Los Juegos Olímpicos de Río pasan por Sevilla

Fotografía tomada de la web oficial del Maratón de Sevilla
Fotografía tomada de la web oficial del Maratón de Sevilla

 La semana pasada, en vísperas de los “Trials” donde se decidía el equipo norteamericano para el maratón olímpico de Río, el New York Times publicaba un artículo resaltando la tradición y el verdadero significado que tiene esta prueba de selección, vigente en Estados Unidos desde los Juegos Olímpicos de México 1968 y donde, junto a los mejores maratonianos del país, decenas de los mejores corredores populares pueden convertir en realidad su sueño de participar en una pequeña parte del sueño olímpico.

 “Estos son mis Juegos Olímpicos” afirmaba en el reportaje una corredora popular que, a sus 32 años, compagina su afición con su familia y más de 40 horas de trabajo semanales, consciente de que la ilusión de poder participar en esta prueba, con forma de horizonte olímpico por muy lejano que sea, culmina toda una vida corriendo detrás de tantos sueños tan personales.

 En España, a medio camino entre unas pruebas de selección puras y la exclusiva decisión de un Comité Técnico e intentando compaginar ambos métodos para compensar las deficiencias de cada uno de ellos, no existe la tradición de unos “Trials” en sentido estricto, pero el Campeonato de España de Maratón que se disputa este domingo 21 de febrero dentro del Maratón de Sevilla (Teledeporte en directo desde 09:00h), tiene demasiadas connotaciones como para dejarlo pasar sin más.

 Por una parte, la excelente organización de la carrera sigue empeñada en convertir al maratón hispalense en una de las principales citas del calendario europeo: ya se anuncia el recorrido más plano del continente; el gran nivel de la élite hace soñar con los récords de la prueba (2h08:33 en hombres y 2h26:03 en mujeres, con 2h27:58 el año pasado); y ya se ha convertido en una de las mejores citas que hay ahora mismo en el panorama nacional e internacional para los corredores populares (13.000 dorsales agotados).

 Por otra parte, tras haber sido elegida como sede del Campeonato de España en un año olímpico, la cita del domingo en Sevilla es imprescindible para configurar el equipo (tres hombres y tres mujeres) que representará a España en el maratón de Río: en hombres (con Javier Guerra ya clasificado por haber terminado decimotercero en el Campeonato del Mundo de Pekín), el ganador en Sevilla (siempre que corra por debajo de la mínima de 2h13:00 impuesta por la Federación española) tendrá plaza asegurada (el tercer hombre se decidirá por el Comité Técnico entre los que tengan la mínima, algo que en estos momentos solo cumplen el propio Guerra y Carles Castillejo); en mujeres, sin ninguna fija todavía, las dos primeras en Sevilla (siempre que corran por debajo de las 2h33:00 exigidas por la RFEA) tendrán asegurado su billete a Río (el tercer puesto se decidiría por el Comité Técnico entre todas las que tengan la mínima exigida, algo que ahora mismo solo cumple Alessandra Aguilar).

 Y junto a todo ello, invocando el mismo sentimiento al que alegaba el New York Times en su reportaje, el maratón de Sevilla vuelve a ser un gran ejemplo de la convivencia entre élite y aficionados que este deporte ofrece de una forma de la que muy pocos pueden presumir: cada participante en el Campeonato de España (se exigen mínimas de 2h45:00 en maratón o de 1h20:00 en medio maratón o de 32:00 en 10.000 metros o 10 kilómetros en hombres; y de 3h20:00 o 1h35:00 o 40:00 respectivamente en mujeres) podrá sentirse dentro de una pequeña parte del sueño olímpico; y sobre todo, cada corredor popular que corra en Sevilla podrá disfrutar y sentir que participa en la misma prueba que los campeones españoles que viajarán a los Juegos Olímpicos o que los africanos que buscan pulverizar el récord de la prueba, algo impensable en otros deportes.

 Al mismo tiempo, el terreno de las emociones, de los sentimientos y de la ilusión probablemente sea el mejor escenario para definir el marco donde se va a disputar el interesantísimo Campeonato de España.

 Hace dos años, en San Sebastián, Estela Navascués (Tudela, 03.02.1981) y Carles Castillejo (Barcelona, 18.08.1978) protagonizaron una de las ediciones del campeonato más emotivas de los últimos años, con ambos alcanzando la victoria dentro del tiempo exigido para poder participar en el Campeonato de Europa de Zúrich y frente a rivales que, como Pablo Villalobos, hicieron inolvidable aquella carrera. Pero el deporte, poco después, quiso mostrar una vez más su lado más amargo y ambos, afectados por distintas lesiones, no pudieron estar en la gran cita europea del verano de 2014.

 Desde entonces, el camino no ha sido nada fácil para ninguno de los dos, pero de nuevo llegan a esta cita con garantías y las ilusiones renacidas (qué mejor que la ilusión de unos Juegos Olímpicos, que en el caso de Castillejo serían los cuartos tras correr los 5.000 metros en Atenas 2004, los 10.000 metros en Pekín y el maratón de Londres 2012). La atleta tudelana y afincada en Soria, pupila de Abel Antón, reapareció el pasado mes de octubre en el maratón de Frankfurt con una marca de 2h33:51, tan cerca de nuevo del sueño olímpico (2h33:00) que todos sentimos que el destino le debe más de una. El barcelonés, dominador junto a Javi Guerra del maratón español de los últimos años, por fin parece haber encontrado la salud necesaria para la continuidad en sus entrenamientos y, tras ser quinto en el maratón de Barcelona del año pasado (2h12:03) y participar en el Campeonato del Mundo de Pekín, llega a Sevilla, el lugar donde comenzó su carrera como atleta de élite, dispuesto a cerrar un enorme palmarés con una nueva participación olímpica más.

 Junto a Navascués y Castillejo, Sevilla será el lugar en el que por fin podamos presenciar dos de los debuts más esperados por el maratón español: Paula González y Jesús España, que llegan llenando de optimismo a todos los aficionados con unas preparaciones que han ido, en ambos casos, según los guiones previstos, sin contratiempos, y tras los que ya solo quedan de desvelar todos los interrogantes que arroja la distancia olímpica por excelencia, máxime, pese a la enorme calidad de los dos, tratándose de dos debutantes.

 Jesús España (Valdemoro, 21.08.1978) , a sus 37 años que no reflejan su verdadera juventud, sintió en Pekín que la chispa de la pista se le había acabado, que ahí solo le quedaba luchar para que el declive fuese lo más lento posible, y conocedor de que “nunca se puede prever el futuro, pero a mi edad esto es ya una vía de un único sentido”, tal y como ha declarado en una entrevista a Ignacio Mansilla para la web de la RFEA, se decidió a jugar su última carta hasta el final y morir matando dando el paso al maratón, detrás de nuevos retos y consciente de que “una vez que se cruza la puerta del maratón ya no hay vuelta atrás”. Lejos quedan ya un otoño y un invierno de nuevos sueños y entrenamientos diferentes, y tras ser segundo, por detrás de Javi Guerra, en el Campeonato de España de medio maratón de Santa Pola (63:18) en plena acumulación de kilómetros, el madrileño llega a Sevilla, pese a las dudas de la inexperiencia, con las garantías de su clase y su saber competir, siempre atento cuando se huele a competición y a Campeonato de España.

 La otra esperanzadora debutante, la cántabra Paula González (San Felices de Buelna, 02.05.1985), llega a Sevilla con una hoja de servicio inmaculada: campeona de España de 10 kilómetros en ruta en Septiembre (33:11), quinta en el medio maratón de Valencia de octubre (1h12:06) y reciente campeona de España de medio maratón con marca personal (1h11:04), con una consistencia y unos registros que hacen soñar con su rápida adaptación y con que estamos ante una corredora dispuesta a asumir mucho protagonismo en el futuro a corto plazo del maratón español.

 Junto a todos ellos, el grupo de favoritos se completa con un buen grupo de atletas. Entre las mujeres destacan Sonia Bejarano (Cáceres, 02.08.1981), que viene de debutar en Berlín con 2h36:03; Marta Silvestre (Teruel, 04.04.1982), tercera en el pasado Campeonato de España de medio maratón con 1h12:13; y corredoras como Tamara Sanfabio (Madrid, 14.03.1978), Yolanda Gutiérrez (Boiro, 12.01.1982) o Esther Hidalgo (Granada, 20.09.1979). Entre los hombres destacamos a José Carlos Hernández (Arrecife de Lanzarote, 17.03.1978), olímpico en Londres 2012 y primer español en Sevilla el año pasado; Iván Galán (Toledo, 05.09.1979), subcampeón de España de maratón en 2011; Jaume Leiva (Terrassa, 30.07.1983), quién reaparece tras el duro calvario de lesiones que siguieron a su marca de 2h13:41 en el maratón de Barcelona 2013; o Javier Díaz Carrretero (Málaga, 17.04.1976).

 Las numerosas bajas que se han ido anunciando o los nombres que al final no se han confirmado (Marisa Casanueva, Pablo Villalobos, Rafa Iglesias, Pedro Nimo, Lolo Penas, Iván Fernández, Alemayehu Bezabeh o Ayad Lamdassem) hacen que en Sevilla no se vaya a dar la enorme reunión de maratonianos que se había rumoreado desde un principio, pero en todo caso, el nivel de esta edición es enorme y garantiza un espectáculo y una ilusión que tanto necesita el maratón español.

 Seguramente, poco haya más emocionante que el sueño olímpico al que se alude en el New York Times y que va a hacer que la carrera del domingo sea tan emotiva. Pero por si eso no fuera suficiente, todos los maratonianos que correrán en Sevilla, tanto élite como populares, podrán soñar durante más de cuarenta y dos kilómetros con una meta tan icónica como la que se sitúa dentro del Estadio de la Cartuja, donde, una tarde de finales del verano de 1999, Abel Antón y Yago Lamela escribieron, prácticamente de forma simultánea, una de las más bellas páginas del atletismo español.

Previa del Maratón de Sevilla, por Gerardo Cebrián en la página web de la RFEA.

Atletas inscritos en el Campeonato de España absoluto y veterano.

Historial del Campeonato de España de Maratón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *