VI TAL COMO SOY – MI PRIMER MARATON

Medalla conmemorativa de Maratón Helsinki (7.08.1993)

Tras la resaca de los Juegos de Barcelona y la ilusión de haber completado el sueño de cualquier niño, participar en unos JJOO, llegó el momento de la calma y de recapacitar el futuro deportivo. Lo tenía más que claro, en las distancias de cinco mil y diez mil metros no me iba a comer una rosca. En el campo a través ya lo había dado todo. Entonces, que me quedaba. ¡Uff! Pasarme al maratón. En el mes de Septiembre de 1992 tuve una reunión con mi entrenador, Sabino Padilla. En esa reunión quedó todo bien claro, mi futuro iba a estar en manos del maratón. Emprender un periplo en la distancia mítica dejando atrás e hipotecando carreras de campo a través y de pista al aire libre con el fin de encontrar asentamiento, satisfacción personal y alargar la vida deportiva era lo que me hizo mirar hacía adelante. Todos estábamos de acuerdo, ahora bien tenía que enfrentarme a una serie de pruebas fisiológicas para que en la teoría científica descubriésemos si mi organismo estaba capacitado para correr cuarenta y dos kilómetros en menos de dos horas y quince minutos
De la ciencia a…
En Octubre de 1992 empezaron a someterme a una serie de pruebas. A primera hora de la mañana y en ayunas me esperaba conocer mis medidas antropométricas, es decir, peso y talla. Bien estiradito y en paños menores evaluaron el diámetro y los perímetros de cada segmento. Los 54 kilos y 1´69 metros daban buena pinta, cualidades de un maratoniano. Una guapa enfermera pellizcaba mi cuerpo y hacía pliegues para medir el contorno de la carne con la piel y así calculaba el porcentaje de grasa. Todo iba muy rápido hasta que llegó el momento de las muestras de orina y sangre. Vaso en mano y a orinar. Como si se tratara de un torero, el Juli, la enfermera pegó una estocada en el brazo y empezó a llenar de sangre tres o cuatro tubos de ensayo. Todo resultaba un poco coñazo pero…había que hacerlo. Por fin pude echarme algo a la boca y así saciar las ganas de comer. La mañana continuaba y un cambio de sala daba lugar a un cableado de cuerpo. Electrocardiograma. Por último, me tumbaron en una camilla e impregnaron el abdomen y el tórax con un gel y realizaron un ecocardiograma transtoráfico que identificó un corazón sano y a pleno rendimiento.

Prueba de Esfuerzo en cinta
Prueba de Esfuerzo en cinta
Una vez pasado por varios departamentos médicos tocaba subirme a la cinta rodante para hacer la Prueba de Esfuerzo. La prueba empezó con un pinchacito en la yema del dedo o en el óvulo de la oreja para coger unas gotas de sangre que sirven como toma de muestra. La cinta empieza a andar a velocidades lentas, es decir caminando. Cada tres minutos  paraban la cinta y el médico ordeñaba mi oreja. Así sucesivamente.  Iba incrementando la velocidad hasta que el organismo dijera basta. La mañana se hizo larga y agotadora, sólo había que esperar a los resultados. Por la tarde una llamado alerto la siesta, era el doctore para comunicarme que científicamente mi organismo era apto para participar en carreras de largas distancias. Claro estaba, todo esto era en el aspecto de la ciencia médica, luego había que llevarlo a la práctica con la participación en un maratón.
Prueba de Esfuerzo (Tesst de Campo)
Prueba de Esfuerzo (Tesst de Campo)
Para asegurarnos que la evaluación se había interpretado correctamente, a la semana siguiente me hicieron la Prueba de Esfuerzo (test de campo) en la pista. Se hacen en dos días y consisten; Primer día se hacen cinco series de dos mil metros a diferentes ritmos (7´50” – 7´10 – 6´40 – 6´20 – 6´10) y recuperando no más de un minuto, justo el tiempo que la enfermera te coge la muestra de sangre.
Muestra de sangre
Muestra de sangre
Por la tarde verifican los mmol.(mili moles) lactato que has hecho y dependiendo de los valores, al día siguiente se realiza el test de confirmación del ritmo. Hay que hacer 7 Km. al ritmo marcado y parando 45″ a mitad de prueba para coger una toma de muestra. Quiero dejar claro que esto que os cuento es desde el punto de vista de mi experiencia. *Seguramente un especialista en medicina deportiva os relataría esto de manera profesional*. Las pruebas volvieron a indicar mi valía para el maratón, sólo había que concienciarse y llevarlo a la practica. Empecé a valorar los pros y los contras. Más entrenamientos, kilómetros, cansancio, menos fiesta, menos chicas. Hidratos, hidratos y más hidratos y una alimentación monótona. Decidí hacer la temporada de cross y luego en primavera ya sopesaría la idea del maratón.
Analisis de muestra (Lactato = mmol)
Analisis de muestra (Lactato = mmol)
Mundial de cross en Amorebieta
La temporada de cross de campo a través se mostraba atractiva, en marzo el Mundial llegaría a Amorebieta (Vizcaya). Se presentaba una buena ocasión para lucirse delante de mi afición. De esta manera me olvide del maratón y durante todo el invierno estuve centrado en el campo a través. El campeonato de España se celebró en el mismo circuito donde dos semanas más tarde se iba a celebrar el Mundial. En un spring a tres bandas, se haría con el titulo nacional el veterano Paquito Guerra. Luego entró Carlos Adan y yo me subí al tercer puesto. A las dos semanas, en el Mundial conseguiría mi mejor clasificación en un Mundial. Puesto 14º y segundo atleta europeo, sólo superado por el atleta portugués Domingo Castro. Codearme con los mejores atletas del mundo sació mi hambre deportiva e indudablemente la euforia eclipso las ansias de debutar en una carrera de maratón. Descarté la idea de correr un maratón en primavera para intentar quemar el último cartucho en los diez mil metros.
Domingos Castro y Fiz
Domingos Castro y Fiz
Pasarse de forma física
La temporada veraniega se presentaba muy intensa, muchas competiciones y con la idea de asistir al Mundial de Sttugart en la prueba de los diez kilómetros. Analizando mis intervenciones, creo que fueron excesivas y esto me llevo pasarme de forma física. Corrí carreras rápidas y duras con poco margen de recuperación. El cinco de Mayo corrí en Bilbao un diez mil en 28´00”97. En Junio cometí la osadía de correr, en menos de quince días, dos cinco miles a menos de 13´40 (13´33”05 – 13´37”19). Estaba rápido pero advertía que mi organismo se encontraba algo cansado. Llegó el campeonato de España y un bronce y una marca de 28´28”62 me dejaban a las puertas de acudir a los mundiales. Me quedaba una oportunidad para hacer la mínima, esta pasaba por ir a Oslo (Noruega), ciudad de los lanzamientos de jabalina y del fondo. Y allí estuve. Sólo recuerdo que el paso por el quinto kilómetro se produjo a un tiempo de 13´45”. Me dije ya esta hecho, sólo me queda aguantar el ritmo y la plaza será mía. La siguiente vuelta empecé a notar un cosquilleo por las piernas. La siguiente perdía ritmo y para el séptimo kilómetro me encontraba fuera de las pistas. Apesadumbrado y bajo el grifo de una ducha, se me sobrevino a la mente una serie de pensamientos, me había llegado la hora de correr maratón.
…a la experiencia del maratón
Puse todo mi empeño por correr maraton en manos de Miguel Ángel Mostaza (Manager). Era Julio y “Miguel, quiero correr un maratón ya mismo”. Miguel, “Sin problemas, en Septiembre tienes Berlín”. Martín “No, tiene que ser antes y quiero algo con menos nivel y más popular que la carrera alemana”. Miguel “En Agosto tienes un maratón popular en Helsinki pero ¿No será demasiado pronto? ¿Estas preparado para correr maratón?”. Mentalmente estaba preparado para correr cualquier distancia porque la mala hostia que tenía por no ir al Mundial de Sttugart me estaba dando energía. Insistí que hablara con el organizador para ver si por lo menos me pagaba el viaje y la estancia. Me quedaba un mes para mi debut y en mi cabeza aparecían un mar de dudas que las fui solventando hablando con los atletas aficionados de Vitoria. Hice un par de salidas largas (30 Km en menos de dos horas) que me dieron mucha confianza. Quedaban seis días para la carrera y si pongo un circo me crecen los enanos. Miguel me dice que la organización no se hace cargo de nada (ni hotel, ni viaje). Le explico que ya no hay marcha atrás, que esto no es un mil quinientos donde puedes hacer uno cada semana. Decido que voy y me pago el viaje de mi bolsillo. A todo esto, mientras mis amigos están de juerga, son las fiestas de la Virgen Blanca en Vitoria, yo entreno, me concentro e intento hacer una vida de monje.
Mundial de Cross Aix le Bainx
Mundial de Cross Aix le Bainx

Por fin, llegó el momento de la verdad

El viernes 6 de Agosto por la noche aterrizé en la ciudad de Helsinki. Allí no hay nadie para recibirme ¿Quién va haber si no soy nadie? Pues eso, nadie. Pregunto a un taxista por el hotel oficial del maratón y que me lleve . Tengo hambre, mucha hambre y sueño. El viaje ha sido largo. En el panel de anuncios hay un cartel que anuncia el maratón. No entiendo nada pero me quedo con un horario, las 16:30. Esto me hace reflexionar y vuelvo a preguntarme ¿La carrera empezará a las cuatro y media o será la hora del cierre? Duermo mal, me desvelo constantemente. Por la mañana, sábado, escucho voces en tono andaluz. “Quillo al desayuno”.  Esas voces y sus gentes fueron mi salvación, es un grupo de atletas aficionados venidos de Fuengirola (Málaga), concretamente del maratón de los Pacos. Vamos, como os diría, me pegue a ellos como una lapa. Estuve con ellos en todo momento. Me llevaron a la feria del corredor y hablamos con el organizador para convencerle que me facilitara un dorsal bajo para poder salir en la parrilla delantera.  Les comentaba mis pretensiones y alucinaron. “Vengo a ganar”. El organizador y los aficionados malagueños se quedaban perplejos a escucharme que iba a debutar en la distancia mítica y que además pretendía ganar. Decían, por lo menos si ganas nos invitaras a unas cañas…Eso está hecho. Cross memorial Muguerza

Helsinki, 8 de Agosto de 1993 a las 16:30 PM

La mañana se me hizo larga, más bien, eterna. No sabía que hacer si desayunar fuerte y no comer nada hasta después de la carrera o levantarme muy pronto, hacer un desayuno y tres horas antes de correr matar el gusanillo con un tentempié. Opte por descansar bien y una vez de ingerir un desayuno fuerte dirigirme hasta la salida. Esperé ansioso a que  el reloj de la plaza diesen las cuatro y media de la tarde.  El pistoletazo de salida fue inminente. Me coloque en primera fila. Lloviznaba y la temperatura (15º) me pareció suave. Miraba hacía un lado y hacía el otro y allí no conocía ni reconocía a nadie. ¡A quién seguir? No supe a quien seguir hasta que vi a tres corredores por delante del resto. Iba advertido y con la lección bien aprendida, “Martín, si se escapan que se vayan, ya caerán”. Aunque iba cómodo, 3´15”/km, seguí con una táctica conservadora. Pasaron por el km 5 y después llegó 10. En los avituallamientos cogía los vasos que contenían agua y sales minerales. Una de las lecciones del libro gordo del maratón es que hay que beber aunque no se tenga ganas. Pues nada, a beber. Mientras, los tres atletas se alejaban del resto de participantes. Me dije que hago yo aquí, y cambié de ritmo y me fui en busca de ellos. Puse una marcheta de 3´08/km y en el km 18 ya estaba cerca de ellos.  Me miraron, les devolví el ojeo y así sin desprender ni media palabra  no tuvieron más cojones que aceptarme como acompañante de viaje. La compañía duro poco ya que decidí mantener el ritmo y ellos, me temo que no tenían fuerza para subilo, quedaron relegados en los asientos traseros. Al paso por el medio maratón la diferencia de metros respecto a  mis rivales iba en aumento. En aquel momento empezaron los problemas, estos no eran físicos sino funcionales. Nadie me había dicho que hacer si la vejiga golpeaba las paredes abdominales solicitando hacer aguas menores. Tuve que resolver un montón de indecisiones; me paro y orino tranquilamente o lo hago al mismo tiempo que voy corriendo.  Me tocó patear una zona de adoquines y esto movió aun más mi estomago. Justo en ese momento  la moto que transportaba al cámara de la televisión desapareció para irse hasta el segundo grupo. Entonces, se me abrió el mundo, la orina corrió a través de las piernas con la sensación como si me estuviera desangrando. Orinar me encima fue lo correcto y de hecho no me arrepiento. No perdí ni ritmo ni tiempo y mantuve a raya a los perseguidores, incluso llegué a perderlos de vista. Miraba el crono una y otra vez, los parciales en cada kilómetro los paraba en 3´05”/km.  Llegó el cansancio, los ojos se caían, las piernas cargadas y pesaban  me dolía. No había chispa. Quería llorar, reír, gritar. Estaba en un mundo totalmente desconocido. Angustia, alegría y otra vez volvía a angustiarme. El estomago lo llevaba vacío y con sensación de hambre. Escuchaba el sonido de las tripas y me preguntaba ¿Por qué me suenan las tripas?. En el kilómetro 35 vi que el avituallamiento contenía alimento líquido y sólido. Bueno, bueno había de todo; naranjas, limones, frutos secos y hasta  cebolletas y pepinillos. Si, si, de esos que se meten en vinagre. Me entretuve a coger agua y  durante un instante  pensé, ¿qué cojones hacían allí esos pepinillos si no aportaban nada al organismo?. A día de hoy, no me lo explico. Kilómetro a kilómetro sin muro y sin conocer al  señor del mazo  me presento en los ciento noventa y cinco metros más apoteósicos y emocionantes que hasta ese día había vivido. Gané el maratón  que fue fantastico pero con sólo terminarlo ya me creí que me había hecho maratoniano. La marca de 2:12:47 es el nuevo record de este maratón, además había sacado más de seis minutos al segundo clasificado. Según me dicen, 17 años después el récord sigue vigente

El reloj marca un registro de 2:08
El reloj marca un registro de 2:08

1º Martín Fiz (España), 2:12:47
2º Yrjö Pesonen (Finlandia), 2:17:30
3º Timo Rossi (Finlandia), 2:18:44

El organizador estaba sobreexcitado, tanto es así que decidió recompensarme con un premio de un millón y medio de pesetas por haber batido el récord del circuito y por ganar la carrera. Jamás había ganado tanto dinero en une carrera.
Estaba súper contento, quería llamar a mi mujer, a Mostaza, quería hablar con cualquiera que hablara mi idioma. Iban llegando los corredores de los Paco de Fuengirola y con el dedo les insinuaba que había ganado. Por fin hable con Miguel Ángel Mostaza, se encontraba con Fermín Cacho en el mitin atlético de Montecarlo. “Miguel, he ganado” Contesto como de costumbre “sabía que ibas hacerlo”. Más se sorprendió cuando le dije la marca que había realizado y la pasta que había ganado. A partir de ese día, Mostaza también se hizo maratoniano. Luego el turno fue para mi mujer, como os dije al comienzo en Vitoria estaban de fiestas  y mientras mi queridísima esposa se encontraba viendo un concierto de la Lolita Flores, yo gozaba de felicidad con un toque de estar descojonado. Con la grata compañía de Los Pacos celebramos la victoria tomando unas cervezas. A las 12 PM el Bar del hotel apagó y encendió las luces repetidamente para decirnos que a partir de entonces no servirían más cervezas. (En Finlandia, en algunos lugares públicos a partir de las 12:00 no sirven bebidas con alcohol).
Recuerdo que al día siguiente tenía unas agujetas terribles, casi no podía ni moverme y bajar un bordillo o unas escaleras era casi imposible, de echo bajaba las escaleras de espaldas. Dos días después, al llegar a Vitoria me hice una analítica que mostró unos niveles de CPK (enzima que indica la destrucción muscular) de 1568. El médico (becario en el mes de Agosto) se quedó perplejo con los resultados. Me llamó y con voz asustada me dijo, “o durante las fiestas de la Blanca te has puesto morado a copas o has tenido un principio de infarto de miocardio. Le tuve que explicar que venía de correr mi primer maratón y que mi organismo todavía no estaba acostumbrado a correr tan largas distancias. Entonces se quedo más tranquilo.
A modo de curiosidad el 22 de Agosto de 1993, durante el campeonato Mundial de Atletismo se disputo la carrera de maratón. Recuerdo y nunca se me olvidará esa carrera porque pienso que pude estar en ella. Ese día hizo mucha humedad y el ganador fue un desconocido, es más, después nada más se supo de él. El ganador, Mark Plaatjes, realizo una marca de 2:13:57. Esto me hizo soñar con alcanzar alguna vez un Campeonato del Mundo.

Desde Cáceres A Coruña, 18 años después

 

Cantabria / Enero 2010
Cantabria / Enero 2010

El titular de este diario les puede sonar a Regreso al pasado. Marzo de 1992, campeón de España de cross Absoluto. Marzo de 2010 campeón de España cross M45. Es una historia que meses atrás en mi IV tal como soy narré recordando aquel añorado 1992. Después de dieciocho años la historia pega un pequeño vuelco de sensaciones parejas y un sentimentalismo unánime me impulsa a acoplarlas. Ocho de Marzo de 1992 a las 13:55 PM, en la ciudad de Cáceres con un calor  insoportable de 25º C. En los aledaños de la ciudad se mueve una marabunta en ropa deportiva. El campeonato de España de cross está a punto de comenzar. Días antes había cumplído 29 años. Mi chica, Ana, embarazada de seis meses se le antojó seguirme. Mis padres, familiares y amigos fletaron un autobús que durante toda la noche les transportó desde Vitoria a Cáceres. El campo a través en España siempre ha sido un tradición, además se ha vivido con intensidad y el titulo de Campeón de España siempre ha sido muy codiciado por los especialistas del campo a través. El nivel de los atletas era altísimo; Alejandro Gomez, Carlos Adan, Abel Antón, Pere Arco, José Manuel García, Tono Pérez Perales… Vencer no iba ser tarea fácil. Ese campeonato me salió la carrera perfecta, además el nivel de motivación fue desbordante. El viaje que se habían metido mis padres (apenas durmieron) entre pecho y espalda sólo para verme correr merecía todos mis esfuerzos.

Antonio Prieto (1) - Martín Fiz (2)
Antonio Prieto (1) - Martín Fiz (2)

En esta ocasión tuve un aliado, el argentino Antonio Silios que corría fuera de concurso. A falta de cuatro kilómetros, nos escapamos del resto de atletas. Por detrás venían tirando fuerte el catalán Peré Arco y Alejandro Gómez. Este último había tenido un encontronazo y cayó al suelo. Una de mis manías era mirar constantemente hacía atrás y a los lados. Hablé con Silios y le convencí para acelerar el ritmo unas veces uno y otras veces yo. Acepto el envite y de este modo mantuvimos la diferencia de metros con el resto de contrincantes, así uno de los dos se haría con la victoria. En la última subida, a falta de seiscientos metros para el final Silios llegó desgastado y desfondado y con un arreón y el delirio del público (familiares y amigos) alcance la victoria. Fue el sumo. Mi familia sacó el jamón, la tortilla, la bota de vino y todo que hiciera falta para celebrar por todo lo alto el triunfo. Allí, donde estaban ellos se acercaron seguidores y gente conocida. Felicitaban a los allí presenten y estos recibian un gracias, un pedazo de buen ibérico y un buen lingotazo de vino de la sierra. Una fiesta que recuerdo con emoción. Han pasado 18 años y parece que fue ayer. 

Cross Laredo 2008
Cross Laredo 2008

18 años después se repite la escena. La nostalgia de no poder contar con algunos de los seres más queridos, mi padre, Diego García y alguno más ya fallecieron. Esto me hace ponerme susceptible a la hora de narrar la vivencia. De verdad son recuerdos que se viven pocas veces en la vida, que una familia plagada de trabajadores como es la mía, ya es un triunfo verles exteriorizar una alegría.
Como les decía, el 7 de Marzo de 2010, dieciocho años después, cuarenta y siete años a mis espaldas y en la ciudad de A Coruña el destino y el amor por este deporte ha querido que vuelva a subir a lo más alto de un podium en un campeonato de España de Cross. No ha sido en la categoría absoluta sino en la categoría que me corresponde por edad, M45. Y ahora preguntarán ¿Por qué corriste el campeonato? Desde el año 2000, JJOO de Sydney no participaba en una competición oficial, es más, el 11 de Mayo del 2008 se celebró en Vitoria el campeonato de España de maratón para veteranos. En esa ocasión corrí fuera de concurso, es decir, hice la inscripción en el maratón popular y decidí no inscribirme para la disputa del titulo nacional. Ganó Michael Chemchir (2:17:17) y yo entré en segunda posición (2:28:07) sin optar al titulo. En A Coruña si te inscribías y llegabas a meta no había más remedio que entrar en una clasificación. Tres semanas antes de la celebración de dicho campeonato mi hijo, Alex, entró en segunda posición en el Campeonato de Euskadi de cross Junior. Toda una alegría, se había clasificado para el Nacional de cross. Para informarme de los horarios entré en la pagina web de la RFEA. Me percaté que también había carrera para veteranos. Me gusta correr y sobre todo competir, así que me dije, mato dos pájaros de un tiro, veo a Alex y aprovecho para correr. Como mandan los cánones, realicé la inscripción.

La Patagonia Atgentina  / Noviembre 2009
La Patagonia Atgentina / Noviembre 2009

Los días previos a la competición empezó a runrunear por el cuerpo sensaciones que hacía tiempo no había tenido. De verdad, no es lo mismo correr una carrera de carácter popular a participar en algo que tenga una oficialidad. Estaba como un niño con zapatos nuevos. Creo que la única diferencia del campeonato de Cáceres a este de A Coruña era que el pelo había cambiado de color castaño a un color más bien encanecido. Junto a mi mujer y mi sobrino recorrimos los seiscientos kilómetros que separan Vitoria de la ciudad gallega. El viernes por la noche nos pegamos un pequeño homenaje de producto autóctono del lugar. Mi cabeza estaba puesta en el circuito de la Torre de Hércules. Paseando nos topamos con corredores cincuentones y decían a modo de pregunta ¿No estarás nervioso? Pues lo estaba igual que siempre que tengo una competición, además eso de colgarte el cartel de favorito tensaba el ambiente. Les decía, claro todos esperáis que gane pero si no la hago ¿Qué? A la mañana siguiente salí corriendo desde el hotel hasta el recorrido. El Paseo marítimo de Riazor es impresionante. Al llegar al circuito donde se iba a celebrar el cross me adentré para conocer la largura de la hierba. Me dije, es un circuito pesado en forma de balsa (subida y bajada). El único lugar llano está pleno de curvas y recovecos. Para más INRI el terreno es irregular, el que sufra de tobillos tendrá que salir con cuidado de no torcérselos. Por allí andaba Anacleto Jiménez, antes atleta y ahora trabajador en la RFEA. Hablamos de la belleza del recorrido. A mí me gustaba, era de mis características me iba al pelo. Tras la ducha, llame a Alex, venía con los integrantes de la selección de Euskadi. Le informe y le puse al día de las características del recorrido. Tras dos días de proteínas por la noche tocaba hidratarse y comer hidratos de carbono. Esto de comer cualquier otra cosa que no fueran hidratos, hace 18 años no hubiera ocurrido. Los tiempos habían cambiado, si antes corría para ganar ahora lo hacía para disfrutar.

Patagonia / Noviembre 2009
Patagonia / Noviembre 2009

  Aunque ya estaba despierto a las 7:30 AM suena el despertador. Todo esta preparado. Rápidamente me visto de romano (atleta), al aseo y a por el desayuno. Estoy un poco abotagado de la noche anterior así que me tomo un café y camino hacía el recorrido. Son 25 minutos de caminata, de visualización y de planteamiento de carrera. Sólo veo a gente que tras la noche continúan de marcha. El asfalto esta mojado, entonces la hierba estará aún más blanda. A lo lejos, empiezan a oírse por los altavoces la voz de Gerardo Cebrian . Los más mayores están en cámara de llamadas. Estoy nervioso, impaciente con unas ganas inmensas de correr. Esta vez nadie ha venido a verme, seré uno más entre los miles de participantes. Imagino a mi padre le hubiera gustado ver correr a su hijo y nieto. Caliento con unos y con otros. En las zapatillas pongo un clavo de nueve milímetros. Me encuentro bien, sigo el mismo ritual que utilicé hace casi dos décadas; Calentamiento, visualización, concentración, meadita del miedo y sobre todo mantener intactos las ganas por correr Mis compañeros y contrincantes me miran con aprecio y yo intento responderles con todos mis respetos. Si te paras a pensar, todos estamos en las mismas condiciones, ilusión y la misma edad son nuestras credenciales. 

El pistoletazo de salida se demora. Julián Bernal, 92 años, salió en la categoría de los más mayores. Pretende llegar a meta y al final lo consigue. Hace frío y no paramos de movernos. En los cajetines de salida, miro hacía un lado y también hacía el otro. Busco a los que pueden ser mis rivales. Salimos rápidos. Esta vez no está ni Alejandro Gómez ni Arco ni De la Torre pero los contrincantes se emplean como auténticos profesionales. Quiero coger el peso de la carrera pero Carlos García no cesa de pegar cambios de ritmo. Me quedo perplejo, va a ser más difícil de lo que uno. En un principio dudo de mis posibilidades pero continúo acechando al madrileño. El paso por el primer kilómetro, 3´17”, se me antoja fuerte. Cojo la cabeza y ya no quiero soltarla. Sigo a buen ritmo pero García y Manuel Vigo mantienen la diferencia. Zancada a zancada voy poniendo tierra de por medio. El último kilómetro lo lleno de recuerdos. Al entrar y romper la cinta de llegada la satisfacción se hace patente en los gestos y en un levantamiento de brazos al cielo. 

Categoria Junior - Ganador
Categoria Junior - Ganador
Cpto. España cross M45 - A Coruña / Marzo 2010
Cpto. España cross M45 - A Coruña / Marzo 2010
La única diferencia de Cáceres a A Coruña ha sido la diferencia de edad porque la ilusión y motivación de correr al máximo nivel ha sido semejante, claro está, acomodando la edad, los compromisos laborales y las obligaciones familiares. Que el hobby se convierta en profesión y siga siendo mi entretenimiento es un privilegio al alcance de muy pocos. Para mi es más importante que mi hijo mantenga los valores familiares y continúe con el gusanillo por correr que todos los triunfos logrados con 47 tacos. No busco medallas ni tengo ningún síndrome de medallitas, lo tengo claro, mi momento de gloria, el tren de las victorias pasó hace ya unos cuantos años. Disfrutar, saber cuál y cómo se comporta el organismo a diferentes edades es lo que me mantiene en alerta deportiva y en estado vivo.
El respeto por los rivales en un antes y actualmente. Ilusión. Competitividad. Motivación inmune y disfrutar…CORRIENDO es lo que incita a ponerme en la parrilla de salida.

Cpto. España Cross M45 – 2010

Martín Fiz, campeón de España de cross
09.03.10 – 02:50 – EL CORREO | VITORIA

Martín Fiz se proclamó el domingo campeón de España en la categoría de mayores de 45 años, en las pruebas que se celebraron en las cercanías de la Torre de Hércules en La Coruña. El fondista alavés, que no ha dejado sus sesiones de entrenamiento por el Prado, constituyó la punta de lanza de una apreciable representación provincial en estas pruebas.

Cpto. España Cross M45 - A Coruña 7 de Marzo 2010
Cpto. España Cross M45 - A Coruña 7 de Marzo 2010

En la categoría senior, Gontzal Sanz (La Blanca-Ayuntamiento) entró en el puesto 86, sólo un poco por delante de Roberto Ruiz, que llegó en el 97. En veteranos mayores de 50 años, Luis Alberto del Río (Laudio) concluyó la carrera de diez kilómetros en la vigésimo primera plaza; en juniors, Alejandro Fiz (Laudio) fue 54, inmediatamente por delante de Íñigo Gutiérrez Barquin (Portugalete); y en juniors femenino, Ekhiñe Unzalu cruzó la meta en el puesto 44.

Campeonato de España de Campo a Través
07 de marzo de 2010
9:40 – Veteranos M-45 y M-50 – 6.000 m – Categoria: M45
Circuito de la Torre de Hércules, A Coruña
Lic
1 691 FIZ, Martin VI2784 Strands.com M45 1 20:17
2 725 VIGO, Manuel GA754 Universidad Santiago M45 2 20:31
3 721 GARCIA, Carlos M840 Val. Martin Berlanas M45 3 20:36
4 699 POUSA, Juan C. M485 At. Fuenlabrada M45 4 21:11
5 698 DURAN, Carmelo EX2146 AT. FREGENAL M45 5 21:12
6 720 MARTINEZ, Jose GA1623 Atmo. Samertolameu M45 6 21:16
7 707 RODRIGUEZ, Angel GA2023 Atletismo Milladoiro M45 7 21:24
8 717 COSTAS, Juan A. GA1903 R.C. Celta M45 8 21:36
9 712 PAZ, Jose A. GA966 Ourense-Ac.Postal M45 9 21:44
10 726 IGLESIAS, Jose A. GA1309 Atletica Val Minor M45 10 21:52
11 714 HERNANDEZ, Antonio F. TF3998 Realejos-CajaCanaria M45 11 21:54
12 711 PEREZ, Adrian GA5302 Ourense-Ac.Postal M45 12 21:59
13 718 VILLANUEVA, Bernardo O5130 Recta Final-Toscaf M45 13 22:08
14 723 RENUNCIO, Ernesto BU1858 UBU-Caja de Burgos M45 14 22:14
15 710 HERNANZ, Fausto GA1065 Ourense-Ac.Postal M45 15 22:16
16 708 SANDE, Victor GA1711 C. A. Sierra Naron M45 16 22:38
17 696 RODRIGUEZ, Higinio J. GA4011 CimansCoruña Comarca M45 17 22:52
18 716 FUERTES, Antonio GA1601 R.C. Celta M45 18 22:55
19 713 MELIAN, Norberto TF7355 Clator-CajaCanarias M45 19 22:57
20 695 COUCEIRO, Eleuterio M. GA1940 CimansCoruña Comarca M45 20 23:12
21 692 SANCHEZ, Mariano SS0807 Krafft-San Sebastian M45 21 23:21
22 705 JARAMILLO, Samuel M321 Lynze Parla M45 22 23:33
23 702 LOZANO, Jesus M. L4026 Atletismo La Bañeza M45 23 24:00
24 728 RODRIGUEZ, Rafael GA1482 Vet.Pabellon Ourense M45 24 24:17
25 704 SANTOS, Fidel L4270 Atletismo La Bañeza M45 25 24:31
26 709 RODRIGUEZ, Juan M. AR839 Zenit Olimpo M45 26 24:42
27 727 MEIRA, Angel GA1736 Vet.Pabellon Ourense M45 27 24:57
28 701 CASTELLANOS, Francisco J. L4024 Atletismo La Bañeza M45 28 25:13
29 697 MENDENDEZ, Juan GA2043 Egovarros Viveiro M45 29 25:24
30 703 VILLAR, Pedro L4479 Atletismo La Bañeza M45 30 25:40

 

 

Trabajo – Puesta a punto para carreras en largas distancias

JJOO Sidney 2000

La gente me pregunta, ¿si se repetiría el maratón del Campeonato del mundo de Atenas 1997 utilizarías la misma táctica y desarrollarías el mismo plan de entrenamiento para intentar alcanzar el oro? En ese mundial, mi máximo rival fue Abel Antón. Las características atléticas de Abel son; atleta rápido en los metros finales. Se desliza muy bien en terrenos llanos. Su handicap son los cambios de ritmos y llevarle con la “soga al cuello”, es decir, ritmo constante y fuerte desde el comienzo. Otra de sus debilidades eran los circuitos sinuosos. En Atenas, después de ir durante mucho tiempo (19 Km.) marcando un ritmo fuerte, Antón me ganó, batiéndome, en los últimos doscientos metros. Obtuve la segunda plaza.
Desde entonces han pasado más de diez años y rememorando todos los aspectos de mi preparación, os aseguro que volvería a repetir mi plan de entrenamiento y la táctica en carrera. Sólo un cambio, buscaría un aliado de condiciones similares a las mías para imponer un ritmo que debilitase al rival.
Estoy convencido que, no por entrenar mas rápido, no por efectuar un afinamiento con entrenamientos anaerobios se obtiene el máximo rendimiento. El maratón necesita ritmo, ritmo, y más ritmo. No obstante, cada maestrillo tiene su librillo.

Entrenamiento Maratón

Para preparar una prueba de la envergadura de un Campeonato Mundial en Maratón es necesario aspectos que van más lejos que el propio ejercicio físico:

– Objetivo Real
– Lugar, mes y hora
– Recorrido
– Rivales
– Preparación física / Entrenamiento

Se deduce que el afinamiento en la preparación física es para obtener u optimizar el máximo rendimiento. El Afinamiento comienza incluso antes de entrenarse. El deportista debe marcarse un objetivo real. No se debe aspirar a cotas que nunca se han experimentado sin tener un mínimo de práctica. Es un suicidio salir en la primara experiencia maratoniana a ritmos que el organismo desconoce. El organismo no sabe las sensaciones que se localizan y que se va a encontrar a partir del km 35. El temido mazazo, bautizado por los atletas con el seudónimo de “El Muro”. Imaginaros que nos ponemos como objetivo el Campeonato del Mundo. En la mente sólo me entra el “¡Quiero ganar!” Para ello analizo todos los aspectos que pueden ser básicos en el momento de ejecutar la acción, en este caso el maratón. Vamos allá. No es lo mismo correr un en un país lejano (cambio de continente) donde se establecen cambios horarios y el atleta esta obligado a adaptar su cuerpo al cambio horario. La Estación: Primavera, Verano… Hay que tener en cuenta cualquier cosa que nos baje el rendimiento, por ejemplo las alergias en primavera. El calor en verano. Observar si la zona es calurosa, húmeda o muy fría. No es lo mismo correr por la tarde que a primera hora de la mañana. ¿Cuándo almuerzo? Horas de digestión… Muy importante saber las características del recorrido: Llano significa carrera rápida. Sinuoso carrera lenta con cambios de ritmo. Visualizar cómo se va a desarrollar, lances y cómo se van a mover los rivales. Esto será providencial para el desenlace. Solo falta estar al tanto de nuestros rivales analizando sus virtudes y defectos. Aunque los contrincantes son muchos, en la mente hay que tener en cuenta un grupo reducido.
A partir de aquí, solo nos queda CREERNOS que el objetivo es factible y trabajar duro, muy duro.
En todo el tiempo que dura la preparación, el entrenamiento físico no deriva mucho. Los primeros meses son más amena, aparte que la ansiedad y las prisas no afloran. Pretemporada significa comienzo, esto conlleva entrenamientos de fuerza y potenciación. Mancuernas, balón medicinal son objetos que ayudaran fortalecer el tren superior. Correr en forma de Farleik (cambios de ritmos programados) por terrenos con subidas y bajadas. Esto hará que las piernas estén potentes y fuertes como robles. Por supuesto que la fe mueve montaña, al igual que yo me desahogo corriendo a ritmos muy lentos, es decir, soy capaz de correr durante tres horas seguidas a ritmo de 5 mnt. /km sin apreciar cansancio. Para muchos entrenadores y fisiólogos estos kilómetros nominados kilómetros basura y ritmo quema-grasas, argumentan que no valen para nada, yo les contradigo diciendo que son tan validos como los realizados a ritmos medios ya que el organismo se adapta y memoriza lo que es el sentir la falta de glucógeno. Aparte, prepara a la musculatura a los impactos que va a sufrir en los 42.195 metros. Ya os digo y repito, el organismo se adapta y vive las sensaciones de correr sin glucógeno, tirando de grasas, combustible de muy mala calidad.
En Cuatro meses de duro e intenso entrenamiento: Sesiones diarias de doble entrenamiento. Horas de fisioterapia y una alimentación estricta hará que el atleta llegue el día “D” a la hora “H” en plenitud de forma.

Ejemplo una semana:

Lunes: M: 10 Km. Carrera Continua ritmo 4 mnt/km + Estirar + Ejercicios
con balón medicinal.
T: 12 Km. Carrera Continua ritmo cómodo (4 Mnt/Km)

Martes: T: 20 minutos trote suave + 30 mint. de Farleik + 10 minutos trote
Suave.

Miércoles: M: Ejercicios de Estiramientos + Masaje

Jueves: M: 10 Km. de Carrera Continua ritmo de 4 mnt/km. + estiramientos
T: 15 Km. de Carrera Continua ritmo cómodo

Viernes: T: 30 minutos de trote lento + 20 X 200 Cuesta 5% desnivel.
Recuperar bajada al trote. Al final 20 mnt. Trote lento.

Sábado: Descanso

Domingo: 75 minutos (20 Km) de carrera continúa a ritmo medio de 3´40/kmCross de Lasarte (San Sebastían

 

 

 

 

 

En busca del ritmo perfecto

Una vez cumplimentado la etapa de fuerza, comienza la preparación específica del Maratón. A partir de aquí, el secreto es asimilar y memorizar los ritmos. Para ello habrá que correr muchos días a ritmo de maratón. El único cambio es que tendré que “convivir” con un cansancio excesivo. El trabaja diario sin descanso y los ritmos altos harán que mi musculatura se sienta pesada y el ánimo apagado. La mayor carga o cantidad de kilómetros llega en la etapa central, segundo mes de la preparación. Semanas de 220 Km y un promedio de 180 km marcará el final de una preparación que se me antoja de idónea. La cantidad de entrenamiento, la recuperación y el descanso marcará la asimilación y el éxito de la campaña.

Ejemplo de una semana

Lunes: M: 18 Km. de Carrera Continua a ritmo de 3´40/km + Estirar
T: 18 Km. de Carrera Continua a 4 mnt/km. Los ultimos 6 Km a
Ritmo de 3´´15/km.

Martes: M: 15 Km de trote ritmo cómodo + estirar + Masaje.
T: 4 Km. trote + 10 Km. a 3´20/km + 3 Km trote lento (Seguido)

Miércoles: T: 4 Km trote + 3 X 5 Km a ritmo de 3´05/km. Recuperar 4 mnt
En parado. + 2 km a ritmo de 4´30/km.

Jueves: M: 10 Km. de trote lento (4 mnt/km.)
T: 15 Km. ritmo regeneracion (4 mint./Km.

Viernes: T: 4 Km. Calentar + 25/30 X 400 a ritmo de 1´12/14. Recuperar 1´15” al trote

Sábado: M: 12 Km de Carrera Continua ritmo 4 mnt/Km.
T: 12 Km. de Carrera Continua + masaje.

Domingo: 25 Km de Carrera continua = 5 Km. a 4 mnt/km. + 15 Km a
3´12”/km. + 5 Km a 3´35”Km. + 5 Km a 3´05/km.
Km. Semanales aprox. 180/185

Maratón Corea 1996

AFINAMIENTO PARA EL MARATON

Llega el momento de la puesta a punto. Los errores de afinamiento que cometí en mi etapa en los cinco mil metros, los he enmendado en la maratón. Me pongo de ejemplo. Un atleta de mis características: 55´5 Kg / 169 cm – Una Frecuencia cardiaca máxima de 188 y 8 mmol. de ácido láctico es lo que alcanzo corriendo en tapiz (Prueba de Esfuerzo) con una pendiente del 1% y a una velocidad de 22 Km/h durante tres minutos en máximo esfuerzo. Con estos parámetros, con estos parámetros estoy completamente seguro que será difícil ganar a los adversarios en los metros finales, a no ser que me cruce con alguno de mis mismas condiciones. Un trabajo anaeróbico en la última fase de la preparación, lo único que puede originar traumas musculares, de hecho afinando para correr en la distancia de cinco mil metros sufrí mas lesiones que preparando maratón. Los problemas musculares se plasmaban con frecuencia en la zona Isquiotibial, tendones de Aquiles y gemelos. Afinando para el maratón, entrenos poco agresivos, los problemas musculares se resolvían acudiendo al masajista o fisioterapeuta y no hacía falta cortar la preparación. Se producen sobrecargas de músculos cansados que se liberan de ello con la fácil solución de sesiones de masaje y fisioterapéuticas. La única complicación para el maratoniano puede venir en deficiencias fisiológicas, es decir, una carencia en sangre de minerales y defensas por debajo de los parámetros de referencia provocada por la calidad y cantidad de volumen de entrenamiento realizado.
Por lo tanto sugiero que para atletas con un ritmo continuo y fuerte, la mejor de las opciones es afinar intentando mejoras sus virtudes. Por ejemplo:
¿Con cuál te quedas?

(A) 4 X 2.000 a ritmo de 2´40/km con una recuperación de 5 minutos
o
(B) 8 X 2000 a ritmo de 3´00”/km con una recuperación de 2´30”

Supuestamente el atleta esta capacitado para hacer los dos entrenamientos. Tiene calidad para ello pero cuál es el que más le conviene. Fijaros que en el ejemplo A el atleta va a correr 20” más rápido por kilómetro que en ejemplo B. Esto le dará al atleta una mejor cadencia en movimiento de piernas. Obtendrá un mayor margen y se convencerá que está en plena forma física.
Vamos al ejemplo B. El atleta entrenará a ritmos más lentos. Dos variantes del entrenamiento A. Doble de series y una menor recuperación. Si se decanta por hacer este entrenamiento logrará: Un buen ritmo de competición similar al que va ir en el maratón. Memorización de los ritmos. Mayor resistencia.

¿Con cuál de los dos te quedas?
Indudablemente me quedo con el B. ¿Por qué? Por lo antes todo expuesto y además en el ejemplo A el atleta trabaja acumulando un exceso de ácido láctico que en carrera de maratón nunca va a llegar. Esto puede incitar a que en la competición el organismo se pase de mmol. De hecho hay atletas que compiten al máximo nivel quince días antes del maratón. Participan en distancias más cortas (15 Km – ½ Maratón) para convencerse del estado de forma. Cometen el error de exprimir se al máximo, provocando un exceso de ácido láctico y como consecuencia una difícil recuperación. Aconsejo y es más conveniente, competir al mismo ritmo que se pretende correr el día del maratón.
Por lo tanto las pautas a seguir para Afinar en la preparación será efectuando entrenamientos de ritmos resistencia. Según se vayan cumpliendo los ciclos, incrementar el ritmo (no en exceso) y bajar el tiempo de recuperación en las sesiones de entrenamiento de series o cambios de ritmo.
Supuestamente se entiende que en los primeros meses los ritmos serán más lentos y las recuperaciones más largas:

Records España 5000 m (14´44) M45 Año 2009

 

Ejemplo fase ritmo perfecto

12 X 1.000 3´10/km Recuperar 2´30 al trote
25 X 400 1´12/14” Recuperar 1´15 al trote
3 X 4.000 3´12”/km recuperar 4´al trote
5 X 3.000 3´10”/km recuperar 4´minutos al trote

El entrenamiento ira en progresión según vayan pasando las semanas

La duración de Afinamiento va a ser de 21 días (tres semanas). Una semana antes, se incluirá una competición de una distancia aproximada de 15 a 21 Km. A partir de ahí, tanto la Carrera Continua como los ritmos en serie se van incrementando. Por el contrario, la recuperación en series desciende:

 

Ejemplo fase Afinamiento

3 X 4.000 2´55”/km recuperar 3´ al trote
25 X 400 1´10/400 Recuperar 45” al trote
15 X 1.000 2´55”/Km recuperar 1´ al trote
5 X 3.000 2´57”/km recuperar 2´ al trote
Carrera Continua: 70 mnt. Empezando a ritmo de 3´40 y bajar hasta 3´10/Km

En estas dos últimos recuadros se aprecia una diferencia, las recuperaciones. Para afinar, ritmos mas altos que en los primeros meses de trabajo y bajada en los tiempos de recuperación. Aquí esta el secreto, los tiempos de recuperación.
De esta manera el atleta consigue afinar al máximo su estado de forma, llega fresco, con hambre (ganas de competición) y con los ritmos asimilados y asentados en las piernas.Con este sistema conseguí éxitos deportivos y alargar mi vida deportiva hasta los 37 años, no obstante en los JJOO de Sydney contaba con esta edad y logre la sexta plaza en maratón. Diploma Olímpico.

Maratón Roterdam 1995 (2:08:56)

 

 

A que se debe mi longevidad deportiva. Quiero pensar y creer a que mis entrenamientos han ido encaminando a un trabajo aeróbico.
A día de hoy cuento con 47 años, sigo participando en pruebas populares manteniendo un buen nivel acorde con la edad. Sigo manteniendo el mismo sistema de entrenamiento, la misma puesta a punto, afinamiento, de cara algún objetivo con la diferencia que;  adapto los ritmos a la edad que le corresponde. Seis sesiones semanales y uno de descanso. Doy mucha más importancia a los periodos de recuperación y descanso. Por último, intento llevar una vida ordenada, hábitos de vida saludable. esto nunca tiene que llegar a la obsesión, si hay que darse un caprichito, a por ello. La moderación es buena hasta con el deporte.