Demostrado: correr te puede hacer libre

c11c31c41c21

Después de tres días muy intensos y 83 kilómetros en nuestras maltrechas extremidades inferiores hemos llegado al Centro Penitenciario de Estremera. Los presos se han portado genial en todas las jornadas y me han abierto el corazón. Yo también me he entregado a tope. Me llevo un gran e inolvidable recuerdo de todos ellos y espero que a mí me recuerden siempre con mucho caríño. En el próximo número de Runner´s World os contaré todos los detalles de una experiencia única en la historia.

Primera etapa superada. ¡Ya somos más libres!

 alcala-meco-1presosalcala-meco-2

La primera etapa ha sido más larga y dura de lo esperado. Más de 30 kilómetros han hecho mella en nuestras piernas, pero nuestras mentes han sido más fuertes y hemos podido llegar a meta. Luego las fisios nos han dejado casi como nuevos. Mañana más y mejor. Ya somos más libres. Ahora toca charlar, reir, compartir, convivir y descansar un poquito…

Me voy de campamentos. ¿Con quién? ¡Aaaa! Tú lee

fiz-en-alcala-meco

Hola, amigos runners. Hacía tiempo que no os contaba nada. ¿Que pensábais que andaba corriendo por ahí para intentar batir el récord de Ricardo Abad -150 maratones en 150 días-? Pues no. Llevo tres semanas entrenando a destajo y parece ser que la pierna, el isquio, me responde. ¡Bueno! Hoy he notado y de vez en cuando noto pequeñas molestias. El caso es que voy entrenando. Por cierto, hoy es el cumpleaños de mi madre,  desde aquí quiero felicitarla por sus 70 tacos. Felicidades, mamá. 

Mañana (16 de junio de 2009) me embarco en un pequeño y gran proyecto. Mejor dicho actividad. En el Centro Penitenciario Madrid II van a liberar (con permiso especial) por unos días a ocho presos que van a correr desde Alcalá-Meco hasta la nueva cárcel de Estremera. Los valientes son de cinco países diferentes: un español, tres rumanos, un nigeriano, dos dominicanos y un guineano. La experiencia durará tres días y cada etapa constará de 23, 20 y 23  km.

Aquí no termina todo ya que por la noche el que escribe y todo aquel que nos quiera acompañar, dormiremos con los presos en polideportivos. La intención es convivir y tener un tú a tú con ellos y transmitirles las ventajas del deporte. Esto es resumidas cuentas es la nota de prensa que ha mandado Alex Calabuig.

Ahora bien, a todos los que les he comentado mi aventura han reaccionado de diferente manera pero siempre de manera positiva. ¿ No te da miedo? Para nada. Estos chicos son como nosotros, quizás con un pasado más duro. ¿Dormir al lado de  ellos no te da yuyu? ¡Hombre! Habrá mucha gente alrededor, además creo que en la calle hay  gente más peligrosa y con peores ideas que estos chicos que han pasado por todo. ¿Si alguno intenta correr más que tú, irás a por él? Si me quiere ganar iré tras él. Si lo que quiere es fugarse, le abriré las puertas (es broma).

Creo, por lo que me cuentan, que los chicos están tan ilusionados que no les queda tiempo en pensar en fuga. Todo lo contrario, estarán deseando regresar de donde han venido para contar la experiencia y para descansar de la soba que les voy a pegar. ¿Os imaginais que al segundo día, en la segunda etapa, estén “medio muertos”, rotos por el cansancio y quieran regresar al Centro?  Imposible, para ellos es un reto y llegarán a buen puerto aunque sea arrastrándose. Estos chicos necesitan de autoestima y que se conciencien que son útiles ante la sociedad. No podemos dejarles que se marginen, ni que se sientan marginados. Correr les dará alas ante la vida. Les hará sentirse libres y verán que pueden conseguir una integración ante la sociedad.

Chicos, ni tengo miedo, ni ascos, ni leches. Me veo con fuerzas para estar con ellos. Aunque no lo creáis – por los presos –  aprenderé mucho de vosotros. Nos vemos mañana, corriendo, comiendo y… durmiendo. ¡Eh! Ni se os ocurra de hacer un amago de fugaros. Si lo hacéis que sea de día. A la vuelta os cuento, si es que vuelvo.

Salud, dinero y amor

ricardo-abad-3

Tres cosas hay en la vida: “Salud, dinero y amor…”.   Ricardo Abad completó el 30 de mayo 150 maratones en 150 días consecutivos. ¡Enhorabuena! Ahora bien, si miramos con lupa el reto de Ricardo, podemos valorarlo como locura. La teoría de los atletas de elite es que cuatro maratones al año son suficientes. Ricardo nos ha roto todos los esquemas. Alguna dirán: “Es que no es lo mismo hacer las maratones a “fuego” que realizarlas con el único objetivo de acabarlas”. Ricardo ha tenido la clase y el don de realizar muchas maratones en menos de tres horas (maratones realizadas en eventos oficiales). Muchos de los días ha tenido una climatología adversa para correr largas distancias.  Ahora mismo, y como no puede ser de otra manera, Ricardo estará feliz y contento con tan grandiosa hazaña.  ¡Ojo! Los excesos se pagan. Ricardo tendrá que dejar de pisar el acelerador si quiere que su salud (organismo) no se resienta con los años.

Seguro que en cuestión dinero habrá ganado o al menos habrá dejado de gastar. En momentos de crisis la apuesta ha debido ser satisfactoria.  Correr 150 día seguidos requiere mucho tiempo. Correr, trabajar y descansar. No ha tenido tiempo para gastar. Ricardo ha sido en estos 150 días un ahorrador, a la vez ha sido un esplendido gastando y quemando calorías.

Y… de Amor, jajaja. De amor ni hablemos. Viendo la talla y la fisionomía de Ricardo se puede decir que tiene pinta de ser un Don Juan. Sí, sí, pero metiéndote todos los días un maratón “pal” cuerpo, trabajando ocho horas en la fundición y dejando un tiempo para el descanso… ¿Qué le queda para el amor?. Habrá que preguntarselo.

Ricardo, quiero felicitarte y darte la enhorabuena por tu gesta. Disfruta de ello. Cuida tu salud y con el dinero que  has ahorrado en  150 días maratonianos invita a tus allegados a lo que te apetezca . Por fin, haz el amor a destajo y durante 150 días seguidos. Quizás acabes más agotado.

Chicos y chicas ¿Qué opinais del reto que acaba de conseguir Ricardo Abad?  Desde mi blog tenéis la oportunidad de felicitar al ultramaratoniano si así lo deseáis…