En Girona, todo a punto para la Cursa de la Dona

En Girona todo está preparado para una gran cita: la 3ª Cursa de la Dona. El martes 27 de octubre, a las 20h, justo cuando empezaba a oscurecer, un numeroso grupo de mujeres se concentró para poder acabar de prepararse y volver a correr por la ciudad catalana.

img_6068

Como ya viene siendo habitual en los últimos años, previamente a la Cursa de la Dona se organizan semanalmente unas sesiones de entrenamiento. Ayer aconteció uno de estos encuentros deportivos en el Parc de la Devesa, llenándose de cientos de mujeres entusiastas del running. Muchas de ellas estaban ataviadas con la ya característica camiseta rosa que las identifica. Se veían muchas caras de felicidad y emoción debido a la cercanía de la Cursa, que se celabrará el próximo domingo 2 de octubre.

En función del nivel, se organizaron diferentes grupos, y tras un breve calentamiento, salieron a correr alrededor y por el interior del parque más emblemático de la ciudad. Tras unos 30-40 minutos de carrera, todas las participantes bailaron una coreografía a modo de sesión de estiramientos.

img_6138

Después del entreno colectivo, Carns Damià obsequió a todas las participantes con un saboroso bocadillo de botifarra, hecha a la brasa en el mismo lugar de la cita. Correr y después una cena informal: un fantástico maridaje para un martes cualquiera.

img_6104

El objetivo de la carrera del próximo domingo es, en esta 3ª edición superar las 5.000 particiapantes. Se ha cumplido con creces (hay 5.500 mujeres registradas) y la organización no ha tenido otro remedio que cerrar la inscripción. Este año 2016 la Cursa de la Dona será la carrera popular más multitudinaria organizada jamás en Girona.

La 3ª Cursa de la Dona, el 2 de octubre, en Girona

La 3a Cursa de la Dona (Carrera de la Mujer) es un evento deportivo donde el objetivo principal no es luchar contra el crono. Se trata de una carrera popular y solidaria, dedicada exclusivamente a la mujer, que se celebrará en la ciudad de Girona el próximo domingo 2 de octubre.

14055064_945571238903098_459972052333768817_n
El cartel oficial de la Cursa de la Dona de Girona, 2016.

La Cursa de la Dona cuenta con el grupo IRIS (mujeres afectadas de cáncer de mama) y la asociación Guapes i valentes, y con la organización de Esports Parra, l’Ajuntament de Girona y el Club Atletisme Girona.

El objetivo de la organización es que todas las participantes en la carrera pasen un buen rato asumiendo por un día el protagonismo deportivo de Girona. Con una distancia de 5 kilómetros que discurren por la ciudad, la carrera está concebida para que cualquier mujer, tenga el nivel que tenga, pueda disfrutar del deporte más popular, el running.

Para pasarlo estupendamente bien, la organización ha dispuesto en cada kilómetro de carrera de un equipo de animación que aliente a las participantes. Todo está pensado para que la experiencia deportiva sea lo más divertida posible.

fi-de-fffff
La fiesta está garantizada en la Cursa de la Dona

La Cursa de la Dona es una fiesta deportiva y femenina. Las mujeres que no se vean con ánimos o con suficiente condición física para correrla, pueden optar por hacerla caminando, en su modalidad de marxa. Primero saldrán las corredoras y después las marchadoras.

Para quien quiera participar, que sepa que una vez a la semana se organizan entrenos coletivos, gratuitos, tanto para las caminadoras como para las corredoras. Los entrenos son multitudinarios, y de por sí, ya suponen una pequeña fiesta deportiva, preámbulo de lo que será la carrera. Toda la información sobre los entrenos, aquí.

Una de las personas más implicadas en esta carrera es Laura García, impulsora del grupo de corredoras GiRunneres, del que ya hablé anteriormente en este mismo blog.

tr2
Laura García, dirigiendo una sesión de entrenamiento

No queda otra cosa que, si eres mujer, vives en Girona o cerca de allí, o si te animas a visitar la ciudad el primer fin de semana de octubre, apúntarte en la Cursa de la Dona. La fiesta deportiva está garantizada.

Los ojos de Bernat se llaman Carme

Tengo la suerte de ir caminando al trabajo. Y de transitar por una de las vías más interesantes de Barcelona, la Avenida Diagonal. Raro es el día que no veo algo peculiar. Desde la Plaça Francesc Macià hasta la calle Numància coincido con corredores que van y vienen en su quehacer deportivo, con rápidos caminantes que marchan marcando un buen ritmo, y con ciclistas que pedalean en dirección a la zona universitaria, o a sus trabajos, o al lugar que sea. La Diagonal de Barcelona es una amplia avenida que admite la circulación de vehículos en su parte central, de un tranvía (el Trambaix) y de multitud de seres anónimos que se mueven con su propio esfuerzo.

image1
La Avenida Diagonal de Barcelona es un lugar de convivencia de peatones, runners, ciclistas y vehículos. (syp)

Es una mañana cualquiera de las que, después de dejar a mi hija en el colegio, voy al trabajo. Me encuentro con lo habitual: gente corriendo, ciclistas, caminantes… Pero esta vez veo algo diferente: un hombre y una mujer me adelantan, corriendo juntos de la mano. Siento curiosidad, mucha. El semáforo rojo para los peatones y ciclistas hace que se detengan. Aprieto el ritmo y me pongo deliberadamente a su lado. Los miro, al principio con disimulo, después con más descaro. Llevan las manos enlazadas con una cuerda, reverso contra reverso, ella su derecha y él su izquierda.

Semáforo en verde, y empiezan a correr. Camino muy rápido, les persigo. Tengo que correr para que no se me escapen. Por suerte, el siguiente semáforo está en rojo. Les alcanzo y me detengo a su lado. Les hago un preciso escrutinio. Él es invidente, ella hace de guía. Mi gran curiosidad me hace vencer la timidez de hablar con desconocidos. ¿Os puedo hacer una foto? -les pregunto- De entrada dudan (razonablemente, es obvio), pero acceden ¡Qué bueno! Así conocí a Carme y Bernat. Lo siguiente fue quedar una tarde y hablar con ellos.

Bernat ahora tiene 30 años, y perdió la visión hace unos 10. En poco más de 6 meses pasó de la luz a la oscuridad. La vida sigue, y es demasiado bonita para lamentarse y no hacer nada. Acabó sus estudios de biotecnología y se puso a trabajar. Empezó a hacer atletismo con la ONCE. Le gustaba y seguro que le ayudó en el proceso de adaptación a su nueva condición. El deporte tiene eso. Te acompaña e impulsa por la vida. Me explica que a la gente le gusta correr con una persona ciega y que ha encontrado bastantes personas que han querido compartir asfalto con él. O la pista de atletismo.

Carme es farmacéutica, le gusta mucho bailar y practica danza jazz. No corre demasiado. Es madre de 3 hijos (curiosamente, de un Bernat que tiene la misma edad que mi hijo, también Bernat, 13 años).

Carme y Bernat, de ser compañeros de trabajo pasaron a ser grandes amigos. Se conocieron hace 7 años en un laboratorio de análisis clínicos, donde en la actualidad él sigue trabajando, pero Carme no. Allí coincidieron con un tercer compañero muy corredor. Hicieron alguna salida en grupo, pero sin continuidad. Ahora hace unos 9 meses, Carme y Bernat decidieron que debían correr más habitualmente. Sería la excusa perfecta para verse con más frecuencia. Se han hecho “pareja de running”. Y se ven dos veces a la semana.

¿Correr solo? Con menos de un 5% de visión, sería muy imprudente, me explica Bernat. En su época de atleta en la ONCE, si que había corrido algún tramo en solitario, cuando llevaba la trayectoria bien fijada y en la parte final de alguna carrera, pero siempre en pista. En la calle no lo haría.

¿Siempre el mismo recorrido? A Carme le gusta investigar (tiene vocación científica) y cambiaría de recorrido. Pero el hecho de que los dos viven cerca de la Diagonal hace que para facilitar su actividad hayan establecido su “tartán” particular en esta ancha avenida. Y a Bernat, para correr con comodidad prefiere tener unas referencias fijas, por lo que hacer un mismo recorrido le va bien, le da más seguridad. Carme dice que le gustaría cambiar de zona. Incluso correr por montaña. Tampoco les gusta madrugar mucho, por lo que no se plantean hacer tiradas muy largas o buscar otras zonas para correr donde haya que sumar el tiempo del desplazamiento extra.

Bernat dice que le da pereza explorar nuevas zonas para ir a correr. Por los estímulos que va captando y el resto visual que le queda, sabe en cada momento en el lugar del recorrido que se encuentra. Carmen apunta que siempre se sorprende de lo bien que se ubica Bernat. “Aún yendo siempre por el mismo lugar y junto a una persona de absoluta confianza, a veces se “asusta” por percibir algo extraño con mi resto visual”, dice Bernat. Por eso va mucho más cómodo y seguropor esta ruta que conoce tan bien.

Un paso detras, un paso al lado. Una persona invidente, cuando se ayuda en otra para caminar, se coloca un paso por detrás, apoyando suavemente su mano en el hombro de su guía. Eso le da la posibilidad de “leer” el camino para saber si hay obstáculos en su trayectoria. Corriendo, esa técnica no es viable. Con la mano unida a la persona guía se pierde esa posibilidad de reacción, pues las dos personas corren paralelas. Carme corre por montaña de vez en cuando y le gustaría que Bernat le acompañase. Probablemente lo hagan por una pista ancha y con un recorrido sencillo, que les permita correr con la técnica actual. La Carretera de les Aigües es un lugar ideal para hacerlo, donde entrenan muchos corredores barceloneses. Sin coches, sobre tierra, con una vista preciosa sobre la ciudad… Debemos pensar que un invidente puede ver gracias a los ojos de su acompañante. Las palabras pueden describir muy bien una bonita vista, o o que sea. Me parece que pronto estarán corriendo por Collserola.

¿Quién corre más? Por rapidez, Bernat. Por resistencia, Carme. Hay unanimidad. Aunque no les importa demasiado que sea así. Yo diría que nada en absoluto.

Carme no ha sido demasiado continuista en sus actividades deportivas, ha hecho bastantes cosas. Voleibol en su época de estudiante, bailar jazz,… Empezó a correr hace 5 años, pero de forma irregular. Ahora sí que lo hace con regularidad, desde que sale con Bernat. Dos veces a la semana, durante unos 60 minutos.

¿Por qué corres, Carme?

De entrada, correr no me gusta demasiado. Pero cuando lo hago, después me encuentro muy bien. Endorfinas. Es fácil, barato, al alcance de cualquiera. Supongo que Carles, mi marido, al ser corredor habitual, me ha inoculado un poco el virus por correr. Alguna vez salgo con él, pero poco. También me gusta hacerlo por la montaña.

Bernat explica que uno de las principales motivaciones que tiene para salir a correr es poder hablar con Carme. Recordemos que son grandes amigos. Antes se veían cada día en el trabajo. Pasaban más horas juntos que con sus respectivas parejas. Correr juntos ha sido como reencontrase y poder intensificar de nuevo su relación. Bernat había ido al gimnasio, pero no le gusta. Nadar tampoco, le agobia. En cambio, correr le satisface mucho, cumple con sus necesidades emocionales y físicas.

Bernat corre por estar en forma. No tanto por poder subir las escaleras más rápido, sino por tener las piernas fuertes y ágiles. Para un ciego, sufrir una simple torcedura de tobillo, puede significar un handicap más importante que para una persona que no lo sea. La confianza en los pies debe ser máxima cuando la visión no funciona. Por su condición de invidente, necesita estar “en forma” para que su cuerpo sea capaz de responder ágilmente ante cualquier imprevisto. Le da más seguridad en sus desplazamientos. Le pregunto si esta reflexión se la hacen muchos invidentes. No lo sabe, puesto que apenas tiene contacto con personas de su misma condición visual. A él le gusta juntarse con gente por intereses comunes que no sean precisamente su limitación. –“Yo camino por otros caminos”– dice convencido.

Siendo ya ciego, ha hecho alguna excursión por la montaña. Caminando y siguiendo a su guía. Teniendo la precaución de levantar bastante los pies para no tropezar con las irregularidades del terreno. Corriendo sería diferente, puesto que no hay tiempo de reacción. Se muestra un poco reticente a salir de su “área de confort”. Carme le anima (va home, va!), tiene ganas de salirse del camino convencional, de experimentar. Bernat es más conservador.

La falta de visión hace que la propiocepción se desarrolle muchísimo. Lo mismo que el resto de sentidos: tacto, gusto, olfato, oído…, los despierta y posibilita que se les saque más partido. Las personas invidentes tienen mucha sensibilidad.

Bernat suele salir a correr en ayunas. Carme le recrimina un poco esta costumbre. Por la intensidad de su ritmo, y la duración del ejercicio (no más de una hora) no hay demasiado problema, pero mejor sería que desayunara alguna cosa. Solo bebe un poco de agua. Dice que le cuesta comer nada más levantarse, y que también va con el tiempo muy justo. Los días que no entrena, antes de entrar al trabajo, se bebe un zumo de naranja natural y se come alguna pasta. Los días que entrena, después de correr, desayuna un zumo de naranja y un croissant de chocolate de la panadería Baluard (son espectacularmente buenos, todo hay que decirlo). Es el premio. En cambio, Carme siempre desayuna antes de salir a correr: un vaso de leche con cereales o unas galletas, y a posteriori, un pequeño bocadillo de lo que sea. Va cambiando de tipo de pan y de relleno. Carme dice “me gusta cambiar de camino como me gusta cambiar de pan”.

Bernat

“Tenemos otra rutina que compartimos: después de ir a correr vamos a comprar las naranjas para el zumo. Los días que corro, como más cantidad y más variado. Debo hacer un esfuerzo por no comer cada día pasta, mi plato preferido”.

Bernat no vive solo. Comparte piso con Ana, Esteve y Marc. Le da mucha pereza cocinar, por lo que suele comprarse la comida preparada, precocinada, o acaba yendo a casa de la familia. Eso de hacer la compra y tener que ponerse a cocinar, dice que no va con él. Aunque sí suele cocinar cuando está con más gente, en ocasiones especiales. Su cena suele ser una ensalada ya elaborada, un bocadillo o cualquier cosa, y muchas veces compartiendo mesa con amigos fuera de casa. Tiene una vida social bastante intensa.

Carme, al ocuparse de la alimentación de su familia, es más cocinillas. Son 5 personas en casa. Por lo que explica, elabora platos variados y saludables, aunque es de comer más bien poco. Algunos de sus hijos comen en la escuela, por lo que, ha optado por hacer el mismo menú al mediodía para quienes comen en casa. Así la cena por la noche es la misma para todos, diferente y complementaria al menú del mediodía. Buena estrategia.

Bernat: “confío mucho en Carme”Carme: “de momento no nos hemos caído ningún día y no hemos chocado con nada ni con nadie”. Bernat a Carme: “cuando me dices que no estás demasiado bien para correr, no voy tranquilo”. Carme a Bernat: “a veces, cuando corremos, me lloran los ojos, y no vemos ninguno de los dos”. (risas)

Carme explica que las personas con las que se cruzan siempre les miran con curiosidad (yo me incluyo) y, cuando se percatan del tema, se les nota que quieren saber quién es el que guía y quién el guiado. Aunque como se corre de maneras variopintas (descalzos, con zapatillas o indumentarias bien extrañas, con perro…) igual algunas personas se piensan que correr unidos por las manos es una nueva modalidad de “running”.

Reciprocidad. Bernat se “obliga” a no fallar al entreno, aunque ese día no tenga muchas ganas, por no defraudar a Carme y el esfuerzo que hace al quedar con él. Carme se “obliga” a no fallar al entreno, aunque ese día no tenga muchas ganas, sabiendo que si no va, Bernat no saldrá a correr. Por lo que he visto en la charla que he tenido con los dos, esa “obligación” quizás no sea tanta. Quizás corren por lo muy amigos que son y por lo bien que se lo pasan haciéndolo. El compromiso personal y social refuerza el hábito del deporte.

Carme y Bernat cruzan las calles que atraviesa la Avenida Diagonal por las rampas habilitadas en el carril bici, para así evitar el escalón de las aceras. En ese punto deben extremar las precauciones, por el tráfico de bicicletas que circulan por ellas. Carme verifica que no haya ciclistas demasiado cerca por delante o por detrás, viniendo de cara o por la espalda. Deben extremar las precauciones. Carme, cuando corre o camina sin Bernat, de una forma inconsciente, siempre cruza las calles por las rampas, nunca bajando directamente el escalón de la acera.

Una vez, explica Bernat, una bicicleta se le cayó encima estando parados en un semáforo. El ciclista era un patoso. Algo le pasó con los calapies y acabo él y su bicicleta sobre Bernat. Y Bernat enganchado de la mano de Carme. Un autentico lío. Una foto hubiera estado bien (risas).

“Normalmente cuando salgo de casa voy con bastón. Los días que quedamos para correr, para no tener que cogerlo, Carme entra hasta la puerta de mi casa para acompañarme hasta la calle. Aunque sea un espacio conocido, imagínate que hay un cubo de agua en el rellano y meto dentro el pie. ¡Qué ridículo!”

“Hoy, cuando le he abierto la puerta de casa y me ha visto de esta guisa, con la ropa de invierno, lo primero que me ha dicho Carme ha sido: ¿saldrás vestido así, con mallas largas y chaqueta? Me da pereza buscar mi equipación de verano. Siempre que me decido, tiene que llover y no lo hago. Los pantalones cortos creo que los tengo localizados. El resto, no sé. Reconozco que soy descuidado en algunas cosas. El tema ropa es algo crítico. Vivo un poco en el caos, pero controlado”, dice Bernat. (risas)

Carme, ¿no eres un poco “maternal” con Bernat? Rápidamente, contesta Bernat por ella (recordad que es el más rápido de los dos): “debe ser deformación profesional, tienes 3 hijos”.

Cj7gOANW0AA0C2N
Bernat y Carme, cruzando un paso de peatones de la Diagonal. (syp)

¡Ostras, al final no tomamos nada! Hemos entrado en el local Praktik-Bakery-Baluard y como tienes que pasar por el mostrador a pedir lo que quieres y no lo hemos hecho, así nos hemos quedado, sentados y hablando. En ayuno. Como Bernat cuando sale a correr con Carme por la Diagonal. El próximo día, consumición doble. Pediré un croissant de chocolate.

Las “GiRunneres”: mujeres y corriendo en grupo por Girona

Laura García es una mujer absolutamente comprometida con el deporte. Trabaja organizando actividades y gestionando recursos deportivos en Girona. En la actualidad está cursando un máster en gestión deportiva.

Un día de febrero de hace dos años se fue a comprar unas zapatillas a la tienda de Esports Parra, en Girona. A Laura le encanta hablar con todo el mundo, sobre todo cuando se trata de deporte. Aquel día le atendió Antonio. Laura le sugirió que estaría bien que organizaran una carrera para mujeres “humanas”: aquellas que son madres, que hace tiempo que no practican deporte o, simplemente, que quieren comenzar a correr.

3
Las chicas GiRunneres, el fantástico grupo de corredoras de Girona.

Hablaron de que ya habían muchas carreras para mujeres “pro”, y que si montaba alguna cosa para mujeres no “pro”, tendría mucho éxito. Aquella misma semana se reuníamos para concretar el tema. Ese fue el embrión de la Cursa de la Dona, en Girona. La 1ª edición, con 1.000 mujeres, cerrando las inscripciones un mes antes del día de la carrera. La 2ª edición, con 3.300 mujeres, cerrando inscripciones una semana artes.

A partir de la carrera y de los entrenamientos preparatorios que organizaron para que las mujeres se prepararan para correr los 5 km de la carrera, nació el grupo de las GiRunneres, donde unas 50 mujeres que quedan una vez a la semana para correr.

¿Por qué solo mujeres en GiRunneres?

Inicialmente, siempre había estado en contra de hacer grupos exclusivamente de mujeres u hombres. Era de la opinión que teníamos que buscar la inclusión y el trabajo mixto. Pero esta experiencia me ha enseñado muchas cosas. He visto, experimentado y aprendido que también es positivo organizar actividades solo para mujeres. Cogen confianza consigo mismas y después participan  sin ningún problema en actividades mixtas. De otra manera, puede ser que nunca tengan la confianza necesaria y no lleguen a iniciarse en el mundo del running.

Actualmente, el grupo de entrenamiento está formado por 52 valientes mujeres de todas las edades y de muy diferentes estados de forma física.

El principal objetivo del grupo es sentirse bien, disfrutar de la actividad física con el resto de compañeras, desconectar del día a día y del estrés.

El deporte y el running son importantes, pero la parte social es el objetivo principal, y lo mejor del grupo. Como consecuencia de la energía positiva que se genera en el grupo, hay un compromiso, un esfuerzo y una sinergia entre todas las corredoras. Como sonsecuencia, semana tras semana se consigue una mejora del estado físico.

La franja de edad más numerosa podría ser de 35 a 45 años de edad. Hay corredoras desde los 55 hasta los 28 años.

Pero lo más importante de girunners es la absoluta falta de prejuicios. Todas las corredoras se relacionan con todas y nadie es superior ni inferior por correr más o menos. “La magia que se ha creado entre las chicas es un regalo, y es la clave para que mejoren día a día”, dice Laura.

4
las GiRunneres, más que correr, vuelan.

¿Quién es más competitivo, la mujer o el hombre? Deportivamente, ¿quién tiene más capacidad de sacrificio?

Pienso que no es bueno generalizar. Seguramente, hay mujeres tremendamente competitivas. Pero intentando responder a tu pregunta, pienso que los hombres se lanzan más a provar cualquier actividad, sea la que sea. No les hace falta tanta preparación y tampoco necesitan un estado de forma idóneo para iniciarse. Harán un apuesta en una cena de amigos y se lanzarán a un medio maratón antes de participar en carreras de 5 km.

Las mujeres, en cambio, antes de lanzarse a correr, pedirán consejo a una amiga que ya lo haga, se comprarán el material adecuado y serán más prudentes en sus entrenamientos.

No critico ninguno de los dos comportamientos, pero evidentemente, los dos tienen aspectos positivos y negativos, que hay que tener muy en cuenta cuando se pretende trabajar con uno u otro colectivo.

Sobre el espíritu de sacrificio, también pienso que es más un tema de personalidad que de género, pero te diré que cuando una mujer se “engancha” al deporte, el nivel de sacrificio puede ser muy elevado y admirable. Dentro del grupo GiRunneres hay chicas que son un gran ejemplo a seguir.

Al principio, las Girunneres no tenían objetivos competitivos. Cuando empezaron con este proyecto lo más importante era ganar experiencia, aprender a escuchar al propio cuerpo e ir sumando kilómetros, con prudencia, para evitar las lesiones que pueden surgir cuando se entrena mucho o mal o sin una progresión apropiada.

cursa
La Cursa de la Dona, en Girona. Todo empezó aquí.

Actualmente sí participan en muchas carreras. De hecho, en las carreras de Girona y en otros lugares, siempre hay representación de las GiRunneres. Son conocidas en muchos sitios por el buen ambiente que generan y la energía positiva que desprenden. Disfrutan corriendo y eso provoca que otras mujeres se animen a participar en otras carreras.

Las entrenadoras (Laura García entre ellas) intentan que sean conscientes que hay que ir poco a poco, evolucionando progresivamente. No se debería correr un medio maratón sin antes haber corrido muchas carreras de 5 y de 10 km.

Sucede habitualmente que las personas no son conscientes de su nivel y estado de forma, y se inscriben en carreras que no son para ellas, llegando a poner en riesgo su propia salud.

¿Cuántas veces a la semana soléis salir a correr? ¿Cómo entrenais?

Nos encontramos cada miércoles, y corremos entre 45 y 50 minutos, con 10 minutos de vuelta a la calma para hacer estiramientos y comentar algunos aspectos técnicos o dudas que puedan haber surgido.

A parte del día de entreno fijo, muchas de las chicas se encuentran un segundo día, incluso se plantean participar en alguna carrera durante el fin de semana. También tenemos GiRunneres nadadoras, ciclistas o triatletas.

Con algunas chicas nos encontramos 30 minutos antes de la hora oficial, para poder alargar el recorrido. Pero la mayoría quedamos a los 20h, corremos 5o minutos y después estiramos.

Nunca hacemos 2 entrenos iguales. Intentamos combinar montaña y asfalto. Algunos días hacemos series o corremos por zonas con desnsivel.

Es importante planificar los entrenos y que sean dinámicos y divertidos. De esta manera se consigue mejorar, sin aburrirse.

En cuanto a temas de salud, correr tiene muchas ventajas para el organismo de la mujer: permite muscular el cuerpo y evitar, por ejemplo, futuros problemas de osteoporosis.

Laura dice: “no conozco a nadie que después de hacer deporte no esté más feliz, se quiera un poco más a sí mismo y haya eliminado el estrés o liberado la tensión acumulada durante el día”. Es una de las ventajas más grandes que tiene la práctica del running.

Potenciar la autoestima, aumentar la capacidad de superación y experimentar el sentimiento de equipo (de pertenencia) son tres consecuencias directas de correr en grupo, y que todas las girunners comparten.

Laura explica que a menudo ha de hacer un esfuerzo por no llorar de emoción cuando alguna chica le dice que le ha cambiado la vida. Su respuesta siempre es la misma: “yo no he hecho nada, son tuyas las piernas y el esfuerzo que te hace correr y sentirte bien”.

Laura dice:

“Desde el primer día he intentado aportar lo mejor de mi misma. Trasmitir  mis mejores valores. Enseñar todo lo que creo que les puede ir bien para ir avanzando y mejorar deportivamente.

Mujeres que iban de casa a trabajo y del trabajo a casa, se ven ahora participando en carreras populares, saliendo de cena con otras mujeres, más jóvenes o más mayores, pero también corredoras. Intercambian experiencias, se dan consejos y se animan para seguir con su actividad.

Hacemos de voluntarias en otras actividades deportivas y organizamos encuentros, comidas o excursiones. Vamos en kayak, bailamos zumba. Hacemos lo que sea para sentirnos bien.

Todo esto, para mi ha sido un regalo, a nivel personal y profesional”.

laura
Laura García, la “culpable” de todo esto…

Si ves a un grupo de felices mujeres corredoras por Girona, o participando en alguna carrera popular, anímalas. Seguramente son las GiRunneres. Y si quieres, únete a ellas. Seguro que serás muy bien recibida. Solo para chicas.

 

Correr “Campo a través”

Gastronomía vanguardista, teatro de riesgo y correr por montaña tienen mucho en común. Las tres actividades responden a una búsqueda, a una cuasi obsesión por ir al límite, por ir más allá de lo convencional.

_IP_6755
Pep Gatell y Andoni Luis Aduriz en el Festival de San Sebastian. Culinary Zinema (2011). Foto de Iñaki Pardo

 

 

Andoni Luis Aduriz ha creado Mugaritz, una de las propuestas gastronómicas más interesantes de nuestro país. Pep Gatell es uno de los creadores de La Fura dels Baus, una de las propuestas teatrales más arriesgadas de la actualidad. Juntos, como no podía ser de otra manera, nos proponen un documento audiovisual en el que se explica el trayecto seguido desde un sueño a la realidad. “Campo a través” es un documental que analiza el trabajo de la creación gastronómica, que bebe del riesgo y la transgresión, y se alimenta de picar mucha piedra.



 

“La Fura dels Baus es un esfuerzo de grupo. Somos un colectivo que se representa a sí mismo, sin intermediarios, que habla de lo que le preocupa y de lo que sueña. Siempre hemos ido “Campo a través”, sin saber muy bien lo que pasaría. No teníamos nada que perder. Nuestro ADN sigue funcionando igual, buscando nuevas perspectivas que nos seduzcan y que nos diviertan. Puede que al principio solo lo veamos nosotros, pero a medida que vas limpiando la hierba, más gente puede entenderlo, comprendernos y al final disfrutarnos”, dice Pep Gatell.

Andoni es de la opinión que satisfacción y sufrimiento van de la mano. La experiencia que tendrán los “cómplices del otro lado” (los clientes de Mugaritz) dependerá de las expectativas previas.

“Las experiencias que no son corrientes y te exigen, amplifican lo que tienes para dar. Si eres una persona creativa, obtienes creatividad; si eres positiva, alegría. Pero si eres una persona escéptica, te damos todos los motivos para que te vayas más aferrado a tu visión”, dice Andoni.


 

El estilo de vida de los creadores de “Campo a través”: Pep Gatell y Andoni Luis Aduriz

Para Pep, el trabajo se antepone delante de todo. Los viajes modifican los biorritmos y te hacen dormir de día y trabajar de noche. Las diferentes culturas y sus costumbres nos alteran el ritmo vital. Comer a las 12h y cenar a las 18h. Un estilo de vida cambiante y adaptable en donde los retos del trabajo imponen una discontinuidad cotidiana.

Para Andoni, al propio trabajo se suma la condición de ser padre, lo que le resta mucho tiempo para sí mismo. Aún así, intenta correr un poco cada día o andar un rato si está de viaje.

Andoni nos explica su rutina diaria:

“Hoy me he levantado a las 7h, me he tomado un café y he salido a correr hasta las 7:50h. Me he duchado y he desayunado con mi familia. Me he puesto a escribir durante una hora y me he ido a Mugaritz. A partir de llegar al restaurante, puede pasar de todo. Cada día es una aventura”.


 

Correr por la montaña es como ir de caza a los confines de nuestro territorio, para abatir esa presa que después nos acabaremos comiendo y que nos permitirá sobrevivir, a nosotros y a nuestro grupo. ¿Os pasa algo parecido, buscáis, abatís la presa y la compartís?

Pep Gatell explica que La Fura está formada por seís depredadores que están siempre de caza, por lo que siempre hay alguien que trae algo nuevo de fuera. Es un grupo completamente centrífugo en donde la fuerza sale hacia fuera, a la búsqueda de nueva sangre que les contamine, que les haga más grandes. Las piezas cazadas, casi siempre con mucho talento, son compartidas y usadas para ofrecer nuevos festines a nuestro público.

Andoni Luis responde:

“Obviamente, desde un punto metafórico, sí. Buscamos, perseguimos y abatimos ideas y conceptos que después compartimos con nuestros cómplices, que son los comensales”.


Campoatraves_mugaritz_Andoni_team


Ir al límite: en gastronomía, en teatro, en deporte

“Como ocurre con todo lo que sucede en esta vida, hay personas que entienden y valoran el esfuerzo y personas que piensan ¿para qué hacen eso? Seguro que ocurre también con los corredores de montaña, que en muchos casos se sentirán incomprendidos. Pero es humano explorar los límites y tratar de explicar a nuestros semejantes que “forzar las costuras” es un reto tan sacrificado y doloroso como gratificante. Superarnos nos hace mantenernos jóvenes”. Andoni entiende así lo qué es ir “al límite”.

Pep dice que en su trabajo, “ir al límite” es la única fórmula, puesto que siempre debe hacerse bien o mejor, más rápido y cada vez más barato. Pero si se siguen sólo estos postulados el arte pierde su sentido. Por lo tanto, solo hay una formula que consiga aferrar el arte cumpliendo con todos esos requisitos: con sacrificio, con la voluntad de conseguirlo a pesar de todo y de todos. Si hemos sobrevivido en el mundo cultural en España más de 36 años es gracias a esa fórmula y a ninguna otra. Campo a través y huida hacia delante.


 

¿Alimento o comida preferida?

Pep. El melón, por la mañana. Y los platos de cuchara: un buen cocido, lentejas o garbanzos. Andoni. Me gusta la diversidad y sentir que las estaciones y los productos entran y salen de nuestra cocina. Tengo la suerte de que me gusta casi todo y también viajar, así que cuando estoy fuera del País Vasco, mi cabeza desea probar lo que la cultura local tiene para darme.

¿Cuál es el mejor momento para tomarse una cerveza o un vino?

Pep. La hora del vermouth, o después de la cena sin nada que hacer a la mañana siguiente. Andoni. Cuando me apetece, sean las doce del mediodía o las dos de la mañana, coma solo o en compañía, sin formalismos.

¿Una película u obra de teatro?

Pep. Película: “Blade Runner” y obra de teatro: “Macbeth”. Andoni. Película: el documental “Campo a través“, lo último de Mugaritz, no dejará indiferente a nadie. :)

¿Un libro? 

Pep. “Los descubridores”, de Daniel J. Boorstin. Andoni. ”Cocinar, comer, convivir”, brutal!!, de Andoni Luis Aduriz y Daniel Innerarity (filósofo).

¿Una canción?

Pep. “Stairway to Heaven”, de Led Zeppelin. Andoni. “Conciencia intranquila”, de La 33.


Si quieres leer la entrevista completa, la encontrarás en elPiscolabis.

6a014e6089cbd5970c01bb0872a62f970d-800wi