Mundial de Moscú (Maratón)

La batalla del Maratón
Por Martín Fiz
Sé y sabéis que la escena de la batalla del Maratón se desarrolló en Grecia en el año 490 a.c. Allá por entonces los guerreros fueron atenienses y persas, pero a la batalla que en estos momentos me refiero va a tener lugar en Moscú en el mes de Agosto y los protagonistas no serán ni griegos ni siquiera serán “soldados” del continente europeo, los contendientes vendrán desde África y si nada cambian las cosas será entre kenianos y etíopes.

Los Fiz con Gebremarian (Etiope)
Los Fiz con Gebremarian (Etiope)

Los Mundiales de Atletismo de Moscú se presentan con aires de revancha, todos quieren ganar y nadie quiere perder, pero lo que tengo claro es que las competiciones oficiales difieren mucho de las maratones comerciales. En la prueba de maratón, los registros que se hayan conseguidos meses antes del Mundial pueden llegar a ser significante, pero nunca determinantes. En Maratón todo es posible, hay factores que puede cambiar el rumbo del resultado: El calor, la humedad, el recorrido e incluso la hidratación en carrera pueden ser concluyentes. Además en una carrera táctica los atletas de origen africano no suelen ser tan efectivos como cuando corren a ritmo de records. Se puede decir que son vulnerables. He corrido con atleta que me superaban en marcas, pero en un enfrentamiento, tu a tu, pierna a pierna, son capaces de desmoronarse. Me preguntareis y eso Por qué. Los africanos no están acostumbrados a correr a ritmos lentos, siempre van a piñón fijo, es decir a tope a lo que les da el corazón y las piernas. Correr lento no va con ellos, no entra dentro de su mentalidad, entonces se angustian, pierden el nivel de concentración y en muchas ocasiones terminan desorientados. En mis tiempos, los Antón, Baldini y compañia aprovechábamos esos momentos de debilidad para derrotarlos.

Homenaje a Samuel Wanjiru
Homenaje a Samuel Wanjiru

Ahora las cosas han cambiado, la rivalidad entre ellos mismos es tan bestial que cada vez que salen a competir buscan el récord del mundo. Si os pregunto quiénes son los que lideran el ranking mundial seguro que ni os suena. Son atletas totalmente desconocidos que correr tan rápido como lo hace un guepardo. Los campeonatos lo corren (tácticamente) como si fueran a batir un récord. ¿Quién se arriesga a salir tras ellos? Ellos mismos, algún valiente o alguno que quiera salir en los Medios de Comunicación. Seguirles sería un suicidio, es mejor esperar algún desfallecimiento y recoger lo que vayan dejando.
Es obvio que las tácticas que utilizábamos antes no son iguales a las que se utilizan actualmente. También es cierto que la diferencias de marcas no son las mismas, antes había menos diferencias, en cambio ahora la diferencia entre africanos y el resto del mundo son abismales, para que se hayan una idea, el etíope Lelisa Desisa (23 años) es el líder del ranking mundial (2:04:45) y el primer NO africano es el japonés Kazuhiro Maeda, clasificado en el puesto 34 (2:08:00). La diferencia es tan elevada que en Moscú no dará pie a las sorpresas. Me cuesta ver al mejor Europeo, el francés Abraham Kiprotich (origen keniano) en el puesto 52 (2:08:32). Entre los españoles Ayad Lamdassem en el puesto 78 (2:09:28) a más de cuatro minutos del líder Mundial. Con estos datos tendría que haber un golpe de efecto o un tsunami para que kenianos y etíopes no suban al podium.

Lelisa Desisa (23 años) Lider del ranking mundial (2:04:45)
Lelisa Desisa (23 años) Lider del ranking mundial (2:04:45)

Apostar por un ganador no es tarea fácil y más cuando no se vislumbra ningún líder, nadie está por encima del resto de participantes y además estamos hablando del Maratón, una distancia que puede dar pie a cualquier sorpresa.
Soy de los que opina que el atleta que ha corrido rápido en primavera, es difícil verle proclamándose campeón del mundo en verano. El cansancio, una mala recuperación o un exceso de responsabilidad terminan por minar las fuerzas y acaba por derrotar a cualquiera. ¡Ojo! Lo digo por mi experiencia y si no tiren de hemeroteca y vayan a los JJOO de Atlanta.
Esta vez voy a romper el maleficio y me voy a decantar por el líder Mundial, Lelisa Desisa. Su juventud puede jugarle una mala “zancada”, pero es un especialista en carreras de asfalto. Lucharan por acompañarle en el pódium sus compatriotas Tola y Negesse. Los kenianos , Koech y Kipchoge pondrán todas las ganas para amargarles un dulce, los 42.195 metros.
Etíopes, Kenianos, japonés y algún americano de esos que entrena Alberto Salazar estarán en la pomada y en la lucha por las medallas.
Entre las chicas la misma situación pero a la inversa, es decir aquí las kenianas se han presentado más fuertes que las etíopes pero la lucha será entre ellas. Mis favorita es la keniana Priscah Jeptoo (2:20:15) y le acompañaran en el pódium, la japonesa Ryoko Kizaki (2:23:34) y la etíope Feyse Tadese (2:21:06).

lelisa_desisa_and_rita_jeptoo_1366112763_540x540
¡Ojo! En una climatología; calor y humedad alta, favorecería a los atletas japoneses. Los nipones están acostumbrados a correr en estas situaciones. Imagínense una carrera rápida y en un recorrido  lleno de “trampas”, es decir  con subidas, bajadas y curvas cerradas.  Situación indicada para efectuar cambios de ritmo. Entonces, kenianos y etíopes correrían a su albedrio, como más les gusta a todos ellos.
Un Mundial siempre levanta pasiones y los deportistas siempre se prepararán para hacer algo grande. Aunque la diferencia entre africanos y el resto del mundo son casi insalvable, esto es Maratón y la grandeza del maratón me hace recordar que  “mientras un atleta esté en carrera todo puede pasar, uno es rival de uno mismo y esto  puede llevarle a vencer o a salir traspuesto”. Hasta el rabo todo es toro, al final habrá batalla y una vez más, la victoria se delucirá en los últimos metros.

Ver la luz al final de… una lesión

Antes que nada quiero hacer manifiesto el inicio de mi Editorial 137. Lo podrás ver, íntegro, en la revista de este mes (Runner´s World Julio Nº 137).
Mi primer amor, el primer beso, el primer… Después de muchos años sin una contusión, hace unos días sufrí mi primera rotura ósea. Lo que no podía imaginar es que me iba a acarrear tantos trastornos: inmovilizado, dependiente de otras personas, a la hora de efectuar cualquier movimiento me he sentido, psicológicamente, como algo inútil. Soy consciente de lo que a diferentes grupos de población puede afectar una discapacidad, pero hasta que no estás en el ajo, no te das cuenta de lo que llega a inquietar un simple bordillo. Y aunque lo mío es pasajero, sueño con una ciudad sin barreras arquitectónicas. Menos bordillos y más rampas. Señales en braille para los invidentes. Disminuidos físicos, psíquicos y sensoriales. Tú, yo, aquel y el de más allá. Exigimos una urbe sin trampas. Queremos acceder a edificios, polideportivos o a cualquier lugar que se nos antoje sin tener que sortear ningún obstáculo físico. Soy y somos útiles, no nos hagáis sentirnos inservibles. No lo somos.

 

 

 

 

 

Relato de una lesión. Todo comenzó en la Formentera To Run. Después de correr la primera de las etapas y de encontrarme en un buen estado de forma, afrontaba la segunda etapa con la intención de salir reforzado (hasta ese momento mantenía la segunda posición). Cierto es que me encontraba fuerte. El recorrido se me antojaba como algo técnico; piedra suelta, acantilados, raíces de árboles… Controlaba la carrera a capricho, tanto fue así que me relaje en exceso. Perdí el nivel de concentración y eso me llevo a confiarme en demasía que en el momento más cómodo metí el pie en una grieta y me lo hice añicos. Retorcijón de pie, caída y un dolor inmenso. Quise continuar para ver si en caliente el dolor desaparecía y el tobillo (hueso y articulaciones) volvía a recolocarse. EBourifa no quiso hacer sangre, me ayudo y ganó la etapa sin querer dar exhibiciones. Gracias! Nada más entrar a meta me di cuenta que lo que tenía en mi pie no era un simple esguince. Me puse hielo y cremas antinflamatorias pero el pie iba a peor. El dolor y la inflamación crecían por instantes. Pedí al saninatario que me trasladase en la ambulancia hasta el hospital más próximo y tras una primera exploración y un par de radiografía lo que temíamos en lo peor se convirtió en realidad. Rotura 5 metatarsiano. Esto significó: escayolado, caminar con muletas y lo peor para mí, inmovilizado y dos meses sin poder correr. Nunca, desde que yo recuerde había estado durante tanto tiempo sin correr. En fin, una vez más… Paciencia y me toca disfrutar de otra manera.Formentera to Run 2013 719
¿Cómo estoy y cómo lo he llevado? Mejor de lo imaginado, he aprendido a tener paciencia. No me quedaba otra, así que lo he asumido con tranquilidad y a día de hoy se puede decir que empiezo a ver la luz al final del túnel, en este caso, al final de la lesión
La evolución de la lesión ha sido:
Primeros diez días:
Escayola (yeso) = Inmovilizado. Caminar apoyado en dos Muletas. Antiinflamatorios (mañana y noche) y dormir con la pierna en alto para intentar bajar la inflamación.
Del día 10 al 30
Me quitan la escayola y me colocan un zapato inmovilizador. La colocación del zapato me está permitiendo adelantar los periodos de rehabilitación. A los 21 días me quitan una de las dos muletas. Psicológicamente es un subidon, pienso que voy progresando y me hace sentirme fuerte.
Sesiones de Ultrasonidos + sesiones de laser + aplicación de hielo y contrastes de agua caliente y agua fría. Comienzo hacer entrenamientos en rodillo (bicicleta)

A partir del día 30
Después de 30 días sin correr un metro, mis avances son los que dictan una rotura osea, es decir se empiezan a cumplir los plazos de 6 semanas inmovilizados, en mi caso, sin correr y sin realizar apoyos con la zona dañada. La semana pasada he cambiado la hora de rodillo (ciclismo) por ejercitarme al aire libre ( 2 horas de bicicleta en llano y sin utilizar grandes desarrollos). Tambien estoy metiendo entrenamientos en piscina: movilidad del pie y entrenamiento aeróbico en Running-pool

Plan diario Rehabilitación:
8:15 Rexorubia Homeopatico
9:00 Ultrasonidos (5´) + Laser (1´)
10:15 Fortalecimiento Abdominal y lumbar
11:30 Contrastes de agua fria + caliente + crema antiflamatoria
13:15 Rexorubia Homeopatico
17:30 2 horas de ciclismo (llano y sin utilizar mucho desarrollo)
19:45 Estirar
20:00 Hielo (frio) zona afectada + crema antiflamatoria
21:00 Rexorubia Homeopatico

Día 35, camino sin muletas y durante una hora he decidido quitarme el zapato ortopédico y calzarme mi par de zapatillas. Ver mis pies, verme caminando encima de mis zapatillas me hace feliz, es una sensación muy reconfortable. Y a pesar de todo, de mi optimismo, todavía me quedan muchas jornadas para volver a la normalidad deportiva.

Formentera to Run 2013 546