Cuarteles de invierno (Previa del Maratón de Nueva York 2015)

KipsangNY2014

Hay un misterio de mapas que no llevan al tesoro

ni a epicentros a punto de estallar (…)

Solo necesito despegar.

Cuarteles de Invierno, Vetusta Morla (La Deriva, 2014)

.

 No se engañen. Wilson Kipsang nunca se ha ido.

 Y aunque físicamente pronto sea así (simple ley de vida: el maratón, tan duro, tan efímero, no entiende de galones ni de méritos pasados o melancolías), créanme: Wilson Kipsang ha sido tan grande que, en cierta forma, ya nunca se irá.

 En 2013 batió el récord del mundo de maratón en Berlín (2h03:23). En 2014 batió el record del maratón de Londres (2h04:29) y volvió a sumar otra de las victorias de más prestigio ganando en Nueva York (2h10:59) con un insultante esprint final en Central Park, por si quedaba alguna duda de quién era el rey.

 Pero cuando acabó ese mismo 2014, el récord mundial ya no era suyo, superado por el registro de 2h02:57 de Dennis Kimetto de nuevo en Berlín. Y en lo que va de 2015, como si la fugacidad que preside la vida de los maratonianos en estos tiempos de prisas se empeñase en acelerar todo, su infalibilidad parece haberse esfumado: cayó derrotado en Londres por Eliud Kipchoge, el nuevo dueño actual de lo más alto del trono mundial, y se retiró en el Campeonato del Mundo de Pekín, en medio del naufragio keniano.

 Quizás sea buen momento para recordar como amábamos al bueno de Geoffrey Mutai hace tan solo un par de años que, en realidad, parecen ya una eternidad. Boston y la carrera más rápida que, aspectos reglamentarios aparte, nunca habíamos visto. Nueva York por partida doble, con el estratosférico récord de la prueba incluido (2h05:06). Berlín. Y el futuro que parecía que siempre sería suyo. Hasta que un buen día, tras ganar en Nueva York en 2013, se fue sin previo aviso (sexto en Londres y Nueva York en 2014; retirado en Londres y quinto en Berlín en 2015), con el paso del tiempo recordándonos que, aunque sigamos rendidos a su sonrisa y a su clase, su mejor momento ya pasó.

 La realidad y las listas históricas y anuales dicen que a sus 33 años Wilson Kipsang ya no es el más rápido, ni el mejor. Ni siquiera parece ya infalible. Pero en todo caso, y aunque el reto es de nuevo mayúsculo, Kipsang se presenta en el maratón de Nueva York de este domingo (1 de noviembre, 15:20h hora española) como el hombre a batir, y la botella la debemos de seguir viendo medio llena. No obstante, aunque perdió en Londres frente a Kipchoge, solo terminó a cinco segundos de él con el mejor tiempo con el que nunca había terminado un segundo clasificado en la capital londinense (2h04:47); en Pekín las condiciones fueron muy duras, y el debacle fue general entre los favoritos; y, en definitiva, estamos hablando de uno de los mejores corredores de toda la historia (plusmarquista mundial; único que ha corrido seis veces por debajo de dos horas y cinco minutos; doble ganador en Londres y Frankfurt; ganador en Lake Biwa, Berlín, Nueva York y Honolulu; y bronce olímpico en Londres 2012).

 Candidatos a destronarle no le van a faltar en Nueva York, y enfrente tendrá a los etíopes Lelisa Desisa (ganador en Boston en 2013 y 2015) y Yemane Tsegay (segundo este año en Boston y en Campeonato del Mundo de Pekín), y a los kenianos Stanley Biwott (espectacular tras Kipsang en Londres 2014 y del que todavía se sigue esperando una explosión definitiva en un Major) y el polivalente Geoffrey Kamworor (que con solo 22 años, tras ser tercero en Berlín 2012 y 2013, sexto en Tokio 2014 y cuarto en Berlín 2014, viene de proclamarse campeón del mundo de medio maratón, campeón del mundo de cross y plata en los 10.000 metros del Campeonato del Mundo de Pekín tras Mo Farah).

 E incluso en una carrera tan complicada y dura como Nueva York, con sus puentes y toboganes tan alejados de circuitos más planos como Berlín, la misma esencia y magia de este maratón la convierten en una de las pruebas más carismáticas, especiales y abiertas de todos los grandes maratones mundiales, lo que hace que en la lista de salida haya que contar un buen grupo de inteligentes y talentosos corredores menos rápidos que los africanos, pero dispuestos a pescar en las aguas revueltas que siempre son las calles neoyorquinas, desnudas de liebres, como son el veterano estadounidense Meb Keglezighi (icono tras su plata olímpica en Atenas 2004 y sus victorias en Nueva York 2009 y Boston 2014), el apasionante y valiente japonés Yuki Kawauchi (que en su infinito desafío a la razón correrá en Nueva York su undécima maratón de lo que va de año), e incluso el italiano Daniele Meucci (campeón de Europa y octavo en el Campeonato del Mundo de Pekín) o el también estadounidense Nick Arciniaga (décimo en Nueva York el año pasado).

 En mujeres, también estará la ganadora del año pasado, la keniana Mary Keitany, de también 33 años, que al igual que Wilson Kipsang también defiende título como la principal favorita presumiendo de palmarés, al tiempo que, tras haber sido también segunda en Londres, empieza a sentir la presión de las más jóvenes.

 Keitany (2h18:37) es la segunda corredora más rápida de la historia (solo superada por Paula Radcliffe) y, tras dos terceros puestos en Nueva York 2010 y 2011, dos victorias en el maratón de Londres de 2011 y 2012, y un cuarto puesto en el maratón olímpico de Londres, no compitió en 2013 para dar a luz a su segundo hijo. Regresó a lo grande ganando en Nueva York el año pasado y, pese a la segunda posición en Londres 2015, llega en un gran momento de forma (mejor incluso que el año pasado, como ha declarado estos días) tras batir el récord de la prestigiosa Great North Run el pasado mes de septiembre, al tiempo que sueña con los Juegos Olímpicos de Río 2016 como el mejor broche posible para su carrera.

 Enfrente, en una carrera que siempre se espera táctica (circuito duro con las mujeres corriendo por delante de los hombres sin liebres), la esperan un buen grupo de atletas que van a poner muy cara la victoria y entre las que se incluyen a otras cuatro corredoras con marcas acreditadas por debajo de 2h22 y las ganadoras de este año en Dubai, Londres y Boston: las etíopes Aselefech Mergia (ganadora este año en Dubai), Buzunesh Deba (residente en la ciudad neoyorquina y tercera este año en Boston) y Tigist Tufa (ganadora este año en Londres); las kenianas Caroline Rotich (ganadora este año en Boston) y la veterana Priscah Jeptoo (plata olímpica en Londres 2012 y ganadora en Londres y Nueva York en 2013, pero que desde entonces solo ha sido séptima este año en Londres); y la debutante Sally Kipyego (medallista de plata en 10.000 metros en el mundial de Daegu 2011 y en los Juegos Olímpicos de Londres 2012, que llega tras una temporada de pista en la que ha sido quinta en el mundial de Pekín).

 Y al igual que ocurre con los hombres, la carrera se completa con una gran nómina de corredoras que a buen seguro animarán la carrera e intentarán jugar sus opciones ante las corredoras africanas, y entre las que destacan la veterana letona Jelena Prokopcuka (39 años, ganadora en Nueva York en 2005 y 2006 y entre las 5 mejores de esta prueba en 6 ocasiones, con un cuarto puesto incluido el año pasado), las portuguesas Sara Moreira (maravillosa el año pasado con un tercer puesto en su debut en la distancia) y Ana Dulce Félix, y la también veterana francesa de 40 años Christelle Daunay (campeona de Europa y tres veces entre las cinco primeras en la ciudad neoyorquina).

 Como cada año, el primer domingo del mes de noviembre nos trae el maratón de Nueva York, convertido por derecho propio en uno de los principales acontecimientos deportivos mundiales del año. Quién no ha soñado con cruzar alguna vez el puente Verrazano Narrows que lleva de Staten Island a Brooklyn y correr el maratón más icónico del mundo en busca de la meta de Central Park.

 Estos días previos, me estoy fijando mucho en la enorme sonrisa de Wilson Kipsang en todos los actos promocionales de la prestigiosa carrera. Como siempre, desde luego. Nada nuevo en uno de los corredores considerados como más profesionales y simpáticos del panorama internacional. Pero detrás de ese brillo en los ojos, seguro que ya asoma en su cabeza la idea del carpe diem, de disfrutar el momento, pues, al fin y al cabo, su mañana cada vez será más inseguro.

 Nueva York, como cada maratón, simboliza tanto para atletas populares como para los profesionales, el momento en el que toca salir del cuartel de invierno en el que cada corredor ha permanecido los últimos meses en busca de los propios sueños, máxime tratándose del escenario más deseado del mundo. Y en el caso de Wilson Kipsang este año representa una oportunidad inmejorable, quién sabe cuántas le quedarán, de romper con el pasado más cercano y de seguir hacia delante terminando de moldear su propia leyenda, que ojalá pase por aceptar al cien por cien el reto olímpico, el desafío más bello.

 Mientras, disfruten de zancadas como la suya o la de Mary Keitany antes de que, como tantos otros, se nos marchen sin avisar.

Mujeres NY 2015

hombres Nueva York 2015

Maratón de Nueva York 2015 (Domingo 1 de Noviembre).

Web oficial maratón de Nueva York.

Horarios Maratón de Nueva York:

– Mujeres: 15:20h hora española (09:20h hora local NYC)

– Hombres: 15:50h hora española (09:50h hora local NYC)

En España la carrera se podrá ver por televisión a través de Eurosport desde las 15:30h.

Listado oficial de atletas inscritos.

Media Guide New York Marathon 2015.

 “Desde su nacimiento en 1970, cuando solo participaron 127 corredores, el maratón de Nueva York se ha convertido en la prueba popular de referencia que simboliza la mejor convivencia entre el deporte aficionado y el profesional con más de 50.000 participantes en su última edición.

 Esta máxima expresión de deporte, colaboración ciudadana y espíritu solidario se plasma cada año el primer domingo de noviembre en una tradición de gran repercusión mediática, en la que toda la ciudad se contagia del entusiasmo colectivo por recorrer los míticos 42 kilómetros y 195 metros”.

Acta del jurado Premios Príncipe de Asturias 2014 (Maratón de Nueva York, Premio Príncipe de Asturias de los deportes 2014)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *