Categoría: Atletismo

Dedica “tempo” a tu mandíbula

Llevas sesiones y sesiones de fisioterapia, mejoras siempre de manera provisional, pero esa molestia que lleva dándote la lata sigue siendo reincidente en cuanto pasa algo de tiempo entre tratamiento y tratamiento. El problema muchas veces es que vamos a que nos alivien la molestia, la consecuencia del dolor, pero a veces se olvida el intentar tratar la causa, el origen de ese malestar. Si hay algo interesante y bonito es que cuando hacemos deporte, lo hacemos como un todo, no solo con segmentos. No corremos únicamente con las piernas, nos ayudan los brazos, la colocación de la cadera, nos influye la tensión que aplicamos en el cuello. Por ello trabajamos el core, no solo corremos, también hacemos propiocepción, ejercicios de fuerza para todo el cuerpo (y no solo para las patitas)…o al menos eso deberíamos. Pues si nos sabemos esta teoría, por qué no la aplicamos a la hora de tratarnos. Muchas veces pedimos cita y vamos a que nos descarguen las piernas únicamente… ¿Cuántas veces os acordáis de la espalda?.

Pues hoy quiero descubriros a otra gran olvidada: la boca.

Puede que os soprenda esto que os digo, pero a que os suena eso de “a caballo regalado, no le mires el dentado”. Pues ahí tenemos, ya en la sabiduría popular, retratada la importancia de una buena dentadura. Así que a lo mejor la raíz de esa latosa molestia esta algo más arriba de lo que te imaginabas  y puede que te toque visitar a un especialista en la ATM (articulación temporomandibular) o incluso al dentista (quizá puede que la combinación de ambos sea tu salvación).

La ATM (Articulación tempomandibular)

Voy a intentar dar una pincelada sobre esta articulación que encontramos a ambos lados de la cara y la cual está compuesta principalmente por las articulaciones y músculos relacionados con la masticación (ya os aviso que los “maseteros traicioneros”, como así los he bautizado, son dolorosos de tratar). Algunos de los trastornos de la ATM pueden tener relación con una mala mordida, con los dispositivos ortondóncicos e incluso con el estrés y el rechinamiento de los dientes (el famoso bruxismo). Pero también influye el aspecto postural, que sepáis que esas horas con la cabeza hacia delante mientras miramos el ordenador, no nos hacen ningún favor.

La explicación del experto

Le he pedido a Xavi, el especialista de ATM que me trata en FisioZaragoza que a estas pinceladas que yo os doy, arroje ese grado de conocimientos que necesitamos sobre el tema:

Xavi en FisioZaragoza tratandome los "maseteros traicioneros"
Xavi en FisioZaragoza tratándome los “maseteros traicioneros”

Debemos entender que el cuerpo adopta una serie de posiciones y posturas en sus actividades de la vida diaria en contraposición a la gravedad. Eso significa que nos regimos por un esquema corporal, regulado a su vez mediante los modelos biomecánicos, neurofisiológicos y psicosociales. Es por esto que se debe entender que nuestro esquema corporal dependerá del comportamiento de cada una de las articulaciones que forman nuestro cuerpo. Una vez entendido esto, entran en juego los sistemas de regulación de la postura. Tenemos una serie de reguladores posturales distribuidos por el cuerpo que van modulando el tono muscular del cuerpo y el equilibrio. Cuando tenemos un problema de oclusión, ya sea por maloclusión o pérdida de alguna pieza o patología articular, se pierde la congruencia de la mordida, provocando que la persona mastique más por una zona que por otra, siempre buscando el lado de mayor estabilidad. Como consecuencia de una estimulación diferente y la distinta contracción muscular a un lado y a otro, se produce una rotación mandibular, un desarrollo desigual maxilar y mandibular. Al mantener el foco irritativo oclusal se perpetuará un esquema corporal asimétrico, la existencia de una alteración del sistema tónico postural (del esquema postural), presentará un patrón modificado, con músculos hipertónicos y músculos hipotónicos, dando lugar a un desequilibrio en el gasto energético de los músculos. Los corredores, por tanto, pueden ver afectados sus movimientos de cintura escapular y pélvica, y pueden encontrar una causa por la cual una patología se encuentra perpetua en su cuerpo, como puede ser aumentos de tono en psoas, dolores lumbares o los temidos “flatos” por mala actuación del diafragma.

Mi experiencia

¿Por qué os cuento todo esto? Pues porque durante mucho tiempo he tenido unas molestias ‘extrañas’ en el cuádriceps, que pese a tratarme con fisioterapia tradicional, no terminaban de desaparecer (sobre todo en cosas más largas). En estos dos días mi tratamiento se ha basado en una reequilibración los mecanismos biomecánicos de la mandíbula para intentar disminuir tanto la tensión a nivel local como a nivel dorsal, sobre todo porque existe posibilidad de que mi patología de columna (tengo dos pequeñas hernias y una protusión)  estén provocando un síndrome compartimental en el cuádriceps por un exceso de hipertonía. ¿De dónde me viene? Pues os va a sorprender, pero de colocarme braquets a finales de 2013. No os asustéis si lleváis o tenéis idea de colocaros uno, lo mío ha sido un error por colocarme solo una arcada, ya que en la inferior aún tengo un diente de leche (soy una ‘pipiola’) y eso modificó mi mordida abierta dejándome la boca ‘coja’. Si a la vez que iniciamos el proceso, nos readaptamos con el tratamiento, no tenemos porqué tener problemas.

Por ello os dejo unas indicaciones de Xavi sobre la posibilidad de colocar estos correctores bucales (braquets) :

  • Primero debemos tener en cuenta que si una ATM patológica puede crear una serie de disfunciones de manera descendente, también, por ejemplo, una alteración en la pisada podría acarrear unas disfunciones de manera ascendente. Es por eso, que antes de colocarnos unos correctores debemos averiguar el lugar donde está la alteración primaria, si son las ATM las causantes principales, ya que podríamos estar agravando aun más si cabe la patología por estar modificando una adaptación que podría ser secundaria a otra.
  • Después hay que pensar que las modificaciones que nos crean los correctores pueden alterar también mecanismos como son la respiración y la deglución. Y por tanto, tenerlos en cuenta para la práctica deportiva.
  • Por último, hay ocasiones que provocan un dolor por la tensión que realizan, alterando tanto el sistema muscular masticatorio como la integración dolorosa del ganglio trigeminal.

Con todo este rollo solo quiero descubriros de alguna manera una clave donde buscar si estáis perdidos con respecto a alguna molestia. Aprender a valorar que somos un todo y no solo unas piernas. Y cerrar con el mejor aprendizaje que saqué de todo esto, yo me puse los braquets por estética y aprendí que la sonrisa más bonita es aquella que tiene razones para brillar.

la sonrisa más bonita es aquella que tiene razones para brillar.

Fotografía de Edu García para el nº1 de Runner's Woman
Fotografía de Edu García para el nº1 de Runner’s Woman

 

Yo, atleta.

Tiempos, puestos, resultados… Eso es lo que la mayoría de ocasiones conocemos de un atleta. Sobre todo en los casos de aquellos que no ocupan portadas, porque su deporte reduce la atención a los grandes puestos o, lamentablemente, los escándalos.

Poco importa cuando este mismo no lo hace bien, que más da, habrá otro igual, que corra o salte más, que sea mejor o que simplemente esté en estado de gracia y cruce la meta en primera posición. Es reemplazable, si no es él, otro será. No importa como pieza, porque no es fundamental para ningún equipo salvo para él. Así queda relegado, deshumanizado. Ni mejor ni peor que otros, simplemente, no es el ganador.

No conoceremos su enorme cuarto de baño con SPA (que segurísimo lo tiene), ni cómo se prepara físicamente, ni ese nuevo corte de pelo, que era un cambio no una moda. No sabremos que quizá esté entrenando mejor que nunca, que se cuide aún más porque no quiere más grasa de la necesaria que lastrar. No se conocerá su sufrimiento y agotamiento, ni siquiera sus lesiones, enfermedades o preocupaciones. Que más da, solo es uno más.

No importa que lleve meses sin cobrar, que le deban dinero o que no tenga méritos para ganarse una beca que en cualquier momento le pueden volver a quitar. Eso no importa, ni al banco que sí es puntual. Que nos importa que le sea tan caro conseguir un dorsal, solo porque le den la ilusión de una oportunidad. Que pierda dinero y tiempo de estar con los suyos persiguiendo la sombra de un sueño…¿qué sueño será? Nos da igual, porque hasta a él a veces se le olvida con toda la carga que lleva en esa pesada mochila que le frena por detrás. Pero si alguna vez nos viene a la memoria, seguro que está feliz, porque hace lo que quiere, lo que le gusta… Damos por hecho que tiene que sonreír, porque como no sea así, ya no nos gusta, vaya borde.

Para qué valorar, que hasta los días que ya no tiene ganas, vuelva a la carga, a entrenar, e intente positivizar y piense: “se que llegará, porque estoy trabajando mi suerte“. Que lleve su cuerpo hasta la extenuación, que devuelva o que acabe una serie llorando, por impotencia, rabia, la frustración de ver que su cuerpo responde pero no lo hace cuando él lo necesita. Quien sabe, quizá todo esto solo sea una exageración. Qué importa que haga frío o aire, qué importa que tenga que pagar para poder usar cada día una instalación. Qué mas da, no es el mejor. Tampoco importa si luego no ha podido dormir, porque el entrenamiento y el cansancio no le dejan, porque las preocupaciones le atormentan, o simplemente porque el de arriba esté con obras y no le deje descansar. ¡Qué mas da!

image

No nos importa él y su amor. Ese amor que pasa por un bache.: “mi querido tartán, no me hagas sufrir más”. Ni ahora ni cuando ese amor le hacía volar y se deslizaba con cariño por ese tartán. Ahora esa pista es dura, fría y él no vuela. Siente que le devuelve ese rencor arañándole con unos clavos que ahora parecen más afilados. No importa lo que nadie ve, las veces que el se acurruca sobre esta superficie, aún con rabia y cansancio contenido, pero suplicando su perdón. ” Sé que son tantos años, perdóname. Tú me has dado todo y también me lo has quitado, al igual que yo muchas veces a ti te he culpado. Solo prométeme que me volverás a hacer sonreír“. Para qué saber o conocer lo insalubre de este amor, las ganas del deportista por volver a disfrutar de ese subidón, que a veces no es una victoria, sino el simple hecho de haberlo logrado: superación.

No es modelo, no tiene millones de seguidores, no sabe de belleza (aunque quizá sí pueda darte el ‘tip’ de cómo conseguir que las ojeras se instauren en tu rostro y no te abandonen durante todo el año). Si al menos fuera algo de todo esto, quizá si nos interesaría…¿no?.

Puede que hable de tí o de mí, o de muchos grandes deportistas que ante esta situación se hayan diluido y ni siquiera hayamos reparado en que ya no están o que pronto se marcharán. Quién sabe de qué habla esta loca enamorada, o mejor dicho: ¿a quién le importa?.

A mis compañeros de entrenamiento, remolques diarios para seguir empujando. A todos aquellos quienes no conocen solo a Macias1500, sino que pese a conocerla, siguen queriendo a ISA.

El poder de la mente

Hoy es un día lleno de magia e ilusión, eso dicen siempre, aunque reconozco que para mí nunca ha sido mucho más diferente al resto… Pero hoy me he autoregalado eso: ilusión.

Antes de que comencéis a leer sobre lo que os voy a hablar hoy, quiero pediros que veáis el ‘Informe Robinson’ sobre Rafa Nadal. Un imprescindible, por lo menos para mí. Sin visionarlo completamente ya comenté que me identificaba con él, a mi nivel por supuesto, y es que hace maravilloso que al gran luchador que es este jugador, te descubran que es tan mortal como tú y yo, con sus inseguridades. Porque tal y como afirma Federer en el documental: “si piensas en Rafa siempre esperas lo máximo de él”. Pero me ha aportado más ver ese espíritu de lucha, esa humildad y honestidad ante las derrotas y sentirme en conexión cuando afirma el haber descubierto las sensaciones de miedo, no al fracaso, sino a no poder jugar. Porque ya os he hablado muchas veces de la cara B de esto, pero sin duda muchas veces lo frustrante no es perder sino el no poder sacar tu mejor versión. Si te ganan dándolo todo, sabes que han sido mejor, sin embargo otras veces sientes que eres tu quien te ha derrotado.

Si te ganan dándolo todo, sabes que han sido mejor, sin embargo otras veces sientes que eres tu quien te ha derrotado

Así que siguiendo con el reportaje e hilando con lo que os quería traer hoy aquí, quería exponeros la gran importancia que tiene la mente en la competición. Muchas veces es una herramienta que los deportistas desarrollamos y empleamos de manera natural, pero… ¿maximizamos su rendimiento?. Y aún más significativo, cuando hay momentos “traumáticos”, como una lesión o un mal resultado, ¿qué cambia para que no funcionen las cosas igual?.

Hombre pensante

Voy a echar mano de algunos expertos para escribir sobre este tema, que creo que muchas veces ha sido el gran defenestrado en el trabajo del deportista, porque como afirma Julieta Paris: “deberíamos ser honestos y reconocer que todos la aplican en el deporte, pero que del mismo modo que te dejas asesorar por un fisio, un médico, un nutricionista, o el especialista que sea, permitir que un psicólogo del deporte te asesore también es importante… Todos los deportistas hablan de emociones, de estados emocionales, tan vinculados a  aspectos físicos como el cansancio, (muchas veces la desmotivación se confunde con cansancio y al revés… alguien tiene que sacar al deportista de este bucle…)”. Chema Buceta lo cumplimenta muy bien cuando afirma que “la mayoría de los deportistas de élite siguen un plan de entrenamiento/competiciones bien elaborado, cuidan su alimentación, utilizan el video y las tecnologías modernas, etc. Sin embargo, en muchos casos, no alcanzan sus objetivos porque no son capaces de controlar su mente. ¿Se entrenan específicamente para eso?”.

Cada vez hay más deportistas que incorporan al psicólogo deportivo en su equipo, pero todavía son muchos los que no. “El entrenamiento deportivo y el análisis constructivo de las competiciones, bien administrados, contribuyen a la preparación mental de los deportistas, pero en bastantes casos no son suficientes, y eso explica que los deportistas que entrenan bien y reflexionan correctamente sobre sus actuaciones sean fuertes mentalmente la mayor parte del tiempo; sin embargo, en ausencia de del entrenamiento psicológico específico, muchos de estos deportistas no controlan su mente en momentos muy decisivos: pocos momentos comparados con los que sí controlan, pero muy decisivos, lo que supone que en los momentos más críticos de la temporada rindan por debajo de sus posibilidades y no alcancen sus objetivos. Por tanto, el papel del psicólogo del deporte es fundamental para muchos deportistas que, de otra manera, será difícil que controlen su mente (emociones, pensamientos, dudas, toma de decisiones…)” (Chema Buceta)

¿Cómo se puede trabajar esto? Para eso echo mano de mi amiga Toñi Martos: “Si hablamos de la parte de entrenamiento físico, estaría claro: velocidad, resistencia, fuerza, entre otros…. pero cuando hablamos de temas a nivel de cabeza nos perdemos un poco. Con los deportistas o entrenadores  podemos trabajar diferentes temas, como:

  • Centrar la atención en lo que deseamos conseguir.
  • Mejorar la persistencia ante la adversidad o el fracaso
  • Gestiona los recursos o fortalezas que tenemos
  • Ayudar o organizar y planificar las actividades a desarrollar.
  • Desarrollo de trabajo en equipo
  • Control de expectativas
  • Desarrollo de la gestión de uno mismo
  • etc…

Una vez que conocemos los diferentes tipos de respuestas que damos ante situaciones de éxito o fracaso pasaremos a ver  algunas  de las claves para desarrollar una fortaleza mental apropiada, y estas son: 

  1.   Reforzar la confianza y la tensión
  2.   Controlar los nervios, el estrés
  3.   Planificar estrategias concretas para antes, durante y después de la competición
  4.   Fijar metas y actitudes productivas

Pero esto solo es un esbozo de todo lo que se puede mejorar y desarrollar, y para ello hay que tener un profesional al lado que te guíe, pero sobre todo tener la confianza en esta herramienta.  “Porque hay deportistas, e incluso entrenadores que piensan que cuando alguien trabaja con un psicólogo deportivo es porque tiene carencias o problemas psicológicos, nada mas lejos de la realidad;   Al igual que cuando un jugador va al gimnasio no necesariamente es porque esté débil sino porque quiere estar mejor físicamente” (Toñi Martos @psicologiaexcel ) .

Yo me puse sin darme cuenta una meta final en esto y cuando alcancé esos objetivos, me perdí… El año pasado no fue un gran año en cuanto a resultados, pero sí en cuanto a aprendizaje, y retomando a Rafa, me uniré a unas declaraciones suyas: “no me tocaba ganar, tocaba asumir que tengo que mejorar y estoy trabajando en ello”. Como él yo tampoco tengo miedo al final, pero por el contrario, nada impide que deje de luchar por volver a alcanzar una nueva meta. Ojalá en unos meses ambos estemos compartiendo villa, él pueda ser abanderado y yo conocerlo por fin. Quién sabe, igual puedo llegar a enseñarle este post y descubrirle lo inspirador que fue para volver a un camino que nunca cambio de dirección.

Cuando has conseguido una cosa una vez, crees que lo puedes volver a conseguir porque ya sabes que has podido hacerlo. Rafa Nadal

IMG_0543

 

I Run Clean

I run clean”. Esa era la reivindicación que hoy se leía en  los dorsales de los atletas del campeonato de Europa de cross que se ha disputado en Francia. Unos ‘bibs’ que me recordaban una entrada que tenía pendiente, pero que quería esperar a que las aguas no estuvieran tan revueltas… Pero escándalos, sentencias y acciones de este tipo, hacen que lamentablemente el dopaje tenga muchas veces más protagonismo del que se merece. Hoy con una iniciativa tan saludable, se han visto situaciones tan rocambolescas como que atletas que han dado positivo corran con esa leyenda en su pecho: incoherente. Al menos eso me parece a mí.

Hace unas semanas di una charla en un máster organizado en colaboración con la AEPSAD, una pequeña exposición de cómo he vivido, ya que solo puedo hablar de mi experiencia, y vivo en primera persona los casos de dopaje. Porque una de las mayores consecuencias negativas que tiene esta práctica ilegal, son los grandísimos daños colaterales que ocasiona. Se pierden recompensas, se rompen sueños y se merman esperanzas.

12243341_1071999586164055_6938627941934532965_n

Hasta hace no mucho el silencio parecía muchas veces la obligación cuando saltaba a la palestra casos de este tipo. He llegado a escuchar por parte de algún atleta, ante las protestas públicas de otros, “tiramos piedras a nuestro propio tejado”. ¿Perdón? Las piedras las tira aquel que mancha nuestro deporte, que ensucia sus resultados y que encima nos salpica  con dudas a los demás.

Si algo ha cambiado en los últimos años es la dirección de la información y eso ha permitido eliminar un mutismo que no hacía ningún bien. Si algo debo aplaudir a la nueva agencia es la acción de divulgación, ya que la información es formación y prevención, sobre todo para aquellos que además tenemos en el entorno jóvenes deportistas. ¿Qué queremos evitar? Para saberlo debemos concienciar y enseñar, valorar el esfuerzo, que no es otro que la realidad del deporte. Destacar lo bonito de conseguir los resultados a tanto trabajo, pero trabajo real, no mentiras, ni trampas ni atajos. Porque hay un perfil social en los deportistas que pueden marcan conductas futuras y que pueden determinar que sean ‘carne de cañon’ para verse seducidos por cantos de sirena que les hundirán en las aguas del dopaje. Conocemos en primera persona ese perfil, esas características comunes en rasgos de personalidad que después he podido comprobar la propia agencia detalla. Tremendos egos llenos en realidad de millones de inseguridades. La necesidad a un nivel insalubre de ganar si hace falta pisando a los demás. Temperamentos y actitudes incluso agresivas. En muchas ocasiones se cuece en ti hasta una animadversión hacia ciertas personas porque conoces sus perfiles, sus círculos, sus influencias y eso hace que, al menos yo, no te sientas cómoda con ellos a la mesa.

En algunos momentos he tenido que aguantar amenzas en persona, diciéndome que me callase y me retractase, con total impunidad. Porque eso es lo peor: existe la trampa y encima existe con prepotencia y soberbia. No hay nada peor que te tomen el pelo y encima se rían de ti…pues así nos sentimos muchas veces. Te estafan, te ganan, se mofan, te quitar tus meritos, tus ayudas y encima te miran por encima del hombro.

12274506_1075474145816599_511376640101993186_n

Yo siempre he sido contundente ante estas conductas y siempre lo seré. Yo me he alegrado cuando han venido a pasarme un control por sorpresa, porque quiere decir dos cosas: que la agencia considera que tengo un nivel para mantener mi seguimiento y además que sigue trabajando para luchar contra la trampa. Pero es verdad que siempre cansa tener que reivindicar tu inocencia, mientras otros jamás asumen su culpabilidad. Confiaría en la rehabilitación, pero para ello se necesita una redención, un arrepentimiento, tener el suficiente valor de reconocer un error. Eso, poco lo vemos.

Cansa tener que reivindicar siempre tu inocencia, mientras otros jamás asumen su culpabilidad

Siempre lo cuento, pero de la increíble cantidad de mensajes que recibí el día que logré la medalla de Göterborg (de felicitaciones, de apoyos, de seres queridos…) siempre me acuerdo de uno. Uno de una desconocida extranjera que me preguntaba qué de dónde había salido, que como era española, era mentira. Eso fue una puñalada en un momento tan dulce, fue sentir como se desplomaba años de sufrimiento y lucha por llegar hasta allí. También en mis victorias tenía que sufrir las trampas de otros. Lo que es peor, a veces compañeros reciben medallas internacionales años después, y quien me dice que no me ocurra eso a mí ¿Y con eso qué hago yo? Quien te devuelve esa satisfacción, esa presea ganada y esa ilusión que se ve insuflada al sumar más buenos resultados.

En fin, que me gustan los campeones sin sospechas, con los que te identificas, con aquellos que te demuestran que si se puede, aunque no sean campeones del mundo. Me gusta sentarme un domingo ante el televisor y ver compañeros que se superan, que luchan hasta meta, que me hacen vibrar y que, limpios, me representan.Enhorabuena a todos los que si lo han hecho en Hyères hoy.

 

Con un par y bien puestos

Os parecerá que no es importante, pero el título de la entrada no es solo un chascarrillo y es que para las mujeres el sujetador o top deportivo es la segunda prenda más importante para la práctica deportiva. Incluso me atrevería a decir que la primera en deportes en los que la zapatilla no tiene una relevancia tan importante como sí ocurre en el nuestro, donde el calzado es lo primero.

Cuando yo empecé a correr las cosas no eran como son ahora, las mujeres estábamos en un segundo plano, ya que no éramos un mercado importante para el deporte. ¿Qué ocurría? Púes muy sencillo, la ropa técnica en antaño era buena, pero la mayoría de las veces estaba pensada por y para hombres. Líneas muy sobrias, sin esos colorines que a nosotras tanto nos gustan. Pero más allá de lo estético, no se cuidaba lo esencial: no somos iguales anatómicamente y no tenemos las mismas necesidades.

la ropa técnica en antaño era buena, pero la mayoría de las veces estaba pensada por y para hombres

Gracias al aumento de la práctica deportiva del sector femenino, a la eliminación de barreras y prejuicios del pasado (no muy lejano) y sobre todo a ir ocupando cada vez un porcentaje más grande dentro del mundo del deporte, ya se piensa en nosotras. Por ello las hormas de zapatillas ya están diseñadas teniendo en cuenta las necesidades de las mujeres. Pero, volviendo a lo que en este post os quería explicar, por fin cuidan dos de las razones más importantes que nos diferencian de los hombres.

En deportes de más impacto, como es el correr, es importante cuidar nuestros pechos y por ello debemos saber qué tipo de sujetador deportivo necesitamos. Aquí os dejo unas pistas básicas para la elección:

  1. Busca diseños ergonómicos, que se adapten a la figura y protejan el pecho.
  2. Intenta que los tejidos sean siempre transpirables.
  3. La copa del sujetador debe estar reforzada en los deportes de mayor impacto.
  4. Los sujetadores con tirantes cruzados ajustables y aberturas en la espalda en forma de mariposa potencian la eliminación del sudor y la ventilación.

Espalda topA mi este último punto es uno de los que me parecen más a tener en cuenta y es que a la hora del braceo en la carrera -sobre todo yo que no veáis si muevo los brazos- tenemos que sentirnos libres y cómodas, además de poder disfrutar de una buena transpiración.

Variedad y calidad
Cada vez encontramos más variedad en el mercado de sujetadores especializados

Hoy en día la variedad de tipos, colores, tamaños y sujeciones es muy amplia (los hay hasta reversibles), por lo que no debemos dejar de lado la correcta elección de un buen sujetador. Un error en esta compra puede derivar en malestares leves, como rozaduras e irritaciones, pero también puede tener consecuencias más serias, como ruptura de los ligamentos de Cooper, isquemia o micronecrosis. Pero no os asustéis, aquí os dejo un pequeño artículo para no equivocarnos en la elección de la talla.

Un error en la elección del sujetador deportivo puede derivar en malestares leves, como rozaduras e irritaciones, pero también puede tener consecuencias más serias, como ruptura de los ligamentos de Cooper, isquemia o micronecrosis

Así que ya tenemos excusa para ampliar nuestro fondo de armario de un verdadero “must have en esto del deporte.

La cara B

La pasada semana os escribía cargada de energía positiva y hoy sin embargo me ha  caído un jarro de agua fría en el Cross de Atapuerca. La carga de entrenamientos de las dos últimas semanas y el añadido de que soy una ‘bruta’ me lleva dejando como secuela pequeñas molestias que se van alternando cada día por mi cuerpo: mi latoso cuádriceps, ahora una lumbalgía, los gemelos, el glúteo…

Y es que aunque te cuides mas, a veces el cuerpo se queja ante tanta exigencia ¡y con razón! (no nos vamos a engañar). Te levantas y según apoyas los pies en el suelo no valoras si lo has hecho con el pie derecho o con el izquierdo, sino que realizar ese escáner matinal (que alguna vez ya os he comentado) en el que te chequeas las posibles molestias. Visitas rutinarias al fisio – que se convierte en tu círculo personal porque les ves más que a tus amigos- ratos con el roller foam en tu casa (del que hablaremos dentro de poco), sesiones con el electroestimulador para descargar…todo esos ratos que puedes sacar en tu rutina para paliar cada pequeña molestia, para evitar que eso vaya a más.

Pues hoy viajaba yo a este maravilloso cross, con unas condiciones climatológicas que han hecho que la gente pueda disfrutar de un precioso día de campo a través. Bueno, ha disfrutado mucha gente: pero yo no. Yo que solo iba a competir con mi humilde objetivo de sufrir  y aguantar esos ocho kilómetros que a una mediofondista como yo se le hacen eternos (sobre todo los últimos dos) los más dignamente y competitivamente que las poquitas semanas que llevo de entrenamiento me dejasen. Y mira que mi inteligente marido me lo advirtió: “no vayas, no fuerces este fin de semana y quédate en casa entrenando y descansando”. Pero que ganas tenía yo de ir, porque al final a los atletas nos va el barro, de manera metafórica y literal. Pero tan solo un kilometro después de arrancar, al saltar los troncos del circuito… ¡Zas! ¡No! Mi gemelo, al apoyar…dime que no me he roto. ¡Uf! ¿Puedo continuar? Y duda a duda, zancada a zancada, ya no progresas en carrera, sino que estas preguntándote ¿debo parar?2012080749isa_int

Y la cabezona que hay en mi piensa: “vas entrando en calor, se te ira pasando, espera un poco…Has salido de tu casa a las 8 de la mañana y no vas a venir para correr tan solo un kilómetro”. Porque somos obstinados, para lo bueno y para lo malo. Muchas veces no sabemos parar a tiempo o no sabemos empezar despacio. Somos atletas, cada carrera es importante, aunque no tenga prioridad en nuestro calendario atlético. Siempre luchamos, siempre lo intentamos, siempre nos levantamos….hasta que nos cansamos. Las mieles a veces se olvidan cuando cientos de hieles amargan tanto trabajo, ilusiones y dedicación. ¿Por qué no me sale? ¿Por qué me pasa todo a mí? Piensas y te repites, le das vueltas y no tienes respuestas… ¿Por qué? ¿Qué hago mal?

Lo atletas somos obstinados, para lo bueno y para lo malo. Muchas veces no sabemos parar a tiempo, otras no sabemos empezar despacio.

Imaginad mi impotencia cuando yo solo quería salir a disfrutar. Ahora toca esperar a ver qué dice mañana la eco, toca cruzar dedos para que esa suerte que nunca parece estar en tu bando por una vez no sea tan cruel. Toca aferrarse a esas palabras de mi amiga Elena, que hoy ha corrido tan bien y que son una realidad: “ya me tocaba”. Qué gran verdad amiga, como te lo mereces… y siento ser egoísta, pero yo también. A veces intentas ser optimista, valorar, crecer y mejorar hasta cuando las derrotas están ahí. Sabes que lo has logrado otras veces y quieres volver a disfrutar. Pero hasta que eso llega, amigos: esto es la cara B, la que no se ve…

Isabel+Macias+Olympics+Day+10+Athletics+7XLxYOb55_4l

La magia de Behobia

Recién llegada de San Sebastián (con previa parada en el regreso para competir en Ajo) el nombre de post me parece el mejor titular para mi modesta crónica sobre esta carrera. Sin duda alguna la ‘Behobia’ es una auténtica fiesta del running popular, y recalco el popular porque los atletas federados somos meros invitados por compromiso en una fiesta donde el color de la masa llena el precioso recorrido que une estas dos poblaciones.

Desde hace tres años tengo la suerte de que, gracias a mi vinculación con el patrocinador más importante, puedo estar presente en un entorno que para mí sería de otra manera, completamente desconocido. Eso es una de las cosas que más veces tengo que explicar en su multitudinaria feria, el hacer ver que soy atleta, no corredora, que para mí 20 kilómetros en ruta es por ahora un reto lejano. Para ello siempre pongo el mismo ejemplo: es como si a un Fórmula 1 (que últimamente no ha tenido el mejor motor) le meten en un rally. Y es que eso es lo que me pasa, mis ‘amortiguadores’ y ‘neumáticos’ nos están adaptados ni a esa distancia ni a ese entorno. Pero, gracias a esa magia, a ese maravilloso optimismo que rodea esta carrera, cada vez veo menos imposible el estar en la línea de salida y más si brilla el sol como esta edición.

Porque precisamente el gran protagonista esta vez ha sido el sol, que ha brillado de manera hasta desmesurada para las fechas y ha reclamado el poder estar también en esta competición. Nadie se la quiere perder, nadie la corre solo una vez… tiene algo, ese duende, que la construye como un mito, como un reto, como una tradición y lugar de peregrinación para los corredores. Pero la ‘Behobia-San Sebastián’ no se ha erigido como leyenda ella sola, lo han hecho sus valientes, aquellos que comparten un mismo arco de llegada pero metas completamente diferentes. Millares de personas que aunque llegan en diferentes instantes comparten el maravilloso éxtasis que les hace levantar los brazos. Porque son todos los que durante ese fin de semana la ciudad de la Concha, los que se convierten en la Perla de la ciudad.

corredores que comparten un mismo arco de llegada pero metas completamente diferentes

2015-11-08 17.26.04

Es oficial que esta edición me ha llenado de buena energía para afrontar mis futuros retos. Queda patente que estas carreras en ‘España directo’ son mejores, porque correr bonito no es correr técnicamente perfecto, sino con la sonrisa en los labios que nos empuja en cada zancada de las muchas que hay que dar para llegar.

IMG-20151107-WA0033

Lamentablemente esta vez hay una nota amarga, un lazo negro que no solo me entristece sino que me enfada. Porque me da miedo que esta euforia colectiva haga perder el respeto a distancias que merecen un entrenamiento, una preparación, un trabajo anterior para estar en la línea de salida. Desconozco si las causas de este caso son estas, pero siempre saltan las alarmas. Muchas veces lo recalco, hay que empezar poco a poco, hay que realizarse pruebas de esfuerzo hay que unir piernas, cabeza y corazón para poder completar un 5K, un 10K o un maratón.

Debemos tener claro que para que en el horizonte brille el sol, con trabajo e ilusión es más fácil lograrlo. Que la bruma siempre se termina disipando y que si sabemos mirar y valorar todo el trabajo que nos ha llevado hasta esa salida, podremos mirar con orgullo hacia atrás cuando miremos lo recorrido desde nuestra meta.

Enhorabuena a todos esos valientes que contagiáis y repetís, y me van a permitir una mención especial a los aragoneses que este año han doblado las cifras de participación. Así como a esas mujeres que se van quitando complejos, se despojan de sus miedos y se atreven con las duras cuestas de esta carrera. Felicidades a todos: a los que corréis, a los familiares, a los que animáis y  los que lo inmortalizáis con fotos. Pero también a los que organizáis, a todos esos que ponen todo su esfuerzo porque para muchos esta carrera se grabe en su corazón. No solo una medalla es el recuerdo de aquí, es la satisfacción de haberlo logrado ser un San Jorge que no se rindió ante el dragón.

IMG-20151107-WA0028

¡Eres una máquina!

Si sois de los que os soléis calzar las zapas seguro que alguna vez alguien de tu entorno te ha dedicado esta frase coloquial: ¡eres una máquina!. Cuando mejoras una marca o cuando consigues un nuevo reto, es una frase recurrente.

A mí me ha ocurrido en círculos cercanos, en los que más están en el día a día: cuando te ven el video de foroatletismo, cuando te ven correr una carrera popular en tu ciudad y entienden mejor los puestos y ritmos, cuando te ven entrenar… y así podría detallar unas cuantas situaciones más. Pero pocas veces ocurre eso en el tartán, en el ámbito más profesional, o bien por desconocimiento o bien porque dan por hecho que siempre vas a estar en tu mejor versión en esa competición.

Es más, cuando el escenario se traslada a una pista, el ‘eres una máquina’ se transforma en ‘qué te ha pasado’. Parece que nunca es suficiente un resultado, salvo cuando ganas, siempre hay susceptibilidad de valorar en positivo el crono que has logrado o el reto que te has marcado. No importa que no sea tu prueba o que no esté bien física o anímicamente.

Pues no, los deportistas no somos máquinas. No todas las temporadas estamos en nuestro mejor año, no todos los cursos deportivos son maravillosos, ni todas las temporadas mejoramos marcas… no somos máquinas: somos humanos. Nos lesionamos, enfermamos, sufrimos, nos desesperamos y agobiamos por los resultados. La presión no siempre es nuestra mejor amiga y menos cuando nos bajan el sueldo o no sabemos cuándo cobraremos (incluso sabemos que al final ese dinero no llegaremos a verlo). Cuando tu beca se termina porque el año no ha sido bueno y tú tienes que seguir pagando puntualmente los gastos.

Muchas veces la retahíla canturrea: ‘tienes la suerte de trabajar en lo que te gusta’. ¡No lo dudes! Pero no por ello esto es fácil o tan maravilloso. Muchas veces, aunque queramos, no podemos llegar a resultados de profesionales porque lamentablemente no podemos serlo. Si no salen las cosas, te quedas colgado, sin ayudas, sin apoyos y sin recursos para seguir intentándolo. Se de lo que hablo, porque a mí ya me ha pasado. Te lesionas y te echan del club, da igual los años que lleves ni los esfuerzos que hayas hecho compitiendo eventos que no tendrías porqué haber hecho. No rentas, ya no eres productivo: a la basura. No se cumplen contratos, no existe una implicación ni preocupación.

Yo he tenido la suerte de que mi marca valora siempre a la parte humana, pero no os escandalicéis cuando os digo que hay otras que solo ven números y resultados. ¿Legitimo? Sí, claro… cada uno verá los valores que quiere transmitir su empresa. ¿Moral? Bueno, ahí os dejo a cada uno juzgar.

Así que así va esto, una maquinaria complicada, llena de una incertidumbre que no es compatible con la alta competición. Cuando la espiral es positiva, parece que puedes conseguir cualquier resultado, cuando pasa al revés…te quedas sin aire.

Los deportistas no son maquinas: son de carne, hueso y corazón

Ciertamente no quiero lanzar un mensaje en concreto, sino abrir los ojos a empatizar en muchas ocasiones con un resultado, con la persona que hay detrás. Saber que no, los deportistas no son maquinas, son de carne, hueso y corazón. Con sus problemas, como los tuyos, pero ellos jamás salen de la oficina ni pueden desconectar. Ellos nunca dejan de trabajar, ni cuando descansan. No idolatréis solo un resultado, admirad todo el sacrificio que hay detrás.

nopainnoglory

LLega la hora

IMG_20150801_130647

Llega para muchos de nosotros, los atletas, una semana crucial. Hoy arranca el Cto. de España Absoluto al aire libre en Castellón. Este fin de semana el nuevo tartán de la pista ‘Gaeta Huguet’ va a ser testigo de infinitas alegrías, de tremendas tristezas, de resignación y dolor, de esperanza e ilusión… un hervidero de emociones que son el resultado de la pasión de los casi 700 atletas que tomarán parte esta edición.

Este año, para llegar hasta aquí, el proceso para mí ha sido completamente diferente. Por primera vez en muchos años, llego fresca, cargada de ilusión y con energías renovadas. Esta temporada he tenido que cambiar ‘el chip’, he tenido que trabajar para quitarme malos hábitos adquiridos durante años de correr y competir por los demás y recordarme mi motivación principal: correr porque me gusta. Ha sido una temporada de resultados raros, irregulares, pero reflejo de que he salido a pasármelo bien, a buscar cosas más allá del crono. El fin no ha sido otro que volver a enamorarme de un deporte con el que la ruptura ha estado demasiado cerca, de encender de nuevo la chispa… de disfrutar en definitiva.

Según han avanzado las semanas he disfrutado más, porque cada semana mis piernas comenzaban a acompañar a mis ganas. Ha costado, pero por fin ha ido apareciendo ese equilibrio tan complicado entre cabeza, piernas y corazón.

Ha costado, pero por fin ha ido apareciendo ese equilibrio tan complicado entre cabeza, piernas y corazón.

Tras acercarme a mi marca personal de 800 en el meeting de Madrid, volvíamos a bajar de 4’10” una semana después en Heusden. No era el objetivo, ciertamente, pero ese días las sensaciones fueron malísimas, y la mala suerte en Lieja, fueron un lastre que me fui quitando zancada a zancada en la ciudad Belga. Pero ahí estaba, casi un año y medio después de muchos problemas de muchos tipos, volvía a rebajar esa barrera psicológica.

Quizá me hubiera gustado tener otro ‘milki’ más, después de ese paso adelante con el 4’09”, pero había que cumplir y nos plantábamos en Gijón. Así que no hay mal que por bien no venga y en el torneo de federaciones no había más que un objetivo: pasármelo bien. Y vaya que si me lo pase. En el 800 volví a reencontrarme con esa parte de mi que sabe ‘leer’ las carreras, por primera vez esta temporada corría tácticamente bien, hacia mi carrera y aunque por esos hándicaps mensuales, me encontré más pesada de lo que me hubiera gustado el último doscientos, me vi bien, con solvencia y fuerza. Pero aun quedaba más, el 4×400, una prueba que me encanta, si bien es verdad que después de más 3 horas en la pista desde tu prueba individual, las ganas van desapareciendo…hasta el momento del disparo.

CKyA1lrXAAQbaJu11801090_1610550435870669_694055923_oAT5_5901_1961

Así que de repente, cuando esperas a tu compañera en esa recta que parece ocurrir a cámara lenta, se empieza a activar un resorte que salta cuando te entregan el testigo. Y yo, que soy visceral cuando disfruto de verdad, me plantaba metida en un grupo compacto en el que no podía correr. Sabedora de que no nos ‘jugábamos’ ya mucho en la posición por equipos, ni lo pensé. Empecé acelerar la contrarrecta hasta colocarme primera. En ese momento mismo me dije: ‘agüita’ la que me espera. Efectivamente, al paso del 300 (41”1) estaba ese amigo fiel, el hombre del mazo… y vaya si me dio, pero aguanté de pie y avanzaba hacia la ultima relevista. Resumen: una competición que era de ‘transición’, se convirtió en un acicate de motivación para la gran cita de esta semana. Y es que viene por fin la gran semana, la de verdad, en donde quiero ganar, porque ganar es una palabra que no engloba solo la posición, sino muchas cosas más… Ha sido un largo camino el que me ha llevado hoy hasta Castellón, donde la meta está más allá de la final de mañana. Mucho ha llovido desde mi primer nacional en 2001, donde aquella juvenil se metió con marca personal a la final de las ‘mayores’. Pero al final, te das cuenta de que has cambiado y aprendido mucho, para volver al mismo sitio. A la línea de salida con los nervios a flor de piel, esos que se pueden llegar a disfrutar. Ese momento en el que casi me siento felina. Mañana, y no se me ocurría mejor momento, nuevas garras afiladas para una nueva Isa. A estrenar zapatillas, a estrenar ilusiones, a disfrutar sensaciones.

IMG_20150801_130647

Espero que veáis el campeonato por televisión, y que si leéis esto, quizá lo miréis con otros ojos. Como aquel que sabe de arte y sabe valorar un cuadro que a algunos solo nos puede parecer bonito o no, quizá leyendo lo que hay detrás de cada uno de esos 700 deportistas veáis mas allá del sudor, valoréis su dolor, su trabajo, su tesón… quien sabe, quizá se pueda llegar entender nuestro amor.  Allí estaré yo, con mi historia, con mis batallas, con mis heridas de guerra, pero sobre todo: con mi ilusión, mis ganas y mi trabajo.

Con un par…

IMG_20150619_123207Querría haber escrito antes de que finalizase la exposición, pero con los viajes de por medio a veces es complicado. Y es que la pasada semana se presentaba en Zaragoza la muestra fotográfica: ‘Deporte, cantera de igualdad’. Iniciativa llevada a cabo por el Instituto Aragonés de la Mujer y con la ayuda del Gobierno de Aragón.

Este tipo de iniciativas me parecen escaparates estupendos en esa ansiada lucha por un reconocimiento equitativo en el deporte, pero me sigue entristeciendo que estas acciones sean necesarias. Con lo bonito que sería no tener que distinguir entre masculino o femenino, sino bajo la única etiqueta deportista, que por cierto, es una palabra femenina.

Con lo bonito que sería no tener que distinguir entre masculino o femenino, sino bajo la única etiqueta deportista, que por cierto, es una palabra femenina.

Y que no os parezca cosa pequeña esto del lenguaje, porque ahí empiezan muchas de las discriminaciones. Comparto con vosotros una curiosidad que se me quedó marcada en una clase de periodismo, a ver qué os parece:

definicion huerfano
¿Especialmente el padre? En serio era necesaria esa coletilla…

Esto me recuerda a una anécdota que me contaba reciénteme Toñi Martos y que ocurrió mientras acompañaba a Gema Hassen-Bey – por si no la conocéis: quiere convertirse en la primera mujer en silla en subir al Kilimanjaro-  hace poco más de una semana, cuando la acompañaba en su primer reto de subir el monte Abantos (1.753 metros, Madrid). Seguramente sin nunguna mala intención un hombre que iba realizando senderismo y vio al Gema y el equipo, la jaleo diciéndoles: ‘eso son un par de cojones’ (disculpadme el tono). Toñi no pudo evitarlo y su replica fue: ‘en todo caso un par de ovarios y muy bien puestos’. Porque parece una tontería, pero esa es la diferencia: lo varonil es bueno, lo femenino, ya no tanto… Una pregunta, si Gema fuese Gabriel (por ejemplo) ¿creéis que ya tendría patrocinadores para la silla que necesita?

Toñi Martos, de Gabinete Excellence, acompañando a Gema.
De rayas azules, otra gran mujer que he conocido a través el deporte: Josefina Espejo (Pepa)

Pero abandonando las letras y volviendo a las zapatillas. Sin duda el deporte es un entorno que permite una equidad relativa, porque está claro que hay unas diferencias biológicas evidentes, pero suele serlo más en unas especialidades que otras…e incluso las hay aquellas que favorecen más a las mujeres. A mi sin duda, me sigue chirriando que por ejemplo este reportaje que escribí hace tres años para la universidad, siga tan vigente casi una olimpiada después: ‘Cuestión de sexo’.

Por no hablar de ese antiguo estigma de que ciertas mujeres y/o ciertos deportes son de marimachos. A mi me gusta estar fuerte, definida, fibrada…dilo como quieras, pero me gusta, porque suele ser el reflejo del trabajo que implica mi deporte, síntoma de un estado de forma física. ¿Por ello soy menos mujer? Me considero igual de femenina. No soy una obsesionada de la imagen, puedo ser hasta un poco dejada en algunos momentos… pero soy coqueta y me veo bien, de corto o sobre unos tacones. Me da igual, porque mi esencia es la misma.

De este tema, muy a mi pesar, se podrían escribir ríos de tinta que desembocarían en papel mojado. Pero querría compartir con vosotros una experiencia que tuve yo. Cuando estaba finalizando la carrera de Magisterio de Educacion Física, durante las prácticas escolares, me enfrenté a un bonito reto. En ese momento en el que empiezas a andar sola, en el que diriges las sesiones libremente sin la supervisión de tu tutor (de manera evidente, porque siempre están ojo avizor) y empiezas a sentirte docente de verdad, yo me planté con un grupo muy heterogéneo y difícil, donde había una caso muy especial. Un alumno que llevaba poco tiempo en España, recién llegado de Senegal y que no hablaba nada de español. El niño me sacaba dos cabezas (aunque eso no es muy difícil) y tres cuerpos.  Necesitaba ganarme su respeto y sabéis cuando empecé a hacerlo: cuando me vió correr. Se quedo sorprendido y empezó a mirarme con otros ojos. Tuve que hacer un pequeño reto más, enfrentarme a el en el simple ejercicio de aguantar en la barra colgados. Yo resistí más (las agujetas que tuve durante días dieron buena fé de ello) en lo que era un juego, no una humillación…  Alucinaba, me veía con mis bracillos aguantando como él, no paraba de mirarme mientras estábamos los dos ahí colgados. Desde ese día siempre me sonreía, me ayudaba con el material y me saludaba cuando me veía por la ciudad.

Eso es el deporte, un lenguaje internacional, una oportunidad de igualdad y no solo en términos de género.