Un buen día para contradecir a Bill Rodgers

Alessandra Aguilar (fotografía tomada de su web personal) y Javier Guerra (fotografia tomada de su cuenta de twitter @JAVIGUERRA26)
Alessandra Aguilar (fotografía tomada de su web personal) y Javier Guerra (fotografia tomada de su cuenta de twitter @JAVIGUERRA26)

All records fall, but your victories are forever”.

Bill Rodgers.

 

 Bill Rodgers ganó cuatro veces el maratón de Boston, batiendo dos veces el récord nacional americano, y otras cuatro veces el de Nueva York. Fue entre 1975 y 1980, la prehistoria del maratón tal y como lo conocemos hoy en día tras la irrupción de los corredores de fondo africanos. Y escucharle hablar, en estos tiempos de prisas, de carreras comerciales por el récord del mundo, es retroceder a un tiempo más lejano de lo que parece y recordar un espíritu que, por mucho cambio que haya, nunca desaparecerá gracias a los grandes campeonatos y al verdadero sentimiento de fondo del maratón.

 En una reciente entrevista a la revista Competitor Magazine, el ganador en los maratones de Boston y Nueva York afrontaba el debate sobre si la importancia de las liebres está perjudicando al sentido de la carrera y su atractivo. Desde su atalaya de representante de otra época en la que no había liebres, “apenas teníamos ni relojes”, recuerda que “lo que realmente cuenta no es tu tiempo, es la victoria. Todos los récords caen, pero tus victorias son para siempre”.

 Y ese precisamente parece haber sido el tema conductor de nuestros dos mejores maratonianos durante este periodo olímpico que se inició tras los Juegos de Londres.

 Alessandra Aguilar (Lugo, 01.07.1978) buscó el récord de España durante la primavera de 2013 en Rotterdam y se quedó a tan solo 11 segundos (en el año 2011 se había quedado a 8 segundos), pero enseguida cambió el chip. Gallega afincada en Madrid, bajo las órdenes de Antonio Serrano construyó su fortín en aquel verano de la capital previo al Campeonato del Mundo de Moscú (dónde se esperaba muchísimo calor al disputarse la carrera a las dos de la tarde por razones televisivas), y buscó refugio en las altas temperaturas que vacían la gran ciudad durante los meses de julio y agosto. Bajo el sol madrileño y las horas de más calor peleó un duro entrenamiento qué la llevó, tan mentalizada, tan morena, como si el bronceado se tratase de una herida de guerra más, a la línea de salida del mundial.

 El resultado, en una de esas carreras por excelencia en la que el maratón siempre será maratón, no pudo ser más satisfactorio. Finalizó en un maravilloso quinto puesto (2h32:38), la mejor actuación de nunca de una española, y tras la carrera no tenía dudas al expresar sus sentimientos a la prensa, hasta el punto que sus palabras reflejaban el mismo espíritu de Bill Rodgers. “Es una recompensa a tanto esfuerzo. Para mí es más que un récord de España porque las marcas están bien, pero se van, se superan, y un quinto puesto en un Mundial es para siempre”. Con la misma intención disputó en 2014 el europeo de Zúrich, pero una lesión en el gemelo la hizo abandonar.

 En la misma línea, Javier Guerra (Segovia, 10.11.1983), curtido en mil batallas en el campo a través, decidió dar su paso al maratón. Debutó en abril de 2013 en A Coruña, proclamándose campeón de España de la distancia con un registro de 2h12:21, y desde ahí nunca unas 2 horas y 12 minutos como mejor marca personal han sido tan bien aprovechadas. Encarnando a la perfección ese espíritu de Rodgers, de su compañera Aguilar, fue decimoquinto en Moscú en 2013, y en el Campeonato de Europa de 2014, en Zúrich, terminó en la cuarta posición, tan cerca de las medallas. Unas de esas actuaciones que, lejos de los tiempos y pese al cierto sabor agridulce de ver el bronce tan cerca, son para siempre.

 Llega la primavera de 2015 y con ella un maratón de Londres que, por excesivo, por congregar sin mesura a los mejores corredores del planeta, hace mucho que ha agotado la calificación de carrera del siglo (ya hablaremos de ello en nuestra previa del fin de semana).

 Y dentro de la vorágine de la mejor carrera del momento, tanto Aguilar como Guerra viajan a la capital londinense con una mentalidad bien distinta, dispuestos a permitirse darse una alegría al cuerpo y, tras una preparación sin contratiempos, a buscar mejor marca personal (que en el caso de la gallega lleva implícito la pelea por el récord de España que ostenta Ana Isabel Alonso desde 1995 con un registro de 2h26:52). Esta vez sí, mentalizados a correr contra el tiempo y contra sí mismos, permitiéndose contradecir por un día al mítico Rodgers.

 Nadie mejor que su entrenador Antonio Serrano, el primer español que consiguió bajar de 2h10 en maratón y considerado como uno de los mejores entrenadores de fondo del mundo, para contarnos como ha ido la preparación de sus corredores y cuáles son sus objetivos en la capital londinense.

 “Alessandra necesitó más de un mes para recuperar la rotura que tuvo en uno de sus gemelos en el Campeonato de Europa de Zúrich. Después de eso entrenó y compitió en algunas carreras de campo a través hasta que comenzó su entrenamiento específico para Londres, unas 14 semanas aproximadamente. Toda la ejecución de la planificación, ella ya es una experta y conoce mi método perfectamente, ha ido muy bien. Además las últimas competiciones han sido muy satisfactorias, como el Campeonato de España de Cross donde estuvo a punto de subir al pódium, y los 10 kilómetros de Dublín, dónde consiguió una prestigiosa tercera plaza”.

 “El objetivo que nos marcamos es estar en 2 horas y 26 minutos. Alessandra es una atleta experimentada y si a sus 36 años consigue hacer una buena preparación no cabe otra que buscar marca, pues cada maratón que pase será una oportunidad menos para conseguir marca personal. Sin embargo el maratón es una prueba que hasta que no se acaba no se puede hablar del resultado (me remito a Zúrich, donde luchaba por ser finalista y tuvo que retirarse a falta de 3 km por culpa de la rotura del gemelo). Así que estamos contentos con el proceso y ahora todo depende del día clave: clima, sensaciones y contrincantes. En Londres no hay liebres y eso es una desventaja, pues ella, en Rotterdam, donde hizo sus mejores marcas, siempre las ha tenido. Pero aun así está convencida y con muchas ganas. Si el cuerpo le dicta un buen día será capaz de todo. Me quedo con que es una gran luchadora y competidora, y sé que hará todo lo que esté en su cuerpo y mente para lograr la mejor marca posible”.

 Sobre Javier Guerra, menos experimentado que Alessandra pero con una fiabilidad fuera de todas dudas tal y como ha demostrado en los dos últimos grandes campeonatos, las sensaciones que nos transmite el entrenador van en la misma línea. “Javi ha sido un calco de Alessandra, y la preparación ha sido igualmente buena, con la única diferencia que Javier lleva menos tiempo en la distancia y está creciendo cada año como maratoniano. Está con muchas ganas de conseguir una marca acorde a su nivel actual. Tenemos que recordar que acaba de  conseguir marca personal en media maratón (62:22) corriendo prácticamente sólo, así que si hay un buen grupo para estar en 2 horas y 9 ó 10 minutos ese será su objetivo, siempre y cuando el día climatológico sea propicio”.

 Toca disfrutar de la exageración de Londres. De la batalla entre los dos últimos plusmarquistas mundiales (los kenianos Dennis Kimetto y Wilson Kipsang), de los mejores corredores del mundo y de las maratonianas más rápidas y con mayor proyección de la actualidad. De la lucha contra el tiempo y las marcas.

 Luego ya volverá el momento de hacer caso de nuevo a Bill Rodgers, con el Campeonato del Mundo de Pekín de este verano y, sobre todo, los Juegos de Río en el horizonte.

 Guerra ya tiene plaza asegurada para Pekín. A las puertas de los 37 años, a Aguilar aún le queda cuerda, y Serrano prefiere ir paso a paso: “respecto a Pekín y Río, si Alessandra en Londres consigue clasificarse para el Campeonato del Mundo ahí estará. Es, como yo, una amante de vestir la roja. Luego ya se pensará en Río que, como dice un famoso entrenador de fútbol, vamos maratón a maratón”.

 Maratón nunca es una ciencia exacta, pero tanto Alessandra como Javi llegan en un gran momento, y como dice el entrenador Antonio Serrano es el momento de probarse, de intentarlo. De intentar aprovechar una preparación que ha ido según lo pensado. La gloria siempre será de los valientes. Eso ya nadie podrá quitárselo.

Comparación entre el Récord de España de maratón (Ana Isabel Alonso 2h26:52) y la mejor marca de Alessandra Aguilar (2h27:00)

Analisis comparativo

Españoles sub 2h10 en maratón

sub 2h10

Todos los maratones de Alessandra Aguilar

Maratones Aguilar

Todos los maratones de Javier Guerra

Maratones Guerra

Biografía deportiva de Alessandra Aguilar (Real Federación Española de Atletismo)

Biografía deportiva de Javier Guerra (Real Federación Española de Atletismo)

Crónica previa (Alessandra Aguilar, Javier Guerra e Iván Fernández en Hamburgo) y toda la información relacionada en la web RFEA por Gerardo Cebrián.

5 opiniones en “Un buen día para contradecir a Bill Rodgers”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *