Poniendo un poco de sentido común en la nutrición del deportista

Empezando la casa por el tejado

 La nutrición interesa. Y mucho. Eso está claro. Y entre los deportistas comprometidos, más. Pero ese gran interés no siempre acaba en un mayor y mejor conocimiento. A veces es tanta la información que recibe el deportista, de tan diversa índole, a menudo tan sesgada y malinterpretada, que el deportista, en el mejor de los casos, se encuentra perdido y no hace ningún cambio y, en el peor, se lanza a la última moda en dietas o suplementación y termina mermando su rendimiento y maltratando su salud.

 Algunas de las preguntas frecuentes: ¿Qué es mejor, la maltodextrina o la amilopectina? ¿Me suplemento con BCCAs, con glutamina, con whey o con los tres? ¿Tengo que tomar cápsulas de sal si entreno mucho? ¿Son los carbohidratos malos? ¿Tengo que hacer entrenamientos en ayunas? ¿Las dietas cetogénicas  (con muy bajo contenido en carbohidratos) son la panacea para reducir la grasa o para mejorar el rendimiento de los deportistas de larga distancia? ¿Tengo que hacer ayunos intermitentes para mejorar mi salud y composición corporal? ¿Tengo que tomar suplementos de proteínas o batidos recuperadores? ¿Son los alimentos con gluten un “veneno”? ¿Me tengo que hacer vegetariano? Y así hasta el infinito.

 Si nos hacemos estas preguntas sin antes tener asentados los pilares fundamentales de una adecuada nutrición, estaremos empezando la casa por el tejado y, por tanto, nos estaremos equivocando. ¿No sería más inteligente empezar por la base? ¿Tener bien claros cuáles son los pilares sobre los que se tiene que asentar una adecuada nutrición, orientada primero a mantener y mejorar la salud y, después, a mejorar el rendimiento deportivo? Este es el camino que yo propongo. Continuar leyendo “Poniendo un poco de sentido común en la nutrición del deportista”