Comer poco y entrenar mucho, una mala idea

correrEn verano, la mayoría de las chicas se esfuerzan más que nunca en el gym para poder lucir tipo en biquini. Y mucha de ellas también se ponen a dieta para bajar un par de kilos, o más si es posible. Es decir, comen menos y entrenan más… Una buena idea si esa alimentación es completa y equilibrada, y una pésima ecuación si están siguiendo algún tipo de dieta milagro o pobre en nutrientes esenciales y encima se están machacando a hacer ejercicio.

Siempre que tengo alguna duda sobre entrenamiento y nutrición femenina recurro a “Mujer en forma. El reto”, el libro de Domingo Sánchez, uno de los mayores expertos en fitness que tenemos en nuestro país.

Y justamente en este libro hay todo un bloque dedicado a la alimentación de la mujer deportista. Y dentro de él, un capítulo muy interesante dedicado a las dietas. Y dentro de éste, un apéndice titulado “Disminución del rendimiento deportivo”. Una información que os interesa si estáis entrenando duro, si tenéis previsto correr alguna carrera, si competís o simplemente hacéis ejercicio con regularidad y no estáis comiendo bien, o si tenéis una hija que practique algún deporte de competición.

comida-y-ejercicosSegún Domingo Sánchez el efecto de la dieta sobre el rendimiento ha sido estudiado particularmente en actividades deportivas en las que influye la imagen corporal, la estética o un control del peso, como en el caso de la gimnasia rítmica, el patinaje o la danza. Como señala Domingo, diversos trabajos en estas especialidades refieren una mayor incidencia ce lesiones, peor capacidad de concentración o mayores tiempos de recuperación física y de lesiones en comparación con deportistas de otras modalidades. Como imaginaréis, este descenso del rendimiento, unido a una preocupación excesiva por la imagen, puede llevar a la aparición de un trastorno alimentario.

Sin ir tan lejos, quiero utilizar el caso más extremo de las deportistas para deciros que no se puede entrenar bien sin comer bien. Ni es efectivo para hacer ejercicio ni para perder peso. “Si llevamos una vida activa, la restricción calórica va a influir de forma negativa en nuestro rendimiento físico, no sólo en la práctica de nuestras actividades lúdico-deportivas, sino también en las tareas cotidianas y laborales que impliquen un mínimo esfuerzo”, dice Sánchez.

Y si esto lo aplicáis a vuestras vacaciones, podéis encontraros extremadamente cansadas, sufrir golpes de calor, estar de mal humor y hasta deprimidas si coméis poco y hacéis mucho ejercicio. Y, lo peor, no conseguiréis vuestro objetivo y pondréis en riesgo vuestra salud. Y lo mismo respecto a la hidratación: en verano es especialmente importante beber abundantes líquidos antes, durante y después de la práctica deportiva.

woman-eating

Lo más inteligente si os queréis tomar en serio vuestra alimentación y vuestro entrenamiento, es acudir a un experto en nutrición que pueda ayudaros a seguir una dieta hipocalórica que os ayude a perder peso sin poner en riesgo vuestra salud ni vuestro rendimiento deportivo.

Hay algo que dice Domingo Sánchez que me encanta y que puse en práctica desde que leí el libro: para conseguir un buen control del peso hay que comer. Es decir, hay que evitar los picos de glucosa y la sensación de hambre. Y para eso hay que comer cada tres o cuatro horas.

Yo hago un desayuno importante (con proteínas, fruta fresca, hidratos y algo de dulce, que me priva), tomo algo a media mañana, como bien, meriendo (casi siempre café con leche de soja y un par de magdalenas integrales) y ceno bien. Después de comer y después de cenar también suelo tomar una onza de chocolate negro. Y, después de cuatro meses tras haber dado a luz, estoy en mi peso. Como sabéis, doy clases de yoga y body balance (cinco a la semana) y nado un día, además de caminar todo lo que puedo. Como todo el mundo, también me permito caprichos, pero intento que mi alimentación diaria sea sana y suficiente.

Con esto quiero deciros que no hay que pasar hambre para mantener el peso, y que hacer ejercicio con el estómago vacío no sólo es desagradable sino muy poco inteligente. Y esto es aplicable tanto a hombres como mujeres.

¿Por qué renunciar al placer de comer y al de hacer ejercicio si pueden combinarse y además comiendo bien conseguimos más resultados?

 

4 opiniones en “Comer poco y entrenar mucho, una mala idea”

  1. Hola me llamo Gabriela practico ejercicio cinco dias a la semana. Tres de spinning y dos de funcinal, me gustaría una dieta para aumentar mi masa muscular. Gracias!

  2. Soy Edith pesaba 250 libras me puse a dieta haciendo todo lo contrario que usted dice. Me he matado de hambre hasta llegar a comer de almuerzo una manzana ya tengo un mes y e bajado 14 libras pero no es suficiente quiero bajar mas pero no se que hacer. Hago cardio, giros y fitness y siento que voy muy lento.

    1. Hola Edith. me parece muy peligroso e innecesario lo que estás haciendo. para bajar de peso lo más efectivo es cambiar los alimentos refinados, muy calóricos y poco interesante nutricionalmente, por otros más saludables, menos calóricos y más nutritivos. Creo que así sólo conseguirás dañar tu salud, frustrarte y, finalmente, recuperar el peso perdido o aún más. Entrenar sin alimentarte de manera adecuada también es una pésima opción. Lo más recomendable es que te pongas en manos de un experto que te aconseje sobre nutrición y ejercicio adecuados para ti. Un saludo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *