Los BCAAs en suplementación deportiva

Siguiendo con la serie de post que inicié hace tiempo sobre suplementación deportiva, vamos a continuar hoy con los aminoácidos ramificados o BCAAs (del inglés Branched Chain Aminoacids). Son aminoácidos esenciales, por tanto deben ser aportados por la dieta. Como su nombre indica, tienen una estructura molecular ramificada. Son tres; valina, leucina e isoleucina. Constituyen un 35-40% de la proteína corporal y el 15% de los aminoácidos del músculo esquelético (el que utilizamos para movernos). Son una de las estrellas en suplementación deportiva, ahora veremos por qué. Continuar leyendo “Los BCAAs en suplementación deportiva”

Proteínas y deporte de resistencia

Los deportistas de fuerza y potencia (culturistas, levantadores de peso) tienen bastante claro que sus necesidades de proteínas son mayores a las del resto, y es muy habitual que tomen muchos alimentos ricos en proteínas e incluso suplementos proteicos. El deportista de resistencia, como el corredor, nadador o ciclista, suele centrar su atención en el consumo de hidratos de carbono, que le permitan “tirar” durante las largas jornadas de entrenamientos y competiciones, y es frecuente ver que a menudo desatienden el consumo de proteínas. Hoy veremos que en el deporte de resistencia también están aumentadas las/sus necesidades y que su consumo adecuado tendrá  implicaciones en el desempeño de la práctica deportiva. Continuar leyendo “Proteínas y deporte de resistencia”

Alimentos funcionales III.

Ya hemos visto en un post anterior varios tipos de ingredientes funcionales. Hoy vamos a seguir con otros, entre ellos distintos tipos de grasas, y veremos qué beneficios aportan a nuestro organismo, y cómo contribuyen al mantenimiento de la salud o a prevenir e incluso corregir ciertos desórdenes.

 

aceite_saludable_inscripcioAceite de oliva: en los últimos años se han sustituido en multitud de alimentos (galletas, panes, margarinas) distintos tipos de grasas por el aceite de oliva, y es que este “oro líquido” puede considerarse como un auténtico ingrediente funcional natural. El aceite de oliva es muy rico en ácido oléico (ácido graso monoinsaturado, AGM) y también tiene, en cantidades considerables, ácido linolénico y linoléico (acidos grasos poliinsaturados, AGP). Los AGM y AGP tienen la capacidad de reducir a la mitad los niveles de colesterol en sangre en comparación con los ácidos grasos saturados (AGS), presentes en mantequillas, margarinas y aceites de palma y coco. También contiene compuestos fenólicos que son importantes antioxidantes. Diversos estudios evidencian que existe una asociación entre el consumo de aceite de oliva y una disminución en el riesgo de enfermedad coronaria, menor incidencia de determinados tipos de cáncer y modificación de la respuesta inflamatoria e inmune. Continuar leyendo “Alimentos funcionales III.”