Mes: marzo 2010

¿Cabeza o corazón?

Ayer entrenando, mantuve una conversación con un entrenador con el cual no suelo coincidir mucho por la pista…hablando de una cosa y otra, llego a una afirmación sobre mi persona: “Eres muy temperamental”… todo sea dicho, se refería a mi manera de competir. A lo que añadió después, que tampoco se puede ser pasivo en este deporte…

Pero yo me quedé con esa reflexión…¿temperamental?…eso es bueno, es malo… y saque algunas conclusiones, pero también más dudas…

¿Como debe ser un atleta, frío y calculador? o ¿temperamental y valiente?. La ultima vez, os comentaba todo aquello sobre la mentalidad del campeón, ambicioso e inconformista… pero ¿que debe complementar a esto?.

En mi caso, muchas veces me he equivocado, por dejarme llevar, por actuar por impulsos…de hecho, así ha sucedido muchas veces. Otras sin embargo, puedo asegurar que por esos impulsos he arriesgado, y ha salido lo mejor de mí en una competición…

Otra veces, he sido paciente…y he acertado, en otras, no he arriesgado, y me he conformado…

Creo que es difícil elegir una opción, pues implícito en el carácter suele ir la manera de actuar. Yo, he sido capaz de controlar en ocasiones mis ganas, pero a veces eso ha significado reprimir las sensaciones necesarias para que la competidora innata fluya…

Cada uno que saque su valoración…en mi caso, temo que el corazón es el que bombea la sangre a mis piernas…

Enganchados al atletismo…

Cada vez tengo más claro que la afición al atletismo es como una droga… cuando estudié fisiología me explicaron que con el esfuerzo segregamos betaendorfinas, una hormona con efectos opiáceos… pero mi experiencia me dice que no puede ser solo eso…

Puedo casi asegurar que la mayoría de los atletas en algún momento de su carrera deportiva se han planteado la retirada…yo, infinitas veces…cuantas veces te cuestionas ¿pero quien me mandaría a mi…?¿que gano yo con esto…? y sin embargo, ahí sigues, preguntándote, pero entrenando, compitiendo…sufriendo…

Entrenas como una animal, crees estar en un buen estado de forma, y los resultados son pésimos…te desesperas, aparece la ansiedad, la tristeza, la depresión…terminas una competición con una decepción que parece que es lo peor que te puede ocurrir en la vida, das todo por el atletismo y él no te da nada…y… ¿que hacemos los atletas? pues a la mañana siguiente nos calzamos las zapatillas y entrenamos hasta reventarnos…

Te duele todo, tienes lesiones…no puedes correr…y el calendario parece aligerar el paso…y nosotros nos aferramos a la piscina, a la eliptica, a la bici… jamás estamos sentados.

Así somos, obcecados e inconformistas, eternos insatisfechos…es el lastre de luchar contra uno mismo, porque siempre se puede hacer mejor, incluso cuando ganas. Alguna vez me han dicho que es la mentalidad del campeón, pero a veces parece que nos gusta ser un eterno perdedor… siempre perdemos, incluso cuando ganamos.

Pero a veces, grandes campeones no pueden seguir luchando… Esta semana he hablado con dos grandes amigos, que se vieron o se ven obligados a dejar el atletismo por que su cuerpo no les permite seguir con la practica de este deporte… porque muchas veces, los deportistas se aferran a no finalizar su carrera deportiva, pero hay otras que es la vida la que te retira…

El momento de la retirada es duro, “dejar el mono“, una desintoxicación complicada, dura…y que creo que jamás desaparece de un atleta. Porque un atleta siempre sera un atleta, y nuca dejara de añorar calzarse las zapatillas para rodar…

Para mis grandes amigos campeones, recordar… sois luchadores, ahora no hay que darse por vencidos, es la hora de la verdad, la carrera más importante que jamás vais a disputar…hoy comenzais la carrera de vuestra nueva vida!!!

Cuando la rutina es extraña…

Esta semana hemos vuelto a la rutina en los entrenos, tras quince días de descanso, las zapatillas han vuelto a ocupar su lugar de privilegio en mi habitación, esperando su uso diario…y parece mentira, porque hace 15 días estaba compitiendo a mi máximo nivel, bajando de 1′ en los 400 con relativa soltura en los entrenos, y ayer…madre mía, ayer sufriendo para correr en ritmos de 3’15”.

Pero esto es así señores, el cuerpo enseguida se acostumbra a lo bueno, al descanso, a la tranquilidad y se olvida de que hace quince días lo llevabas al límite para arañar 9 décimas que no pudieron ser.

Mientras hace 3 días finalizaba la pista cubierta con el mundial de Doha (dónde me equivoque en una medalla en la entrada anterior, pero es que a veces el corazón puede a la razón)  yo ya estoy inmersa en el verano, en la preparación, en la recuperación de la ilusión y sobretodo con nuevos objetivos y ganas de seguir superando los obstáculos y dificultades que la temporada estival traigan.

El invierno ha sido bueno, y el cuerpo, aunque ahora vaguee, tiene memoria. Y pasadas estas horribles agujetas, esta fatiga inicial, la asfixia en los rodajes y la lejanía de la competición, viene lo serio, lo importante…el aire libre… Barcelona esta en mi plan de viaje, pasando por San Fernando, en una temporada que parece cumplir los pasos de 2006, y que espero que en esta ocasión también sea un punto de inflexión, solo que esta vez sea para mejor…

Doha desde la barrera

Mañana finaliza el mundial de pista cubierta, una competición que ha pasado de puntillas y sin hacer ruido… y todo porque no ha sido retransmitida en una cadena de televisión.

Los aficionados de este deporte hemos tenido que ir navegando por la red para poder disfrutar “a trompicones” de nuestros representantes en Qatar, menos mal que la RFEA puso un enlace decente en el que ver la emisión.

Esto es el pez que se muerde la cola, el atletismo no vende porque no sale en la televisión y medios, y no sale en la televisión porque no vende…

Hoy Ruth Beitia se ha proclamado subcampeona del mundo…SUBCAMPEONA DEL MUNDO!!! ¿y que repercusión mediática esta teniendo? lamentablemente, nada… nada para lo que una hazaña así significa.

Imaginaros que la selección de fútbol española logra meterse a la final en Sudáfrica, hasta en la sopa tendríamos a los jugadores, o ya no eso, si no, imaginaros que decidiesen no retransmitir el mundial, porque los derechos de retransmisión son desorbitados…la mayoría de españoles se echarían a la calle, VAYA ESCÁNDALO.

En una charla “off the records” con Juanma Castaño (“El larguero”) me comentaba que todo esto es porque en atletismo no existe un tío (yo le matice que ¿por qué no una “tía”?) que tire del atletismo, y lo venda, una figura que nos represente. Además añadía que todo es por la audiencia, por términos económicos y de rentabilidad… seguimos con lo mismo, quien iba a ver el Meeting de Valencia cuando RTVE decide poner la redifusión (porque olvidémonos del directo) a las 9:00 de la mañana de un domingo… concluía que todo se debía a un problema de cultura, no se la de veces que habré escuchado eso. Igual nuestra cultura actual no entiende de sacrificio ni para verlo por televisión…así nos va, solo se ve fútbol y programas del corazón.

Yo hoy, pese a la decepción de ver como el atletismo necesita una renovación que no aparece, y sentir que el barco se hunde…me voy a descansar con ilusión, porque tengo el presentimiento de que mañana en la última jornada del campeonato, nuestros compañeros van a dar lo mejor de sí, y un metal en sus cuellos puede ser la confirmación (no se por qué…pero presiento 3).

Mi cuerpo estará sentado delante del ordenador, pero mi corazón mañana acompañará en el tartán a los nuestros… que no sientan que son fantasmas…

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=PHTqYVBpB3Q]

Mi álter ego periodista

Aquí estoy, obligada al cambio de las cálidas y suaves temperaturas de Doha por el frío procedente del Pirineo en Huesca.

Pero la vida te cambia unas oportunidades, por nuevas experiencias. Así que estas dos semanas en las cuales mi parte atleta, casi  mi totalidad, ha quedado en latencia, ha tomado fuerza mi álter ego estudiante de periodismo. Durante un par de días asisto al XI Congreso de Periodismo Digital, en el cual también trabajamos en un blog de seguimiento (enbocadenadie.wordpress.com), donde se debate la situación actual de periodismo, la renovación y la crisis de la prensa, sobretodo en su soporte físico…

Pero sí os puedo añadir algo que no se tratara estos días en Huesca, el periodismo es una profesión vocacional, si no te gusta…jamás valdrás para ello (ojo, que te guste, tampoco significa que puedas valer para ello). Pero esta es la tendencia de mi vida, en mis otras titulaciones, magisterios de educación física e infantil ocurre lo mismo, y mejor no hablar de mi profesión, del atletismo, donde todos sabemos el sacrificio y la poca recompensa.

Pero no lo puedo evitar, las recompensas no vienen siempre de manera material…a veces las satisfacciones llenan más que un buen bolsillo.

Pierdo el billete al mundial por 9 décimas…

9 décimas… para mi como mediofondista, un margen insignificante, pero que ha supuesto no viajar a Doha, y perder la posibilidad de participar en el mundial de pista cubierta.

Todo el mundo me dice que valore lo positivo de lo que he logrado este indoor…pero yo no puedo evitar la insatisfacción, la sensación de impotencia y la frustración por no conseguir mi objetivo invernal.

La gente de mi alrededor considera los últimos resultados como una buena señal, como un signo de que he dejado atrás 3 años complicados por lesiones, enfermedades e inseguridades, pero para mí, solo ha sido una parte de lo que esperaba, y a nivel personal necesitaba ganarme esa plaza en el 1500 de Qatar. Un aliciente, un estímulo para seguir luchando en un deporte muy sacrificado, y del cuál había llegado a olvidar las satisfacciones que me producía cuando triunfaba. De hecho, pese a una mejora sustancial, no he logrado saborar este invierno el “subidón” de adrenalina que te produce un buen resultado…y por el contrario, he derramado mares de lágrimas, para casi nadie comprensibles, pero para mi irreprimibles.

Aún así, lejos queda el miedo a afrontar mi distancia, el 1500, el respaldarme en una prueba que no es la mía, el 800 y el conformismo que se había convertido en el tópico de mis resultados.

Que nadie se confunda, porque esas lágrimas, esas que aquellos no entendian, pese al sentimiento que traían consigo, no me desilusionan…si no todo lo contrario, me recuerdan que ha vuelto aquella atleta inconformista, luchadora y que no tenía miedo, aquella que durante 3 años solo he podido ver en grabaciones antiguas.

Ahora solo queda recuperar energías, y luchar por el objetivo estival.

Fotografía gentileza Ricardo Marí, El Periódico de Aragón.

Bienvenidos a mi blog

Dentro de mi página web he querido comenzar mi andadura por el “mundo” de los blogs.

Fotografía Heraldo de Aragón

La finalidad del mismo no es otra que compartir de manera más personal y relatado en primera persona mi día a día como atleta, compartiendo mis experiencias, esperanzas, sueños y seguramente alguna que otra decepción. Así como acercar a aquellos que lo lean, a este mundo que tanto me apasiona.

Espero que resulte interesante a las personas que se aventuren a leerlo, y animarles a participar en el mismo.