¿Nos movemos? (Consejos para empezar a correr)

Como os prometí en el post anterior, tengo ganas de animaros a correr a todas aquellas personas que me estáis leyendo y aún no lo hacéis.

 

_W1A3816 (1)
Si yo corro pese a ser un pato mareado, vosotros también podéis!! No hay excusas! :)

Bueno.

Mejor dicho, tengo muchas ganas de que empecéis a moveros. Parece que ahora sólo se puede correr, que todo lo demás “no mola”. Todo lo contrario. Hacer deporte al aire libre mola SIEMPRE. ¿Te gusta montar en bici? ¿patinar? ¿caminar por la montaña? ¿escalar? Si la respuesta es sí: ¿a qué estás esperando? No te digo que corras si no te gusta, te digo que te muevas :)

Porque aunque hoy os voy a dar unos trucos para empezar a correr desde cero, lo cierto es que igual que os animo a correr, os animo a que os levantéis de la silla del ordenador (bueno, acabad de leerme antes! jajaja) y salgáis a la calle aunque sea a pasear por el parque más cercano (vale. Si son las 4 a.m. cuando leéis esto, pues esperad a que se haga de día, pero vamos, que si son las 4 a.m. iros a dormir!!!! no sé qué hacéis despiert@s a esa hora!!!). 

Pasamos demasiadas horas pegados al móvil, al pc, a la televisión, al horno (vale, eso probablemente sea sólo en mi caso)… y perdemos el contacto con la naturaleza, con el cambio de estaciones, con la felicidad de estar haciendo deporte al aire libre.

Muchas veces pienso en la suerte que tengo de haber descubierto que me gusta tanto correr. Cuando dicen que el deporte genera endorfinas y que nos hace más felices, no lo dudo un momento. Cuando corro por el Retiro (aunque esté sufriendo porque mi entrenador me haya puesto cuestas y me esté acordando de toda su familia), soy feliz. Cuando estoy corriendo un maratón (aunque me duelan todos los músculos del cuerpo, incluidos algunos que no sabía que tenía), puedo sufrir, pero a la vez soy plenamente feliz. Vamos, que quiero que tú también sientas esa felicidad, si no lo haces ya.

(Nota: A lo mejor ya corres… entonces puedes saltarte estos párrafos y volver a finales de semana, que subiré una receta para bolitas energéticas cargaditas de proteínas :) O también puedes leerlos y decirme qué te parece mi idea. Estoy deseando oír vuestra opinión!!).

A lo que iba.

¿Cómo empezar a correr?

He leído muchos planes para empezar a correr que contabilizan minutos de carrera / caminar para lograr un aumento progresivo y todos son súper válidos y seguro que hay mucha gente a la que le han funcionado guay.

Sin embargo, yo recuerdo cuando comencé a correr, y lo que me faltaba era tener que estar contabilizando minutos de carrera… ¡¡bastante tenía con no morirme!! Además, pienso que muchas veces no somos conscientes de nuestra capacidad para correr hasta que no empezamos a ponernos a ello. Hay gente que el primer día ya aguanta media hora corriendo. Hay gente que el primer día tras 30 segundos quiere morir. Cada persona es un mundo.

Y como cada persona es un mundo, lo que yo recomiendo a la gente que está empezando a correr es lo siguiente:

Vamos a salir a correr con alguien conocido a un ritmo tan cómodo que podamos mantener una conversación. Si nos quedamos sin aire, paramos y caminamos. Cuando nos recuperemos y podamos conversar de nuevo sin echar los higadillos, empezaremos a trotar.

No hace falta que la otra persona vaya corriendo. Es genial si podemos buscar a alguien que también quiera empezar a correr, o a alguien que ya corra y le apetezca pasar un rato divertido con nosotr@s, pero también vale alguien que camine a un buen ritmo. O que vaya en patines, o en bici (¡¡despacio!!). Incluso vale llevarse al perro y hablar con el perro (Yo lo hago a todas horas… a veces la gente me mira raro y todo). Y si no tienes a quién engañar para salir a trotar, sal solo/a y procura ir a un ritmo constante, tranquilo, muy tranquilo, que puedas mantener un ratito sin morirte.

Así, podéis plantearos esta semana salir un par de días un ratito. Media hora, tres cuartos… Lo que os pida el cuerpo. Y mantener siempre esa alternancia entre ritmo cómodo (tan cómodo que podéis hablar) y caminar rápido (cuando se os acabe el aire).

La semana que viene vamos a hacer lo mismo. Vamos a salir día sí, día no, a movernos un rato. Si podéis sacar una hora, genial. Media hora también me vale.

Poco a poco vais a notar que aguantáis más y más tiempo trotando. A algun@s os costará un mes poder correr media hora seguida. A otr@s una semana. No es mejor ni peor. Como digo, cada persona es un mundo!

Y ahora con los temas prácticos. Vamos con las preguntas frecuentes:

  • ¿Dónde empiezo a correr? Mi recomendación es que busquéis un parque (a ser posible un parque que sea seguro en el que no os vayan a robar y matar o algo así, por Dios!) o el paseo marítimo (si tenéis mar… ayyyyy qué envidia!!) y si vivís cerca de la montaña o el campo ya sabéis, no tenéis que buscar más. A ser posible, buscar lugares llanos para correr. Ya llegarán las cuestas. (En Madrid tenéis un buen parque en Canal, donde el suelo está acolchadito y es llano. También Madrid Río, la Casa de Campo y la zona central del Retiro son muy buenas opciones)
  • ¿Qué me pongo? Ya os dije que no soy una experta en moda para correr. Lo más importante: ponte algo cómodo. Ahora que aún hace calor, un pantalón corto de deporte y una camiseta y listo! No hace falta que vayas a una tienda de running y te gastes 200€ en un conjunto súper técnico si estás empezando. Sí que es importante que mires con qué calzado vas a correr. Por Dios, nada de correr con zapatos de calle, chanclas, zapatillas casual, victoria, Crocs o similar (ya, reíros con lo de las Crocs, pero lo ví un día!!). Si tenéis unas buenas deportivas, genial. Si no, acercaros a una tienda especializada o a unos grandes almacenes y explicad que estáis empezando. No hace falta que os gastéis 150€ en las mejores zapas de la tienda, pero sí que os recomiendo que, si ofrecen el servicio en la tienda, os analicen la pisada (suele ser gratuito cuando vas a comprar las zapas) y os aconsejen un modelo para empezar a trotar que se adecúe a vuestro peso y pisada. Usar un calzado incorrecto puede generar lesiones muy rápidamente, y más si pronáis mucho o similar. Otro día hablaremos más de zapas, pero vamos, con eso para empezar tenemos suficiente. Y nota para las chicas: ¡¡¡¡hay que usar un sujetador de deporte!!!! Ya sé que quedan fatal, que aplastan el pecho, que estamos todas mucho más monas con ese de Victoria’s Secret que aumenta dos tallas… ¡¡pero es por la salud de vuestro pecho!! El constante movimiento del pecho al correr no os va a traer más que problemas. Nada de sujetadores de aro ni de esos que llaman “deportivos” en las tiendas de lencería tan sólo porque se abrochan delante. Necesitáis un sujetador deportivo (sí sí, de esos que parecen los tops de cuando teníamos 12 años) y cuando más pecho tengáis, más importante que os proporcione muy buena sujección. En las tiendas de deporte os sabrán aconsejar cuál es el más adecuado. Porfi, es importante.
  • Vale vale. Todo eso bien… Pero se van a reír de mí por no saber correr o porque estoy gordito/a o por no llevar ropa chuli o porque tod@s l@s chic@s que corren en mi parque están súper en forma… Mira, si no se ríen de mí, que tengo una técnica de carrera bastante cuestionable, que cuando estoy cansada llevo los brazos tan altos como si fuera un Tyrannosaurus Rex y que además soy incapaz de conjuntar nada de forma decente… Vamos, que si llevo las mallas más cantosas que existen, es para que si tienen que decir algo de mí, sea sobre las mallas y no sobre el resto! jajaja. Sinceramente, lo que piensen los demás da igual. Recientemente estuve en una carrera de montaña chulísima en el Pirineo Aragonés y todas las chicas eran pura fibra. Mis colegas se cachondearon de que “se notaba cuál era la corredora que hacía cupcakes”. Pues oye, corrí tan contenta y entré por delante de algunas de ellas. Al final cómo seamos da igual, lo que cuenta es las ganas que le ponemos.

Y después de esta chapa monumental que os he soltado, ya sólo toca que apaguéis el pc y salgáis a la calle a disfrutar del aire libre. (NO, tú que me estás leyendo a las 4 de la mañana VETE A DORMIR!!!! qué haces despierto/a???? A dormir!)

Por favor no dudéis en dejarme comentarios con dudas, consejos (que seguro que tenéis un montón), críticas (a ser posible sin mencionar a mi madre o mi padre, y sí, ya sé que tengo los dientes grandes gracias) o lo que se os ocurra.

En el próximo post las bolitas energéticas y también consejos sobre qué comer antes y después de correr.

Besos a porrón!

 

Alma

PD. He creado una sección: “Contacto” donde os pongo cómo localizarme de forma más directa :)

Vamos a desayunar… (Granola tropical con chía)

IMG_4136

Bueno, antes de empezar a daros la chapa con mis historias, quería agradeceros de todo corazón la acogida que ha tenido mi primer post… ¡¡¡sois la caña!!! Estoy emocionada con todo el cariño que habéis puesto en los comentarios! Espero cumplir con vuestras expectativas y que disfrutéis con cada post tanto como lo hago yo escribiéndolos.

Antes de que me salga la lagrimilla y la liemos debería seguir con mi tema de hoy. Sí sí, reíros, pero es que soy de emocionarme con facilidad, todo hay que decirlo. Aún recuerdo en el Maratón de Sevilla cuando en el kilómetro veinti-y-pico vi a mis padres animando y se me vinieron las lágrimas y se me hizo un nudo en la garganta que no podía respirar… vamos, que por la tontería por poco me tengo que parar y abandonar en ese kilómetro para poder respirar y quitarme las lagrimillas! Finalmente tragué saliva no-se-como y me dije a mi misma: “Alma que la lías” y me guardé todo para el final que lloré como un bebé (claro que cuando crucé la meta no sabía si lloraba de emoción o de dolor de piernas… sigo sin saberlo).

A lo que iba.

Que estoy preparando un post con ideas para animaros a correr y todo eso. En plan animaros con ideas fáciles de realizar (en plan evitando el clásico: “Sal y corre 1 minuto, camina 2, corre 2, camina 3, corre…” que al final se convierten en el lío padre y que se acaban abandonando). Ese post está en camino.

Claro que es muy probable que muchos de los que me estáis leyendo ya corráis. En ese caso no os preocupéis porque también estoy preparando un post sobre snacks caseros altos en proteínas y otro sobre barritas energéticas.

(Ahora es cuando os dáis cuenta de que tengo nada más y nada menos que tres post en proyecto, además de este que estáis leyendo, y os ponéis a temblar ante el nivel de chaladura “runner” de una servidora. Pero es que llevo años callada, escribiendo sobre repostería sin poder difundir mis locuras de corredora más que a ratitos… ¡¡Tenéis que comprenderme!!)

Bueno.

Centrémonos.

De lo que os quiero hablar hoy es de la importancia de hacer un desayuno completo y equilibrado.

Ya que mi especialidad en este mundo (aparte de la evidente capacidad para dar la chapa por escrito y en persona) es cocinar, creo que está bien que la use no sólo para difundir recetas a base de Nutella y chocolate por el mundo, sino también para conseguir animaros y ayudaros a que comáis sano y equilibrado para rendir mejor en los entrenamientos (y  que así después podáis daros el capricho de comer Nutella y chocolate a cascoporro).

La gente que me conoce y que ha ido conmigo de viaje o vacaciones sabe que soy una psicópata del desayuno. No puedo salir de casa sin desayunar. La única excepción es cuando voy a entrenar a propósito en ayunas. Pero si no, soy incapaz de salir de casa “sólo con un café”.

El desayuno es la comida más importante del día, sobre todo si hacéis deporte o vais a empezar a hacerlo. Esto no quiere decir que tengamos que ponernos hasta las trancas antes de ir al trabajo, no. Lo que quiere decir es que es importante aportar al cuerpo la energía y los nutrientes para que el resto del día vaya sobre ruedas. Si desayunamos poco, lo más probable es que nos pasemos toda la mañana picoteando (normalmente cosas que no son nada saludables) y que a la hora de la comida comamos el doble de lo que habríamos comido de haber desayunado bien (y haber tomado un tentempié saludable a media mañana).

Mi propuesta para que realicéis un desayuno que os aporte hidratos de carbono pero también proteínas, grasas insaturadas y minerales es hacer granola casera y tomarla acompañada de leche o yogur (yo tomo de soja o avena, pero la que toméis) y fruta (o un buen vaso de zumo natural). Es un desayuno súper completo que nos va a aportar energía durante todo el día.

Siiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii viva la granola casera!!!

Lo mejor de la granola casera es que como la haces tú, en casa, sabes exactamente lo que le estás echando. No hay miles de letras chiquititas en un lateral del envase, no. Hay sólo aquello que tú has querido echar.

La que os propongo hoy tiene un toque “tropical” porque usé papaya y mango deshidratados para prepararla. No me miréis así, para comprarlas sólo tuve que ir a una tienda de frutos secos!! En serio, que son fáciles de encontrar, os lo prometo. De todas formas, si no las encontráis, podéis sustituirlas por arándanos deshidratados, o pasas o lo que os guste. O, mejor aún, podéis quitarlas de la receta y luego acompañar vuestra granola y yogur con un poco de mango o papaya natural!

He añadido además almendras porque son los frutos secos más ricos en calcio y aportan magnesio, y anacardos que son una buena fuente de vitamina B9. La chía aporta ácidos grasos omega 3 y hace que la granola sea aún más crujiente. Todos los ingredientes son fáciles de encontrar en tiendas de frutos secos y supermercados (y la chía en herbolarios).

GRANOLA TROPICAL CON CHÍA

  • 500g de copos de avena (yo compro de los que vienen semi triturados, que son más cómodos de masticar).
  • 70g de anacardos crudos
  • 100g de almendras crudas
  • Dos cucharadas soperas hermosas de Chía
  • 50g de papaya y mango deshidratados
  • 200ml de sirope de agave

Precalentamos el horno a 150º.

Mezclamos todo en un bol.

IMG_4125

Añadimos el sirope de agave y removemos hasta que todo esté bien bien mezclado.

IMG_4126IMG_4129

Extendemos la mezcla en una fuente de horno (engrasadla primero con un poquito de aceite o mantequilla). Si no nos cabe, lo hacemos en dos veces, sin problema.

IMG_4132

Horneamos unos 20 minutos, removiendo de cuando en cuando para que se dore todo por igual.

Dejamos enfriar.

¡¡Ya está listo!! Se conserva muy bien un mes (e incluso más) en un envase de vidrio cerrado herméticamente o en un recipiente de plástico hermético.

Por cierto, que no se me olvide que podéis añadir coco rallado porque pega muchísimo! Yo iba a añadirlo, pero Lucas (que comparte vida, piso, carreras y granola conmigo) no es muy fan del coco, así que me tocará añadirlo justo antes de tomarlo 😉

IMG_4138

Espero que os guste mi propuesta y que me contéis qué desayunáis vosotr@s. ¿Soléis desayunar bien o sois de l@s que se saltan el desayuno? ¿Qué tipo de recetas os gustaría que compartiera con vosotr@s?

El lunes volveré, cargadita de ideas para empezar a correr.

Besos a porrón,

Alma

 

PD. Si no os he convencido en absoluto con lo de desayunar sano, aquí tenéis el link a mi receta favorita de muffins de chocolate negro. Total, de perdidos al río! jajaja.

 

 

 

Me parece que hoy va de presentaciones…

Hola!

Bienvenido a mi blog.

Como hoy es el primer día he pensado que lo mejor será que me presente.

Me llamo Alma Obregón, tengo 30 años y no, no soy la sobrina de Ana Obregón ni soy familia suya, que ya me veo venir la pregunta, jaja.

Nací en Bilbao pero vivo en Madrid, cerca del Retiro.

Con un poco de suerte puede que te suene mi nombre en relación con la repostería.

1

Sí. Esa soy yo.

Soy la presentadora del programa de televisión que dan en Divinity. Sí. Esa que se pasa el día haciendo cupcakes y que tiene las puntas del pelo rosa. Ahora ya no llevo el pelo así, lo tengo mucho más corto, pero sigo siendo la misma obsesa con el dulce.

3

Con un poco de suerte, quizá además te suene mi nombre porque hayamos coincidido en alguna carrera o porque hayas visto alguno de mis videos de youtube, como el que hice cuando corrí los 100km del Sahara. ¡Eso ya sería una pasada!

2

En todo caso, como lo más probable es que yo no te suene de nada, creo que es fundamental que te explique por qué de repente una repostera adicta al dulce empieza a escribier un blog para Runner’s World.

Empecé a correr hace poco más de cuatro años, cuando todavía no había despegado la actual locura por el running. Corrí la carrera de la mujer de 2010 un poco por casualidad, animada por unas chicas de mi gimnasio, y me di cuenta de que correr me hacía extremadamente feliz.

Poco después, durante el año que viví en Alemania, fui voluntaria en el Maratón de Frankfurt de 2010, entregando dorsales y bolsas del corredor. Ya estaba totalmente enganchada a correr y esa experiencia me impactó de tal manera que me dije a mi misma que algún día tenía que ser yo la que recogiera el dorsal y la bolsa, la que se enfrentara a 42 kms.

Volví a España en 2011, donde empecé a impartir talleres de repostería y continué trabajando mucho en mi blog www.objetivocupcake.com.

Durante un par de años entrené sin mucha idea de lo que tenía que hacer. Salía, corría una hora y volvía a casa. No tenía ni idea de lo que era calentar, estirar, hacer series o fartlek. Sólo quería correr. Corrí mi primer medio maratón en 2012, el de Madrid, y al cruzar la meta me prometí a mi misma que al año siguiente no sólo correría el medio maratón, sino también el maratón.

A principios de 2013 conocí a Iván, un amigo twittero de Zaragoza que había corrido varios maratones, y que me empezó a entrenar para el Mapoma de 2013. Gracias a él empecé a entender de pulsaciones, de tiradas largas, de ejercicios de fuerza… ¡¡Mis marcas mejoraron considerablemente como resultado!!

El 27 de abril de 2013 acabé el maratón de Madrid en 3h55. La sensación de cruzar la meta tras haber corrido 42.195m fue tan intensa y tan incomparable a nada que una semana más tarde me apunté al de Valencia, que se celebraba en noviembre y que, tras mucho entrenar, acabé en 3h38. Mi maratón más reciente ha sido el de Sevilla, que finalicé en 3h32.

DCIM100GOPRO

A parte de eso he hecho varias locuras, como correr los 100kms del Sahara y quedar tercera de las mujeres (pese a que en la última etapa tenía los pies como los de un personaje de Walking Dead) y participar en la Sansilvestrada, que consiste en correr tres carreras de 10k el día de Nochevieja.

Pero realmente, lo que más me gusta en este mundo son los trails y las carreras de montaña. No soy una experta, porque me pesa el culo al subir y me entra pánico al bajar, pero disfruto como una enana. Las más recientes en las que he participado fueron los 100kms de la Intermón Oxfam Trailwalker por el valle del Lozoya y la Vuelta al Último Bucardo, en Pirineos.

10291278_570991039688902_1829895115151919030_n

Mi próximo reto es la Madrid Segovia el 20 de septiembre y tras ella correré el Maratón de Chicago, el 12 de octubre (si mis piernas no deciden pedir la jubilación anticipada).

Mis dos sueños son correr la Transvulcania y la Western States.

wstrans

Pues bien, tras esta monumental chapa que acabo de soltar, y si es que no has ido ya a por una soga para ahorcarte o te has prendido fuego a lo bonzo debido al aburrimiento, quería contarte que me hace muchísima ilusión empezar a escribir este blog.

Hasta ahora incluía mis crónicas de carrera y otras locuras montañeras en mi blog de repostería y claro, entiendo que para mis lectores y lectoras era un poco raro ir al blog buscando una receta de cupcakes y encontrar en su lugar la crónica de un maratón o de un trail.

Así que por fin tengo mi huequito para hablar de correr y sólo de correr. Mi intención es ir poniendo un poco de todo, desde crónicas de carreras a las que asista o recetas especialmente pensadas para corredores, hasta reviews de material o de libros, trucos para empezar a correr… Eso sí, no esperéis consejos de belleza o de moda relacionada con el running porque no tengo ni la más remota idea! jejeje.

Espero que te animes a leerme, para mi será un honor!

Besos a porrón,

Alma