La alimentación antioxidante I

En el post anterior ya vimos qué son los radicales libres, qué efectos producen sobre las estructuras celulares (ADN, proteínas y lípidos) y cuáles son las consecuencias que tienen sobre la salud a medio-largo plazo. Hoy vamos a hablar sobre los antioxidantes, qué son, qué hacen, cómo se clasifican, y los más interesante y práctico para todos, dónde se encuentran y cuál es la mejor forma de consumirlos.

Un antioxidante es una molécula capaz de retardar o evitar la oxidación de otra molécula, oxidándose a sí misma. En el organismo los antioxidantes se encargan de neutralizar a los radicales libres antes de que puedan dañar  componentes vitales de las células, trabajando conjuntamente para evitar el daño oxidativo a dichas estructuras (ADN, lípidos y proteínas). Hay varias formas de clasificar a los antioxidantes, según sean solubles en agua (hidrosolubles) o en grasa (liposolubles), según sean de producción endógena (los sintetiza el propio cuerpo) o exógena (los obtenemos de la dieta), según sean primarios o secundarios, según trabajen dentro de la célula o fuera de ella.  El mundo de los antioxidantes es tremendamente amplio y hay miles de formas de enfrentarse a él. Yo en este post, intentaré no perderme en los océanos de su bioquímica y ceñirme a lo que creo que os puede interesar más a todos los corredores, que es cuáles son los principales antioxidantes exógenos y en qué alimentos podemos encontrarlos.

Continuar leyendo “La alimentación antioxidante I”