Categoría: periodismo

El running femenino está de moda… Vol.2

En Lisboa, recién aterrizada de Valencia y con la maleta preparada para poner rumbo a Londres. Es Cristina Mitre, quien a veces resulta increíble que con ese ritmo nunca pierda la sonrisa y te atienda entre huecos de su apretada (por llamarla de alguna manera) agenda.

Cris y yo nos conocimos de manera virtual. Porque sin duda eso es una de las cosas mágicas que el running ha conseguido: crear una sociedad en las redes de gente que, pese a ser supuestamente desconocidos, comparte tanto que se crea una relación inmediata. En seguida me engancho su idea de #Mujeresquecorren y yo, que en ese momento estaba estudiando cuarto de periodismo, le eché morro. Así que el día que me alojé en Madrid para viajar al europeo de Göteborg’13, me planté en la redacción de la revista Elle para entrevistarle. Ella acababa de organizar su segunda quedada de ‘Mujeres que corren‘ -donde más de 280 se ataron las zapatillas- yo ganaría una plata europea tres días después. Dos libros, un cambio importante de trabajo y de lugar de residencia para Cris y pocas (pero importantes) alegrías y algunas decepciones deportivas para mi, han separado estas dos entrevistas. Así que antes de seguir, tienes que pasar primero por la hemeroteca y leer El running femenino está de moda (Mayo 2013)

Ya has llegado hasta aquí, sin saltarte la casilla de la entrevista previa, así que tomamos la salida:

Isabel.- Como han cambiado las cosas desde la primera vez que nos vimos en persona,  ¿verdad?

Cris.- Cuando nos conocimos ni siquiera tenía intención de correr maratón, no sabía dónde me iba a llevar el movimiento #mujeresquecorren, no había escrito el libro… Pero a veces solo hace falta creer y mi fe me llevó a ver que correr te puede cambiar la vida. Y efectivamente esa convicción cambió mi vida y la de muchas mujeres en este país. No considero que haga nada fuera de lo común, pero es tan importante que alguien te diga que puedes que es lo que trato de hacer y que a día de hoy es mi motor: decirles a todas esas mujeres que pueden.

Cris3I.- Y así lo hiciste y les dijiste a muchas mujeres que podían con tu primer libro ‘Mujeres que corren’…

C.- Lo primero que me ofrecieron fue un libro de belleza y yo me negué, quería escribir un libro de running porque cuando yo empecé a correr no encontré literatura para corredoras populares como yo. No encontré un libro que respondiese a las dudas que teníamos las mujeres, los que habían estaban escritos desde la perspectiva de un hombre. Quise diseñar un libro que respondiese a todos esos enigmas que yo me planteé cuando empecé a correr, trasladar y enseñar a través de todos los errores que había cometido yo, además de las aportaciones de todas las personas que había conocido en ese proceso y que tanto me enseñaron. Yo no soy gurú de nada, ni soy atleta, soy una mujer que corre y una periodista con unas ganas increíbles de comunicar y contar una historia: esto era ‘Mujeres que Corren’ (‘MQC’)

I.- El libro llega a las siete ediciones,  tiene también versión de bolsillo y ha sido traducido hasta en chino y portugués. Pero ya tiene un hermano pequeño… ¿Qué ha supuesto para ti escribir ‘Correr es vivir a tope de power’?

C.- Quería volver a escribir, reencontrarme con todas esas mujeres y recoger en un libro todo lo que yo he aprendido de mi misma a través del running.  ‘A tope de power’ para muchos suena muy cursi pero para  mí es mi pequeño grito de guerra, es vivir con intensidad, es creer en algo con tanta convicción como yo creo en que correr te cambia la vida.  Explica qué tiene correr que tanto engancha, eso y que correr es la excusa para hablar de otras muchas cosas del universo femenino: autoestima, retos, salir de la zona de confort…Pero no cuento solo mi historia, sino también las de otras mujeres que he conocido con ‘MQC’ que pueden ser también inspiradoras y que todas tienen el mismo pegamento: la pasión por correr.

Cris1

I.- ¿Qué te llevó a escribir realmente?

C.- Vivo con el factor sorpresa, todo esto lo monté por pura pasión y estoy tan contenta porque sé que esto ha dado la oportunidad de que se oiga a otra mucha gente. Necesitaba aprovechar la oportunidad de que se me oyese gracias a mi posición y utilizar ese altavoz para ser el de otras muchas.

I.- En su momento titulé mi primera entrevista ‘El running femenino está de moda’ por esa conjunción de tu posición y el boom que vivía este deporte en ese momento. ¿Crees que sigue tendencia esto de correr?

C.- Ojalá siga habiendo ‘booms’ de este tipo porque es un habito de vida saludable, pero me gusta insistir en que no todo el mundo puede correr una maratón, hay que ponerse un reto a la medida de las posibilidades de cada uno. Hay que ver todo con perspectiva, lo difícil es llegar al arco de salida, más que al de meta… así que cuando te propongas un objetivo hay que hacer como en los videojuegos: preguntarse si estamos listos para pasar de nivel. Porque yo, por ejemplo, contra quien corro es contra la Cristina sedentaria que abandoné en 2009. De hecho, no hay nada que diga que competir es obligatorio… yo lo hago porque necesito ponerme fechas y poder cumplir los planes  de entrenamiento, sino sería muy fácil estar en el sofá.

I.- ¿Cómo  ves el estado de salud del sector femenino de este deporte?

C.- En nuestro país el running femenino esta solo en la punta del iceberg, nos hemos incorporado muchísimo más tarde y nos queda camino por recorrer. Correr para una mujer nos habla de emociones y eso engancha mucho. Además ahora además hay referentes femeninos que antes no existían y esos cambios son beneficiosos para nosotras.

I.- Debo confesarte una curiosidad. La primera entrevista fue evaluada en su momento con un 10 y yo se la regalé a una publicación especializada que en aquel entonces me dijo que: ‘debería entrevistarte ella a ti’…

C.- Pero es que mucha gente no ve que juntas somos más fuertes y hay hueco para todo el mundo y todo el mundo tiene una voz. Me enganchan las historias personales de esas mujeres y saber que lo que haces tiene un impacto directo en la vida de alguien. Yo tengo dos campos de batalla luchar contra el sedentarismo femenino y contra la leucemia infantil. Habrá a quien le guste más o menos, pero bueno…no pasa nada.

I.- Y ya para finalizar, que tu agenda no puede demorarse más… ¿Qué retos u objetivos tiene Cristina Mitre próximamente?

C.- Tengo el objetivo de no volver a sucumbir al estrés y a la ansiedad, porque ha sido una época difícil donde terminar este segundo libro me ha costado mucho. Mi energía es increíble, pero también es mi peor enemigo: quiero llegar a todo y hacerlo todo perfecto…y no puede ser. Me gustaría seguir conectada al mundo que me rodea pero sin desconectar de mi mundo interior.

Cris2

A sus puestos… ¡Ya!

Si me preguntan por qué corro, muchos podréis pensar que la respuesta sería porque es mi profesión. Efectivamente no iríais desencaminados del todo, pero mi deporte no es solo eso: es más que un oficio.

Es un equilibrio entre tus sueños, tus anhelos, tu esfuerzo y una ‘extraña’ elección laboral. Muchos que me leéis estáis cerca de entender de lo que hablo, ya que cada fin de semana os calzáis las zapatillas y vuestro GPS para correr en alguna competición, o simplemente para salir a entrenar por vuestra comunidad. Salís casi cada día a devorar kilómetros y disfrutáis de la libertad que supone salir de la rutina, para retomar un entrenamiento más dentro de la dinámica de machacar vuestro cuerpo para mejorar.

Zapatillas Supernova Glide Boost 7, camiseta y mallas Adizero

Los deportistas – no sé si llamarlos de ‘elite’ o ‘de alto nivel’- no somos tan diferentes en ese aspecto. Tenemos que refugiarnos muchas veces en esa satisfacción, que vosotros también sentís, para seguir mejorando, para lograr objetivos y para disfrutar de lo que hacemos sin vernos desbordados cuando nuestras metas no se cumplen.  Porque ahí viene una diferencia, el ‘extra’, esa carga que nos puede llegar a bloquear. Por eso a veces, el estar en contacto con gente –que tampoco sé si llamar ‘populares’ o ‘amateurs’- nos acerca a ese recuerdo de la ilusión a veces perdida…como a veces la ilusión también reaparece en diferentes y nuevas formas.

Por ello, es un honor para mí daros la bienvenida a este blog. Un poco lo mismo que llevo escribiendo desde hace cinco años pero a su vez un algo diferente. Como cuando arranca una nueva temporada atlética: parecidas programaciones y tiempos, pero con resultados y objetivos completamente diferentes.

Como cuando arranca una nueva temporada atlética: parecidas programaciones  y tiempos, pero con resultados y objetivos completamente diferentes.

Así que qué mejor momento para renovar de aires esta bitácora que el mismo momento en el que comienzo un nuevo curso deportivo, uno de los importantes que marcan el momento atlético, un año en el que los cinco colores de unos aros invaden lo que otras temporadas pueden ser grises. Y qué mejor lugar que en un espacio especializado como este, punto de encuentro para locas –y locos también- que como yo que aman esto de calzarse las zapatillas.

Porque si cada vez me gusta más este deporte es por lo bien que hace sentirme, porque no es solo mi ‘especial’  trabajo, sino mi momento para encontrarme y conocerme, para llevarme al límite y superarme, para sentirme bien y llegar a gustarme. Pero también es mi abanico de oportunidades, no solo de conocerme sino también de conoceros: gente tan diferente, pero con un nexo de unión tan potente como es el running. Así que empezamos la pretemporada de este nuevo proyecto en el que os espero y en el que ansío que compartáis vuestras experiencias, porque sé que os sentís tan enamorados de esto como yo.

fotoblog2

¡Bienvenidos a mi antiguo pero renovado blog!

Con un par…

IMG_20150619_123207Querría haber escrito antes de que finalizase la exposición, pero con los viajes de por medio a veces es complicado. Y es que la pasada semana se presentaba en Zaragoza la muestra fotográfica: ‘Deporte, cantera de igualdad’. Iniciativa llevada a cabo por el Instituto Aragonés de la Mujer y con la ayuda del Gobierno de Aragón.

Este tipo de iniciativas me parecen escaparates estupendos en esa ansiada lucha por un reconocimiento equitativo en el deporte, pero me sigue entristeciendo que estas acciones sean necesarias. Con lo bonito que sería no tener que distinguir entre masculino o femenino, sino bajo la única etiqueta deportista, que por cierto, es una palabra femenina.

Con lo bonito que sería no tener que distinguir entre masculino o femenino, sino bajo la única etiqueta deportista, que por cierto, es una palabra femenina.

Y que no os parezca cosa pequeña esto del lenguaje, porque ahí empiezan muchas de las discriminaciones. Comparto con vosotros una curiosidad que se me quedó marcada en una clase de periodismo, a ver qué os parece:

definicion huerfano
¿Especialmente el padre? En serio era necesaria esa coletilla…

Esto me recuerda a una anécdota que me contaba reciénteme Toñi Martos y que ocurrió mientras acompañaba a Gema Hassen-Bey – por si no la conocéis: quiere convertirse en la primera mujer en silla en subir al Kilimanjaro-  hace poco más de una semana, cuando la acompañaba en su primer reto de subir el monte Abantos (1.753 metros, Madrid). Seguramente sin nunguna mala intención un hombre que iba realizando senderismo y vio al Gema y el equipo, la jaleo diciéndoles: ‘eso son un par de cojones’ (disculpadme el tono). Toñi no pudo evitarlo y su replica fue: ‘en todo caso un par de ovarios y muy bien puestos’. Porque parece una tontería, pero esa es la diferencia: lo varonil es bueno, lo femenino, ya no tanto… Una pregunta, si Gema fuese Gabriel (por ejemplo) ¿creéis que ya tendría patrocinadores para la silla que necesita?

Toñi Martos, de Gabinete Excellence, acompañando a Gema.
De rayas azules, otra gran mujer que he conocido a través el deporte: Josefina Espejo (Pepa)

Pero abandonando las letras y volviendo a las zapatillas. Sin duda el deporte es un entorno que permite una equidad relativa, porque está claro que hay unas diferencias biológicas evidentes, pero suele serlo más en unas especialidades que otras…e incluso las hay aquellas que favorecen más a las mujeres. A mi sin duda, me sigue chirriando que por ejemplo este reportaje que escribí hace tres años para la universidad, siga tan vigente casi una olimpiada después: ‘Cuestión de sexo’.

Por no hablar de ese antiguo estigma de que ciertas mujeres y/o ciertos deportes son de marimachos. A mi me gusta estar fuerte, definida, fibrada…dilo como quieras, pero me gusta, porque suele ser el reflejo del trabajo que implica mi deporte, síntoma de un estado de forma física. ¿Por ello soy menos mujer? Me considero igual de femenina. No soy una obsesionada de la imagen, puedo ser hasta un poco dejada en algunos momentos… pero soy coqueta y me veo bien, de corto o sobre unos tacones. Me da igual, porque mi esencia es la misma.

De este tema, muy a mi pesar, se podrían escribir ríos de tinta que desembocarían en papel mojado. Pero querría compartir con vosotros una experiencia que tuve yo. Cuando estaba finalizando la carrera de Magisterio de Educacion Física, durante las prácticas escolares, me enfrenté a un bonito reto. En ese momento en el que empiezas a andar sola, en el que diriges las sesiones libremente sin la supervisión de tu tutor (de manera evidente, porque siempre están ojo avizor) y empiezas a sentirte docente de verdad, yo me planté con un grupo muy heterogéneo y difícil, donde había una caso muy especial. Un alumno que llevaba poco tiempo en España, recién llegado de Senegal y que no hablaba nada de español. El niño me sacaba dos cabezas (aunque eso no es muy difícil) y tres cuerpos.  Necesitaba ganarme su respeto y sabéis cuando empecé a hacerlo: cuando me vió correr. Se quedo sorprendido y empezó a mirarme con otros ojos. Tuve que hacer un pequeño reto más, enfrentarme a el en el simple ejercicio de aguantar en la barra colgados. Yo resistí más (las agujetas que tuve durante días dieron buena fé de ello) en lo que era un juego, no una humillación…  Alucinaba, me veía con mis bracillos aguantando como él, no paraba de mirarme mientras estábamos los dos ahí colgados. Desde ese día siempre me sonreía, me ayudaba con el material y me saludaba cuando me veía por la ciudad.

Eso es el deporte, un lenguaje internacional, una oportunidad de igualdad y no solo en términos de género.

Im not a blogguer… ¿no?

Por aquí regreso, con las piernas en alto, embadurnas de una crema de frío para recuperar y compartiendo con vosotros unas líneas mientras me recupero de un buen ‘chaquetazo’ de entrenamiento.  Y es que ayer fue un día especial, diferente, un día en el que esta humilde bitácora fue galardonada como mejor blog de deportes en los premios 20 blogs de la publicación 20 minutos.

La verdad que dudo que sea el mejor espacio dedicado a deporte de los que podréis encontrar por la blogosfera, pero está claro que no quería que fuese uno más, con consejos y ejercicios para entrenar, de esos ya encontráis el de personas que sobre eso saben más. Así que he intentado siempre escribir con el corazón aquello que vivimos muchos deportistas en el backstage, aquello que en las retransmisiones no se ve, aquello que en los resultados no se refleja.

IMG-20150416-WA0037Anoche fue muy especial para mí, primero porque hace mucho, muchísimo tiempo que no recordaba ganar nada. Una malísima temporada atlética me ha privado desde hace meses el disfrutar ese subidón de adrenalina que te da cruzar la línea primera, así que anoche fue un plus de motivación, un recordar esa reconfortante adrenalina y motivación que te dan momentos así. Era un reconocimiento inesperado, ya que me sorprendió muchísimo el simple hecho de estar entre las finalistas…

IMG-20150416-WA0033

IMG-20150416-WA0046Iba en buena compañía al Caixa Forum de Madrid, pero pronto la cosa iría mejorando. Acto seguido a entrar al recinto descubrí que me precedía Ana Pastor. Como una quinceañera me presente y claro está, le pedí una foto… Lo siento, pero mi álter ego periodista se volvió muy groupie en ese momento. Agradecerle la paciencia que tuvo conmigo, al igual que Frank Blanco. Toda la noche con la sonrisa en la boca, pudiendo conocer a gente excepcional.

Si algo me hizo ilusión fue poder charrar brevemente con Arsenio Escolar, director de 20 minutos, y conocer que una de las entradas que llevo a la decisión fue la dedicada a José Luis, y es que entonces caí en la cuenta de que un jurado de expertos había leído mi blog, todos, gente reconocida en el mundo del periodismo, y ellos eligieron el mío el mejor… y ahí, me empecé a ruborizar. Porque entonces te das cuenta de lo personal que son las líneas que escribo y de lo raro que se hace que a alguien le puedan gustar.

220180-944-629
Junto a los olímpicos Chema Martínez y Javi Hernanz

Muchas veces ha sido complicado mantener actualizado este espacio, por tiempo, por entrenamiento, por cansancio, por desmotivación personal… y muchas veces mis líneas han sido un claro reflejo del vaivén emocional que supone la competición. La verdad es que no me considero bloguera, sino una atleta que ha intentado aunar sus inquietudes periodísticas y gusto por escribir con sus experiencias deportivas. Así que anoche fue excepcional descubrir que quizá más que nunca llegue el momento de seguir compartiendo los momentos previos a Rio 2016, ahora que sabemos las mínimas de participación, ahora que olemos la humedad en el estadio, los nervios en la cámara de llamadas.

Así que una vez más tengo que dar las gracias a todos aquellos que leéis mis divagaciones y que incluso os gustan, a aquellos que las han creído dignas de este premio y a todos los que de alguna manera estáis presentes en esas experiencias de las que hablo.

Gracias a todos de corazón. El premio ya esta escoltado por sus hermanos deportivos, recordando que con esfuerzo y poniendo el corazón, el trabajo sale mejor.

El premio ya esta escoltado por sus hermanos deportivos, recordando que con esfuerzo y poniendo el corazón, el trabajo sale mejor

IMG-20150416-WA0018

 

¿A la carrera por el patrocinador?

Este fin de semana Fernando Miñana publicaba un reportaje muy interesante sobre un debate que lleva tiempo sobrevolando los corrillos atléticos. De una manera muy directa, este tema de actualidad nos ha influido a los atletas denominados de élite, y desde hace tiempo quería abrir con vosotros un debate, que no polémica. Pasaros a leer el reportaje del que os hablo aquí: La fama da alas.

Bueno, ahora que lo habéis leído estamos un poco más metidos en contexto. Así que si os parece, abramos la conversación para enriquecer lo que muchas veces el espacio en papel limita. Tal y como explica Fernando en su texto, esta moda del running y la gran presencia de influencers como medio de altavoz ha creado en mí un conflicto interior, bueno, quizá no tanto, pero si sentimientos encontrados.

Empecemos por lo positivo. Por un lado, creo que la presencia de esas personas ‘ilustres’ por temas ajenos a lo estrictamente atlético dotan de un nuevo altavoz y difusión de esta variante al atletismo: el running. Porque empecemos a matizar ¿consideramos iguales al atletismo que al running (anteriormente conocido como jogging)? Aquí creo que empieza nuestro problema.

Pero antes de enredarme en los matices de este jardín, sigamos con lo positivo. Estas influencers promocionan una vida más activa y saludable en nuestra sociedad y más concretamente en el sector femenino, gran target para las marcas comerciales. Y es que las mujeres son el comercio en crecimiento y claro, tienen que tener referentes con los que o bien se identifican o bien idolatren, ¿encajamos las atletas ahí? Eso es lo que no sé…

Otro punto favorable es que si existe la oportunidad,  las atletas tenemos un nuevo escaparate que de otra manera no hubiera existido para nosotras. En mi caso por ejemplo, me ha brindado un espacio en los blogs de Mariam Hernández o Kira Miró. Pero más allá de eso, fijaros, en qué contexto hubiera llegado yo siquiera a conocerlas. Mariam me da su opinión sobre este tema: “aunque no soy profesional, en mi blog me parece básico poder ofrecer posibilidades y experiencias a los lectores, así que tener marcas que confían en mi me permite la posibilidad de testar el material, hablar sobre las últimas novedades en running o recomendar aquello que más me gusta… Además que marcas tan potentes como Adidas confíen en mí también da más credibilidad y peso a mi proyecto. Aún así creo que el mayor apoyo de las marcas debería ser para los atletas profesionales

 
Blume1006        Ig

Y aquí la generosa Mariam ha dado con la tecla: el apoyo a los atletas. Y es que como bien dice Miñana, el running nos ha adelantado y como diríamos los atletas, “nos ha quitado las pegatinas” o “robado la cartera”. Así que de alguna manera, los que estamos acostumbrados a competir, en esta carrera provocada por el running, nos hemos quedado atrás. Vemos como en el auge femenino de este deporte, se elaboran reportajes sobre el tema y muchas veces en la foto no sale ni una atleta federada…O lo que es más hiriente, muchas atletas de un buen nivel deportivo no cuentan con el apoyo de una marca que le suministre, ya no digo si quiera el textil, calzado especializado para desarrollar sus entrenamientos, mientras que las influencers tienen suministro y encima no monomarca.

Lorena Luaces se muestra clara ante como solucionar esto en el reportaje, yo no estoy tan segura. Los atletas para competir en cierto nivel tenemos una exigencia e implicación que, desde mi punto de vista, no nos permite dedicar mucho más tiempo a intentar adoptar un entorno y manera de actuar que no es nuestro medio. Nuestra responsabilidad necesita de mucho entrenamiento, descanso y vida equilibrada, y aunque creo que en la actualidad todos los atletas nacionales se han integrado en el mundo de las redes sociales y entorno digital, no puede haber una dedicación tan plena como el de estas “influencers”.

Iris Fuentes-Pila (finalista olímpica en 1500 en 2008) se mostraba clara en una conversación vía twitter sobre la función de Cristina Pedroche en este tema: “genial que esa chica corra, pero el altavoz o la difusión de nuestro deporte lo hacen atletas como Cacho, Fiz, Torrijos,tú, etc etc…” a lo que añade que el hecho de que las marcas patrocinen es lógico, ya que hay que vender, pero que se están mezclando dos cosas totalmente diferentes.

Elena García Grimau (campeona de España de 3.000m en PC’15) lo tiene claro y comparte una visión similar a la mía: “Para las marcas deportivas, patrocinar a las blogueras o influencers es una buena estrategia para intentar llegar a más gente y aumentar sus ventas, no veo mal la convivencia de patrocinio, pero sería un error dar más peso en patrocinio a este colectivo que al verdadero atleta profesional que es el que realmente necesita más apoyo. Una bloguera se dedica  precisamente a escribir posts y gran parte de su tiempo diario lo emplea en esto, sin embargo un atleta profesional emplea mucho tiempo en entrenar y competir con unos objetivos muy distintos, pero eso no quita que bajo contrato con los patrocinadores no podamos hacer ruido a través de las redes sociales.”

El tema podría ser más crítico si nos remitiésemos a atletas masculinos, ya que ellos aún han tenido menos cabida en esta tendencia, no son target de venta, no tienen un mercado exponencial en el que figurar…

El tema podría ser más crítico si nos remitiésemos a atletas masculinos, ya que ellos aún han tenido menos cabida en esta tendencia, no son target de venta, no tienen un mercado exponencial en el que figurar…

Quiero cerrar el post con la reflexión de Elisa Pérez  Garabatos, Account managers Asics (para que veáis que aquí tiene cabida todo el mundo 😉 ), y que para mí podría resultar la panacea: “La fiebre del running, la moda de salir a correr no puede ser más que positiva, al fin y al cabo se trata de hacer deporte y sentirse bien con uno mismo. Que te motive desde su red social Isa Macías o Cristina Pedroche, ¿qué más da?, cada una creo que aporta un enfoque diferente. El atleta profesional habla desde su puesto de trabajo, donde en una carrera se está jugando una beca, un patrocinio, un mundial, cuidando sus descansos, su alimentación… es su modo de vida.  El personaje famoso nos da  su visión de cómo le cuesta, qué le aporta salir a correr y cómo encuentra su motivación. Ambas pueden convivir y desde las marcas, obviamente, se trabaja con ambos perfiles. Al fin y al cabo los orígenes de algo-saber de dónde vienes-es sagrado y en el ADN de Asics, por ejemplo, están los atletas que saben de lo qué hablan, pero parafraseando a Expediente X, la audiencia está ahí fuera, en esos perfiles, y negarse a aceptarlo sería tan de necios como seguir empeñado en no tener acceso a internet. Convivir, respetar y saber hasta dónde llegan las limitaciones de cada uno para no predicar algo que repercuta en lesiones o perjuicios al usuario final es la base, el sentido común de toda la vida.”

Aquí terminaba prácticamente la entrada de manera inicial, pero la aportación de una de las grandes precursoras en nuestro país de este nuevo movimiento de correr entre las mujeres, bien merece añadir su declaración aquí. Y es que Cristina Mitre y sus ‘Mujeres que corren‘ fueron una revolución (que yo ya avise…). Porque Cris lo tiene claro: “Me parece absurdo esta polémica que algunos quieren crear entre el popular y el atleta, sobre todo, porque solo se plantea con las mujeres y no con ellos, y del otro género hay unos cuantos.  Creo que todos deberíamos estar encantados de que el running esté de moda, porque de los que se trata es de hacer más grande este deporte, porque así ganamos todos“. Porque Mitre tiene claro su papel en esta vorágine y no es otra que la de ser ese perfil con el que se pueden identificar por que ella cuenta “mi historia personal porque a través de mi ejemplo, el de una mujer que nunca fue activa y ha logrado correr, puede que ellas se den la oportunidad de demostrarse que también pueden” y sentencia que “yo no miro al otro con recelo, sino como una oportunidad de crecer y de aprender. Ojalá el resto también lo hiciese. Yo escribí mi libro porque sentía la necesidad de contar mi historia y porque cuando yo empecé a correr no encontré nada para una novata como yo. Sé que mi historia ha ayudado a muchas mujeres a superar sus miedos e intentarlo. Así que si eso me etiqueta como una “influencer”…¡Bienvenido sea!”

Y  ahora sí que aquí lo dejo, ya que la idea es enriquecer con vuestras posiciones este debate, que desde vuestro enfoque aportéis la percepción que esta moda (esperemos que no pasajera) os está generando.

Así que espero vuestros comentarios, este espacio a partir de aquí…¡Es vuestro!

 

 

Pues sí… ¡hay alguien ahí!

Esta semana ha sido muy, pero que muy intensa. Ahora mismo me encuentro en ese punto de la temporada en el que las ojeras se instauran de manera permanente en mi cara, porque el volumen e intensidad del entrenamiento vuelven a aumentar.  Si los ojos son el espejo del alma,  para mí las ojeras son el reflejo del momento de forma.  Pero pese a ser unos días de dormir menos de lo que acostumbro, han sido momentos de disfrutar.

Si los ojos son el espejo del alma,  para mí las ojeras son el reflejo del momento de forma.

Empezaba la semana con normalidad, entrenamiento a los chicos del cole y series, lunes y el miércoles, fisio y pesas el martes… pero el jueves tocaba vivir un evento muy chulo. Adidas había montado una carrera atípica, en la que sus atletas no podíamos faltar. Una carrera que no se si definirla de orientación o gymnkana, solo sé que casi 500 locos con camisetas de colores inundamos las calles de Barcelona con la atónita mirada de transeúntes y conductores.  Grité, me reí, corrí, me perdí…pero sobre todo compartí muchas risas con mi grupo de ‘amarillos C’.

IMG-20150326-WA0048
Grandes compañeros
IMG_20150326_194859
#Yellowteam

 
Con la ‘resaca’ regresaba a casa y me asaltaba una gratísima alegría. Este blog, este, había sido uno de los 3 finalistas en el concurso de 20Blogs que organiza la publicación 20 minutos en la temática de deportes.  266 participantes en esta categoría, más de 7.000 inscritos en el concurso, y un jurado de expertos eligió mi batiburrillo mental trasladado a posts. Creo que es el tercer año que participo, nunca le había dado difusión, pero me hacía ilusión ver como de vez en cuando gente que desconoce mi deporte entraba a leer a esta juntaletras y encima les gustaba. Imaginad, arranqué mi andadura en la blogosfera ya en 2010, cuando mi profesor de ‘Géneros y redacción periodística’, Rafael Bardají, casi me obligo a comenzarlo. Así que en este mundo digital donde podéis encontrar cientos de blogs hablando de atletismo desde todas sus vertientes (material, material analizado, material y su moda, moda running, running de moda, moda de ejercicios, ejercicios de moda… y así muchos más) empecé a escribir de lo único que de verdad sabía: de cómo vivía internamente la competición.

finalista

5 años más tarde y 70.000 visitas después, estoy orgullosa de haber comenzado esta andadura. A veces menos actualizado, otras más grisáceo y otras tantas ilusionado, este blog ha sido siempre un reflejo de mi momento deportivo, de mi sentir y de mis inquietudes. Sin duda en muchos momentos ha sido una vía de escape, de verbalizar mis pensamientos y sentimientos, y de alguna manera ordenarlos. Pero siempre me ha sorprendido saber que hay alguien detrás de otra pantalla interesado en leerlos, en comprenderlos e incluso en retroalimentarlos. Ahora casi me asusta pensar que nombres como Mónica Carrilo o Ana Pastor han podido leerlo para juzgarlo.

Pase lo que pase el próximo día 16 en la entrega de premios, iré con la ilusión de haber visto crecer este espacio, de ver cómo ha evolucionado lo que se escribe, cómo se escribe y sobre todo quien lo escribe. Con mucho que mejorar, en todos esos aspectos, aprovecho para daros una vez más por ser esos quienes que están ahí detrás…

Iré con la ilusión de ver cómo ha evolucionado lo que se escribe, cómo se escribe y sobre todo quien lo escribe.

De nuevo aprovecho un viaje para redactar  y tengo aún más cosas que contar, pero como siempre, me gusta elegir aquello que plasmo, para intentar hacerlo con la calidad, dedicación y extensión que se merecen aquellos que dedican su tiempo en leerlo. Gracias de nuevo por estar ahí, al jurado de 20 minutos por esta oportunidad y todo aquel que ayuda a que siga querer escribiendo. Todo esto me sigue sorprendiendo y sobre todo, todo esto me sigue ilusionando.

Nos seguimos viendo por el ciberespacio amigos.

 

 

Año nuevo, ilusiones nuevas.

ImagenEl 2013 ya está en pleno rodaje y cogiendo la marcha…y a qué ritmo. Durante estos días el tiempo se me evapora de entre las manos, llegan esa dura época de los exámenes, no solo académicos, que también (ahora mismo debería estar leyendo el tema sobre el periodismo político en el SXIX), sino también los deportivos. De sobra es conocido que el invierno, para aquellos que preparamos la pista cubierta, es muy intenso y breve, y este año se va a hacer especialmente duro. Ya  se conocen los criterios de selección para acudir al europeo de Goteborg, y es pequeño el plazo para cumplirlos, así que empieza a acercarse la hora de la verdad.

En mi caso la cosa va bien encaminada, toquemos madera, los entrenos estas mejorando los del invierno pasado, y por fin empiezan a removerse en el estómago las ganas de la competición. Si bien es verdad que este año han tardado un poco más en aparecer, la temporada pasada fue muy intensa, dura y con muchos objetivos, y la cabeza ha estado algo desganada en los primeros compases invernales.

Pero cargadas las pilas, los objetivos invaden cada entreno, cada sesión, cada serie que las piernas aguantan. Hay que seguir la línea de trabajo y motivaciones no faltan. Porque tampoco faltan en otros aspectos de mi vida.

Algunos ya sabréis que he sido nombrada miembro de la Junta Directiva de la RFEA, la primera sorprendida al recibir la llamada fui  yo. En un momento pensé que quizá no era bueno otra tarea más, otra responsabilidad…pero me parecía un error desechar la posibilidad de escuchar y de poder hablar, de luchar por ayudar a intentar mejorar la situación en la que estamos. Seguramente poco pueda hacer, o mi voto pinte poco, pero creo que quien me llamo sabia que calladita, lo que se dice calladita no iba a estar. Siempre desde el sentido común, buscando un beneficio de nuestro deporte y la protección de los atletas.  Igual me termina echando este fin de semana… hasta entonces, intentaré ser vuestro altavoz en la Junta (admito propuestas y sugerencias serias)

Por otro lado, hace poco amadrine la escuela del club Atletismo de Zaragoza, y tras el periodo de exámenes, espero retomar la actividad con ellos. También se está germinando la posibilidad de organizar un grupo de atletas populares, que poco a poco están empezando a traer vidilla a mi grupo de entrenamiento y puede ser un bonito proyecto. Y en un plano más académico-profesional, en breve podréis oír en las ondas un maravilloso programa sobre deporte femenino, en el que os acompañaré desde el dial…

A veces llego agotada a casa después del entreno, la pereza me llama, pero tocan hacer muchas cosas. Cosas llenas de ilusiones, cosas llenas de motivaciones, cosas llenas de proyectos… si es que, si estuviese quieta, no sería yo.

Toni Abadía: “Quiero dar al atletismo, lo que el atletismo me ha dado a mí”

Toni Abadía: “Quiero dar al atletismo, lo que el atletismo me ha dado a mí

 

Recién aterrizado de Budapest. Un sexto puesto individual y una plata por equipos ¿Sabe a poco?

La verdad que siendo honesto había preparado muy bien la temporada y cualquier atleta que prepara la cita con mucho mimo y tiempo, va a por todas. Sabía que luego en carrera nadie te va a regalar nada, que tienes que pelearlo y las condiciones del circuito eran más  para atletas de condiciones diferentes a la mía.Toni Abadía

Estoy contento, es mi mejor resultado en un campeonato de Europa de cross, pero puede saberme a poco porque la preparación estaba enfocada a otro tipo de circuito, sin nieve. Los campeonatos son así y más en el cross. En carrera peleé todo lo que pude las medallas, y viendo después la carrera  creo que debo estar orgulloso por como lo hice y sé que en esas condiciones no pude dar más de lo que dí.

Siempre eres un atleta que da la cara es las carreras, casi te caracteriza. Algunos podrían definirte como valiente y con coraje, otros como ambicioso y algo descerebrado…

Es la ambigüedad del atleta. Yo solo me veo bien si voy delante, mi complexión no es la de un atleta  rápido de mediofondo que sabe que pueda llegar a jugárselo al final de la carrera. Soy un atleta que no me gusta dejarme los deberes para el final, pero quizá sí peco de dar la cara y tirar, de ser demasiado valiente. He ido aprendiendo mucho día a día, y ahora sé que a veces el corazón puede a la cabeza, pero hay que templar los nervios y saber que, sobre todo en el cross,  esto es muy largo.

¿Crees que perdiste la medalla en el 3000 obstáculos del europeo sub-23 de Ostrava por ello?

Jamás olvidare esa carrera. En un principio por las sensaciones, padecía ya los síntomas de una osteopatía de pubis que no me dejaba correr a gusto y tenía muchas molestias. En la semifinal ya me encontré muy mal.

Había entrenado con Sebastián Martos, yo estaba muy bien y sabía que tenía que seguir su estela. En el primer kilómetro la sensación era de cansancio y fatiga, pensaba que me iba a quedar e incluso me planteé la retirada. Pero como he dicho, soy un atleta que me veo bien delante y eso  hace que cambie el chip en mi cabeza. Era lo que debía qué hacer y me puse al frente.

Pero sé que dar la cara te hace retroceder después en el grupo;  es una de las carreras  que más he sufrido y alcancé un cuarto puesto con sabor amargo porque sé que yo podía estar en el bronce.

Pero que lo luchas hasta el final, nadie lo duda. Viéndote correr parece que sufras desde el primer metro, sin embargo nunca terminas de bajar los brazos…Se vio perfectamente en Budapest.

Los atletas Zaragozanos que entrenamos en el CAD sabemos lo que es el viento y es un factor en carrera que puede ser muy determinante. Budapest fue un calco de Zaragoza, sabía que en las zonas donde había más viento yo no podía estar descolgado, pero el desarrollo de la carrera me hizo ceder unos metros cuando  me entró el flato y vi que perdía las opciones de medalla, “tragándome” todo el viento.  Hasta que en la última vuelta no me vi sobrepasado por un atleta noruego que iba a un ritmo más asequible para escalar posiciones, no pude encontrar de nuevo el ritmo de competición.

Pude aguantar el flato y atacar de largo, no sabía ni cuanto quedaba para llegar a meta. Confiaba en que podíamos ganar a Francia por equipos, tenía a un atleta francés a 20 o 30 metros y debía ganarle, sacarle distancia para que al final no me volviese a enganchar. Esprintando fui cogiendo a gente y luego pensaba: “¿si hubiese habido 100 metros más?”…

Estoy muy contento con esa última vuelta, porque sufrí mucho y sabía que las fuerzas eran muy justas como para luchar por un puesto como el sexto. Creo que España necesita atletas que luchen por estar delante, que desde fuera se les vea pelear por subir a un pódium.

Toni AbadíaHaciendo un poco de retrospectiva, en junior ya conseguiste el título europeo en 3000 obstáculos, en Zaragoza y con tu entrenador de toda la vida, José Luis Mareca. Sin embargo, al año siguiente decides mudarte a la Residencia Joaquín Blume en Madrid…

Ahora lo veo distinto, veía Madrid como un foco de entrenamiento más profesional y pequé de que se me había “subido” demasiado la moral. De forma despreocupada no pensé en lo que dejaba en Zaragoza, en mi familia y en el que para mí es el mejor entrenador, la persona más importante que he conocido en este deporte.

Quería continuar mis estudios, venía de pasar un muy mal año en Administración y Dirección de Empresas (ADE)  en la Universidad de Zaragoza y buscaba hacer INEF. Existía la opción de ir a Huesca, me la propuso Mareca, pero me deje llevar por la idea de entrenar con los mejores.

Todo fue muy deprisa, aunque la decisión de irme a la Blume la tomé antes de ser campeón de Europa. Decidí entrenar con el seleccionador nacional, Luis Miguel Landa, aunque su fama como entrenador no era muy buena.

Buscaba experiencias nuevas, la oportunidad que no todo el mundo tiene de estar en un centro de alto rendimiento, aprovechar esas ocasiones que te puede dar la vida que luego no sabes si volverán a pasar. Siempre tuve muy presente el regresar pronto a casa.

¿Te arrepientes o crees que el periplo en Madrid te ha enseñado?

Me arrepiento de mi primera etapa en Madrid con Landa, no fue para nada lo esperado, fue un año de retroceso. Hay que ser honesto, quizá yo hice mal mi trabajo o no supimos congeniar, pero está claro que no cuajamos. Ahora tenemos una buena relación, pero el método de entrenamiento que tuve con él no se amoldaba a lo que yo estaba acostumbrado y eso se reflejo en unos resultados que no mejoraron.

En verano no fui sincero del todo y me volví a entrenar a Zaragoza,  a mitad de temporada compaginaba los entrenos de Mareca con los de Landa. Pero pude quitarme la espina e ir al mundial universitario de campo a través, donde quede decimotercero. Fue la etapa más oscura de mis años en Madrid.

La siguiente temporada entrené con Dionisio Alonso, una decisión en el cambio de entrenador que tome junto con Mareca. Yo confíaba mucho en la calidad del grupo de entrenamiento que tenía: Enrique Sánchez, Víctor García, los hermanos España…atletas que te pueden marcar a la hora de la verdad sobre lo que quieres hacer en este deporte. Esa fue mi nota positiva de mi estancia en Madrid: conocer a personas increíbles.

En Madrid abandonas los estudios y dedicación plena al atletismo. Pero regresas a casa y a parte de entrenar, retomas los estudios y también comienzas a trabajar…

22 años, panorama global de crisis y yo me pregunto: “¿Qué he hecho?”. Me pregunte qué había hecho estos 3 años en Madrid, por qué no había estudiado… en ese momento no lo pensé, y me dí cuenta que ya no era junior, ni sub23. Así que busque la no profesionalización del atletismo, porque creo que se pude compaginar con algo no demasiado esclavo.

Fue una buena experiencia. Trabajé todo el verano en Decathlon, donde mi jefa me cuadraba los horarios para que yo pudiese entrenar, y aun así conseguí el doblete en Toledo (5000 y 1500 campeonato de España promesa). Luego cambie de trabajo, el cual he dejado justo antes del europeo de cross, pero la idea siempre era retomar mis estudios.

Me matriculé en magisterio en Zaragoza, por tiempo y por cercanía, y la verdad que tengo muchísima ilusión. Hay que aprender de los errores que cometí en Madrid, no tengo prisa pero me voy a poner serio con los estudios.

¿Desde el europeo has desechado la opción de trabajar?

No lo desecho en un futuro, pero ahora vienen los exámenes  y tengo que entrenar ya que es mi apuesta principal. Ya habrá tiempo para trabajar. Ahora tengo la suerte de haberme ganado una beca de la RFEA en Budapest que me da tranquilidad y me permite dejar de trabajar. Es un alivio,  sobre todo el volver a saber que estas ahí.

Claro, ahora te toca predicar con el ejemplo en los estudios porque has iniciado un proyecto más propio del final de una carrera deportiva como es una escuela de atletismo. ¿Cómo nace esta idea con 22 años?

Mi filosofía siempre ha sido dar al atletismo lo que el atletismo me ha dado a mí, hay que apoyar el atletismo base. Los que somos “viejos roqueros”, aunque sé que con 22 años suena raro, hemos visto como antes había muchos más chavales en categorías inferiores. Está claro que algo hacemos mal ahora, y no digo solo a nivel institucional, si no los propios atletas.

Déjame que te aluda Isabel, pero como has hecho tu amadrinando la escuela de atletismo de Zaragoza o ahora yo con mi escuela, es la ayuda que debemos dar ahora mismo a este deporte. Nuestra cuenta pendiente es esta, cómo podemos ayudar a estos niños con la disposición de tiempo que tenemos. A mí me supone solo 2 horas a la semana, y  consigues crear una verdadera familia. El aliciente de ver que los pequeños quieren seguir tus pasos. Yo he pretendido crear una escuela para todos y ha sido posible gracias a las facilidades económicas que nos ha dado Under Armour.

El futuro a largo plazo pasa por esa base. Pero a corto plazo el futuro del atletismo de más alto nivel tiene un nuevo examen. ¿Cómo ves las próximas elecciones en la Federación Española de Atletismo? ¿Crees que se está fallando en algo?

Desde mi punto de vista creo que el problema principal siempre ha sido el tema político. Nos podemos quejar de ayudas y reconocimientos, pero ahora mismo no hay mucho más de donde sacar.Toni Abadía

Yo confio en la candidatura de Fermín Cacho, pero es una incógnita si sería igual de bueno como presidente que como atleta.

Quiero pensar que salga quien salga, lo que ha pasado en estos años no se olvide, haciendo mención especial a la Operación Galgo,  que no quede en el olvido, se castigue y se  trabaje. Ahora que los  atletas hemos reactivado nuestra asociación, que empezamos a tener algo de voz, aunque en la Asamblea es muy poco porcentaje, hay que trabajar para evitar casos de dopaje. No quiero que nadie tenga ninguna duda desde fuera, pero que tampoco queden desde dentro.

Yo por ejemplo tengo dudas, como en el caso de Mullera, como puede ser que un periódico logre que quiten a un atleta de la selección para los JJOO y que no hicieran su trabajo el CSD ni la RFEA. Antes de nombrar a Sebas como suplente a última hora, se podría haber denunciado el hecho que muchos ya conocíamos con más tiempo. Así Mullera hubiese tenido tiempo de recurrir a TAS, se le hubiera quitado o no de la selección y no se hubiera hecho viajar a Martos. Cosas como esa tendrían que esclarecerse, no ayudan a los atletas que vamos con la verdad por delante y ahí hay que dar un toque de atención. Al nuevo presidente hay que exigirle esa transparencia.

Creo que otro problema importante que estamos viendo es el de las nacionalizaciones donde se falsean las edades. Son cosas que no pueden pasar. No me vale con que se eliminen los resultados, hay unos criterios y si yo falsificó unos documentos puedo ir a la cárcel. ¿Por qué a ellos no se les sanciona ni por lo deportivo ni por lo judicial? Esto está dañando a chavales de la edad y hay que evitarlo, corregirlo, ya sea José María Odriozola o quien entre.

¿No confías en un cambio de rumbo pilote quien pilote el barco?

No, yo soy de la opinión de que este quien este en el poder, se corrompe. Pinta mal la cosa, tanto el cambio como la continuidad de Odriozola. Pero bueno, el atletismo es individual y nosotros podemos evadirnos de esa guerra y hacer nuestro trabajo desde abajo. El que salga que haga el suyo.

Tomemos un tono más liviano… ¿Por qué prueba te vas a decantar? ¿Cuáles son los  próximos objetivos?

Debutar en unos JJOO es difícil, es un objetivo que aun no me debo marcar. Ir año a año, no olvidarse de las lesiones y pensar en un corto/medio plazo.Creo que el 1500 es una prueba que, por mi edad, debo trabajar. No perder las fibras rápidas para que en un futuro paso al 5000 tengamos un buen final.

¿Olvidas ya el 3000 obstáculos?

A día de hoy sí, no veo a un corto plazo esta distancia. Cuando coges miedo a una prueba es difícil el hecho de volver. No lo descarto rotundamente, pero no tengo la misma facilidad que otros atletas. Tengo que trabajar el 1500 y bajar la barrera de los 3’40”, confio en rondar esta temporada el 3’37”, pero nadie regala nada… será mi objetivo. También tendremos que trabajar el 800 y mejorar ese récord de Aragón de Alberto Esteban (1’47”4), lleva demasiado tiempo si ser batido.

Para finalizar un leit motiv para motivar a tus chicos de la escuela.

Mi lema siempre ha sido: “si no fuera tan difícil no sería tan bonito”.

Debes marcarte tus objetivos y estar contento contigo mismo, evitar frustraciones. Disfrutar de este deporte y de sus años. Dar siempre el 100%. La dureza del atletismo es su esencia.

“Información, política y emprendimiento” por Manuel Campo Vidal

Hoy voy a salirme un poco de el hilo conductor de este blog, en este post voy a dejar de lado mi día a día deportivo para compartir con vosotros algunas ideas de la conferencia que dio esta semana Manuel Campo Vidal en mi universidad.

Por un lado quiero destacar que a veces en pequeñas charlas de poco más de una hora con profesionales del medio, los alumnos de periodismo de la Universidad de Zaragoza hemos aprendido más que en clases magistrales de nuestro curso. La experiencia de alguien en activo aporta un prisma que lamentablemente en varias ocasiones brilla por su ausencia en el aula, y eso debería empezar a preocupar…

Ahora centrándonos en lo que acontenció el pasado día 8 quiero compartir una idea me que viene rondando la cabeza. Después de esta charla y de ver un video que os dejo aquí, me da la sensación de que hay mucha gente que tiene ideas para poder salir de la crisis, o al menos da opciones a los recortes y medidas que perjudican al ciudadano de a pie. ¿Por qué no se actúa de otra manera en nuestro país?

[youtube=http://youtu.be/cby2vsK8O6k]

Quiero dar unas pinceladas sobre lo que en el Aula Magna dijo Campo Vidal, que aprovechando la presentación de su libro  “Adolfo Suárez. El presidente inesperado de la  Transición” (del cual nos leyó algún extracto bastante interesante) en Zaragoza, se pasó a hablar sobre todo de emprendedores y comunicación.

Uno de los principales problemas que destacó es que lo españoles no sabemos comunicar. Confirmaba que en nuestro país hay grandes empresarios y científicos, pero que nuestro problema comunicativo nos hace incapaces de vender bien nuestro producto, y es que según Campo Vidal: “los españoles a la hora de la verdad estudiamos lo mismo que en otros países, pero hablamos peor”.

El periodista achacó muchísimos de nuestros problemas actuales al sistema educativo de nuestro país, al cual siempre se le olvidan tres asuntos que son “los idiomas, la comunicación y el emprendimiento”, pero también añadió otra carencia fundamental: “En España nos enseñan a leer y escribir, pero no nos han enseñado a hablar ni escuchar”. A diferencia de países como Argentina o Italia, donde al menos si aprenden a hablar, en España se omiten dos de los pilares educativos fundamentales para el desarrollo de nuestra población, sentenciaba Campo Vidal.

Pero sin duda el discurso giraba siempre positivamente sobre el concepto “Emprendedor”, con frases como “si comunicásemos mejor y tuvéramos más espíritu emprendedor saldríamos antes de la crisis” o “estoy convencido de que un país con cinco millones de parados lo resuelve un millón de emprendedores” el comunicador volcaba esperanza sobre este sector. Se mostraba duro afirmando que desde la sociedad no se estaba atendiendo la necesidad fundamental de que haya emprendedores en nuestro país, pero mostraba un matiz aún más acusador sobre el Gobierno: “introdujeron la palabra Emprendedor en su discurso y todavía estamos esperando la Ley de Emprendedores. No bajas de los 100 días para montar una empresa”

A final el discurso se cerraba con una clara y contundente conclusión: “El dilema suele estar ahora entre emprender o emigrar”. Quizá en nuestro deporte debemos sopesar esta opción…o al menos sería gratificante que apareciese alguien que aportara ideas para dejar atrás nuestra propia crisis.

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=6ZTTgJLaCzM&feature=youtu.be]

(Lamento la calidad del video, pero esta grabado con teléfono movil y sin trípode)