3er Congreso Internacional de Medicina y Ciencia en deportes de Ultra-resistencia

En el marco de la Ultratrail del Mont Blanc (UTMB), la carrera de montaña más importante y prestigiosa del mundo, se ha organizado un congreso médico de deportes de ultraresistencia. Es la tercera edición del International Congress Medicine & Siencie in Ultra-Endurance Sports, celebrado en Chamonix los días 21, 22 y 23 de agosto de 2016.


Captura de pantalla 2016-08-23 a la(s) 18.17.27


Según explica el Dr. Patrick Basset, el presidente del Comité Médico de la ITRA (International Trail Running Association) uno de los retos actuales de la medicina del deporte es medir y analizar el efecto que los deportes de ultra resistencia tiene en nuestro cuerpo. Su práctica es relativamente reciente, por lo que se abre un mundo desconocido para la ciencia médica en este novedoso campo. Hay pocos datos recogidos sobre el efecto del deporte extremo en el cuerpo humano.

En este congreso se presenta oficilamente la Foundation for the Medicine & Sciencie in Ultra-Endurance Sports, una entidad que pretende educar y estudiar los aspectos médicos y científicos relacionados con la salud y el rendimiento de los corredores de trail.

Grandes expertos en la materia de la ultra-resistencia se dan cita en Chamonix. Se han tratado temas como:

  • Nutrición en el transcurso de los deportes de ultra-resistencia. Influencia en el rendimiento. Ron Maughan, UK
  • Ejercicio e hiponatremia. La mejor estrategia de hidratación. Marty Hoffman, USA.
  • ¿Es el jercicio extremo peligroso para el corazón? François Carre, Francia.
  • Necesidades médicas en los ultramaratones. Volker Scheer, Alemania.
  • Gestión de la enfermedad grave del corredor de ultraresistencia. Patrick Basset, Francia.
  • Problemas de salud después de una carrera de ultratrail. Marty Hoffman, USA.
  • Fatiga en deportes de ultraresistencia. Guillaume Millet. Francia.
  • Problemas músculo-esqueléticos del corredor de ultra-maratón. Andrew Murray, UK.
  • La privación del sueño en las carreras de ultra-resistencia. Remmy Hurdiel, Francia.
  • Efectos del ultra-running en el cerebro. Uwe Schutz, Alemania.
  • La ultra-resistencia en la salud mental. Julien Girard, Francia.
  • Los problemas digestivos inducidos por el ejercicio: cómo influye la nutrición en su prevención y manejo. Ricardo Da Costa, Australia.
  • Los problemas podológicos en las pruebas de ultra-resistencia. Oliver Garcin, Francia.

Paralelamente se han organizado unos pequeños talleres monográficos sobre temáticas diferentes, todas alrededor de la ultra-resitencia.

El Dr. Daniel Brotons, médico del deporte que trabaja en la Clínica Ergodinámica de Barcelona, y uno de los especialistas más reconocidos en deportes de ultra-resistencia de nuestro país, me ha explicado que ha presentado un estudio que trata de la variabilidad de adaptación cardiaca (ventrículo derecho) de los corredores, en función de la distancia recorrida, trabajo que realizó en el marco de Summit, el proyecto dirigido por la doctora en bioquímica y corredora de ultratrail Emma Roca. El corazón es el músculo más importante de nuestro organismo. Durante la ultra-resistencia, presenta importantes alteraciones en su funcionamiento, que con una correcta recuperación, acaban revirtiendo para recuperar la normalidad anatómica y funcional.

2016-08-23-PHOTO-00000167
El Dr. Brotons y la Dra. Emma Roca, en el 3er Congreso de ultra-resistencia, en Chamonix.

Correr un maratón en asfalto representa un esfuerzo muy exigente para nuestro organismo. Hacerlo por montaña, un medio menos controlable y mucho más duro, aún más. Correr una ultratrail, más allá de los 100 ó 150 km, es un esfuerzo mayúsculo que requiere de una muy buena preparación física y un estado de salud previo óptimo. La recuperación post-esfuerzo debe ser la adecuada para que nuestro organismo vuelva a su estado previo  a la carrera.

La corredora Emma Roca explica que, tras una carrera de ultra-resistencia, algunos valores bioquimicos son indicadores de ingresar en la UVI por lo alterados que pueden llegar a estar. Afortunadamente, el cuerpo humano tiene una capacidad de recuperación asombrosa. Eso no quita que debamos ser meticulosos con nuestro estado de salud y, ante una señal de que algo no va bien, pedir rápidamente consejo médico.

El secreto de los corredores de Jamaica

Traducción del artículo de Orlando PattersonThe Secret of Jamaica’s Runners, publicado en The New York Times el 13 de agosto de 2016. Orlando Patterson es profesor de sociología en Harvard University y especialista en sociología del deporte. Cambridge, Mass.


 

14patterson-master768
Arthur Wint de Jamaica, ganó los 400 metros en los JJ.OO. de Londres (1948). Herb McKenley de Jamaica, derecha, gano la medalla de plata, y Mal Whitfield de Usa, centro, ganó el bronce. Credit Associated Press.

El hombre y la mujer más rápidos del mundo son de Jamaica, isla originaria de 19 de los 26 plusmarquistas mundiales de 100 metros lisos. ¿Cuál es el motivo de esto?

La historia se remonta a los años 50. En los Juegos Olímpicos de Helsinki, Jamaica empezó a destacar en velocidad.

Contrariamente a lo que puede parecer, la genética no es tan importante. Los antepasados de los actuales jamaicanos provienen mayoritariamente de África Occidental. En Brasil u otros países de América, también existe mucha población negra con el mismo origen, y no han surgido tantos velocistas de alto nivel como tiene Jamaica.

Fundamentalmente, el éxito de los atletas jamaicanos tiene su origen en los campeonatos interescolares de atletismo que se disputan entre los centros de educación secundaria (Inter-Secondary Schools Sports Association Boys and Girls Athletics Championship, Champs para abreviar). Se trata de una competición de carácter anual de tremendo éxito a la que acuden más de 30.000 personas. Puede que sea el único lugar del mundo donde se celebre un evento similar.

Los campeonatos son lo más llamativo. Pero antes de llegar a competir hay que entrenar mucho y duramente. El deporte escolar es la base de los éxitos de Jamaica.

El gobierno de Jamaica es responsable en gran medida de todo esto, desde principios de siglo XX, cuando se institucionalizaron los campeonatos de atletismo, desde las escuelas de élite para blancos a las escuelas populares para negros. Este modelo también se utilizó en otros países del caribe. Deportistas destacados, como G. C. Foster, se erigieron como modelos de conducta, tutores y promotores deportivos, seleccionando y entrenando a los nuevos talentos deportivos.

Explica Orlando Patterson que cuando iba a la escuela secundaria, allá por los años 50, el atletismo era tan popular en su país, como podía serlo el beisbol en Brooklyn (o el fútbol en España). Sus héroes habían triunfado en Helsinki. Noel A. White y Foster se aliaron para trabajar y entrenar a los atletas de la escuela secundaria donde estudiaba, llevándola a ganar el campeonato escolar de 1957. White también fue el tutor y profesor de historia de Patterson, y posteriormente a su paso por la escuela secundaria, le entrenó sin cobrar nada por ello, de forma desinteresada.

Pero el éxito de todo esto quizás esté en una política de salud pública en la que la higiene (potabilizar y controlar las aguas residuales, control sobre los mosquitos…) y el ejercicio físico eran dos de los principales pilares. Mente sana, cuerpo sano. Todo este plan comenzó en la década de 1920 a través de un programa de la Fundación Rockefeller, donde muchos maestros y maestras fueron formados para participar en el programa. Y después hay que hablar del ejercicio: correr es el deporte más barato.

Usain Bolt recibió su educación inicial en una escuela rural, pública, mal equipada, pero que respondía al patrón de escuela saludable y deportiva.

0292427A00000514-3199482-image-a-1_1439669088724

James Riley, un historiador y demógrafo, habló de la paradoja de Jamaica: un país pobre con una esperanza de vida alta. En 1920 la esperanza de vida era de 36 años al nacer. En 1977 la esperanza de vida al nacer era de 70 años. La persona de mayor edad que ganara una medalla olímpica en la pista de atletismo es la jamaicana Marlene Ottey.

La violencia crónica que se vive en Jamaica tiene mucha relación con el individualismo, que por otra parte, le otorga una extrema confianza en sí mismo. Los jamaicanos son extremadamente competitivos. “Ganar, ganar, ganar. Dominar. Aplastar”

El mundo tiene la imagen de la fuerza de Jamaica en los mundiales de Pekín, donde Bolt, cuando tras ganar los 100 metros en un tiempo record, corrió lentamente por toda la pista golpeándose el pecho y extendiendo los brazos en un gesto desafiante. “Somos un pueblo con mucha confianza en nosotros mismos”, dijo después a la BBC.

Jamaica no está exenta de las sombra del doping. Varios de sus atletas han dado positivo por consumo de sustancias prohibidas.

Los jamaicanos son, en general, grandes consumidores de suplementos dietéticos, por lo que el peligro de dar positivo en un control anti-doping cuando se usan este tipo de productos pero de procedencia incierta, está aumentado.

Algunos de los mejores atletas jamaicanos han sido becados por universidades de USA, llegando a competir bajo su bandera, tal como lo hicieron muchos otros bajo las banderas de Gran Bretaña o Canadá. Sin embargo, unos cuantos de esos atletas regresaron a Jamaica y formaron a generaciones de nuevos campeones, tal como hicieron Dennis Johnson y Herb McKenley.

Hasta no hace demasiado, muchos de los atletas que no recibían becas o trabajos para poder entrenar, tenían que dejar el deporte después de secundaria. Hace unos 20 años que la iniciativa empresarial está ayudando a dar estabilidad al deporte de base y de competición. En la actualidad, casi todas las estrellas del atletismo se entrenan en la propia isla. Eso disminuye la fuga de talento y permite alargar la vida deportiva de los atletas, dar más visibilidad a Jamaica a nivel internacional y, evidentemente, intensificar la pasión que vive su población por el deporte.

La supremacía mundial en el atletismo de velocidad y la construcción de un buen sistema de salud pública son dos éxitos en Jamaica. Ahora bien, ¿por qué ha fallado el desarrollo de su economía?

La respuesta es compleja e incompleta. Los éxitos políticos y económicos suceden de arriba hacia abajo, beneficiando también a las personas no tan influyentes que no forman parte de la élite. La reforma de salud pública y el éxito deportivo, e incluso la industria que hay detrás del reggae, actúan de abajo hacia arriba. Jamaica se está desarrollando. Y no le falta talento, energía, ni autosuficiencia, cualidades evidentes tanto en las estadísticas de salud como en la pista de atletismo.

Moraga de sardinas

IMG_0077

La sardina es un pescado fácil de preparar y apetitoso de comer y muy nutritivo. Rico en omega3 y proteína. Y en vitaminas del grupo B y calcio (si es pequeña y la comemos con espina). Guisada y posteriormente macerada en un sofrito de cebolla y tomate, es un plato de verano, típico de Granada y Málaga.

Complementar este fantástico plato de pescado con un tabulé de cuscús. O hacer de él un plato único pero acompañarlo de pan, puede ser una opción de menú altamente nutritivo. Los carbohidratos del pan o el tabulé,  la proteina del pescado y la abundante verdura del guiso nos ofrecen una combinación nutritivamente muy interesante.


Ingredientes (4 pax)

  • 600 gr de sardinas límpias y sin espinas
  • 2 cebollas medianas
  • 400 gr de tomate maduro
  • 1 pimiento verde grande
  • 1 diente de ajo
  • 2 hojas de laurel
  • 50 mL de aceite de oliva (AOVE)
  • sal
  • pimentón dulce
  • 3 ó 4 granos de pimienta negra
  • vino blanco

IMG_0072


Elaboración

En una cazuela sofreímos las cebollas, el pimiento y el ajo en aceite de oliva. Todo previamente bien picado. A fuego lento, poco a poco. Unos 15 ó 20 minutos de cocción es suficiente.

Pelamos los tomates y los troceamos. Los añadimos a la cazuela. Rehogamos lentamente, removiendo de vez en cuando todas las verduras. Sazonamos. Tiramos los granos de pimienta (enteros), el pimentón rojo y las hojas de laurel. Removemos bien la mezcla.

Añadimos unos 200 mL de vino blanco y removemos. Colocamos las sardinas entre la salsa, bien repartidas. Agitamos acompasadamente la cazuela para que se distribuya bien todo su contenido y se cubran las sardinas con la salsa. Cuando empiece a hervir lo dejamos unos 5 minutos al fuego. Apagamos y tapamos la cazuela. El calor remanente acabará de cocer las sardinas.

Cuando se enfríe, colocamos la cazuela en la nevera. O hacemos un trasvase del contenido a otro recipiente, como queramos. Tras 12 horas de maceración en el refrigerador, como si fuera un escabeche, ya están listas para comer.

¡Salud y piernas!