Cuidado con el golpe de calor

      Mañana hace una semana que se celebró el X Medio Maratón de Madrid. La jornada terminó trágicamente con el fallecimiento del deportista Alberto Ceballos Quesada. Desde aquí me gustaría mandar a todos sus familiares y amigos mis condolencias y todo mi cariño para que superen lo mejor posible estos momentos tan tristes. Además, otros dos corredores tuvieron que ser trasladados al hospital, uno de ellos en estado grave por un golpe de calor.

      Por eso quiero, en este post, resaltar la importancia de tener en cuenta las condiciones de calor y humedad ambiental, y de hidratarse y prevenir todas las alteraciones clínicas que se pueden derivar del aumento de la temperatura corporal. Ya estamos en primavera y poco a poco irán aumentando las temperaturas.  Muchos de vosotros vivís o iréis de vacaciones a lugares muy calurosos y húmedos, y me gustaría que supierais que estas condiciones pueden afectar mucho al buen funcionamiento de los procesos fisiológicos y sobre todo a la capacidad que tiene el cuerpo de termorregularse, debido fundamentalmente a la pérdida de sales y líquidos a través del sudor, por lo que es absolutamente vital que bebáis abundantes líquidos mientras compitáis o entrenéis.

      golpe de calor

      No me gusta ser alarmista, pero tampoco quiero pasar por alto la importancia  que tienen las enfermedades asociadas al calor, pues son la segunda causa de muerte en atletas jóvenes. Antes de seguir leyendo os recomiendo que volváis a leer el post que escribí hace tiempo sobre la hidratación en el ejercicio, en él ya expliqué que el agua tiene un papel fundamental en la regulación de la temperatura corporal. Durante el ejercicio físico hay un aumento de la temperatura interna, ya que cerca del 75% de la energía empleada en crear movimiento se disipa en forma de calor. El agua aquí es crucial, pues gracias a la evaporación del sudor en la piel, el cuerpo es capaz de mantener la actividad muscular sin una elevación excesiva de la temperatura. Pero esta capacidad de termorregularse  se puede llegar a agotar cuando se realizan ejercicios intensos  en lugares con temperaturas muy elevadas y no se repone el líquido perdido. Esta situación  puede agravarse en condiciones de mucha humedad, pues aunque el deportista sude mucho, al no producirse la evaporación de dicho sudor (que es el auténtico mecanismo refrigerador), no hay enfriamiento.

      De entre todas las alteraciones clínicas que se pueden producir por el calor (en mi página web podéis encontrar un artículo sobre ellas) el más grave y sin duda una urgencia médica es el golpe de calor.

      El golpe de calor es la situación provocada por un calentamiento excesivo del cuerpo, en un tiempo relativamente breve y la incapacidad del cuerpo de bajar esa temperatura corporal. Esta situación puede llegar a ser una amenaza vital y  necesita atención médica urgente. Las situaciones que exponen a un deportista a que sufra un golpe de calor son:

  • Lugares con una temperatura elevada, con un alto grado de humedad ambiental y con luz solar intensa.
  • Ejercicio físico intenso.
  • Falta de líquidos y sales debido a una hidratación insuficiente.

Se caracteriza por los siguientes síntomas:

  • Aumento de la temperatura corporal a 40,5oC o más.
  • Disfunción del sistema nervioso (malestar general, cansancio, sensación de inestabilidad, dolor de cabeza, confusión, disminución de la capacidad de alerta, pudiendo llegar a perder el conocimiento y convulsionar)
  • Piel roja y caliente y falta de sudor.
  • Además pueden aparecer vómitos, diarrea e hipotensión.

      Como ya he dicho antes, esta situación representa una urgencia médica y precisa de tratamiento médico urgente para evitar el daño a los órganos vitales y la muerte del paciente. Ya veis que no estamos hablamos de ninguna tontería. Todos los veranos oigo en las noticias casos de ingresos graves (o incluso muerte) por golpe de calor, que con un poquito de precaución y teniendo en cuenta unos consejos básicos se podrían haber evitado. Para ello hay que evitar las horas de mayor calor e incidencia solar, beber abundantes líquidos, no esperar a tener sed para beber (la sensación de sed no es un indicador fiable de los niveles de hidratación del organismo y es necesario reponer más de lo que el cuerpo “pide”) y parar y pedir ayuda ante cualquier síntoma o malestar. Una vez más, os recomiendo que volváis a leer el post de hidratación en el ejercicio, donde especifico las pautas de bebida en carreras y entrenamientos.

      Espero que este y otros consejos que os dejo en este blog, os ayuden a disfrutar durante muchísimos años y en unas condiciones óptimas, de vuestro deporte favorito, que estoy segura de que os brinda unos momentos maravillosos, únicos e inolvidables. 

2 opiniones en “Cuidado con el golpe de calor”

  1. Es increible la diferencia de sensaciones y rendimiento que se pueden tener entrenando en invierno o en verano, lo noto aqui en Madrid donde las temperaturas son frias en invierno y muy calurosas en verano. Te agradezco la reseña que has hecho al tema de la sudoración y la humedad pues no tenía muy claro el porque de que correr con humedad aslteraba el normal funcionamiento : ” Esta situación puede agravarse en condiciones de mucha humedad, pues aunque el deportista sude mucho, al no producirse la evaporación de dicho sudor (que es el auténtico mecanismo refrigerador), no hay enfriamiento.”
    Muchas gracias Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *