226motivos: Alimento Para el Espíritu II

Hoy no voy a hablaros de dietas, ni de alimentos o suplementos. Pero creo que lo que os voy a contar merece la pena el paréntesis. Hoy quiero hablaros de un gran y emocionante reto del que tuve conocimiento ayer: se trata de 226motivos. Con este gran reto Nacho Rodríguez Pérez, un “tipo de los más normal” -como él mismo se define-, quiere conseguir recaudar dinero para ayudar a la investigación de una rara enfermedad que afecta a algunos niños: el Síndrome de Sanfilipo. Para ello va a participar en el próximo Ironman de Lanzarote y sumar kilómetros que se trasformen en pequeñas donaciones. Una vez más me emocionan iniciativas como estas, que nacen de personas normales, como tú y como yo. Iniciativas que se basan en los valores del deporte –optimismo, valor, esfuerzo, sacrificio, compañerismo, lucha- para alcanzar grandes metas. Os cuento un poco más:

Nacho es un padre de familia, un “tipo de lo más normal” de 39 años, casado con una mujer maravillosa con quien intenta educar a tres niños inquietos, pero sanos. Y además es un apasionado del deporte. Hasta aquí todo “normal”. Un día Nacho conoció a Emilio, padre de Dani -un niño que padece el Síndrome de Sanfillipo- y fundador de la Fundación Stop Sanfilippo. Así es como Nacho conoció esta rara y terrible enfermedad y decidió que su afición, a la que dedica mucho tiempo y sacrificio, sirviese para algo más. A través del deporte Nacho ha aprendido muchos principios básicos aplicables a la vida; según sus propias palabras: “el sacrificio, el trabajo, el esfuerzo individual y el colectivo, el respeto a las normas y  a las jerarquías, la amistad, la derrota, la victoria…para mí el deporte es vida” y todos estos valores son los que está poniendo en práctica con este especial reto.  Ahí es donde nació la idea de 226motivos.

Pero a Nacho no le gusta el protagonismo, ni que se hable de él. Así que vamos a lo que él considera lo más importante: AYUDAR A LA FUNDACIÓN STOP SANFILIPPO. Esta Fundación tiene como objetivo ayudar a las familias que tienen niños con esta enfermedad y recaudar fondos para promover la investigación. Esta enfermedad se da en 1 de cada 50.000 nacimientos y se diagnostica entre los 2-6 años de edad. Los niños que la padecen carecen de una enzima encargada de descomponer ciertos elementos de desecho en las células. Al no descomponerse,  el Heparán Sulfato se acumula en las células de sus cuerpecitos con consecuencias devastadoras para el organismo, causando deterioro mental, hiperactividad y tendencias autodestructivas y desembocando finalmente en una muerte prematura durante la adolescencia.

Cuando yo llego hasta aquí y leo esto en la web de Stop Sanfillipo: “desembocando finalmente en una muerte prematura…” se me encoge el corazón. Soy mamá de tres niños sanos, y no puedo por menos que ponerme en el lugar de esos padres. Y pensar en la fuerza, en la determinación y en el espíritu luchador que tienen que sacar de sí cada día. Si tenéis un ratito os aconsejo que veáis el video que hay colgado en la página de 226motivo sobre Dani. Y veréis varios seres humanos maravillosos: la mamá de Dani, que no pierde la esperanza de que en un futuro próximo se encuentre una cura para la enfermedad de su pequeño. Los grandes amigos de Dani, que dicen “en la cabeza de Dani hay células que van corriendo y algunas se van durmiendo…queremos que no se mueran más células”, y el profe de Dani, que dice que “Dani nos ofrece pensar en ayudar. Los niños, gracias a Dani, han dejado de pensar en sí mismos para pensar en los demás, en Dani”. Grande.

Pero volvamos a Nacho y a su reto. Aunque Nacho se considere una persona normal, yo no estoy de acuerdo. Yo pienso que Nacho es un hombre extraordinario. Que está haciendo algo extraordinario. Él es consciente de lo maravillosa que es “su vida normal”, y de que otros padres no pueden decir lo mismo. Y ha decidido hacer algo, en lugar de no hacer nada. Y ha montado un proyecto, que transforme su pasión por el deporte y su hobbie en algo que pueda ayudar a los demás. Y con este gran reto, Nacho nos vuelve a dar una muestra de la grandeza del ser humano. Yo no me cansaré de repetirlo: el mundo está plagado de grandes personas. Por eso hemos llegado hasta aquí. Lo que pasa es que no se las oye. Pero este mundo está lleno de héroes anónimos dispuestos a ayudar a los demás, obviando el esfuerzo y el sacrificio que eso supone. Además, con este reto, Nacho consigue transmitir y trasladar los valores del deporte a mucha gente.

Desde aquí me gustaría que apoyaseis a Nacho en su reto. Solo tenéis que sumar kilómetros a su Ironman en forma de una pequeña donación (10 euros). Cada kilómetro que sume Nacho llevará el nombre de la persona o personas que han hecho la donación. Y cada euro que Nacho consiga recaudar irá íntegramente a la Fundación Stop Sanfillipo. Yo soy consciente de que no son momentos fáciles económicamente para la mayoría de nosotros. Pero creo que este reto merece que hagamos un pequeñísimo esfuerzo. Si no podéis hacer el esfuerzo económico, me encantaría que  apoyarais a Nacho con vuestros ánimos, a través de su página de Facebook y que lo difundáis entre vuestros amigos y conocidos (a lo mejor ellos sí pueden hacer la pequeña donación).  Y que así se extiendan los valores del deporte y todas esas familias reciban nuestro apoyo.

¡Ánimo Nacho!

PD. Hace ahora casi un año os presenté en este blog “El reto Team espada: alimento para el espíritu”. Carlos Espada, contra todo pronóstico médico, sigue vivo y luchando con su enfermedad. Y El Team Espada, un año más tarde, sigue corriendo carreras populares y Maratones, dándonos a todos el mismo ejemplo de optimismo, lucha, espíritu de sacrifico y compañerismo. La fuerza de la voluntad y la actitud no tienen límites.

Carlos escribió esto en los comentarios al final del post: “Un detalle importante para mí, indudablemente correr la Maratón me hace más feliz y me anima, pero no lo hago por eso, mi motivación es seguir dando ejemplo de capacidad de superación a mis hijos y a todo el mundo. Soy un luchador en todos los sentidos, y también así es como afronto mi enfermedad, plantándole cara día a día. Esta es la manera en la que pretendo inculcarles a mis hijos una enseñanza fundamental: el espíritu de lucha y superación incluso ante la mayor de las adversidades. Como decimos en Everis, la actitud no tiene límites

1 opinión en “226motivos: Alimento Para el Espíritu II”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *