La Ruth Beitia que nos regaló la lluvia

DibujoBeitia La misma Ruth Beitia que, en un hito histórico para el atletismo español, acaba de proclamarse campeona en Bruselas de la Diamond League, la prestigiosa competición que abarca los meetings más importantes del mundo, anunció tras el verano de 2012 que se retiraba, tras haber quedado cuarta en los Juegos Olímpicos de Londres.

 A estas alturas no necesita ninguna presentación, pero el tamaño de la relevancia de Beitia queda claro con un simple vistazo a las listas españolas y mundiales: ha encabezado el ránking español anual de forma ininterrumpida desde 2001 (algo que ya hizo con anterioridad en 1997 y 1998), y desde 2004 ha estado siempre entre las nueve primeras del ránking mundial anual.

 Séptima en los Juegos Olímpicos de Pekín y quinta en el Campeonato del Mundo de Berlín en 2009, tras haber sido subcampeona de Europa en pista cubierta en tres ocasiones (Madrid 2005, Turín 2009 y París 2011) y plata (Doha 2010) y bronce (Moscú 2006) en un mundial en pista cubierta, Beitia creyó que 2012 (con la agridulce cuarta posición en los Juegos Olímpicos de Londres y el título de campeona de Europa al aire libre en Helsinki) había sido el culmen de su carrera y con 33 años, y el vacío que queda tras el ciclo olímpico, dijo adiós.

 Pero meses después, con las lluvias cántabras de finales de otoño, reconsideró su decisión.

 En aquel 2012, tras finalizar la temporada con el Campeonato de España de Pamplona, Ruth Beitia comenzó a disfrutar la vida con la cabeza fuera de la alta competición. Días para relajarse en la playa, para perderse en actividades que nunca había podido practicar, como el barranquismo. Días para, sobre todo, volver a descubrirse a sí misma, y comenzar a practicar patinaje de velocidad, en lo que al principio constituyó un medio para mantenerse en forma, pero que rápidamente, tan en serio se lo tomó, se convirtió en una nueva experiencia en la que experimentó una enorme mejoría.

 “Pero entonces llegaron las lluvias – contaba la propia Beitia cuando anunció que seguiría saltando -. No podía seguir patinando al aire libre. Quería mantener la forma para ayudar al club participando en algunas competiciones de carreras y vallas, pero no me apetecía ir a un gimnasio, así que acabé volviendo al módulo de saltos, a trabajar con Ramón. Y aquí estoy, con más equilibrio que nunca, en la forma de mi vida”.

 Y desde aquel mes de diciembre, como si se tratase de un maravilloso regalo, los años que se han sucedido desde entonces constituyen una de las historias más bonitas del atletismo español: campeona de Europa en pista cubierta en Goteborg 2013; bronce en el Campeonato del Mundo de Moscú 2013; bronce en el Campeonato del Mundo en pista cubierta de Sopot 2014; campeona de Europa al aire libre en Zúrich 2014; líder mundial del ránking de 2014; quinta en el Campeonato de Europa de pista cubierta Praga 2015; quinta en el reciente mundial de Pekín 2015; un 2015 en el que, por octavo año de su vida, ha saltado al aire libre por encima de los 2 metros; y esta maravillosa e histórica victoria en la Diamond League.

 Y por encima de todos los títulos, su actitud. Su inseparable Ramón Torralbo. Su tranquilidad. Sus aplausos y esa eterna sonrisa de agradecimiento que siempre dedica al público. El sentimiento de felicidad que siempre transmite, como aquel que sabe que cada día, que cada oportunidad, es un regalo y que así hay que disfrutarlo. Sin más. “No me vuelvo a retirar jamás” asegura como un guiño cuando se le pregunta.

 Runner´s World recupera estos días el fantástico vídeo de la serie Kilian´s Quest que recoge la visita de Kilian Jornet a Pablo Vigil, quién, con sus más de sesenta años, sigue siendo uno de los referentes espirituales de las carreras de montaña, de las que fue un pionero en Estados Unidos durante los años ochenta.

 Juntos comparten comida y música en la casa de Pablo en Colorado, corren y conversan sobre el amor por las montañas, sobre el correr y las alturas como filosofía de vida. Vigil sigue corriendo. Nunca ha dejado de hacerlo. Y deja unas reflexiones para guardar: “Creo que lo más importante de correr no es cuántas carreras eres capaz de ganar, o qué carreras puedes ganar, pero si mantener viva la pasión e inspirar a las nuevas generaciones de corredores. Eso es más importante que contar una y otra vez lo que hice en una carrera, o lo que fuera… ¿A quién le importa? Esto va sobre mantener la pasión por la vida, pasarle la antorcha a las nuevas generaciones”.

 Pienso en Beitia pero, al igual que la semana pasada, vuelvo a acordarme de Jesús Ángel García Bragado, a quién podíamos leer estos días en una gran entrevista publicada en El Confidencial Digital diciendo que ha echado de menos más espíritu de equipo en la participación española en el Campeonato del Mundo de Pekín y que, en un futuro cercano, le gustaría verse transmitiendo todas sus experiencias personales a los nuevos atletas.

 Ambos han sido los capitanes de la selección española en Pekín y lejos de esconderse, junto a todo lo que los jóvenes deben de aprender de ellos,  siguen dando lecciones de cómo competir, hasta el punto que no solo están para traspasar la antorcha a los jóvenes, sino que siguen siendo, indiscutiblemente, dos de nuestros mejores atletas.

 La gesta de Beitia en la Diamond League, a sus 36 años, es absolutamente mayúscula, y el tiempo se encargará de que todavía lo valoremos mejor en su justa medida.

 A saber cuándo volveremos a tener unos atletas de esta envergadura, así que, sin melancolías, sin poderles exigir tampoco nada más, solo nos queda disfrutar de cada zancada y cada salto que les queda por regalarnos, por disfrutar que sigan manteniendo viva la pasión.

 A Bragado queremos verlo en Río, aumentando una leyenda irrepetible que le llevaría a los que serían sus séptimos Juegos Olímpicos.

 Ruth Beitia seguirá siendo ese maravilloso regalo que dan las segundas oportunidades. El verano que viene llegan los Juegos de Río, y la gloria olímpica le debe algo.

 Porque estoy convencido que la lluvia, como el viento que traía las cosas buenas en aquellos cuentos que escuchábamos de niños, nunca se equivoca.

Progresion Beitia

La carrera de Ruth Beitia a través de las estadísticas:

Historial Deportivo Ruth Beitia RFEA / José Luis Hernández

Todas las competiciones de Ruth Beitia: “Ruth Beitia, número uno del mundo”, por Miguel Villaseñor y José Luis Hernández, Anuario Atlético Español 2013-2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *