engancha a la silla de mi Bugaboo Buffalo).

IMG_9118

¿Qué hemos de recordar cuando entrenamos con un carrito especial para correr?

  • La ruta tendrá que ser apta para poder correr con el carrito… no sólo se recomienda buscar lugares con buen pavimento sino también que no tengan grandes cuestas.
  • No llevar la bolsa del carrito completa (que pesa muchísimo). Con una mini bolsita que tenga lo justo para cambiar al bebé si hay necesidad, será suficiente. Además, agua para mamá (o papá, si es el que corre con el bebé) y para el bebé.
  • Hay que abrigar al bebé teniendo en cuenta que él (o ella) van sentados y quietos. Será necesario abrigarlos especialmente bien en invierno y cuando haya frío y viento. Eso sí, mejor evitar mantitas, que se pueden caer y enredarse en las ruedas.
  • Es mejor no salir si ha pasado mucho desde la última toma del bebé (para evitar tener que parar a “avituallarle” en pleno entrenamiento!). Para nosotros, el momento ideal es cuando empieza a acercarse el momento de la siesta. Con el carro de correr… ¡¡siesta asegurada!!
  • Evita el uso de auriculares cuando corras con tu bebé, ya que si llora no podrías oírle.

¿Cuáles son los PROS de correr con el carrito?

  • El primero, sin duda, es que no tienes que separarte de él para practicar tu actividad favorita. Ellos lo pasan genial (Bruno va feliz, con cara de velocidad y moviendo sus piernecillas como para que aceleremos)
  • Te permite no tener que planificar tanto cuándo vas a correr. Puedes salir y punto, sin depender de si alguien te puede cuidar al bebé.
  • Si, como nosotros, los dos corréis, os permite seguir entrenando juntos sin necesidad de buscar a alguien que cuide a vuestro hijo.
  • Por otro lado, empujar el carro ayuda a ganar un montón de fuerza en las piernas. Luego cuando corráis sin carro vais a flipar.

¿Y los CONTRAS?

  • Entrenar con el carro es duro. Nosotros hemos llegado a hacer 14kms y, es cierto que aquí hay muchas cuestas, pero acabas roto, jeje.
  • No se puede entrenar por montaña ni por ningún sendero complicado o técnico, evidentemente. Principalmente lo ideal es ir sobre asfalto.
  • En nuestro caso a Bruno le encantan los paseos en el carro. Pero incluso así ha habido alguna ocasión en la que se ha hartado del paseo en el kilómetro 5 o 6, y ha tocado volver a casa, empujando el carro y con él en brazos! Así que viene bien buscar rutas que no se alejen mucho de casa…

¿Y las carreras con carro?

Hasta ahora sólo he corrido una carrera con carro, la de la Mujer en Madrid. Estuvo fantástico poder compartirla con él y fue una experiencia emocionante, pero no recomendaría en concreto esa carrera con carro, si quieres ir a correr, por varias razones. Primero porque hay muchísima gente en los cajones, y entrar con el carrito es agobiante, y hay mucha gente en cajones que no les corresponde. Yo entré en un cajón de los más rápidos y aún así me pasé toda la carrera adelantando gente que iba caminando, lo cual es especialmente difícil con el carro. Si te pasa eso, tienes que ir gritando aproximadamente todo el rato: “Paso!! carro! Paso!!”. Además en la salida ponen la música altísima, lo que le asustó un poco a Bruno. Te recomiendan salir al final si vas con carro… ¡pero entonces no puedes correr :( !

IMG_2005

Creo que si quieres correr una carrera con tu bebé en el carro es importante buscar alguna que no esté muy saturada y que sea lo más llana posible. Mi sueño es correr algún maratón con él… ¡pero aún tengo que seguir entrenando mis brazos para coger fuerza para empujar el carro! jajaja.

Sea como sea… ¡os deseo muchos kilómetros de felicidad junto a vuestros hijos/as!

Pronto un nuevo post por aquí.

 

Alma

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *