¡Prepárate! Llegan las San Silvestres

Normal
0

21

false
false
false

ES
X-NONE
X-NONE

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Tabla normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt;
mso-para-margin-top:0cm;
mso-para-margin-right:0cm;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0cm;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-language:EN-US;}

san-silvestre-fiz

Queda menos de dos meses para la Clásica Carrera Popular San Silvestre. ¿Has pensado correrla? Seguro que sí. Si tú quieres, nosotros te marcamos las pautas a seguir, será muy fácil. Primeramente te voy a facilitar toda clase de consejos  sobre cómo afrontar la San Silvestre.

El primer paso para conseguir completar una carrera de estas características es romper con la pereza y estar dispuesto a sufrir un poco. Correr es una terapia, una manera de quitar el estrés que conlleva la crisis, el que uno se quede en paro, que otros intenten encontrar trabajo… La mejor manera de focalizar ese tiempo que se queda libre es haciendo deporte y quemando esas endorfinas que no puedes quemar en un puesto de trabajo o estando todo el día en casa. Los atletas populares deben buscar unos objetivos acordes a su capacidad física: ganarle al vecino, ganarle a su novio… Siempre hay unos pequeños objetivos y para conseguirlos te esfuerzas un poco más de lo normal. Por eso siempre hay un pequeño sufrimiento, aunque sea por ganarse a uno mismo.

De todos modos, aconsejo a los participantes que se tomen esta prueba como un día festivo. La San Silvestre es una oportunidad para despedir el año y dar paso al siguiente, es una carrera donde se  disfruta y se deja la tensión de la competición en un segundo plano: Yo la defino como las dos CES: Competir y Compartir.  Compartiremos esfuerzo,  kilómetros agradables con tu familia, con tus amigos… Tenéis que saber que hay un momento en el que la gente debe saber cuál es su objetivo y hasta dónde puede llegar. Muchos habrán competido ya en alguna San Silvestre y querrán intentar batir el tiempo del año anterior, pero al final se trata de competir y compartir los kilómetros”.

Cada corredor debe llegar con los deberes hechos a esa cita, física y mentalmente: A parte del tema físico, el aspecto mental es lo que más importa. La balanza tiene que estar igualada, pero inclinada un poco más hacia el lado mental. Si tú psicológicamente estás fuerte, físicamente la San Silvestre y este tipo de carreras las vas a hacer bien, con holgura.

Cuatro horas por semana no es mucho tiempo, no son muchos kilómetros y, seguramente, vas a evitar accidentes, vas a evitar que llegues a las “doce campanadas”  en mal estado.

Os aconsejo que tengáis un entrenador que os guíe y os motive. Preferiblemente es mejor entrenar en  grupo,  corre con gente de tu mismo nivel. El primer día hacer 15 minutos de caminar, 15 de correr y 15 de caminar. Cada día te vas a dar cuenta de que vas a correr más tiempo y caminarás, menos. El cuerpo te lo pide, por eso es importante tener un ambiente social y deportivo de amistades que puedas salir a cenar con ellos y hablar de lo que es la carrera. Poco a poco te va a entrar el “mono” de correr  y finalmente le quitarás el miedo a competir y colocarte un dorsal.

Os recuerdo que hay que reforzar un poco la alimentación antes de la carrera, pero si no se es un atleta de élite tampoco hay que hacer cosas muy especiales: “Un popular tiene que hacer una dieta rica en hidratos de carbono. Para 8 o 10  kilómetros hay que incidir en los hidratos sin olvidar las proteínas”. Tampoco hay que bajar la guardia durante la carrera: Tenemos las barritas energéticas, alguna pieza de fruta, un cachito de plátano o los geles que tanto están de moda. Y que nadie se olvide de beber agua antes, durante y después de la carrera.

Y a las doce de la noche, doce campanadas, doce uvas,  celebraciones y descorches. Que surjan nuevos proyectos y todo lo imaginable, se cumpla.

¡ANIMO!!!!!!

PD: Articulo recogido de entrevista A. Gondra a M. Fiz