¡Corre, Kiprotich!

Stephen Kiprotich, campeón olímpico y mundial de maratón en Londres 2012 y Moscú 2013
Stephen Kiprotich, campeón olímpico y mundial de maratón en Londres 2012 y Moscú 2013

“El grado de velocidad es directamente proporcional a la intensidad del olvido”

 Milan Kundera – La lentitud

 

 En estos tiempos, tan poco espacio para la pausa, los días pasan rápido, veloces. A golpe de tuit. Con las prisas propias del exceso de comunicación, como si lo que ocurrió  ayer hoy ya estuviese amortizado y olvidado, parte de un pasado que enseguida parece demasiado remoto.

 En la misma situación, el mundo de la maratón vive encerrado en una continua huida hacia adelante. Más rápido, más rápido. En una frenética carrera de asombrosas marcas que han hecho que, ahora mismo, en el panorama internacional ya no sea suficiente correr los 42.195 metros en dos horas y seis minutos para ser reconocido entre los mejores (una marca que se bajó por primera vez en 1999, que hasta principios de 2008 solo se había bajado en 9 ocasiones, y que solo en 2014 se ha bajado 17 veces) (Ver gráfico 1 y gráfico 2).

 Frente a ese panorama, por contradicción, la figura del ugandés Stephen Kiprotich (27.02.1989) emerge con fuerza.

 Kiprotich estableció su mejor marca personal (2h06:33) en el maratón de Tokio del pasado mes de febrero (ver cuadro 1). Hasta ese momento  acreditaba como mejor registro 2h07:20 desde su primera maratón finalizada en 2011. Y hasta entonces presentaba unos datos aún más contundentes, tan impropios en los mejores maratonianos actuales: nueve maratones finalizadas con solo dos carreras por debajo de 2h08, y únicamente otras dos por debajo de 2h09. Incluso considerando su gran marca de 2h06:33 en Tokio (dónde el récord de la prueba está en 2h05:42), en el ranking de 2014 encontraríamos 26 registros más rápidos que su mejor tiempo.

 Pero aun así, Kiprotich es uno de los mejores corredores del mundo, lo que habla de su grandeza.

 Lo demostró en los Juegos Olímpicos de Londres. Un día de calor, inusual, sin lluvia. Jugando la partida hasta dejar atrás a los temibles kenianos (Abel Kirui fue segundo y el todopoderoso Wilson Kipsang tercero) y conseguir el primer oro olímpico para Uganda desde 1972, desde aquella lejana victoria de John Akii-Bua en los 400 metros vallas de Munich. Lo volvió a hacer en el Campeonato del Mundo de Moscú. De nuevo sorprendiendo a etíopes y kenianos. De nuevo demostrando su enorme talento para leer las grandes finales.

 En un mundo sometido a las prisas, a los continuos cambios, el corredor ugandés es un buen motivo en el que creer.  Una buena razón que abrazar.

 Considerado como el mejor corredor táctico del momento, representa sin duda la magia de las carreras (dónde el más rápido no tiene por qué ser siempre el primero), el espíritu de la competición, la épica y el valor de una carrera tan imprevisible como la maratón, prueba olímpica por excelencia.

 Con todo el panorama actual de la ruta volcado a las grandes carreras comerciales, a los récords, Kiprotich ha sabido hacer de la debilidad virtud, y mientras los primeros espadas centran la atención en las carreras con más dólares, el ugandés, conocedor de sus limitaciones, habla de finales mundialistas, de la gloria olímpica. De carreras desnudas, sin liebres. De las carreras dónde solo cabe el uno contra uno y las cartas que lleve cada corredor en la manga.

 Kiprotich, es el más joven de siete hermanos de una familia de granjeros del distrito de Kapchorwa, muy cerca de la frontera entre Uganda y Kenia. Desde los 17 años vive y entrena en Kenia, en Eldoret, en pleno valle del Rift, donde ha encontrado la posibilidad de entrenar con los mejores, y tanto por sus valores deportivos como, sobre todo, morales, es considerado como un auténtico héroe en su país natal.

 El pasado dos de enero, el destino le tenía preparado una de las peores experiencias posibles. Su tercera hija, conocida como el “bebé olímpico” por haber nacido a los 9 meses de su triunfo en Londres, fallecía a consecuencia de unos problemas respiratorios.

 Kiprotich, como toda la familia, quedó destrozado. “Necesita mucho apoyo – dijo entonces el presidente de la Federación de Uganda -. La pérdida de un hijo es un momento terrible, pero vamos a apoyarlo sin descanso para que no renuncie a la vida”.

 Menos de dos meses después le esperaba el maratón de Tokio. Tras un esprín final memorable, el presidente de la federación lo tenía claro. “Kiprotich definitivamente no se ha dado por vencido. Su espíritu de lucha y su sonrisa demuestran que sigue apreciando la vida”.

 Ese día, el corredor lograba su mejor marca personal, lo que hace soñar que, sin ser un corredor rápido y en esperas del próximo mundial y los Juegos de Río, aún nos queda por ver más margen de mejora, al tiempo que, con una segunda posición, lograba su mejor posición de siempre en una de las grandes maratones comerciales, en un Major.

 En la misma línea de meta, el campeón olímpico y mundial aceleraba para arrebatarle la segunda posición a Chumba, con tiempo solamente para lanzar el puño apretado al aire y santiguarse. Al tiempo que el ugandés esprintaba en Tokio, en la soledad de la noche y con el televisor iluminando el salón de casa, la madrugada me sorprendía dando un grito de pie: “¡Corre, Kiprotich!”.

Vídeo completo de la maratón de Tokio

 “Hay un vínculo secreto entre la lentitud y la memoria, entre la velocidad y el olvido. Evoquemos una situación de lo más trivial: un hombre camina por la calle. De pronto, quiere recordar algo, pero el recuerdo se le escapa. En ese momento, mecánicamente, afloja el paso.

 Por el contrario, alguien que intenta olvidar un incidente penoso que acaba de ocurrirle acelera el paso sin darse cuenta, como si quisiera alejarse rápido de lo que, en el tiempo, se encuentra aún demasiado cercano a él.

 En la matemática existencial, esta experiencia adquiere la forma de dos ecuaciones elementales: el grado de lentitud es directamente proporcional a la intensidad de la memoria; el grado de velocidad es directamente proporcional a la intensidad del olvido.”

Milan Kundera – La lentitud

Cuadro 1 – Maratones finalizados por Stephen Kiprotich (2011-2015)

Kiprotich

Gráfico 1 – Evolución anual media Top-10 Maratón Hombres (1999-2014)

top10

Gráfico 2 – Número de marcas sub 2h06 (1999-2014)

sub2h06 año

 

2 opiniones en “¡Corre, Kiprotich!”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *