Categoría: A pie de pista

Yo, atleta.

Tiempos, puestos, resultados… Eso es lo que la mayoría de ocasiones conocemos de un atleta. Sobre todo en los casos de aquellos que no ocupan portadas, porque su deporte reduce la atención a los grandes puestos o, lamentablemente, los escándalos.

Poco importa cuando este mismo no lo hace bien, que más da, habrá otro igual, que corra o salte más, que sea mejor o que simplemente esté en estado de gracia y cruce la meta en primera posición. Es reemplazable, si no es él, otro será. No importa como pieza, porque no es fundamental para ningún equipo salvo para él. Así queda relegado, deshumanizado. Ni mejor ni peor que otros, simplemente, no es el ganador.

No conoceremos su enorme cuarto de baño con SPA (que segurísimo lo tiene), ni cómo se prepara físicamente, ni ese nuevo corte de pelo, que era un cambio no una moda. No sabremos que quizá esté entrenando mejor que nunca, que se cuide aún más porque no quiere más grasa de la necesaria que lastrar. No se conocerá su sufrimiento y agotamiento, ni siquiera sus lesiones, enfermedades o preocupaciones. Que más da, solo es uno más.

No importa que lleve meses sin cobrar, que le deban dinero o que no tenga méritos para ganarse una beca que en cualquier momento le pueden volver a quitar. Eso no importa, ni al banco que sí es puntual. Que nos importa que le sea tan caro conseguir un dorsal, solo porque le den la ilusión de una oportunidad. Que pierda dinero y tiempo de estar con los suyos persiguiendo la sombra de un sueño…¿qué sueño será? Nos da igual, porque hasta a él a veces se le olvida con toda la carga que lleva en esa pesada mochila que le frena por detrás. Pero si alguna vez nos viene a la memoria, seguro que está feliz, porque hace lo que quiere, lo que le gusta… Damos por hecho que tiene que sonreír, porque como no sea así, ya no nos gusta, vaya borde.

Para qué valorar, que hasta los días que ya no tiene ganas, vuelva a la carga, a entrenar, e intente positivizar y piense: “se que llegará, porque estoy trabajando mi suerte“. Que lleve su cuerpo hasta la extenuación, que devuelva o que acabe una serie llorando, por impotencia, rabia, la frustración de ver que su cuerpo responde pero no lo hace cuando él lo necesita. Quien sabe, quizá todo esto solo sea una exageración. Qué importa que haga frío o aire, qué importa que tenga que pagar para poder usar cada día una instalación. Qué mas da, no es el mejor. Tampoco importa si luego no ha podido dormir, porque el entrenamiento y el cansancio no le dejan, porque las preocupaciones le atormentan, o simplemente porque el de arriba esté con obras y no le deje descansar. ¡Qué mas da!

image

No nos importa él y su amor. Ese amor que pasa por un bache.: “mi querido tartán, no me hagas sufrir más”. Ni ahora ni cuando ese amor le hacía volar y se deslizaba con cariño por ese tartán. Ahora esa pista es dura, fría y él no vuela. Siente que le devuelve ese rencor arañándole con unos clavos que ahora parecen más afilados. No importa lo que nadie ve, las veces que el se acurruca sobre esta superficie, aún con rabia y cansancio contenido, pero suplicando su perdón. ” Sé que son tantos años, perdóname. Tú me has dado todo y también me lo has quitado, al igual que yo muchas veces a ti te he culpado. Solo prométeme que me volverás a hacer sonreír“. Para qué saber o conocer lo insalubre de este amor, las ganas del deportista por volver a disfrutar de ese subidón, que a veces no es una victoria, sino el simple hecho de haberlo logrado: superación.

No es modelo, no tiene millones de seguidores, no sabe de belleza (aunque quizá sí pueda darte el ‘tip’ de cómo conseguir que las ojeras se instauren en tu rostro y no te abandonen durante todo el año). Si al menos fuera algo de todo esto, quizá si nos interesaría…¿no?.

Puede que hable de tí o de mí, o de muchos grandes deportistas que ante esta situación se hayan diluido y ni siquiera hayamos reparado en que ya no están o que pronto se marcharán. Quién sabe de qué habla esta loca enamorada, o mejor dicho: ¿a quién le importa?.

A mis compañeros de entrenamiento, remolques diarios para seguir empujando. A todos aquellos quienes no conocen solo a Macias1500, sino que pese a conocerla, siguen queriendo a ISA.

El poder de la mente

Hoy es un día lleno de magia e ilusión, eso dicen siempre, aunque reconozco que para mí nunca ha sido mucho más diferente al resto… Pero hoy me he autoregalado eso: ilusión.

Antes de que comencéis a leer sobre lo que os voy a hablar hoy, quiero pediros que veáis el ‘Informe Robinson’ sobre Rafa Nadal. Un imprescindible, por lo menos para mí. Sin visionarlo completamente ya comenté que me identificaba con él, a mi nivel por supuesto, y es que hace maravilloso que al gran luchador que es este jugador, te descubran que es tan mortal como tú y yo, con sus inseguridades. Porque tal y como afirma Federer en el documental: “si piensas en Rafa siempre esperas lo máximo de él”. Pero me ha aportado más ver ese espíritu de lucha, esa humildad y honestidad ante las derrotas y sentirme en conexión cuando afirma el haber descubierto las sensaciones de miedo, no al fracaso, sino a no poder jugar. Porque ya os he hablado muchas veces de la cara B de esto, pero sin duda muchas veces lo frustrante no es perder sino el no poder sacar tu mejor versión. Si te ganan dándolo todo, sabes que han sido mejor, sin embargo otras veces sientes que eres tu quien te ha derrotado.

Si te ganan dándolo todo, sabes que han sido mejor, sin embargo otras veces sientes que eres tu quien te ha derrotado

Así que siguiendo con el reportaje e hilando con lo que os quería traer hoy aquí, quería exponeros la gran importancia que tiene la mente en la competición. Muchas veces es una herramienta que los deportistas desarrollamos y empleamos de manera natural, pero… ¿maximizamos su rendimiento?. Y aún más significativo, cuando hay momentos “traumáticos”, como una lesión o un mal resultado, ¿qué cambia para que no funcionen las cosas igual?.

Hombre pensante

Voy a echar mano de algunos expertos para escribir sobre este tema, que creo que muchas veces ha sido el gran defenestrado en el trabajo del deportista, porque como afirma Julieta Paris: “deberíamos ser honestos y reconocer que todos la aplican en el deporte, pero que del mismo modo que te dejas asesorar por un fisio, un médico, un nutricionista, o el especialista que sea, permitir que un psicólogo del deporte te asesore también es importante… Todos los deportistas hablan de emociones, de estados emocionales, tan vinculados a  aspectos físicos como el cansancio, (muchas veces la desmotivación se confunde con cansancio y al revés… alguien tiene que sacar al deportista de este bucle…)”. Chema Buceta lo cumplimenta muy bien cuando afirma que “la mayoría de los deportistas de élite siguen un plan de entrenamiento/competiciones bien elaborado, cuidan su alimentación, utilizan el video y las tecnologías modernas, etc. Sin embargo, en muchos casos, no alcanzan sus objetivos porque no son capaces de controlar su mente. ¿Se entrenan específicamente para eso?”.

Cada vez hay más deportistas que incorporan al psicólogo deportivo en su equipo, pero todavía son muchos los que no. “El entrenamiento deportivo y el análisis constructivo de las competiciones, bien administrados, contribuyen a la preparación mental de los deportistas, pero en bastantes casos no son suficientes, y eso explica que los deportistas que entrenan bien y reflexionan correctamente sobre sus actuaciones sean fuertes mentalmente la mayor parte del tiempo; sin embargo, en ausencia de del entrenamiento psicológico específico, muchos de estos deportistas no controlan su mente en momentos muy decisivos: pocos momentos comparados con los que sí controlan, pero muy decisivos, lo que supone que en los momentos más críticos de la temporada rindan por debajo de sus posibilidades y no alcancen sus objetivos. Por tanto, el papel del psicólogo del deporte es fundamental para muchos deportistas que, de otra manera, será difícil que controlen su mente (emociones, pensamientos, dudas, toma de decisiones…)” (Chema Buceta)

¿Cómo se puede trabajar esto? Para eso echo mano de mi amiga Toñi Martos: “Si hablamos de la parte de entrenamiento físico, estaría claro: velocidad, resistencia, fuerza, entre otros…. pero cuando hablamos de temas a nivel de cabeza nos perdemos un poco. Con los deportistas o entrenadores  podemos trabajar diferentes temas, como:

  • Centrar la atención en lo que deseamos conseguir.
  • Mejorar la persistencia ante la adversidad o el fracaso
  • Gestiona los recursos o fortalezas que tenemos
  • Ayudar o organizar y planificar las actividades a desarrollar.
  • Desarrollo de trabajo en equipo
  • Control de expectativas
  • Desarrollo de la gestión de uno mismo
  • etc…

Una vez que conocemos los diferentes tipos de respuestas que damos ante situaciones de éxito o fracaso pasaremos a ver  algunas  de las claves para desarrollar una fortaleza mental apropiada, y estas son: 

  1.   Reforzar la confianza y la tensión
  2.   Controlar los nervios, el estrés
  3.   Planificar estrategias concretas para antes, durante y después de la competición
  4.   Fijar metas y actitudes productivas

Pero esto solo es un esbozo de todo lo que se puede mejorar y desarrollar, y para ello hay que tener un profesional al lado que te guíe, pero sobre todo tener la confianza en esta herramienta.  “Porque hay deportistas, e incluso entrenadores que piensan que cuando alguien trabaja con un psicólogo deportivo es porque tiene carencias o problemas psicológicos, nada mas lejos de la realidad;   Al igual que cuando un jugador va al gimnasio no necesariamente es porque esté débil sino porque quiere estar mejor físicamente” (Toñi Martos @psicologiaexcel ) .

Yo me puse sin darme cuenta una meta final en esto y cuando alcancé esos objetivos, me perdí… El año pasado no fue un gran año en cuanto a resultados, pero sí en cuanto a aprendizaje, y retomando a Rafa, me uniré a unas declaraciones suyas: “no me tocaba ganar, tocaba asumir que tengo que mejorar y estoy trabajando en ello”. Como él yo tampoco tengo miedo al final, pero por el contrario, nada impide que deje de luchar por volver a alcanzar una nueva meta. Ojalá en unos meses ambos estemos compartiendo villa, él pueda ser abanderado y yo conocerlo por fin. Quién sabe, igual puedo llegar a enseñarle este post y descubrirle lo inspirador que fue para volver a un camino que nunca cambio de dirección.

Cuando has conseguido una cosa una vez, crees que lo puedes volver a conseguir porque ya sabes que has podido hacerlo. Rafa Nadal

IMG_0543

 

I Run Clean

I run clean”. Esa era la reivindicación que hoy se leía en  los dorsales de los atletas del campeonato de Europa de cross que se ha disputado en Francia. Unos ‘bibs’ que me recordaban una entrada que tenía pendiente, pero que quería esperar a que las aguas no estuvieran tan revueltas… Pero escándalos, sentencias y acciones de este tipo, hacen que lamentablemente el dopaje tenga muchas veces más protagonismo del que se merece. Hoy con una iniciativa tan saludable, se han visto situaciones tan rocambolescas como que atletas que han dado positivo corran con esa leyenda en su pecho: incoherente. Al menos eso me parece a mí.

Hace unas semanas di una charla en un máster organizado en colaboración con la AEPSAD, una pequeña exposición de cómo he vivido, ya que solo puedo hablar de mi experiencia, y vivo en primera persona los casos de dopaje. Porque una de las mayores consecuencias negativas que tiene esta práctica ilegal, son los grandísimos daños colaterales que ocasiona. Se pierden recompensas, se rompen sueños y se merman esperanzas.

12243341_1071999586164055_6938627941934532965_n

Hasta hace no mucho el silencio parecía muchas veces la obligación cuando saltaba a la palestra casos de este tipo. He llegado a escuchar por parte de algún atleta, ante las protestas públicas de otros, “tiramos piedras a nuestro propio tejado”. ¿Perdón? Las piedras las tira aquel que mancha nuestro deporte, que ensucia sus resultados y que encima nos salpica  con dudas a los demás.

Si algo ha cambiado en los últimos años es la dirección de la información y eso ha permitido eliminar un mutismo que no hacía ningún bien. Si algo debo aplaudir a la nueva agencia es la acción de divulgación, ya que la información es formación y prevención, sobre todo para aquellos que además tenemos en el entorno jóvenes deportistas. ¿Qué queremos evitar? Para saberlo debemos concienciar y enseñar, valorar el esfuerzo, que no es otro que la realidad del deporte. Destacar lo bonito de conseguir los resultados a tanto trabajo, pero trabajo real, no mentiras, ni trampas ni atajos. Porque hay un perfil social en los deportistas que pueden marcan conductas futuras y que pueden determinar que sean ‘carne de cañon’ para verse seducidos por cantos de sirena que les hundirán en las aguas del dopaje. Conocemos en primera persona ese perfil, esas características comunes en rasgos de personalidad que después he podido comprobar la propia agencia detalla. Tremendos egos llenos en realidad de millones de inseguridades. La necesidad a un nivel insalubre de ganar si hace falta pisando a los demás. Temperamentos y actitudes incluso agresivas. En muchas ocasiones se cuece en ti hasta una animadversión hacia ciertas personas porque conoces sus perfiles, sus círculos, sus influencias y eso hace que, al menos yo, no te sientas cómoda con ellos a la mesa.

En algunos momentos he tenido que aguantar amenzas en persona, diciéndome que me callase y me retractase, con total impunidad. Porque eso es lo peor: existe la trampa y encima existe con prepotencia y soberbia. No hay nada peor que te tomen el pelo y encima se rían de ti…pues así nos sentimos muchas veces. Te estafan, te ganan, se mofan, te quitar tus meritos, tus ayudas y encima te miran por encima del hombro.

12274506_1075474145816599_511376640101993186_n

Yo siempre he sido contundente ante estas conductas y siempre lo seré. Yo me he alegrado cuando han venido a pasarme un control por sorpresa, porque quiere decir dos cosas: que la agencia considera que tengo un nivel para mantener mi seguimiento y además que sigue trabajando para luchar contra la trampa. Pero es verdad que siempre cansa tener que reivindicar tu inocencia, mientras otros jamás asumen su culpabilidad. Confiaría en la rehabilitación, pero para ello se necesita una redención, un arrepentimiento, tener el suficiente valor de reconocer un error. Eso, poco lo vemos.

Cansa tener que reivindicar siempre tu inocencia, mientras otros jamás asumen su culpabilidad

Siempre lo cuento, pero de la increíble cantidad de mensajes que recibí el día que logré la medalla de Göterborg (de felicitaciones, de apoyos, de seres queridos…) siempre me acuerdo de uno. Uno de una desconocida extranjera que me preguntaba qué de dónde había salido, que como era española, era mentira. Eso fue una puñalada en un momento tan dulce, fue sentir como se desplomaba años de sufrimiento y lucha por llegar hasta allí. También en mis victorias tenía que sufrir las trampas de otros. Lo que es peor, a veces compañeros reciben medallas internacionales años después, y quien me dice que no me ocurra eso a mí ¿Y con eso qué hago yo? Quien te devuelve esa satisfacción, esa presea ganada y esa ilusión que se ve insuflada al sumar más buenos resultados.

En fin, que me gustan los campeones sin sospechas, con los que te identificas, con aquellos que te demuestran que si se puede, aunque no sean campeones del mundo. Me gusta sentarme un domingo ante el televisor y ver compañeros que se superan, que luchan hasta meta, que me hacen vibrar y que, limpios, me representan.Enhorabuena a todos los que si lo han hecho en Hyères hoy.

 

La magia de Behobia

Recién llegada de San Sebastián (con previa parada en el regreso para competir en Ajo) el nombre de post me parece el mejor titular para mi modesta crónica sobre esta carrera. Sin duda alguna la ‘Behobia’ es una auténtica fiesta del running popular, y recalco el popular porque los atletas federados somos meros invitados por compromiso en una fiesta donde el color de la masa llena el precioso recorrido que une estas dos poblaciones.

Desde hace tres años tengo la suerte de que, gracias a mi vinculación con el patrocinador más importante, puedo estar presente en un entorno que para mí sería de otra manera, completamente desconocido. Eso es una de las cosas que más veces tengo que explicar en su multitudinaria feria, el hacer ver que soy atleta, no corredora, que para mí 20 kilómetros en ruta es por ahora un reto lejano. Para ello siempre pongo el mismo ejemplo: es como si a un Fórmula 1 (que últimamente no ha tenido el mejor motor) le meten en un rally. Y es que eso es lo que me pasa, mis ‘amortiguadores’ y ‘neumáticos’ nos están adaptados ni a esa distancia ni a ese entorno. Pero, gracias a esa magia, a ese maravilloso optimismo que rodea esta carrera, cada vez veo menos imposible el estar en la línea de salida y más si brilla el sol como esta edición.

Porque precisamente el gran protagonista esta vez ha sido el sol, que ha brillado de manera hasta desmesurada para las fechas y ha reclamado el poder estar también en esta competición. Nadie se la quiere perder, nadie la corre solo una vez… tiene algo, ese duende, que la construye como un mito, como un reto, como una tradición y lugar de peregrinación para los corredores. Pero la ‘Behobia-San Sebastián’ no se ha erigido como leyenda ella sola, lo han hecho sus valientes, aquellos que comparten un mismo arco de llegada pero metas completamente diferentes. Millares de personas que aunque llegan en diferentes instantes comparten el maravilloso éxtasis que les hace levantar los brazos. Porque son todos los que durante ese fin de semana la ciudad de la Concha, los que se convierten en la Perla de la ciudad.

corredores que comparten un mismo arco de llegada pero metas completamente diferentes

2015-11-08 17.26.04

Es oficial que esta edición me ha llenado de buena energía para afrontar mis futuros retos. Queda patente que estas carreras en ‘España directo’ son mejores, porque correr bonito no es correr técnicamente perfecto, sino con la sonrisa en los labios que nos empuja en cada zancada de las muchas que hay que dar para llegar.

IMG-20151107-WA0033

Lamentablemente esta vez hay una nota amarga, un lazo negro que no solo me entristece sino que me enfada. Porque me da miedo que esta euforia colectiva haga perder el respeto a distancias que merecen un entrenamiento, una preparación, un trabajo anterior para estar en la línea de salida. Desconozco si las causas de este caso son estas, pero siempre saltan las alarmas. Muchas veces lo recalco, hay que empezar poco a poco, hay que realizarse pruebas de esfuerzo hay que unir piernas, cabeza y corazón para poder completar un 5K, un 10K o un maratón.

Debemos tener claro que para que en el horizonte brille el sol, con trabajo e ilusión es más fácil lograrlo. Que la bruma siempre se termina disipando y que si sabemos mirar y valorar todo el trabajo que nos ha llevado hasta esa salida, podremos mirar con orgullo hacia atrás cuando miremos lo recorrido desde nuestra meta.

Enhorabuena a todos esos valientes que contagiáis y repetís, y me van a permitir una mención especial a los aragoneses que este año han doblado las cifras de participación. Así como a esas mujeres que se van quitando complejos, se despojan de sus miedos y se atreven con las duras cuestas de esta carrera. Felicidades a todos: a los que corréis, a los familiares, a los que animáis y  los que lo inmortalizáis con fotos. Pero también a los que organizáis, a todos esos que ponen todo su esfuerzo porque para muchos esta carrera se grabe en su corazón. No solo una medalla es el recuerdo de aquí, es la satisfacción de haberlo logrado ser un San Jorge que no se rindió ante el dragón.

IMG-20151107-WA0028

A sus puestos… ¡Ya!

Si me preguntan por qué corro, muchos podréis pensar que la respuesta sería porque es mi profesión. Efectivamente no iríais desencaminados del todo, pero mi deporte no es solo eso: es más que un oficio.

Es un equilibrio entre tus sueños, tus anhelos, tu esfuerzo y una ‘extraña’ elección laboral. Muchos que me leéis estáis cerca de entender de lo que hablo, ya que cada fin de semana os calzáis las zapatillas y vuestro GPS para correr en alguna competición, o simplemente para salir a entrenar por vuestra comunidad. Salís casi cada día a devorar kilómetros y disfrutáis de la libertad que supone salir de la rutina, para retomar un entrenamiento más dentro de la dinámica de machacar vuestro cuerpo para mejorar.

Zapatillas Supernova Glide Boost 7, camiseta y mallas Adizero

Los deportistas – no sé si llamarlos de ‘elite’ o ‘de alto nivel’- no somos tan diferentes en ese aspecto. Tenemos que refugiarnos muchas veces en esa satisfacción, que vosotros también sentís, para seguir mejorando, para lograr objetivos y para disfrutar de lo que hacemos sin vernos desbordados cuando nuestras metas no se cumplen.  Porque ahí viene una diferencia, el ‘extra’, esa carga que nos puede llegar a bloquear. Por eso a veces, el estar en contacto con gente –que tampoco sé si llamar ‘populares’ o ‘amateurs’- nos acerca a ese recuerdo de la ilusión a veces perdida…como a veces la ilusión también reaparece en diferentes y nuevas formas.

Por ello, es un honor para mí daros la bienvenida a este blog. Un poco lo mismo que llevo escribiendo desde hace cinco años pero a su vez un algo diferente. Como cuando arranca una nueva temporada atlética: parecidas programaciones y tiempos, pero con resultados y objetivos completamente diferentes.

Como cuando arranca una nueva temporada atlética: parecidas programaciones  y tiempos, pero con resultados y objetivos completamente diferentes.

Así que qué mejor momento para renovar de aires esta bitácora que el mismo momento en el que comienzo un nuevo curso deportivo, uno de los importantes que marcan el momento atlético, un año en el que los cinco colores de unos aros invaden lo que otras temporadas pueden ser grises. Y qué mejor lugar que en un espacio especializado como este, punto de encuentro para locas –y locos también- que como yo que aman esto de calzarse las zapatillas.

Porque si cada vez me gusta más este deporte es por lo bien que hace sentirme, porque no es solo mi ‘especial’  trabajo, sino mi momento para encontrarme y conocerme, para llevarme al límite y superarme, para sentirme bien y llegar a gustarme. Pero también es mi abanico de oportunidades, no solo de conocerme sino también de conoceros: gente tan diferente, pero con un nexo de unión tan potente como es el running. Así que empezamos la pretemporada de este nuevo proyecto en el que os espero y en el que ansío que compartáis vuestras experiencias, porque sé que os sentís tan enamorados de esto como yo.

fotoblog2

¡Bienvenidos a mi antiguo pero renovado blog!

La leyenda de la flor de loto

La flor de loto es un referente mitológico para muchas religiones y culturas, y que para mi representa un gran simbolismo. Hoy me parece el mejor día para compartir con vosotros su significado, espero que os guste:DSC_0788

Una bella diosa se perdió en un bosque hasta llegar a un lugar donde abundaba el fango -denominado loto- donde se hundió. Este espacio había sido creado por los dioses para los seres cuyo destino había sido fracasar en la vida. Pero la joven lucho durante miles de años hasta que logro salir de allí convertida en una bella flor de loto, simbolizando el triunfo de la perseverancia ante situaciones adversas.

La flor de loto es una flor que al mismo tiempo que florece genera semillas; es un símbolo de simultaneidad de causa- efecto. Los buenos y los malos momentos abundan en nuestra vida alterándola y estando sujetos a causas y efectos. Esta ley kármica de causa-efecto postula la responsabilidad individual de cada uno de nosotros con nuestro destino.  Así como la flor de loto emerge donde abunda el lodo manteniendo la pureza en su esencia, nosotros podemos superar las circunstancias y la calidad de vida que nos haya tocado.

Para los griegos significaba el triunfo después de haber luchado incansablemente en contra del fracaso. Por ello en la historia que narra nuestra piel, yo la llevo presente como mi brújula que además de guiarme en mi camino, me recuerda el camino recorrido.

Con un par…

IMG_20150619_123207Querría haber escrito antes de que finalizase la exposición, pero con los viajes de por medio a veces es complicado. Y es que la pasada semana se presentaba en Zaragoza la muestra fotográfica: ‘Deporte, cantera de igualdad’. Iniciativa llevada a cabo por el Instituto Aragonés de la Mujer y con la ayuda del Gobierno de Aragón.

Este tipo de iniciativas me parecen escaparates estupendos en esa ansiada lucha por un reconocimiento equitativo en el deporte, pero me sigue entristeciendo que estas acciones sean necesarias. Con lo bonito que sería no tener que distinguir entre masculino o femenino, sino bajo la única etiqueta deportista, que por cierto, es una palabra femenina.

Con lo bonito que sería no tener que distinguir entre masculino o femenino, sino bajo la única etiqueta deportista, que por cierto, es una palabra femenina.

Y que no os parezca cosa pequeña esto del lenguaje, porque ahí empiezan muchas de las discriminaciones. Comparto con vosotros una curiosidad que se me quedó marcada en una clase de periodismo, a ver qué os parece:

definicion huerfano
¿Especialmente el padre? En serio era necesaria esa coletilla…

Esto me recuerda a una anécdota que me contaba reciénteme Toñi Martos y que ocurrió mientras acompañaba a Gema Hassen-Bey – por si no la conocéis: quiere convertirse en la primera mujer en silla en subir al Kilimanjaro-  hace poco más de una semana, cuando la acompañaba en su primer reto de subir el monte Abantos (1.753 metros, Madrid). Seguramente sin nunguna mala intención un hombre que iba realizando senderismo y vio al Gema y el equipo, la jaleo diciéndoles: ‘eso son un par de cojones’ (disculpadme el tono). Toñi no pudo evitarlo y su replica fue: ‘en todo caso un par de ovarios y muy bien puestos’. Porque parece una tontería, pero esa es la diferencia: lo varonil es bueno, lo femenino, ya no tanto… Una pregunta, si Gema fuese Gabriel (por ejemplo) ¿creéis que ya tendría patrocinadores para la silla que necesita?

Toñi Martos, de Gabinete Excellence, acompañando a Gema.
De rayas azules, otra gran mujer que he conocido a través el deporte: Josefina Espejo (Pepa)

Pero abandonando las letras y volviendo a las zapatillas. Sin duda el deporte es un entorno que permite una equidad relativa, porque está claro que hay unas diferencias biológicas evidentes, pero suele serlo más en unas especialidades que otras…e incluso las hay aquellas que favorecen más a las mujeres. A mi sin duda, me sigue chirriando que por ejemplo este reportaje que escribí hace tres años para la universidad, siga tan vigente casi una olimpiada después: ‘Cuestión de sexo’.

Por no hablar de ese antiguo estigma de que ciertas mujeres y/o ciertos deportes son de marimachos. A mi me gusta estar fuerte, definida, fibrada…dilo como quieras, pero me gusta, porque suele ser el reflejo del trabajo que implica mi deporte, síntoma de un estado de forma física. ¿Por ello soy menos mujer? Me considero igual de femenina. No soy una obsesionada de la imagen, puedo ser hasta un poco dejada en algunos momentos… pero soy coqueta y me veo bien, de corto o sobre unos tacones. Me da igual, porque mi esencia es la misma.

De este tema, muy a mi pesar, se podrían escribir ríos de tinta que desembocarían en papel mojado. Pero querría compartir con vosotros una experiencia que tuve yo. Cuando estaba finalizando la carrera de Magisterio de Educacion Física, durante las prácticas escolares, me enfrenté a un bonito reto. En ese momento en el que empiezas a andar sola, en el que diriges las sesiones libremente sin la supervisión de tu tutor (de manera evidente, porque siempre están ojo avizor) y empiezas a sentirte docente de verdad, yo me planté con un grupo muy heterogéneo y difícil, donde había una caso muy especial. Un alumno que llevaba poco tiempo en España, recién llegado de Senegal y que no hablaba nada de español. El niño me sacaba dos cabezas (aunque eso no es muy difícil) y tres cuerpos.  Necesitaba ganarme su respeto y sabéis cuando empecé a hacerlo: cuando me vió correr. Se quedo sorprendido y empezó a mirarme con otros ojos. Tuve que hacer un pequeño reto más, enfrentarme a el en el simple ejercicio de aguantar en la barra colgados. Yo resistí más (las agujetas que tuve durante días dieron buena fé de ello) en lo que era un juego, no una humillación…  Alucinaba, me veía con mis bracillos aguantando como él, no paraba de mirarme mientras estábamos los dos ahí colgados. Desde ese día siempre me sonreía, me ayudaba con el material y me saludaba cuando me veía por la ciudad.

Eso es el deporte, un lenguaje internacional, una oportunidad de igualdad y no solo en términos de género.

Im not a blogguer… ¿no?

Por aquí regreso, con las piernas en alto, embadurnas de una crema de frío para recuperar y compartiendo con vosotros unas líneas mientras me recupero de un buen ‘chaquetazo’ de entrenamiento.  Y es que ayer fue un día especial, diferente, un día en el que esta humilde bitácora fue galardonada como mejor blog de deportes en los premios 20 blogs de la publicación 20 minutos.

La verdad que dudo que sea el mejor espacio dedicado a deporte de los que podréis encontrar por la blogosfera, pero está claro que no quería que fuese uno más, con consejos y ejercicios para entrenar, de esos ya encontráis el de personas que sobre eso saben más. Así que he intentado siempre escribir con el corazón aquello que vivimos muchos deportistas en el backstage, aquello que en las retransmisiones no se ve, aquello que en los resultados no se refleja.

IMG-20150416-WA0037Anoche fue muy especial para mí, primero porque hace mucho, muchísimo tiempo que no recordaba ganar nada. Una malísima temporada atlética me ha privado desde hace meses el disfrutar ese subidón de adrenalina que te da cruzar la línea primera, así que anoche fue un plus de motivación, un recordar esa reconfortante adrenalina y motivación que te dan momentos así. Era un reconocimiento inesperado, ya que me sorprendió muchísimo el simple hecho de estar entre las finalistas…

IMG-20150416-WA0033

IMG-20150416-WA0046Iba en buena compañía al Caixa Forum de Madrid, pero pronto la cosa iría mejorando. Acto seguido a entrar al recinto descubrí que me precedía Ana Pastor. Como una quinceañera me presente y claro está, le pedí una foto… Lo siento, pero mi álter ego periodista se volvió muy groupie en ese momento. Agradecerle la paciencia que tuvo conmigo, al igual que Frank Blanco. Toda la noche con la sonrisa en la boca, pudiendo conocer a gente excepcional.

Si algo me hizo ilusión fue poder charrar brevemente con Arsenio Escolar, director de 20 minutos, y conocer que una de las entradas que llevo a la decisión fue la dedicada a José Luis, y es que entonces caí en la cuenta de que un jurado de expertos había leído mi blog, todos, gente reconocida en el mundo del periodismo, y ellos eligieron el mío el mejor… y ahí, me empecé a ruborizar. Porque entonces te das cuenta de lo personal que son las líneas que escribo y de lo raro que se hace que a alguien le puedan gustar.

220180-944-629
Junto a los olímpicos Chema Martínez y Javi Hernanz

Muchas veces ha sido complicado mantener actualizado este espacio, por tiempo, por entrenamiento, por cansancio, por desmotivación personal… y muchas veces mis líneas han sido un claro reflejo del vaivén emocional que supone la competición. La verdad es que no me considero bloguera, sino una atleta que ha intentado aunar sus inquietudes periodísticas y gusto por escribir con sus experiencias deportivas. Así que anoche fue excepcional descubrir que quizá más que nunca llegue el momento de seguir compartiendo los momentos previos a Rio 2016, ahora que sabemos las mínimas de participación, ahora que olemos la humedad en el estadio, los nervios en la cámara de llamadas.

Así que una vez más tengo que dar las gracias a todos aquellos que leéis mis divagaciones y que incluso os gustan, a aquellos que las han creído dignas de este premio y a todos los que de alguna manera estáis presentes en esas experiencias de las que hablo.

Gracias a todos de corazón. El premio ya esta escoltado por sus hermanos deportivos, recordando que con esfuerzo y poniendo el corazón, el trabajo sale mejor.

El premio ya esta escoltado por sus hermanos deportivos, recordando que con esfuerzo y poniendo el corazón, el trabajo sale mejor

IMG-20150416-WA0018

 

¿A la carrera por el patrocinador?

Este fin de semana Fernando Miñana publicaba un reportaje muy interesante sobre un debate que lleva tiempo sobrevolando los corrillos atléticos. De una manera muy directa, este tema de actualidad nos ha influido a los atletas denominados de élite, y desde hace tiempo quería abrir con vosotros un debate, que no polémica. Pasaros a leer el reportaje del que os hablo aquí: La fama da alas.

Bueno, ahora que lo habéis leído estamos un poco más metidos en contexto. Así que si os parece, abramos la conversación para enriquecer lo que muchas veces el espacio en papel limita. Tal y como explica Fernando en su texto, esta moda del running y la gran presencia de influencers como medio de altavoz ha creado en mí un conflicto interior, bueno, quizá no tanto, pero si sentimientos encontrados.

Empecemos por lo positivo. Por un lado, creo que la presencia de esas personas ‘ilustres’ por temas ajenos a lo estrictamente atlético dotan de un nuevo altavoz y difusión de esta variante al atletismo: el running. Porque empecemos a matizar ¿consideramos iguales al atletismo que al running (anteriormente conocido como jogging)? Aquí creo que empieza nuestro problema.

Pero antes de enredarme en los matices de este jardín, sigamos con lo positivo. Estas influencers promocionan una vida más activa y saludable en nuestra sociedad y más concretamente en el sector femenino, gran target para las marcas comerciales. Y es que las mujeres son el comercio en crecimiento y claro, tienen que tener referentes con los que o bien se identifican o bien idolatren, ¿encajamos las atletas ahí? Eso es lo que no sé…

Otro punto favorable es que si existe la oportunidad,  las atletas tenemos un nuevo escaparate que de otra manera no hubiera existido para nosotras. En mi caso por ejemplo, me ha brindado un espacio en los blogs de Mariam Hernández o Kira Miró. Pero más allá de eso, fijaros, en qué contexto hubiera llegado yo siquiera a conocerlas. Mariam me da su opinión sobre este tema: “aunque no soy profesional, en mi blog me parece básico poder ofrecer posibilidades y experiencias a los lectores, así que tener marcas que confían en mi me permite la posibilidad de testar el material, hablar sobre las últimas novedades en running o recomendar aquello que más me gusta… Además que marcas tan potentes como Adidas confíen en mí también da más credibilidad y peso a mi proyecto. Aún así creo que el mayor apoyo de las marcas debería ser para los atletas profesionales

 
Blume1006        Ig

Y aquí la generosa Mariam ha dado con la tecla: el apoyo a los atletas. Y es que como bien dice Miñana, el running nos ha adelantado y como diríamos los atletas, “nos ha quitado las pegatinas” o “robado la cartera”. Así que de alguna manera, los que estamos acostumbrados a competir, en esta carrera provocada por el running, nos hemos quedado atrás. Vemos como en el auge femenino de este deporte, se elaboran reportajes sobre el tema y muchas veces en la foto no sale ni una atleta federada…O lo que es más hiriente, muchas atletas de un buen nivel deportivo no cuentan con el apoyo de una marca que le suministre, ya no digo si quiera el textil, calzado especializado para desarrollar sus entrenamientos, mientras que las influencers tienen suministro y encima no monomarca.

Lorena Luaces se muestra clara ante como solucionar esto en el reportaje, yo no estoy tan segura. Los atletas para competir en cierto nivel tenemos una exigencia e implicación que, desde mi punto de vista, no nos permite dedicar mucho más tiempo a intentar adoptar un entorno y manera de actuar que no es nuestro medio. Nuestra responsabilidad necesita de mucho entrenamiento, descanso y vida equilibrada, y aunque creo que en la actualidad todos los atletas nacionales se han integrado en el mundo de las redes sociales y entorno digital, no puede haber una dedicación tan plena como el de estas “influencers”.

Iris Fuentes-Pila (finalista olímpica en 1500 en 2008) se mostraba clara en una conversación vía twitter sobre la función de Cristina Pedroche en este tema: “genial que esa chica corra, pero el altavoz o la difusión de nuestro deporte lo hacen atletas como Cacho, Fiz, Torrijos,tú, etc etc…” a lo que añade que el hecho de que las marcas patrocinen es lógico, ya que hay que vender, pero que se están mezclando dos cosas totalmente diferentes.

Elena García Grimau (campeona de España de 3.000m en PC’15) lo tiene claro y comparte una visión similar a la mía: “Para las marcas deportivas, patrocinar a las blogueras o influencers es una buena estrategia para intentar llegar a más gente y aumentar sus ventas, no veo mal la convivencia de patrocinio, pero sería un error dar más peso en patrocinio a este colectivo que al verdadero atleta profesional que es el que realmente necesita más apoyo. Una bloguera se dedica  precisamente a escribir posts y gran parte de su tiempo diario lo emplea en esto, sin embargo un atleta profesional emplea mucho tiempo en entrenar y competir con unos objetivos muy distintos, pero eso no quita que bajo contrato con los patrocinadores no podamos hacer ruido a través de las redes sociales.”

El tema podría ser más crítico si nos remitiésemos a atletas masculinos, ya que ellos aún han tenido menos cabida en esta tendencia, no son target de venta, no tienen un mercado exponencial en el que figurar…

El tema podría ser más crítico si nos remitiésemos a atletas masculinos, ya que ellos aún han tenido menos cabida en esta tendencia, no son target de venta, no tienen un mercado exponencial en el que figurar…

Quiero cerrar el post con la reflexión de Elisa Pérez  Garabatos, Account managers Asics (para que veáis que aquí tiene cabida todo el mundo 😉 ), y que para mí podría resultar la panacea: “La fiebre del running, la moda de salir a correr no puede ser más que positiva, al fin y al cabo se trata de hacer deporte y sentirse bien con uno mismo. Que te motive desde su red social Isa Macías o Cristina Pedroche, ¿qué más da?, cada una creo que aporta un enfoque diferente. El atleta profesional habla desde su puesto de trabajo, donde en una carrera se está jugando una beca, un patrocinio, un mundial, cuidando sus descansos, su alimentación… es su modo de vida.  El personaje famoso nos da  su visión de cómo le cuesta, qué le aporta salir a correr y cómo encuentra su motivación. Ambas pueden convivir y desde las marcas, obviamente, se trabaja con ambos perfiles. Al fin y al cabo los orígenes de algo-saber de dónde vienes-es sagrado y en el ADN de Asics, por ejemplo, están los atletas que saben de lo qué hablan, pero parafraseando a Expediente X, la audiencia está ahí fuera, en esos perfiles, y negarse a aceptarlo sería tan de necios como seguir empeñado en no tener acceso a internet. Convivir, respetar y saber hasta dónde llegan las limitaciones de cada uno para no predicar algo que repercuta en lesiones o perjuicios al usuario final es la base, el sentido común de toda la vida.”

Aquí terminaba prácticamente la entrada de manera inicial, pero la aportación de una de las grandes precursoras en nuestro país de este nuevo movimiento de correr entre las mujeres, bien merece añadir su declaración aquí. Y es que Cristina Mitre y sus ‘Mujeres que corren‘ fueron una revolución (que yo ya avise…). Porque Cris lo tiene claro: “Me parece absurdo esta polémica que algunos quieren crear entre el popular y el atleta, sobre todo, porque solo se plantea con las mujeres y no con ellos, y del otro género hay unos cuantos.  Creo que todos deberíamos estar encantados de que el running esté de moda, porque de los que se trata es de hacer más grande este deporte, porque así ganamos todos“. Porque Mitre tiene claro su papel en esta vorágine y no es otra que la de ser ese perfil con el que se pueden identificar por que ella cuenta “mi historia personal porque a través de mi ejemplo, el de una mujer que nunca fue activa y ha logrado correr, puede que ellas se den la oportunidad de demostrarse que también pueden” y sentencia que “yo no miro al otro con recelo, sino como una oportunidad de crecer y de aprender. Ojalá el resto también lo hiciese. Yo escribí mi libro porque sentía la necesidad de contar mi historia y porque cuando yo empecé a correr no encontré nada para una novata como yo. Sé que mi historia ha ayudado a muchas mujeres a superar sus miedos e intentarlo. Así que si eso me etiqueta como una “influencer”…¡Bienvenido sea!”

Y  ahora sí que aquí lo dejo, ya que la idea es enriquecer con vuestras posiciones este debate, que desde vuestro enfoque aportéis la percepción que esta moda (esperemos que no pasajera) os está generando.

Así que espero vuestros comentarios, este espacio a partir de aquí…¡Es vuestro!

 

 

Pues sí… ¡hay alguien ahí!

Esta semana ha sido muy, pero que muy intensa. Ahora mismo me encuentro en ese punto de la temporada en el que las ojeras se instauran de manera permanente en mi cara, porque el volumen e intensidad del entrenamiento vuelven a aumentar.  Si los ojos son el espejo del alma,  para mí las ojeras son el reflejo del momento de forma.  Pero pese a ser unos días de dormir menos de lo que acostumbro, han sido momentos de disfrutar.

Si los ojos son el espejo del alma,  para mí las ojeras son el reflejo del momento de forma.

Empezaba la semana con normalidad, entrenamiento a los chicos del cole y series, lunes y el miércoles, fisio y pesas el martes… pero el jueves tocaba vivir un evento muy chulo. Adidas había montado una carrera atípica, en la que sus atletas no podíamos faltar. Una carrera que no se si definirla de orientación o gymnkana, solo sé que casi 500 locos con camisetas de colores inundamos las calles de Barcelona con la atónita mirada de transeúntes y conductores.  Grité, me reí, corrí, me perdí…pero sobre todo compartí muchas risas con mi grupo de ‘amarillos C’.

IMG-20150326-WA0048
Grandes compañeros
IMG_20150326_194859
#Yellowteam

 
Con la ‘resaca’ regresaba a casa y me asaltaba una gratísima alegría. Este blog, este, había sido uno de los 3 finalistas en el concurso de 20Blogs que organiza la publicación 20 minutos en la temática de deportes.  266 participantes en esta categoría, más de 7.000 inscritos en el concurso, y un jurado de expertos eligió mi batiburrillo mental trasladado a posts. Creo que es el tercer año que participo, nunca le había dado difusión, pero me hacía ilusión ver como de vez en cuando gente que desconoce mi deporte entraba a leer a esta juntaletras y encima les gustaba. Imaginad, arranqué mi andadura en la blogosfera ya en 2010, cuando mi profesor de ‘Géneros y redacción periodística’, Rafael Bardají, casi me obligo a comenzarlo. Así que en este mundo digital donde podéis encontrar cientos de blogs hablando de atletismo desde todas sus vertientes (material, material analizado, material y su moda, moda running, running de moda, moda de ejercicios, ejercicios de moda… y así muchos más) empecé a escribir de lo único que de verdad sabía: de cómo vivía internamente la competición.

finalista

5 años más tarde y 70.000 visitas después, estoy orgullosa de haber comenzado esta andadura. A veces menos actualizado, otras más grisáceo y otras tantas ilusionado, este blog ha sido siempre un reflejo de mi momento deportivo, de mi sentir y de mis inquietudes. Sin duda en muchos momentos ha sido una vía de escape, de verbalizar mis pensamientos y sentimientos, y de alguna manera ordenarlos. Pero siempre me ha sorprendido saber que hay alguien detrás de otra pantalla interesado en leerlos, en comprenderlos e incluso en retroalimentarlos. Ahora casi me asusta pensar que nombres como Mónica Carrilo o Ana Pastor han podido leerlo para juzgarlo.

Pase lo que pase el próximo día 16 en la entrega de premios, iré con la ilusión de haber visto crecer este espacio, de ver cómo ha evolucionado lo que se escribe, cómo se escribe y sobre todo quien lo escribe. Con mucho que mejorar, en todos esos aspectos, aprovecho para daros una vez más por ser esos quienes que están ahí detrás…

Iré con la ilusión de ver cómo ha evolucionado lo que se escribe, cómo se escribe y sobre todo quien lo escribe.

De nuevo aprovecho un viaje para redactar  y tengo aún más cosas que contar, pero como siempre, me gusta elegir aquello que plasmo, para intentar hacerlo con la calidad, dedicación y extensión que se merecen aquellos que dedican su tiempo en leerlo. Gracias de nuevo por estar ahí, al jurado de 20 minutos por esta oportunidad y todo aquel que ayuda a que siga querer escribiendo. Todo esto me sigue sorprendiendo y sobre todo, todo esto me sigue ilusionando.

Nos seguimos viendo por el ciberespacio amigos.