Mes: agosto 2011

Una novel por Daegu

Saludos a todos desde el lejano Daegu, por lo menos lejano de España…porque vaya viaje!!La verdad es que llegamos a Corea sin ya saber que hora ni que día era. En total unas 28 horas de viaje, que al final se llevaron mejor de lo pensado, también gracias a la buena compañía.

Ya llevamos por aquí 48 horas y la aclimatación, por mi parte, ha sido mejor de lo que pensaba. Sin bien es verdad que los dos días me he quedado dormida y no me ha dado tiempo a desayunar… 11 horas del tirón las dos noches!! hay que recuperar las horas de sueño perdidas. Aunque hoy poco más y no llego al control de sangre, me han tenido que despertar de la cama. Lo sé, soy un lirón… pero cuando estoy cansada, estoy cansada!!!

Ayer fue un día tranquilito, un rodaje para soltar las piernas, una visita a la villa (muy bonita por cierto) y poquito más.

Hoy, después del obligatorio control de sangre para todos los participantes en el campeonato, ha tocado hacer un poquito de la velocidad. Yo creo que la línea estaba mal…o eso o estoy muy rápida (espero que sea lo segundo). Un poquito de agua fría para las piernas y a comer.

Después de una pequeña siesta (sí, he dormido siesta…), hemos tenido la reunión técnica. Un poco de ocio con los compañeros y al masaje.

Hoy tocará dormir antes, a ver si mañana puedo levantarme temprano porque el domingo tocará madrugar mucho más para la competición. Espero que las buenas sensaciones acompañen, por lo menos hoy he visto que las piernas no se han dejado la chispa en España.

Así que amigos, esta novatilla os ira comentando algo más otro día, que por aquí ya es hora de cenar!!!!

Cuando la vida te sonrie…

Así me siento yo, feliz, con el viento a favor, satisfecha con lo que este año me ha aportado en todos los ámbitos de mi vida.

Muchas veces he sufrido las garras de un negativo sino, de un mal fario que parecía acompañarme, de sueños y deseos frustrados…pero ahora ya me queda lejana esa sensación, me siento confortada, feliz y bien acompañada. ¿Qué más puedo pedir? NADA.

He estrenado mis 27  primaveras con la felicidad e ilusión de una quinceañera… me siento capaz de seguir luchando, de seguir avanzando y sobretodo de seguir aprendiendo. Siento empezar a saber que es esto de vivir, qué camino seguir y qué trabajo realizar para alcanzar eso que llaman felicidad.

Soñaba con Daegu, y ansío el momento de estar allí, porque sé que haberlo logrado este año me acerca al sueño olímpico.  Espero conseguirlo, pero si no lo hago, seré feliz porque sabré que lo he luchado, lo he anhelado y he amado ese sueño. Pero sobretodo, seré feliz porque a mi lado ha estado gente apoyandoló…

La vida me sonríe, me he montado en la rueda de la fortuna, y no me bajaré de ella fácilmente…porque muchas veces me ha pisado, y ahora yo soy la que elige su destino.