JOSEBA BELOKI & LANCE AMSTRONG – Hagan sus apuestas

14 de Julio de 2003. Novena etapa del Tour de France. Los ciclistas Joseba Beloki y el americano Lance Amstrong se encuentran en dura pugna por alcanzar el maillot amarillo de líder de la ronda francesa. A falta de 8 kilómetros para llegar a meta, cuando Beloki desciende el puerto de la Rochette a una velocidad vertiginosa, en una de las curvas  la bicicleta hace un raro movimiento. Parece ser que  de la rueda trasera se le ha despegado el tubular y el ciclista cae sobre al asfalto. Sufrió una fuerte caída, fracturándose el fémur, el codo y la muñeca derecha. Amstrong que venía detrás pudo esquivar a Beloki y librarse de la caída. El infortunio hizo que Beloki abandonara la ronda gala y así de esta manera perder la oportunidad de enfundarse el maillot de líder. Años atrás (2000 – 2001 – 2002) en los campos Elíseos de Paris, Ioseba había acompañado a Amstrong en el podium.

Tras ganar su séptimo Tour, el americano decidió dejar el ciclismo para dedicarse a otros menesteres; Mountain Bike, Ironman, correr el Maratón de New York… Esta iúltima idea levantó gran expectación en los medios de comunicación. En su primera participación y con una preparación mínima el yanqui bajó de las tres horas. Al año siguiente volvió a la Gran Manzana neoyorquina, entonces estableció 2:46:43. Gran registro.

Este año, Ioseba Beloki está entrenando duro y aunque  ve muy difícil, aspira a acercarse al registro de Lance. La tarea es difícil pero no imposible. 

Media Maratón Miranda 2010 (1:18:54)
Media Maratón Miranda - 03:10: 2010 (1:18:54)

¿Lo conseguirá?
¿Qué marca crees que hará Beloki en el Maratón de New York?

Hace unos meses en Runner´s World y en la sección “Soy Corredor” tuve el placer de entrevistar a Ioseba Beloki. Estás fueron algunas de sus respuestas.

Un hombre como tú que ha conseguido casi todo en el ciclismo ¿Qué te motivo a correr a pie? Lo primero es que siempre me ha apasionado el atletismo y correr un maratón importante fuera de nuestras fronteras es uno de mis sueños. La semejanza entre el atletismo de fondo y el ciclismo hace que nos atraiga muchísimo. Me lo paso fenomenal pese a estar casi siempre tocado.
¿Qué diferencias encuentras entre correr encima de una bicicleta y entre correr encima de unas zapatillas? Sobre todo el golpeo muscular hace que termines por hincar la rodilla de dolor. En cambio en la bici la agonía el sufrimiento es diferente. El quemazón viene por contracción muscular. Es más llevadero el dolor de piernas del ciclista.
Tú que conoces los dos ambientes. ¿Qué diferencias encuentras entre el corredor aficionado y el cicloturista.? Una vez de que finalizas tu carrera como ciclista profesional pasas a ser cicloturista, nada que ver con la competición ÉLITE. En cambio un atleta popular siempre puede correr con la elite mientras quiera y tenga un registro. Esto hace que pueda alargar mucho su carrera deportiva.
¿QUé recuerdos tienes de un 14 de Julio del 2003? Día de Francia, jugar a ganar con valentía y un hostión del 15.
¿Hubieras ganado ese Tour? Nunca se sabe pero el americano era y es todavía mucho americano. Posiblemente no pero estaba cerca.
Seis años después ¿Cómo estás de la caída, tienes secuelas? Tengo una osteosintesis en la cadera derecha y no me aconsejan correr mucho. No me da mucha guerra pero tengo un balaceo de cadera raro que estoy intentado corregir. Cada vez estoy más acoplado. En bicicleta voy fenomenal ya que el resto de problemas, codo muñeca y demás, están ya solucionados.
-¿A qué aspiras corriendo a pie? Quiero correr una maratón importante a finales del año 2010. Este invierno me gustaría hacer la media de Vitoria en diciembre a tope y ver cual es mi tiempo real. Es complicado por la continuidad que se necesita pero quiero que el atletismo sea mi manera de desfogarme y no me asustan los retos.
¿Qué te aporta correr a pie? Me aporta la posibilidad de hacer ejercicio de alto nivel con poca dedicación diaria y sobre todo la conquista de un nuevo grupo de entreno en otro deporte que no es ciclismo.
Especifica tus características como atleta. Imaginaros que salgo de casa en bicicleta. Llego al parque del Prado. Aparco la bicicleta. A los cinco minutos veo que alguien  intenta robarme la bicicleta. Al otro lado pasa una tía despampanante. ¿Hacía dónde salgo corriendo?  Lo tengo jodido. Como soy lento estoy seguro que el tío se pira con la bici. Me acerco a la chica pero como no soy tan guapo, la chica echa a correr y… Un día malo lo tiene cualquiera.   

SEÑORES, HAGAN SUS APUESTAS
SEÑORES, HAGAN SUS APUESTAS

SUBIDA AL ANGLIRU 2010

SUBIDA AL ANGLIRU 2010 – 13 Km.

Imagen procede de www.altimetria.com
Imagen procede de www.altimetria.com

Vitoria, Por Martín Fiz – Fotos Ramón (Picasa) y Rodrigo Vallina

El puerto de El Angliru se hizo célebre por las ascensiones de deportistas  en la Vuelta Ciclista a España. Desde entonces los runners se han sumado a la aventura por pisar la cumbre.

Cicloturistas y runners han porfiado que si en un enfrentamiento entre un ciclista y un atleta. ¿Quién ganaría la subida al Angliru?  Ahora lo tengo claro, el atleta sería el vencedor. Habría que poner unas bases, entre ellas precisar que el punto de salida se ubicara en Via Pará, a siete kilómetros de las faldas del mítico puerto.

Pleno esfuerzo
Pleno esfuerzo

El día anterior a la carrera acudí a la rueda de prensa de presentación del evento. Allí descubrí mis cartas. Revelé  que había preparado el acontecimiento deportivo como si en ello me fuera la vida. Me hacía ilusión afrontar un evento de tal dureza, además el ANGLIRU, con letras mayusculas, siempre ha estado en la mente de cualquier deportista que se decante por los deportes en puro estado de agonía y de dolor. ¿Quién dijo Miedo? Quién invento la frase “No hay dolor”. Estaba inquieto y con ganas de hablar. Algunos de los asistentes me preguntaron a modo de respuesta ¿Sabes a lo que te enfrentas?  Entonces, me quedé con la mosca tras la oreja. Pensaba que no era para tanto, había preparado la subida en puertos más llevaderos. Siempre he creído que un Angliru no se puede preparar haciendo Anglirus todos los días. Es como si un niño mira el escaparate de una pastelería, entra en ella y en vez de comerse un pastel, termina con la estantería de bombones. ¿Qué pasa? Termina empachado. Con el Angliru y en el maratón pasa lo mismo, algunos se empachan antes de comerse el pastel más grande.  De todas maneras, para quedarme más tranquilo y poder visualizar el circuito pedí que me llevaran a inspeccionar el recorrido. En un principio todo transcurrió con normalidad, todo era subida pero nada descabellada.  Cogí el cedular, llamé a Ioseba Beloki. El ex ciclista me había descrito como era el Puerto. Años atrás en la vuelta ciclista a España él lo había subida. En esa etapa ganó Angel Heras y Ioseba entro en segundo lugar. Creo, no estoy seguro pero me dijo que uso un 39/28.  Al descolgar el telefono le vacilé diciéndole, “esto lo subo sentado y en plato”. El ciclista exclamo ¡chaval, vete preparándote, no sabes lo que te espera, el Angliru no es bamby!  Un kilómetro más adelante, en la Cueña les Cabres, una vaca se cruzó en el camino. Jaime (organizador) metió primera y el coche se caló varias veces. Un olor a embrague quemado y el acojono por quedarnos allí tirados, decidimos por finalizar el reconocimiento del circuito. Durante trescientos metros fuimos  marcha atrás. Era difícil encontrar un lugar para dar la vuelta. Un miedo escénico invadió mi cuerpo. Esa noche cené solo. La camarera, paisana del lugar, me pregunto haber qué iba a cenar. Una ensalada y unos espaguetis. ¿Nada más? Nada más. Tú no subes.

Pusieron pie en tierra e imposible continuar
Pusieron pie en tierra e imposible continuar

Sábado, once de la mañana, doscientos deportistas con caras asustadizas están en La Vega (Riosa) esperando el inicio al ascenso a la cima del Angliru. Del punto cero hasta hollar la cumbre del Angliru (1570) nos separan trece kilómetros. Hasta llegar allí, tendremos que afrontar un desnivel de 1265 metros, con un desnivel medio del 10´04% y un máxima del 23´5%. Los primeros síntomas (manos frías) y las sensaciones eran buenas. Cada vez que compito o tengo un entrenamiento exigente, sea cual sea la temperatura ambiente, si tengo las manos frías es que estoy metido en la carrera. En los primeros compases de la subida nos tomamos los repechos con cautela. Enseguida se hace un grupo comandado por el vallisoletano Ricardo Mayordomo, los Asturianos Martín Alvarez y David Prieto y ahí estoy yo. En el kilómetro cuatro comparto zancadas con Mayordomo. Dentro de la dureza, puedo decir que hasta ese momento se puede ir corriendo. La niebla es espesa pero enseguida da paso un Sol radiante. Aumenta la temperatura, por la barbilla y codos empiece a emanar un regadero de sudor. El pulso se acelera. Voy cómodo pero más vale regular que caer en errores. Pregunto al vallisoletano si vamos demasiado rápidos y es contundente en su respuesta“creo que si, vamos solos”. No era la primera vez que Mayordomo transitaba estos lugares. Terminado el falso llano, me adentro en el infierno. Primero, Les Cabanes (22%) te pone las banderillas. Aprovecho las curvas y cambio de rasante para descansar y también para asentar leves cambio de ritmo. Cojo un metro, dos y tres metro de diferencia. Intento mantener un ritmo fijo pero muy cansino. El asfalto los desniveles y su dureza nos pone ha cada uno en su sitio. La sensación es que la velocidad es mínima (6´15/km), así que de vez en cuando se me pasa por la cabeza  andar en vez  de correr. Me ayudo e impulso con los brazos. Llego al kilómetro nueve, allí me espera Les Picones (20%) y mil metros más lejos Cobayos (21´´5%). Para entonces voy en solitario. Paso a un ciclista a dos tres y no se cuantos. No hay descanso.

El esfuerzo empieza a ser tortuoso, la merma física da paso a un deterioro psíquico. No veo ni  sospecho donde está el lugar de meta. Un ciclista intenta volver a subirse a su bicicleta. Imposible, deambula de un lado a otro de la carretera. Me animan y les pregunto ¿Cuándo termina? Pienso que ya ha pasado lo peor, levanto la cabeza y veo una recta que parece interminable, es como si se perdiera en las alturas del cielo. La Cueña Les Cabres (23´5%), después te remata  El Aviru (21´5%) y finalmente llego a Les Piedrusines (20% 1570 m) que  es como  un demonio que anda esperándote con un bate de béisbol para noquearte del todo. Saco lo poco que me queda y con un último esfuerzo huyo de allí para afrontar los últimos quinientos metros. Grandioso Angliru. Veo la luz, así que no estoy muerto. El arresto fue  recompensado con un registro de 1:01:59 y una corona de laureles. Después llegaría Mayordomo que estableció su mejor récord (1:03:39). Completó el podium el asturiano y especialista en carreras de montaña Martín Álvarez (1:06:01). En chicas la zamorana María Diez (1:27:09) se deshizo de sus rivales, María Garcia (1:30:54) y Ana Gutiérrez (1:32:43), en la zona más difícil del recorrido y venció sin ningún tipo de contemplaciones.

Si un torero nos parece que es valiente al ponerse enfrente de un toro de lidia, los participantes del Angliru demostraron mucho  coraje, descubrieron que querer es poder y que la esencia de los límites del ser humano están por destapar. Los atletas Abandonaron las cumbres con aires de satisfacción.

La carrera muy bien organizada por el club Línea de Meta no hubo ninguna incidencia.
Esfuerzo extremo
Esfuerzo extremo
Pregunta ¿mejor andar que correr?
Pregunta ¿mejor andar que correr?

J. I. CASTAÑÓN (Periodista La Nueva España)

Día Anterior a la súbida:

Oviedo, J. I. CASTAÑON (Periodista La Nueva España)
En plena disputa de la Vuelta ciclista a España, la prueba deportiva que dio a conocer al mundo el puerto de El Angliru llega la subida pedestre al mítico monte riosano. Hablar de Angliru es hablar de épica. Y si de épica se trata nada mejor que una prueba como el maratón. En la edición de 2010 maratón, épica y Angliru se funden en un maratoniano de pro como Martin Fiz que tomará la salida mañana sábado, a partir de las 11 horas en Riosa.

El vitoriano, que fuera campeón mundial europeo y mundial de maratón que a sus 47 años sigue activo, a un nivel respetable, pero obviamente lejos de los registros que obtenía cuando formaba parte de la élite internacional explica que aún sigue vinculado al deporte: «Escribo para la revista Runner, corro, difundo a través de conferencias las virtudes tanto a gente mayor como a gente joven en edad escolar y entreno, sin ánimo de lucro a una serie de atletas que acaban de iniciar la pretemporada», señala desde la capital vasca. Fiz sostiene que su estado de forma es bueno de cara a la carrera y que opta a la victoria. «Antes buscaba estar bien el día D y a la hora H y ahora mis entrenamientos están basados más en estar a un buen nivel durante el año. Me pilla bien, pero un poco mayor», matiza.

Día después de la súbida:

La ignorancia nos hace más valientes, más osados. Quien desconoce un peligro es posible que se arriesgue más y que víctima de su osadía perezca en el intento. Por ello, nada mejor que una buena dosis de experiencia y más si se trata de un puerto que despierta miedo escénico con sólo su mención.

Bajo esta premisa se movía el vitoriano Martín Fiz, 47 años, campeón de Europa y del Mundo de maratón en los años noventa, que pidió a Jaime Fernández, organizador de la carrera pedestre del Angliru, inspeccionar en coche el puerto riosano la tarde noche del viernes. Mientras subía por el puerto, Fiz llamó por teléfono a su paisano Joseba Beloki y comentó al ex ciclista que El Angliru no era tan fiero como lo pintaban, como le habían comentado. Pero hete aquí que el destino en forma de vacas se interpuso en el camino de Martín Fiz en la Cueña les Cabres. El coche en el que subía debió frenar para no atropellarlas; se caló, se quemó el embrague y debieron recorrer 300 metros marcha atrás antes de poder dar la vuelta y renunciar a llegar a la cima del Angliru.

El miedo, físico que no escénico, entró en el cuerpo a Martín Fiz. El vitoriano recordaba ayer la anécdota en meta para explicar que su cautela al afrontar ayer la subida al Angliru había sido un arma de doble filo. Le hizo ser conservador y arriesgar lo justo.

«Estoy seguro de que en un duelo más igualado hubiera batido el récord de la prueba», sostuvo finalizada la carrera el gran ex maratoniano. Llevaba razón. Martín Fiz ganaba ayer con un tiempo extraordinario de 1 hora 1 minutos y 59 segundos (él soñaba en un principio con una hora y tres minutos) y demostró que es un profesional como la copa de un pino porque no vino a Asturias a pasearse sino a competir en el sentido más estricto de la palabra. Y también porque se pasó otra hora haciendo fotos y con una sonrisa en la boca mientras departía con todos los atletas que habían completado la prueba que organizó el club Línea de Meta.

Y es que decir Angliru es decir atletas que en un tramo llano transitan por lo general a poco más de tres minutos el kilómetro lo hagan en algunos casos a más del doble, cuando no simplemente andando. Que se lo pregunten a las ex internacionales asturianas María García, segunda, y Ana Gutiérrez, tercera, que prefieren un 3.000 obstáculos (su especialidad) corrido «a muerte» a las rampas del Angliru. Antes de Viapará tenían a tiro a la zamorana hasta que Cabanes, Aviru, La Cueña y demás famosos tramos daban un bocado de realidad a sus sueños de victoria. Una victoria que ayer se cotizaba cara, pero que de algún modo obtuvieron todos los que tuvieron el valor de ponerse a prueba en El Angliru, territorio de la épica.

Llegada Angliru 2010

CARRERA PEDESTRE ANGLIRÚ 2010, Riosa 04/09/2010
Adultos. Distancia: 13.000 m
1 MARTÍN FIZ                                                                  1:01:59 0:04:47 strands.com
2 RICARDO MAYORDOMO SANCHEZ                    1:03:39 0:04:54 ATLETAS POPULARES DE VALLADOLID VALLADOLID
3 MARTIN ALVAREZ ESPINAR                               1:06:01 0:05:05 PILOÑA DEPORTE Gijón
4 DAVID PRIETO DIAZ                                                1:09:00 0:05:19 TOSCAF-RECTA FINAL PRAVIA
5 JORGE CRESPO ARIAS                                             1:09:44 0:05:22 SAR A POUTADA negreira
6 LUCAS RODRIGUEZ MEJIDO                                1:10:51 0:05:27 S.C.D. RIBADESELLA ALLER
7 CARLOS DIEZ SOLARES                                          1:11:27 0:05:30
8 JOSE ANTONIO IGLESIAS OTERO                      1:11:43 0:05:31 S.A. VAL MIÑOR Vigo
9 RUBEN DARIO RODRIGUEZ JIMENEZ             1:12:19 0:05:34 ELECTRONICA RATO AVILES ATLETISMO LUANCO,
10 JAVIER FERNÁNDEZ BENITO                          1:12:19 0:05:34 ESNOVA GIJON Gijón