En Lisboa, recién aterrizada de Valencia y con la maleta preparada para poner rumbo a Londres. Es Cristina Mitre, quien a veces resulta increíble que con ese ritmo nunca pierda la sonrisa y te atienda entre huecos de su apretada (por llamarla de alguna manera) agenda.

Cris y yo nos conocimos de manera virtual. Porque sin duda eso es una de las cosas mágicas que el running ha conseguido: crear una sociedad en las redes de gente que, pese a ser supuestamente desconocidos, comparte tanto que se crea una relación inmediata. En seguida me engancho su idea de #Mujeresquecorren y yo, que en ese momento estaba estudiando cuarto de periodismo, le eché morro. Así que el día que me alojé en Madrid para viajar al europeo de Göteborg’13, me planté en la redacción de la revista Elle para entrevistarle. Ella acababa de organizar su segunda quedada de ‘Mujeres que corren‘ -donde más de 280 se ataron las zapatillas- yo ganaría una plata europea tres días después. Dos libros, un cambio importante de trabajo y de lugar de residencia para Cris y pocas (pero importantes) alegrías y algunas decepciones deportivas para mi, han separado estas dos entrevistas. Así que antes de seguir, tienes que pasar primero por la hemeroteca y leer El running femenino está de moda (Mayo 2013)

Ya has llegado hasta aquí, sin saltarte la casilla de la entrevista previa, así que tomamos la salida:

Isabel.- Como han cambiado las cosas desde la primera vez que nos vimos en persona,  ¿verdad?

Cris.- Cuando nos conocimos ni siquiera tenía intención de correr maratón, no sabía dónde me iba a llevar el movimiento #mujeresquecorren, no había escrito el libro… Pero a veces solo hace falta creer y mi fe me llevó a ver que correr te puede cambiar la vida. Y efectivamente esa convicción cambió mi vida y la de muchas mujeres en este país. No considero que haga nada fuera de lo común, pero es tan importante que alguien te diga que puedes que es lo que trato de hacer y que a día de hoy es mi motor: decirles a todas esas mujeres que pueden.

Cris3I.- Y así lo hiciste y les dijiste a muchas mujeres que podían con tu primer libro ‘Mujeres que corren’…

C.- Lo primero que me ofrecieron fue un libro de belleza y yo me negué, quería escribir un libro de running porque cuando yo empecé a correr no encontré literatura para corredoras populares como yo. No encontré un libro que respondiese a las dudas que teníamos las mujeres, los que habían estaban escritos desde la perspectiva de un hombre. Quise diseñar un libro que respondiese a todos esos enigmas que yo me planteé cuando empecé a correr, trasladar y enseñar a través de todos los errores que había cometido yo, además de las aportaciones de todas las personas que había conocido en ese proceso y que tanto me enseñaron. Yo no soy gurú de nada, ni soy atleta, soy una mujer que corre y una periodista con unas ganas increíbles de comunicar y contar una historia: esto era ‘Mujeres que Corren’ (‘MQC’)

I.- El libro llega a las siete ediciones,  tiene también versión de bolsillo y ha sido traducido hasta en chino y portugués. Pero ya tiene un hermano pequeño… ¿Qué ha supuesto para ti escribir ‘Correr es vivir a tope de power’?

C.- Quería volver a escribir, reencontrarme con todas esas mujeres y recoger en un libro todo lo que yo he aprendido de mi misma a través del running.  ‘A tope de power’ para muchos suena muy cursi pero para  mí es mi pequeño grito de guerra, es vivir con intensidad, es creer en algo con tanta convicción como yo creo en que correr te cambia la vida.  Explica qué tiene correr que tanto engancha, eso y que correr es la excusa para hablar de otras muchas cosas del universo femenino: autoestima, retos, salir de la zona de confort…Pero no cuento solo mi historia, sino también las de otras mujeres que he conocido con ‘MQC’ que pueden ser también inspiradoras y que todas tienen el mismo pegamento: la pasión por correr.

Cris1

I.- ¿Qué te llevó a escribir realmente?

C.- Vivo con el factor sorpresa, todo esto lo monté por pura pasión y estoy tan contenta porque sé que esto ha dado la oportunidad de que se oiga a otra mucha gente. Necesitaba aprovechar la oportunidad de que se me oyese gracias a mi posición y utilizar ese altavoz para ser el de otras muchas.

I.- En su momento titulé mi primera entrevista ‘El running femenino está de moda’ por esa conjunción de tu posición y el boom que vivía este deporte en ese momento. ¿Crees que sigue tendencia esto de correr?

C.- Ojalá siga habiendo ‘booms’ de este tipo porque es un habito de vida saludable, pero me gusta insistir en que no todo el mundo puede correr una maratón, hay que ponerse un reto a la medida de las posibilidades de cada uno. Hay que ver todo con perspectiva, lo difícil es llegar al arco de salida, más que al de meta… así que cuando te propongas un objetivo hay que hacer como en los videojuegos: preguntarse si estamos listos para pasar de nivel. Porque yo, por ejemplo, contra quien corro es contra la Cristina sedentaria que abandoné en 2009. De hecho, no hay nada que diga que competir es obligatorio… yo lo hago porque necesito ponerme fechas y poder cumplir los planes  de entrenamiento, sino sería muy fácil estar en el sofá.

I.- ¿Cómo  ves el estado de salud del sector femenino de este deporte?

C.- En nuestro país el running femenino esta solo en la punta del iceberg, nos hemos incorporado muchísimo más tarde y nos queda camino por recorrer. Correr para una mujer nos habla de emociones y eso engancha mucho. Además ahora además hay referentes femeninos que antes no existían y esos cambios son beneficiosos para nosotras.

I.- Debo confesarte una curiosidad. La primera entrevista fue evaluada en su momento con un 10 y yo se la regalé a una publicación especializada que en aquel entonces me dijo que: ‘debería entrevistarte ella a ti’…

C.- Pero es que mucha gente no ve que juntas somos más fuertes y hay hueco para todo el mundo y todo el mundo tiene una voz. Me enganchan las historias personales de esas mujeres y saber que lo que haces tiene un impacto directo en la vida de alguien. Yo tengo dos campos de batalla luchar contra el sedentarismo femenino y contra la leucemia infantil. Habrá a quien le guste más o menos, pero bueno…no pasa nada.

I.- Y ya para finalizar, que tu agenda no puede demorarse más… ¿Qué retos u objetivos tiene Cristina Mitre próximamente?

C.- Tengo el objetivo de no volver a sucumbir al estrés y a la ansiedad, porque ha sido una época difícil donde terminar este segundo libro me ha costado mucho. Mi energía es increíble, pero también es mi peor enemigo: quiero llegar a todo y hacerlo todo perfecto…y no puede ser. Me gustaría seguir conectada al mundo que me rodea pero sin desconectar de mi mundo interior.

Cris2