Correr por el Desierto

Ayer mismo, mi amigo “Calabutxi me apodaba con el seudónimo de Lawrence Fiz de Arabia. Hoy he empezado a hacer el petate para encaminarme en la aventura Maratón del Sahara. Os cuento. Hace unos meses a alguien se le ocurrió la genial idea en que yo sería un buen compañero para que le acompañase al Maratón de Sables. ¡Qué locura! Horas más tarde un pensamiento rulaba por mi sesera: maraton de sables. Correr por el desierto, pasar hambre, infinidad de calamidades. Si hace un par de años la locura se llamó Aconcagua, porqué ahora iba a desechar la idea de correr algo similar al París / Dakar, en este caso corriendo a pie.

Convencido que la oportunidad que se me presentaba no había que dejarla pasar, tocaba el turno en convencer a los integrantes de la casa. Primero le hable a Txuski (mi perro) y no me contesto. Más tarde hable con el resto de la casa. Todos se habían puesto de acuerdo, nadie soltó una palabra. Entonces me dije, si no quieren una taza, les voy a dar taza y media. Chicos me voy al Sahara y un mes más tarde al Maratón de Sables, el de las Arenas. y Txuski no dijo nada.

Desde entonces, hasta la fecha de hoy he pasada por las penurias de las lesiones. No ha habido un solo día que no haya salido a correr con dolor de Isquión, glúteos y todo lo que rodea a la cadera izda. He corrido a ritmos pausados, mejor dicho lentos. He realizado más estiramientos que en todo lo que llevo de vida deportiva. Sauna, masaje. De todo, todo. Llega el momento de partir y las ansias por estar en el Sahara me hacen fuerte. Tengo confianza en mi cabeza pero recelo mucho de que aguante mi musculatura.

Creo que lo haré bien y estaré a la altura de las circunstancias. Os voy a contar algo del Maratón del Sahara. Es un evento Solidario que los que allí vamos reivindicamos que los Saharauis que llevan desde hace 34 años viviendo en Campamentos para Refugiados vuelvan al lugar donde nunca debieron irse. También aportaremos ayuda humanitaria. Los deportistas viviremos durante una semana en los Campamentos de Refugiados acogidos por las familias saharauis. Pernoctaremos en casas de adobe y en haimas. Mis compañeros de haimas serán Carlos de Torres, David Plaza y María José Trenado. Unos 200 españoles partiremos hacía Tindouf el día 20 de Febrero por la noche.

El evento deportivo esta programado para el lunes día 23. En el petate no falta de nada: saco de dormir, papel higiénico, toallitas húmedas, frontal de luz, regalos (medicinas, caramelos, camisetas y algún que otro euro), barritas energeticas ect ect. Una de las penas que tengo es que los Saharauis por pertenecer a la religión musulmana, de pirriqui osease de vino y cerveza nada de nada. Espero que la organización nos aprovisione de algún jarabe. Estoy ilusionado y al mismo tiempo nervioso con conocer una experiencia. Estoy seguro que no me voy a arrepentir. Correr por el desierto, tormentas de arena, calor, sufrimiento, dolor, sed, hambre, angustia, felicidad. Todo es poco y poco es mucho para esta gente que lleva 34 años esperando correr junto al Océano Atlántico. A la vuelta os seguiré contando. Ya hablaremos de Sables, ahora dejarme centrarme en el Maratón del Sahara.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *