El club de los obstáculos

Paris

“Solo al soñar tenemos libertad, siempre fue así; y siempre así será”.

El club de los poetas muertos, 1989.

.

 Con catorce años, antes incluso de cumplir los dieciséis años necesarios para poder conducir en Estados Unidos, Evan Jager (Illinois, 8 de marzo de 1989) ganó su primer coche. Su padre, un enamorado de los automóviles y del atletismo, propuso a su hijo (con solo doce años por aquel entonces) un juego motivador y apasionante: “si consigues correr una milla por debajo de cinco minutos te compraré un Mustang”.

 El niño rápidamente aceptó el desafío, y ahora, convertido ya en uno de los fondistas mundiales de referencia, todavía guarda aquel Mustang blanco del año 89 (el año de su nacimiento) en el garaje de la casa de sus padres como reflejo intacto de la ilusión de adolescente, mientras que, en Oregon, y a las órdenes de Jerry Schumacher (el archiconocido rival de Alberto Salazar), sigue persiguiendo sueños cada vez más difíciles: ganar una medalla olímpica y convertirse en el primer blanco en bajar de los ocho minutos en la carrera del paso de la ría (algo que solo han logrado once atletas en toda la historia, diez de ellos nacidos en Kenia y el marroquí Brahim Boulami).

 Tras demostrar el pasado mes de junio su tremendo estado de forma (3:32.97 en una carrera de 1.500 metros en Portland), el objetivo de la barrera de los ocho minutos lo ha tenido muy cerca a principios del mes de julio en la Diamond League de París.

 En una carrera impresionante (2:37.76 y 2:39.96 en los primeros y segundos mil metros respectivamente), Jager tiró de valentía y, nada más retirarse la segunda liebre a falta de mil metros, asumió toda la responsabilidad hasta el punto que el keniano Jairus Birech, el único que le había podido acompañar hasta ese momento, comenzó a perder metros respecto del norteamericano a falta de una vuelta.

 Jager lo tuvo en sus manos hasta la recta de meta. Pero allí tropezó tras pasar el último obstáculo, y en un dramático final vio desde el suelo como le adelantaba Birech y como se le escapaba la mítica barrera de los ocho minutos (fue segundo con 8:00.45, lo que le coloca en el puesto decimotercero de todos los tiempos, justo cuando acariciaba los 7:57 o 7:58 antes de tropezar).

 En nuestro país, este fin de semana se disputa en Castellón el 95º Campeonato de España de Atletismo, y dentro de una competición que se espera apasionante, en la ilusionante línea de las últimas ediciones en Alcobendas y Antequera, la prueba de los 3.000 metros obstáculos de hombres va a ser un duelo fraticida entre 5 atletas (Roberto Aláiz, Fernando Carro, Sebastián Martos, Víctor García y Abdelaziz Merzougui) con mínima para el Campeonato del Mundo de Pekín y que se jugarán entre ellos las 3 plazas disponibles: con mínima, los dos primeros en Castellón tendrán billete fijo para el mundial, y la tercera plaza se decidirá por criterio técnico, pero para lo que parece que Castellón será decisivo (de la pelea se ha caído Ángel Mullera por lesión).

 Todos ellos, atletas con mucho carisma y talento, son el último ejemplo de la enorme tradición española de la especialidad, que alcanzó sus apogeos con Domingo Ramón y Paco Sánchez Vargas a la cabeza en los años ochenta, y con Luis Miguel Martín Berlanas y Eliseo Martín como máximos exponentes en el cambio de milenio.

 Todos ellos, componentes de esta nueva generación sobradamente dotada del carácter que necesita este deporte y con ese toque especial para enganchar al público. El elegante Roberto Aláiz (León, 20 de julio de 1990), con su aire de músico de Rock & Roll y una pasión desmedida por los obstáculos pese a su gran versatilidad. Fernando Carro (Madrid, 1 de abril de 1992), sin dar nunca su brazo a torcer y convencido de ser un afortunado que vive de vacaciones constantemente en su paraíso perdido. Sebas Martos (Jaén, 20 de junio de 1989), campeón de Europa promesa en 2011, jugando a perseguir su sol andaluz por tierras leonesas junto a sus amigos con la garra del que nunca se rinde como arma principal. Víctor García (Madrid, 13 de marzo de 1985), a quién los obstáculos todavía le deben algo grande tras las caídas en Helsinki y Zúrich y el agridulce debut olímpico en Londres. Abdelaziz Merzougui (Marruecos, 30 de agosto de 1991), con unos Juegos Olímpicos ya en sus piernas y convencido de confirmar su victoria europea en categoría promesa en 2013.

 El paso de la ría, la dificultad del paso de los obstáculos y la enorme dureza de esta carrera que intenta trasladar al tartán la sensación de correr entre troncos y arroyos, dan un aire de misticismo enorme a esta prueba, al tiempo que es una de las disciplinas más bellas y complicadas del atletismo.

 “Agilidad, explosividad, fuerza, fondo… Necesitas ser un gran corredor de 5.000 metros, pero eso no implica un éxito inmediato en esta prueba. Hay siempre un factor X, que es muy difícil saber si un atleta lo tiene o no”, decía el propio Evan Jager de su disciplina en una entrevista a Spikes Magazine el año pasado. “Mientras que en los 1.500 metros luchas contra el lactato, en los 10.000 metros la fatiga va llegando más lentamente, y los 5.000 metros se encuentran en un lugar intermedio entre ambas. Los obstáculos se pueden asemejar más a los 5.000 metros, pero saltando por encima de los obstáculos y la ría, el cansancio llega rápidamente. Es un nivel totalmente diferente de dolor y agotamiento muy difícil de explicar hasta que no lo has experimentado. Es como correr a través de arenas movedizas”.

 En una noticia que conmocionó al mundo entero, eun día de agosto de hace casi un año nos enterábamos que el actor Robin Williams, mucho más cansado en su interior que la alegría que siempre transmitía en sus papeles, había aparecido muerto en su domicilio. Un verano después, cualquier noche seguirá siendo buena para recordar aquella película de “El club de los poetas muertos” que marcó la preadolescencia de toda una generación.

 Más allá del recurrido carpe diem, la película es un recuerdo de la importancia de perseguir las propias inquietudes, y sobre todo  una invitación a la búsqueda de nuevos horizontes y a la lucha por los sueños y las pasiones.

 Ese mismo deseo de perseguir los sueños será la tónica general del Campeonato de España que podremos disfrutar en Castellón este fin de semana, donde la juventud, y sobre todo una enorme pluralidad general (marcha, saltos, combinadas, lanzamientos y carreras) que pocas veces hemos visto a un nivel tan alto y al mismo tiempo, nos deben de seguir recordando que, a pesar de los tiempos que corren, las pasiones siempre merecerán la pena.

.

al_absoluto300

El XCV Campeonato de España Absoluto de Atletismo (#Castellón2015) se disputa en Castellón los días 1 y 2 de agosto (Pista Gaeta Huguet).

La competición podrá verse en directo por Teledeporte el sábado 1 de agosto de 18:30h a 23:00h, y el domingo 2 de agosto de 19:45h a 24:00h.

Horario:

Horario Castellón 2015

Listado de atletas inscritos

Previa del Campeonato de España con análisis prueba a prueba de la RFEA, por Gerardo Cebrián

Historial del campeonato y misceláneas (por Miguel Villaseñor)

Resultados en directo

3 opiniones en “El club de los obstáculos”

  1. Es inevitable que al hablar de un gran atleta cuyo nombre sea Domingo nos traicione el subconsciente y sin querer salga el nombre del extraordinario corredor portugués Domingos Castro, pero supongo que a quien se quería nombrar en esta entrada era al gran Domingo Ramón. En cualquier caso, me ha encantado leer este artículo, gracias :)

    1. ¡Vaya fallo de subconsciente!

      Mira que he pasado veces por encima, y de eso que lo ves y lo ves y se te pasa…

      Disculpar el error. Desde luego es nuestro gran Domingo Ramón.

      ¡Mil gracias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *