Mes: noviembre 2015

Con un par y bien puestos

Os parecerá que no es importante, pero el título de la entrada no es solo un chascarrillo y es que para las mujeres el sujetador o top deportivo es la segunda prenda más importante para la práctica deportiva. Incluso me atrevería a decir que la primera en deportes en los que la zapatilla no tiene una relevancia tan importante como sí ocurre en el nuestro, donde el calzado es lo primero.

Cuando yo empecé a correr las cosas no eran como son ahora, las mujeres estábamos en un segundo plano, ya que no éramos un mercado importante para el deporte. ¿Qué ocurría? Púes muy sencillo, la ropa técnica en antaño era buena, pero la mayoría de las veces estaba pensada por y para hombres. Líneas muy sobrias, sin esos colorines que a nosotras tanto nos gustan. Pero más allá de lo estético, no se cuidaba lo esencial: no somos iguales anatómicamente y no tenemos las mismas necesidades.

la ropa técnica en antaño era buena, pero la mayoría de las veces estaba pensada por y para hombres

Gracias al aumento de la práctica deportiva del sector femenino, a la eliminación de barreras y prejuicios del pasado (no muy lejano) y sobre todo a ir ocupando cada vez un porcentaje más grande dentro del mundo del deporte, ya se piensa en nosotras. Por ello las hormas de zapatillas ya están diseñadas teniendo en cuenta las necesidades de las mujeres. Pero, volviendo a lo que en este post os quería explicar, por fin cuidan dos de las razones más importantes que nos diferencian de los hombres.

En deportes de más impacto, como es el correr, es importante cuidar nuestros pechos y por ello debemos saber qué tipo de sujetador deportivo necesitamos. Aquí os dejo unas pistas básicas para la elección:

  1. Busca diseños ergonómicos, que se adapten a la figura y protejan el pecho.
  2. Intenta que los tejidos sean siempre transpirables.
  3. La copa del sujetador debe estar reforzada en los deportes de mayor impacto.
  4. Los sujetadores con tirantes cruzados ajustables y aberturas en la espalda en forma de mariposa potencian la eliminación del sudor y la ventilación.

Espalda topA mi este último punto es uno de los que me parecen más a tener en cuenta y es que a la hora del braceo en la carrera -sobre todo yo que no veáis si muevo los brazos- tenemos que sentirnos libres y cómodas, además de poder disfrutar de una buena transpiración.

Variedad y calidad
Cada vez encontramos más variedad en el mercado de sujetadores especializados

Hoy en día la variedad de tipos, colores, tamaños y sujeciones es muy amplia (los hay hasta reversibles), por lo que no debemos dejar de lado la correcta elección de un buen sujetador. Un error en esta compra puede derivar en malestares leves, como rozaduras e irritaciones, pero también puede tener consecuencias más serias, como ruptura de los ligamentos de Cooper, isquemia o micronecrosis. Pero no os asustéis, aquí os dejo un pequeño artículo para no equivocarnos en la elección de la talla.

Un error en la elección del sujetador deportivo puede derivar en malestares leves, como rozaduras e irritaciones, pero también puede tener consecuencias más serias, como ruptura de los ligamentos de Cooper, isquemia o micronecrosis

Así que ya tenemos excusa para ampliar nuestro fondo de armario de un verdadero “must have en esto del deporte.

El running femenino está de moda… Vol.2

En Lisboa, recién aterrizada de Valencia y con la maleta preparada para poner rumbo a Londres. Es Cristina Mitre, quien a veces resulta increíble que con ese ritmo nunca pierda la sonrisa y te atienda entre huecos de su apretada (por llamarla de alguna manera) agenda.

Cris y yo nos conocimos de manera virtual. Porque sin duda eso es una de las cosas mágicas que el running ha conseguido: crear una sociedad en las redes de gente que, pese a ser supuestamente desconocidos, comparte tanto que se crea una relación inmediata. En seguida me engancho su idea de #Mujeresquecorren y yo, que en ese momento estaba estudiando cuarto de periodismo, le eché morro. Así que el día que me alojé en Madrid para viajar al europeo de Göteborg’13, me planté en la redacción de la revista Elle para entrevistarle. Ella acababa de organizar su segunda quedada de ‘Mujeres que corren‘ -donde más de 280 se ataron las zapatillas- yo ganaría una plata europea tres días después. Dos libros, un cambio importante de trabajo y de lugar de residencia para Cris y pocas (pero importantes) alegrías y algunas decepciones deportivas para mi, han separado estas dos entrevistas. Así que antes de seguir, tienes que pasar primero por la hemeroteca y leer El running femenino está de moda (Mayo 2013)

Ya has llegado hasta aquí, sin saltarte la casilla de la entrevista previa, así que tomamos la salida:

Isabel.- Como han cambiado las cosas desde la primera vez que nos vimos en persona,  ¿verdad?

Cris.- Cuando nos conocimos ni siquiera tenía intención de correr maratón, no sabía dónde me iba a llevar el movimiento #mujeresquecorren, no había escrito el libro… Pero a veces solo hace falta creer y mi fe me llevó a ver que correr te puede cambiar la vida. Y efectivamente esa convicción cambió mi vida y la de muchas mujeres en este país. No considero que haga nada fuera de lo común, pero es tan importante que alguien te diga que puedes que es lo que trato de hacer y que a día de hoy es mi motor: decirles a todas esas mujeres que pueden.

Cris3I.- Y así lo hiciste y les dijiste a muchas mujeres que podían con tu primer libro ‘Mujeres que corren’…

C.- Lo primero que me ofrecieron fue un libro de belleza y yo me negué, quería escribir un libro de running porque cuando yo empecé a correr no encontré literatura para corredoras populares como yo. No encontré un libro que respondiese a las dudas que teníamos las mujeres, los que habían estaban escritos desde la perspectiva de un hombre. Quise diseñar un libro que respondiese a todos esos enigmas que yo me planteé cuando empecé a correr, trasladar y enseñar a través de todos los errores que había cometido yo, además de las aportaciones de todas las personas que había conocido en ese proceso y que tanto me enseñaron. Yo no soy gurú de nada, ni soy atleta, soy una mujer que corre y una periodista con unas ganas increíbles de comunicar y contar una historia: esto era ‘Mujeres que Corren’ (‘MQC’)

I.- El libro llega a las siete ediciones,  tiene también versión de bolsillo y ha sido traducido hasta en chino y portugués. Pero ya tiene un hermano pequeño… ¿Qué ha supuesto para ti escribir ‘Correr es vivir a tope de power’?

C.- Quería volver a escribir, reencontrarme con todas esas mujeres y recoger en un libro todo lo que yo he aprendido de mi misma a través del running.  ‘A tope de power’ para muchos suena muy cursi pero para  mí es mi pequeño grito de guerra, es vivir con intensidad, es creer en algo con tanta convicción como yo creo en que correr te cambia la vida.  Explica qué tiene correr que tanto engancha, eso y que correr es la excusa para hablar de otras muchas cosas del universo femenino: autoestima, retos, salir de la zona de confort…Pero no cuento solo mi historia, sino también las de otras mujeres que he conocido con ‘MQC’ que pueden ser también inspiradoras y que todas tienen el mismo pegamento: la pasión por correr.

Cris1

I.- ¿Qué te llevó a escribir realmente?

C.- Vivo con el factor sorpresa, todo esto lo monté por pura pasión y estoy tan contenta porque sé que esto ha dado la oportunidad de que se oiga a otra mucha gente. Necesitaba aprovechar la oportunidad de que se me oyese gracias a mi posición y utilizar ese altavoz para ser el de otras muchas.

I.- En su momento titulé mi primera entrevista ‘El running femenino está de moda’ por esa conjunción de tu posición y el boom que vivía este deporte en ese momento. ¿Crees que sigue tendencia esto de correr?

C.- Ojalá siga habiendo ‘booms’ de este tipo porque es un habito de vida saludable, pero me gusta insistir en que no todo el mundo puede correr una maratón, hay que ponerse un reto a la medida de las posibilidades de cada uno. Hay que ver todo con perspectiva, lo difícil es llegar al arco de salida, más que al de meta… así que cuando te propongas un objetivo hay que hacer como en los videojuegos: preguntarse si estamos listos para pasar de nivel. Porque yo, por ejemplo, contra quien corro es contra la Cristina sedentaria que abandoné en 2009. De hecho, no hay nada que diga que competir es obligatorio… yo lo hago porque necesito ponerme fechas y poder cumplir los planes  de entrenamiento, sino sería muy fácil estar en el sofá.

I.- ¿Cómo  ves el estado de salud del sector femenino de este deporte?

C.- En nuestro país el running femenino esta solo en la punta del iceberg, nos hemos incorporado muchísimo más tarde y nos queda camino por recorrer. Correr para una mujer nos habla de emociones y eso engancha mucho. Además ahora además hay referentes femeninos que antes no existían y esos cambios son beneficiosos para nosotras.

I.- Debo confesarte una curiosidad. La primera entrevista fue evaluada en su momento con un 10 y yo se la regalé a una publicación especializada que en aquel entonces me dijo que: ‘debería entrevistarte ella a ti’…

C.- Pero es que mucha gente no ve que juntas somos más fuertes y hay hueco para todo el mundo y todo el mundo tiene una voz. Me enganchan las historias personales de esas mujeres y saber que lo que haces tiene un impacto directo en la vida de alguien. Yo tengo dos campos de batalla luchar contra el sedentarismo femenino y contra la leucemia infantil. Habrá a quien le guste más o menos, pero bueno…no pasa nada.

I.- Y ya para finalizar, que tu agenda no puede demorarse más… ¿Qué retos u objetivos tiene Cristina Mitre próximamente?

C.- Tengo el objetivo de no volver a sucumbir al estrés y a la ansiedad, porque ha sido una época difícil donde terminar este segundo libro me ha costado mucho. Mi energía es increíble, pero también es mi peor enemigo: quiero llegar a todo y hacerlo todo perfecto…y no puede ser. Me gustaría seguir conectada al mundo que me rodea pero sin desconectar de mi mundo interior.

Cris2

La cara B

La pasada semana os escribía cargada de energía positiva y hoy sin embargo me ha  caído un jarro de agua fría en el Cross de Atapuerca. La carga de entrenamientos de las dos últimas semanas y el añadido de que soy una ‘bruta’ me lleva dejando como secuela pequeñas molestias que se van alternando cada día por mi cuerpo: mi latoso cuádriceps, ahora una lumbalgía, los gemelos, el glúteo…

Y es que aunque te cuides mas, a veces el cuerpo se queja ante tanta exigencia ¡y con razón! (no nos vamos a engañar). Te levantas y según apoyas los pies en el suelo no valoras si lo has hecho con el pie derecho o con el izquierdo, sino que realizar ese escáner matinal (que alguna vez ya os he comentado) en el que te chequeas las posibles molestias. Visitas rutinarias al fisio – que se convierte en tu círculo personal porque les ves más que a tus amigos- ratos con el roller foam en tu casa (del que hablaremos dentro de poco), sesiones con el electroestimulador para descargar…todo esos ratos que puedes sacar en tu rutina para paliar cada pequeña molestia, para evitar que eso vaya a más.

Pues hoy viajaba yo a este maravilloso cross, con unas condiciones climatológicas que han hecho que la gente pueda disfrutar de un precioso día de campo a través. Bueno, ha disfrutado mucha gente: pero yo no. Yo que solo iba a competir con mi humilde objetivo de sufrir  y aguantar esos ocho kilómetros que a una mediofondista como yo se le hacen eternos (sobre todo los últimos dos) los más dignamente y competitivamente que las poquitas semanas que llevo de entrenamiento me dejasen. Y mira que mi inteligente marido me lo advirtió: “no vayas, no fuerces este fin de semana y quédate en casa entrenando y descansando”. Pero que ganas tenía yo de ir, porque al final a los atletas nos va el barro, de manera metafórica y literal. Pero tan solo un kilometro después de arrancar, al saltar los troncos del circuito… ¡Zas! ¡No! Mi gemelo, al apoyar…dime que no me he roto. ¡Uf! ¿Puedo continuar? Y duda a duda, zancada a zancada, ya no progresas en carrera, sino que estas preguntándote ¿debo parar?2012080749isa_int

Y la cabezona que hay en mi piensa: “vas entrando en calor, se te ira pasando, espera un poco…Has salido de tu casa a las 8 de la mañana y no vas a venir para correr tan solo un kilómetro”. Porque somos obstinados, para lo bueno y para lo malo. Muchas veces no sabemos parar a tiempo o no sabemos empezar despacio. Somos atletas, cada carrera es importante, aunque no tenga prioridad en nuestro calendario atlético. Siempre luchamos, siempre lo intentamos, siempre nos levantamos….hasta que nos cansamos. Las mieles a veces se olvidan cuando cientos de hieles amargan tanto trabajo, ilusiones y dedicación. ¿Por qué no me sale? ¿Por qué me pasa todo a mí? Piensas y te repites, le das vueltas y no tienes respuestas… ¿Por qué? ¿Qué hago mal?

Lo atletas somos obstinados, para lo bueno y para lo malo. Muchas veces no sabemos parar a tiempo, otras no sabemos empezar despacio.

Imaginad mi impotencia cuando yo solo quería salir a disfrutar. Ahora toca esperar a ver qué dice mañana la eco, toca cruzar dedos para que esa suerte que nunca parece estar en tu bando por una vez no sea tan cruel. Toca aferrarse a esas palabras de mi amiga Elena, que hoy ha corrido tan bien y que son una realidad: “ya me tocaba”. Qué gran verdad amiga, como te lo mereces… y siento ser egoísta, pero yo también. A veces intentas ser optimista, valorar, crecer y mejorar hasta cuando las derrotas están ahí. Sabes que lo has logrado otras veces y quieres volver a disfrutar. Pero hasta que eso llega, amigos: esto es la cara B, la que no se ve…

Isabel+Macias+Olympics+Day+10+Athletics+7XLxYOb55_4l

La magia de Behobia

Recién llegada de San Sebastián (con previa parada en el regreso para competir en Ajo) el nombre de post me parece el mejor titular para mi modesta crónica sobre esta carrera. Sin duda alguna la ‘Behobia’ es una auténtica fiesta del running popular, y recalco el popular porque los atletas federados somos meros invitados por compromiso en una fiesta donde el color de la masa llena el precioso recorrido que une estas dos poblaciones.

Desde hace tres años tengo la suerte de que, gracias a mi vinculación con el patrocinador más importante, puedo estar presente en un entorno que para mí sería de otra manera, completamente desconocido. Eso es una de las cosas que más veces tengo que explicar en su multitudinaria feria, el hacer ver que soy atleta, no corredora, que para mí 20 kilómetros en ruta es por ahora un reto lejano. Para ello siempre pongo el mismo ejemplo: es como si a un Fórmula 1 (que últimamente no ha tenido el mejor motor) le meten en un rally. Y es que eso es lo que me pasa, mis ‘amortiguadores’ y ‘neumáticos’ nos están adaptados ni a esa distancia ni a ese entorno. Pero, gracias a esa magia, a ese maravilloso optimismo que rodea esta carrera, cada vez veo menos imposible el estar en la línea de salida y más si brilla el sol como esta edición.

Porque precisamente el gran protagonista esta vez ha sido el sol, que ha brillado de manera hasta desmesurada para las fechas y ha reclamado el poder estar también en esta competición. Nadie se la quiere perder, nadie la corre solo una vez… tiene algo, ese duende, que la construye como un mito, como un reto, como una tradición y lugar de peregrinación para los corredores. Pero la ‘Behobia-San Sebastián’ no se ha erigido como leyenda ella sola, lo han hecho sus valientes, aquellos que comparten un mismo arco de llegada pero metas completamente diferentes. Millares de personas que aunque llegan en diferentes instantes comparten el maravilloso éxtasis que les hace levantar los brazos. Porque son todos los que durante ese fin de semana la ciudad de la Concha, los que se convierten en la Perla de la ciudad.

corredores que comparten un mismo arco de llegada pero metas completamente diferentes

2015-11-08 17.26.04

Es oficial que esta edición me ha llenado de buena energía para afrontar mis futuros retos. Queda patente que estas carreras en ‘España directo’ son mejores, porque correr bonito no es correr técnicamente perfecto, sino con la sonrisa en los labios que nos empuja en cada zancada de las muchas que hay que dar para llegar.

IMG-20151107-WA0033

Lamentablemente esta vez hay una nota amarga, un lazo negro que no solo me entristece sino que me enfada. Porque me da miedo que esta euforia colectiva haga perder el respeto a distancias que merecen un entrenamiento, una preparación, un trabajo anterior para estar en la línea de salida. Desconozco si las causas de este caso son estas, pero siempre saltan las alarmas. Muchas veces lo recalco, hay que empezar poco a poco, hay que realizarse pruebas de esfuerzo hay que unir piernas, cabeza y corazón para poder completar un 5K, un 10K o un maratón.

Debemos tener claro que para que en el horizonte brille el sol, con trabajo e ilusión es más fácil lograrlo. Que la bruma siempre se termina disipando y que si sabemos mirar y valorar todo el trabajo que nos ha llevado hasta esa salida, podremos mirar con orgullo hacia atrás cuando miremos lo recorrido desde nuestra meta.

Enhorabuena a todos esos valientes que contagiáis y repetís, y me van a permitir una mención especial a los aragoneses que este año han doblado las cifras de participación. Así como a esas mujeres que se van quitando complejos, se despojan de sus miedos y se atreven con las duras cuestas de esta carrera. Felicidades a todos: a los que corréis, a los familiares, a los que animáis y  los que lo inmortalizáis con fotos. Pero también a los que organizáis, a todos esos que ponen todo su esfuerzo porque para muchos esta carrera se grabe en su corazón. No solo una medalla es el recuerdo de aquí, es la satisfacción de haberlo logrado ser un San Jorge que no se rindió ante el dragón.

IMG-20151107-WA0028

A sus puestos… ¡Ya!

Si me preguntan por qué corro, muchos podréis pensar que la respuesta sería porque es mi profesión. Efectivamente no iríais desencaminados del todo, pero mi deporte no es solo eso: es más que un oficio.

Es un equilibrio entre tus sueños, tus anhelos, tu esfuerzo y una ‘extraña’ elección laboral. Muchos que me leéis estáis cerca de entender de lo que hablo, ya que cada fin de semana os calzáis las zapatillas y vuestro GPS para correr en alguna competición, o simplemente para salir a entrenar por vuestra comunidad. Salís casi cada día a devorar kilómetros y disfrutáis de la libertad que supone salir de la rutina, para retomar un entrenamiento más dentro de la dinámica de machacar vuestro cuerpo para mejorar.

Zapatillas Supernova Glide Boost 7, camiseta y mallas Adizero

Los deportistas – no sé si llamarlos de ‘elite’ o ‘de alto nivel’- no somos tan diferentes en ese aspecto. Tenemos que refugiarnos muchas veces en esa satisfacción, que vosotros también sentís, para seguir mejorando, para lograr objetivos y para disfrutar de lo que hacemos sin vernos desbordados cuando nuestras metas no se cumplen.  Porque ahí viene una diferencia, el ‘extra’, esa carga que nos puede llegar a bloquear. Por eso a veces, el estar en contacto con gente –que tampoco sé si llamar ‘populares’ o ‘amateurs’- nos acerca a ese recuerdo de la ilusión a veces perdida…como a veces la ilusión también reaparece en diferentes y nuevas formas.

Por ello, es un honor para mí daros la bienvenida a este blog. Un poco lo mismo que llevo escribiendo desde hace cinco años pero a su vez un algo diferente. Como cuando arranca una nueva temporada atlética: parecidas programaciones y tiempos, pero con resultados y objetivos completamente diferentes.

Como cuando arranca una nueva temporada atlética: parecidas programaciones  y tiempos, pero con resultados y objetivos completamente diferentes.

Así que qué mejor momento para renovar de aires esta bitácora que el mismo momento en el que comienzo un nuevo curso deportivo, uno de los importantes que marcan el momento atlético, un año en el que los cinco colores de unos aros invaden lo que otras temporadas pueden ser grises. Y qué mejor lugar que en un espacio especializado como este, punto de encuentro para locas –y locos también- que como yo que aman esto de calzarse las zapatillas.

Porque si cada vez me gusta más este deporte es por lo bien que hace sentirme, porque no es solo mi ‘especial’  trabajo, sino mi momento para encontrarme y conocerme, para llevarme al límite y superarme, para sentirme bien y llegar a gustarme. Pero también es mi abanico de oportunidades, no solo de conocerme sino también de conoceros: gente tan diferente, pero con un nexo de unión tan potente como es el running. Así que empezamos la pretemporada de este nuevo proyecto en el que os espero y en el que ansío que compartáis vuestras experiencias, porque sé que os sentís tan enamorados de esto como yo.

fotoblog2

¡Bienvenidos a mi antiguo pero renovado blog!