La regulación del calzado: la nueva frontera del maratón

03 Zapatilla

¿Cómo son los nuevos prototipos de zapatillas que ha presentado Nike dentro de su campaña publicitaria “Breaking2”? Sobre la pizarra, ¿ayudarán tanto a los corredores como está anunciando la marca comercial y como se está hablando? ¿Están dentro del reglamento IAAF? Analizamos el ya polémico calzado con dos voces tan autorizadas como Javier Moro, experto de Runner´s World, y Javier Gámez, Doctor en Ciencias del deporte y experto en biomecánica.

Territorio habitual para románticos y enamorados de la tradición, el mundo del atletismo se encuentra inmerso en pleno terremoto publicitario.

Las principales marcas de zapatillas se han lanzado a promocionar una carrera por bajar de las dos horas en maratón y, en medio de toda la tormenta comercial, la mítica carrera de fondo se ha colado en la primera plana de todos los medios con un extraño aroma a circuito de velocidad, a investigaciones científicas para mejorar aspectos como la hidratación y la nutrición de los corredores y a revolucionarios prototipos de zapatillas.

En el centro de todas las polémicas, la firma estadounidense Nike ha presentado las zapatillas que usarán sus atletas dentro del reto “Breaking 2” y, las últimas semanas, se han convertido en el centro de todas las conversaciones bajo la premisa que anuncia la propia firma comercial de que dichos prototipos ayudarán a sus corredores mejorando su economía de carrera hasta en un 4%.

¿Cómo son estas zapatillas? ¿Realmente ayudarán tanto a los corredores? ¿Son legales?

Por una parte, Javier Moro (@javichin), experto en calzado deportivo de Runner´s World y uno de los primeros que pudieron ver las zapatillas de Nike el pasado mes de noviembre, a las que lleva siguiendo el rastro desde que se las viera a Mo Farah en la pasada Great North Run de septiembre, nos analiza y describe técnicamente cada aspecto de la nueva y polémica zapatilla, al tiempo que nos adentra en cada una de las dudas que planteamos. La semana pasada podíamos leer en la web de Runner´s World su completo análisis de estas zapatillas.

En paralelo, el Doctor Javier Gámez Payá (@JavierGamezPaya), licenciado en Ciencias del Deporte, experto en biomecánica, entrenador nacional de atletismo y profesor de la Universidad Europea de Valencia, con una dilatada carrera investigadora en su haber, nos propone un análisis científico de cada uno de los diversos aspectos, intentando salir de las opiniones que inundan estos días las redes sociales y aportando numerosos estudios y evidencias científicas, a través de las que nos plantea sus dudas de que este nuevo calzado ayude tanto como se está hablando.  Al mismo tiempo, el investigador nos expone muchos falsos mitos que giran alrededor del calzado, nos recuerda la verdadera importancia de la técnica de carrera, mucho más allá de cualquier zapatilla, y nos define una palabra clave para terminar con cualquier tipo de problema: regulación, alertando del vacío que existe en este aspecto dentro del calzado y el mundo del atletismo y la necesidad de dejarlo totalmente reglado para evitar más polémicas como la actual situación, el “caso Pistorius” o casos similares que al final tuvieron que ser regulados a posteriori, como el uso de bañadores en natación o los prototipos de bicicletas con el récord de la hora.

“Vivimos un momento apasionante en el que, a pesar de todos los prejuicios y el abuso del marketing, yo creo que se van a sacar muchas cosas positivas, al igual que cuando desarrollan un Fórmula Uno y utilizan sistemas para aplicarlos en la calle. Cuando una marca investiga tanto, el resto se pone las pilas y seguro que van a salir un montón de cosas en los próximos meses”, afirma Javier Moro, uno de los mayores expertos en zapatillas en nuestro país.

“Pase lo que pase, Nike lo ha vuelto a conseguir. La marca americana es una auténtica máquina a nivel de marketing y de momento ya ha conseguido poner en boca de todos un producto antes de lanzarlo al mercado”, afirma el biomecánico Javier Gámez.

  1. Zoom Vaporfly Elite: Análisis técnico y científico.

 1.1. Condiciones generales:

Javier Moro (Experto de calzado deportivo de Runner´s World): “Cada uno de los corredores que participan en el proyecto “Breaking2” de Nike (Eliud Kipchoge, Lelisa Desisa y Zersenay Tadese) llevará su propia versión del prototipo del nuevo modelo llamado Zoom Vaporfly Elite, mientras que la marca comercializará otros dos modelos llamados Zoom Vaporfly 4% y Zoom Fly.

En líneas generales, los tres modelos de la nueva zapatilla comparten filosofía centrada en una reducción de peso para maximizar la economía de carrera, una amortiguación extremadamente suave y un despegue muy reactivo, buscando ahorrar energía en cualquier detalle y llevar el pie levantado apoyando de metatarso, similar en cuanto a posición a una zapatilla de clavos”.

1.2. Aerodinámica:

Javier Moro (Experto RW): “Llama mucho la atención el talón puntiagudo de la zapatilla, con la media suela estrechándose hasta un punto exagerado en la parte posterior para reducir la resistencia, lo que significa que el corredor utiliza menos energía para romper el aire. El beneficio puede parecer pequeño, pero tangible cuando se está contando cada segundo en una distancia tan larga”.

Dr. Javier Gámez (Doctor en Ciencias del deporte y experto en biomecánica): “El diseño de la parte trasera es muy novedoso y yo no lo había visto nunca.  En un estudio de 2011, Ashford y colaboradores trabajaron en el túnel del viento con distintos modelos de zapatillas y encontraron diferencias significativas en cuanto a la aerodinámica, demostrando que la zapatilla tiene cierta influencia en este aspecto. Basado en este trabajo, me parece muy interesante que lo hayan intentado mejorar, pero hay que demostrarlo y habrá que verlo en un estudio científico, lo cual sería muy interesante si Nike da este paso y, tanto en este aspecto como en otros, acude a la vía de publicaciones científicas para plasmarlo”.

1.3. Horma Pie:

Javier Moro (Experto RW): “La horma tan amplia es otra de las características más llamativas a simple vista, extremadamente estrecha en la mitad trasera, pero con una base muy amplia bajo los metatarsos. Es algo que viene del minimalismo y a mí me gusta mucho, porque al apoyar en la parte delantera el pie se expande y con algunos modelos de zapatillas antiguos llegaba a molestar si no tenías el pie muy estrecho. Cada vez se hacen más anchas, pero en esta zapatilla se va un paso más allá, con una gran base que da estabilidad y ofrece una buena plataforma para el despegue con el mínimo movimiento lateral, permitiendo que los dedos se expandan todo lo posible y aprovechando al máximo la palanca que tenemos en nuestras propias articulaciones”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Este aspecto del nuevo modelo de Nike me parece todo un acierto, pero debemos de dejar claro que el concepto horma pie no es nuevo y, a pesar de que las zapatillas que más se comercializan tienen hormas más tradicionales, es una línea en la que vienen trabajado desde hace mucho tiempo firmas como Vibram y Altra. A título de ejemplo, hace años estuve involucrado en un proyecto en el Instituto de Biomecánica de Valencia para desarrollar una horma pie para calzado de deportes que se practican en la arena, como balonmano o el fútbol playa, y ahí ya hablábamos de zapatillas que tienen una mayor forma de pie de lo habitual”.

01 Suela

1.4. Parte superior (Upper):

Javier Moro (Experto RW): “Como otros aspectos de la zapatilla, la parte superior se adapta a cada atleta, con un Flyknit cosido como una segunda piel. El hilo se teje con monofilamento a lo largo de la mitad inferior para reducir el estiramiento y añadir estructura, sin poner tiras extras o peso. El prototipo que vimos tiene un cuello de corte alto, pero se adaptará a las preferencias de cada corredor”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “El Flyknit es uno de los grandes avances y de los mejores materiales que han salido en los últimos años, porque consigue combinar conceptos tan contrapuestos como son la libertad de movimientos y la sensación de sujeción. No es algo nuevo de esta zapatilla, pero creo que es todo un acierto que se haya incorporado en este nuevo modelo. De hecho, Skechers ya lo utiliza y el resto de marcas están intentando hacer algo parecido”.

1.5. Suela:

Javier Moro (Experto RW): “Aunque nos informaron de que está todavía en proceso, el prototipo que vimos tenía únicamente una capa muy delgada de caucho negro en la parte delantera, con dos parches más pequeños de goma blanca en el talón. Se está diseñando específicamente para adaptarse a la superficie y a las condiciones exactas del asfalto y la preocupación es que tengan la tracción suficiente para minimizar la pérdida de energía, sin importar la durabilidad, ya que sólo tienen que durar ese día”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Debemos de destacar que se está pensando exclusivamente en un material con una buena adherencia en asfalto y en seco, por lo que simplemente será mejor cuanto más ligero y fino sea”.

1.6. Media suela:

Javier Moro (Experto RW): “Una de las claves de la zapatilla es la nueva espuma ultraligera llamada ZoomX, que al mismo tiempo consigue una amortiguación muy suave y una gran capacidad de respuesta. La espuma se hace de Pebax, un nuevo material que habíamos visto antes en puentes de plástico y otras pequeñas piezas duras y que se caracteriza por tener menor densidad y ser más ligero que algunas alternativas termoplásticas, al tiempo que es muy flexible, resistente a impactos y devuelve la energía.

Nike dice que esta espuma pesa aproximadamente un tercio que el Cushlon que utilizan en la Pegasus, que ofrece mayor amortiguación y un 13% más de retorno de energía, llegando hasta una devolución del 85% (en las pruebas de sistemas de amortiguación en Laboratorio de RW vemos normalmente retornos de energía en el intervalo de 40 y 60%, con el Boost e Ignite encabezando las listas cerca del 70%).

Intercalado como un sándwich entre las dos capas de espuma, hay una placa rígida de fibra de carbono que se extiende por toda la zapatilla, curvada en la parte delantera y con la parte media y el talón inclinado hacia arriba, parecido a un tacón y llevar el pie levantado apoyando únicamente la parte de adelante. Está diseñada para aumentar la rigidez y dirigir la potencia sobre el dedo gordo del pie, con el objeto de reducir la pérdida de energía en el despegue. La curvatura en la parte delantera del pie reduce cualquier carga de trabajo indebida en la pantorrilla, para evitar fatiga”.

04 Detalle talón

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “En la parte de la zapatilla que puede ocasionar más debate, Nike ha utilizado una combinación de materiales, lo que en concepto creo que es inteligente. A título anecdótico, mi tesis doctoral versó sobre materiales de protección para las manos en pelota vasca y utilizamos una mezcla de materiales, con una especie de EVA combinada con un material rígido, dado que era lo que mejor respuesta nos daba, con lo que quiero decir que esta combinación de materiales intentando buscar algo diferente me parece muy acertada.

También debemos señalar que esto tampoco es algo absolutamente innovador, ya que, encontramos dos estudios uno del año 2000 (Stefanyshyn y Benno Nigg) y otro del 2006 (Stefanyshyn y colaboradores) en los que insertaron una placa de fibra de carbono en la media suela.

Por otra parte, en el 2000, Stefanyshyn y Benno Nigg analizaron un calzado de control (normal) y dos con placas de distintas rigideces. En sus conclusiones no encontraron diferencias significativas en la energía generada, aunque sí que señalaron diferencias en la energía absorbida por la articulación de los dedos (a nivel del primer metatarsiano), pero que no afectaba al resto de articulaciones. Además no encontraron ventajas significativas en la carrera.

Sin embargo en el otro estudio de 2006, sí encontraron una mejora de la economía de carrera cuando se corría con zapatillas más rígidas.

En el año 2015, Stefanyshyn y colaboradores hicieron un estudio, del que tuve la oportunidad de ver los prototipos, con zapatillas de clavos (que utilizan placas rígidas desde hace mucho tiempo) y analizaron el rendimiento de las distintas rigideces de las plantillas. La conclusión fue muy interesante: cada atleta tenía su rigidez óptima personal, de manera que no todos los atletas  respondían de la misma forma ni les funcionaba bien lo mismo. Lo relacionaron con el comportamiento de la unidad músculo-tendón (al generar una fuerza el movimiento resultante es el resultado de la fuerza contráctil y elástica del musculo), por lo en este trabajo concluyeron que cada atleta se comporta de manera diferente dependiendo de la rigidez de la zapatilla de clavos y eso se debía a variables como el peso, la fuerza o el estado de forma, entre otras, dejando claro la importancia de la parte BIO.

Me gustaría destacar cuatro conclusiones al respecto:

A. Estos estudios están hechos con corredores que corren con técnica talón-punta, por lo que tengo dudas de la transferencia de estos resultados a atletas con técnica de carrera de ante pie o medio pie, como es el caso de los atletas de élite del programa de Nike.

B. Teniendo en cuenta la discrepancia de conclusiones entre estudios, debemos ser cautos a la hora de emitir juicios al respecto.

C. En ambos estudios utilizaron unos materiales concretos, por lo que es posible que con otro tipo de materiales más modernos (estos estudios tienen más de 10 años) salgan otros resultados. Una vez más habrá que hacer algún estudio científico de validación.

D. A la hora de analizar un gesto deportivo y de diseñar equipamiento deportivo, siempre hay que tener en cuenta la importancia del componente BIO.

Al hilo de todo lo anterior, con la combinación que han hecho de fibra de carbono y de Pebax tengo dos dudas. En primer lugar, ¿cómo es la respuesta biomecánica del material? Es decir, sobre esa energía que dicen que devuelve, habrá que cuantificar dicha energía, así como analizar cómo y cuándo se devuelve; teniendo en cuenta la técnica de carrera del corredor. Y en segundo lugar, la otra duda es sobre la fatiga del material, aunque aquí me temo que, pensando en el reto de las dos horas y el récord del mundo, ahora no importa, aunque sí importará en el futuro para el mercado.

También tenemos que recordar que al meterlo en un sándwich de Pebax es posible que el efecto se vea atenuado por la espuma. ¿Funciona como un muelle? Sinceramente no lo sé y, a priori, no me mojaría.

Con respecto a la espuma, se utiliza Pebax, un nuevo material sobre el que no conozco ningún tipo de estudio científico publicado, por lo que también tendremos que ver qué se publica al respecto.  En general me parecen muy bien todas las innovaciones que se hacen con nuevos materiales, pero hay que evaluarlas objetivamente.

Para aportar algo más de información, me gustaría comentar que hay un estudio en el que se analizaba una EVA normal en calzado deportivo, tanto en el laboratorio como en la pista. En sus conclusiones, mientras que en el laboratorio sí se encontraron diferencias significativas en cuanto a reducción de fuerza, sin embargo, cuando el estudio lo hicieron con corredores, añadiendo lo que yo llamo  el factor BIO, no se encontraron diferencias, destacando la importancia del componente humano y la necesidad de que los estudios sean biomecánicos y no sólo mecánicos.

Por otro lado, dicen que la plantilla intenta dirigir toda la energía hacia el primer meta, lo cual tiene muchísimo sentido, porque el despegue se tiene que hacer en el primer dedo y, de hecho, en alguna imagen he visto que están utilizando sistemas de análisis de presiones plantares, lo que me parece muy bien, pero habrá que verificarlo a nivel científico.

Con todo esto, yo soy cauto respecto a la posible influencia de la zapatilla que estamos oyendo estos días. Lo interesante será, en todo caso, que se demuestre con datos y aun no tenemos ninguna evidencia en esa línea, más allá de lo que dicen los atletas, que son sólo sensaciones”.

1.7. Peso:

Javier Moro (Experto RW): “Junto a la respuesta de los materiales, el peso es uno de los detalles más importantes. Todavía se está ajustando, pero es una zapatilla ligerísima que estará sobre los 184 gramos. Actualmente, dentro de las zapatillas más ligeras podemos encontrar unas New Balance o Saucony, pero muy finas y sin nada que ver con el nivel de amortiguación que tiene este prototipo. Una zapatilla tan gruesa es muy difícil que esté por debajo de los 300 gramos y esta no llega a 190 gramos”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Hay estudios que establecen que por cada 100 gramos de peso estamos hablando de un 1% de mejora, así que si son capaces de reducir 20 gramos respecto a unas zapatillas similares que pueden usar corredores de este estilo, ya tenemos un 0,20% menos, que, aunque sólo represente unos 5 segundos, pueden resultar decisivos a la hora de batir un récord (tenemos que recordar que es lo que le faltó a Bekele en Berlín para batir el récord del mundo). En este sentido, sin importar la durabilidad y, aunque la mejora de rendimiento sea pequeña, cuanto menos peso tenga la zapatilla y mejor se sienta el atleta, mucho mejor. Lo absolutamente sorprendente es el peso tan pequeño para un grosor tan grande”.

05 Detalle punta

1.8. Grosor y diferencia entre grosor trasero y delantero (Drop):

Javier Moro (Experto RW): “Dado el poco peso de la nueva espuma, Nike es capaz de utilizar muchísimo material y se espera que las alturas sean de 31 milímetros en el talón y 21 milímetros en la parte delantera, mucho más gruesa que cualquier zapatilla de competición, pero incluso por encima de las de uso diario”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Una pregunta que yo haría a los diseñadores es: ¿por qué estos grosores tan altos pensando en estos tres pedazos de corredores? Hablamos de tres de los mejores corredores del mundo (muy ligeros, que corren perfecto de medio pie con un impacto mínimo y acostumbrados a correr con clavos, zapatillas muy finas e incluso descalzo) y es seguro que ellos no van a utilizar tanta protección en el talón.

Lo normal es que te digan que hacen una suela gruesa pensando en la absorción de impactos, pero, en un estudio de 2011, Hamill y colaboradores no encontraron diferencias, en impactos verticales, entre zapatillas que tenían 4 milímetros en la parte posterior y 0 milímetros delante y zapatillas con 20 milímetros detrás  y 16 milímetros en la parte delantera. Entonces, ¿por qué tanto grosor? Según este estudio podían haber elegido un menor grosor con el mismo drop, pero con menos material, consiguiendo una zapatilla más ligera.

Con respecto al drop (diferencia entre el grosor trasero y el delantero), no hay mucho publicado.

En el año 2013, Horvais y Samizino hicieron un estudio muy completo con calzado Salomon y con personas que aterrizan de talón. Su principal conclusión fue que el drop afecta a la técnica de aterrizaje: menos drop lo relacionan con un apoyo de medio pie, es decir, un apoyo más apropiado para corredores de larga distancia que el apoyo de talón. Una vez más hay que destacar que estos estudios se hacen con corredores populares que corren con la técnica talón-punta, la cual dista mucho de los atletas para los que se ha diseñado las zapatillas que hoy nos ocupan.

En otro estudio muy interesante de 1997, Porter y colaboradores analizaron las curvas de fuerza del tobillo en función de la angulación, ya que con la misma musculatura puedes generar distinta fuerza dependiendo del ángulo de la articulación. Este estudio concluye diciendo que el rango óptimo para ejercer fuerza se sitúa cercano a la posición neutra del pie. Viendo las conclusiones de estos trabajos, me surge otra pregunta para los diseñadores de Nike: ¿por qué han escogido el drop actual?

Mi opinión personal es que el drop que han utilizado para estos atletas en concreto podría ser excesivo y yo sería partidario de un drop menor, sin llegar a cero. Nuevamente se hace necesario contar con medidas objetivas que nos permitan proponer un drop óptimo adaptado a la técnica del atleta.

02 Estudio

1.9. Diseño del talón y conclusión global:

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “En la nueva zapatilla, sobre todo en el prototipo que es el modelo más radical, el diseño del talón es toda una declaración de principios: muchachos, apoyen el talón. Y bajo esa premisa, la zapatilla parece invitar a apoyar el talón y a evolucionar hacia los dedos.

He realizado un análisis cualitativo de la técnica de Kipchoge por encima del kilómetro 30, donde va fatigado aunque siga corriendo a 2:50, y apoya de medio pie, como no podía ser de otra manera. Entonces, ¿por qué le hacen una zapatilla con apoyo hacia el talón? Ahí tienen un montón de material que bajo mi punto de vista sobra, ya que él nunca lo va utilizar, pero ¿por qué lo hacen?

Como idea global parece claro que Nike hace una apuesta por intentar potenciar el rendimiento con tecnología y zapatilla. Es decir, quieren hacer una zapatilla para que corramos más con el efecto muelle de la placa de fibra de carbono (debemos de recordar que en la patente que han presentado incluso aparece esta palabra, spring en inglés). En definitiva, han diseñado una zapatilla persiguiendo el efecto “Pistorius” pero en pequeño, con la idea de fomentar el rendimiento y darte energía (en la misma línea que el sistema Boost) por lo que estas marcas están intentando convertirnos en zapatilla-dependientes y se están olvidado de que el ser humano tiene unas condiciones contráctiles, elásticas y unas gomas de altísima calidad en el pie, por lo que desde mi punto de vista sería mucho más deseable una aproximación humano-dependiente: vamos a conocer cómo se mueve el cuerpo humano, cuál es el movimiento óptimo y vamos a potenciarlo. Seguro que si nos alineamos con la naturaleza obtendremos mejores resultados y ahí una posible línea de actuación podría ser la biónica, es decir, analizar la naturaleza y, en consecuencia, diseñar productos para el hombre.

A nivel global, la ciencia del running va por caminos casi opuestos al marketing del running, hasta el punto que lees artículos científicos sobre modelos de zapatillas, luego ves lo que dicen las marcas en sus campañas de publicidad y los resultados son muy diferentes.

Hay mucho mito en el mundo del calzado deportivo y en este tema de la devolución de fuerzas y el 4% soy escéptico, basado en el histórico de los estudios científicos sobre el diseño de las zapatillas. Estoy deseando ver los resultados de los primeros estudios científicos independientes sobre estas zapatillas de Nike”.

  1. La nueva zapatilla y la reducción del daño muscular.

Javier Moro (Experto RW): “Junto al retorno de energía, Nike anuncia que con la nueva zapatilla pretenden minimizar el desgaste muscular, con una posición del pie que optimice la forma de correr todo lo posible y que todo lo que gastes en avanzar hacia delante no se pierda en otros movimientos.

Como concepto, es un factor a tener muy en cuenta, ya que todo el desgaste muscular que ahorres lo podrás utilizar en la última parte de la carrera, cuando más cuesta mantener el ritmo. Orgánicamente, puedes llegar entero a la parte final de una carrera, pero, muscularmente, como recordamos a Galen Rupp en la última parte del maratón olímpico de Río, cada curva o cada cambio de superficie se nota mucho en la piernas”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Benno Nigg, a quien ya hemos citado anteriormente y que es uno de los gurús del calzado deportivo, habiendo trabajado incluso con Nike, hizo en el año 2003, junto a otro colaboradores, un análisis de los materiales de la media suela y su conclusión fue que el tipo de material afecta al consumo de oxígeno y a la activación muscular (entendida como la forma en que la cadena muscular se pone en marcha). Este autor afirma que en función del material de la media suela cambia la activación muscular, por lo que es posible que un material diferente que está utilizando Nike pueda afectar a esa activación muscular. Siento ser reiterativo, pero que sea positivo o negativo habrá que estudiarlo, así como el daño muscular y la fatiga.

Lo importante es conocer los pros y los contras del material con el que se está trabajando, bajo la premisa de que no existen materiales perfectos (de momento, porque el grafeno viene al galope) y que en función del contexto (en este caso, del deportista, su técnica y la competición) se tomen unos u otros.

Cortesía de Nike. Fotografía de Mark McCambridge
Cortesía de Nike. Fotografía de Mark McCambridge
  1. La nueva zapatilla y el marco reglamentario actual de la IAAF.

Javier Moro (Experto RW): “El funcionamiento del nuevo prototipo es pura física, como si fuera una palanca que te impulsa hacia delante, por lo que va a rozar la normativa. Pero no creo que haya problemas porque las zapatillas de clavos de un velocista tienen la misma forma e incluso, aunque con carácter general no sean de fibra de carbono por razones de precio, la capa plástica sobre la que van los clavos también te hace impulsarte un poco más rápido hacia delante.

Cuando se hizo la normativa vigente, nadie se pensó que el nivel de tecnología e ingeniería iban a estar así, pero la IAAF va a tener que pensar mucho si lo tocan o no porque, desde luego, si llevas unas zapatillas que te hacen correr un 4% más, seguro que vas a rozar el palo de si es legal o no.

Para una competición oficial tengo mis dudas de qué va a ocurrir, y más viendo que ya se han utilizado elementos de estas zapatillas en otras carreras, invencibles desde otoño hasta Dubai, pero para el deporte de la calle no se puede decir nada, desde luego”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “La regla 143.2 IAAF establece literalmente que «las zapatillas no deben estar construidas de tal modo que proporcionen al atleta una ayuda adicional injusta, incluyendo la incorporación de cualquier tecnología que dé al usuario una ventaja injusta. Todos los tipos de zapatillas de competición deben de estar aprobado por la IAAF».

En mi opinión creo que el problema es más sencillo de lo que parece y el concepto clave es regulación. No hay más, se acabó el debate: se deben de regular las zapatillas y los materiales a través de distintos estudios. Está claro que poner unos requerimientos de regulación no es fácil, pero hay que abordar cuanto antes ese procedimiento técnico de regulación, para evitar problemas futuros, como los que se encontró la Federación Internacional de Natación (FINA) con los bañadores integrales, que incluso le llevaron a quitar récords mundiales.

Por ejemplo, las características del pavimento de atletismo están reguladas (reducción de fuerzas, deformación…), existiendo una normativa asociada que hay que cumplir para competiciones oficiales. Perfectamente se podría hacer lo mismo con las zapatillas, y estoy  seguro que otras federaciones ya han abordado esta problemática en sus respectivos deportes.

En el caso concreto que nos ocupa, si la zapatilla supone una ventaja porque es un muelle y te da un 4% más, parece claro que la IAAF tiene que intervenir y revisar bien el caso, porque el artículo es claro, pero para eso primero habría que tener datos cuantitativos y, como decía antes, soy muy escéptico y tengo mis dudas razonables sobre esta presunta ayuda.

  1. ¿Hay margen para bajar de las dos horas en maratón si de verdad estas zapatillas mejoran el rendimiento un 4%? ¿Se bajará de las dos horas?

Javier Moro (Experto RW): “Hay estudios americanos que dicen que con una ayuda de ahorro de energía y con diversas mejoras, es factible bajar de dos horas. Por ejemplo, Desisa tenía muchísimos problemas de sudoración y no bebía nada y ahora es un factor sobre el que están trabajando muchísimo. Siguiendo esta teoría, si estos corredores corren en dos horas y tres minutos y mejoran al máximo la nutrición y la hidratación, disponen del mejor calzado posible y corren en un circuito perfecto, sin curvas, fresco, protegidos en todo momento por las liebres, tienen claro que podrían conseguirlo, por lo que hay biomecánicos y fisiólogos, como Andy Jones, que no lo ven tan complicado.

En todo caso, se ha hecho un gran esfuerzo tecnológico y de diseño por parte de la marca, pero son los cuerpos y los metabolismos los que tienen que aguantar correr 42 kilómetros a 2:50 el kilómetro, y eso es lo que es más difícil que cambie”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Sinceramente, es muy pronto para asegurar lo del tema del retorno de energía y necesitamos unos análisis en un contexto BIO y no sólo mecánico para ver cuáles son los resultados exactos. La economía de carrera es un sumatorio de muchos factores que son muy difíciles de medir, pero si de verdad fuesen capaces de mejorarlo un 4%, matemáticamente las cuentas saldrían, ya que hay que mejorar un 2,39% el actual récord del mundo para bajar de las dos horas.

Yo creo que se bajará de las dos horas de maratón, pero no sé cuándo.

Tomando todos los récords del mundo desde 1925 hasta el actual de 2014 e incluyendo a título anecdótico las dos horas en 2017 (ver Gráfico 1), se observa una línea bastante lineal con tres saltos muy significativos después de la II Guerra Mundial, en 1958 y en 1965.

Gráfico 1

Dejando de lado esos saltos, si ampliamos la lupa y nos fijamos en la evolución de los últimos años, desde 1969 (ver Gráfico 2) se ve una tendencia absolutamente lineal, con todos los grandes saltos mucho más atrás en el tiempo. Algo como lo que estamos hablando, bajar casi tres minutos el récord del mundo, implicaría una bajada muy grande que hasta ahora, en las últimas décadas, no se ha producido nunca. Sería algo extraordinario e inesperable.

Grafico 2

¿Crees que se va a bajar de las dos horas? Sí. ¿Cuándo? No lo sé, pero a corto plazo lo dudo, porque va a ser un salto muy grande. Siempre puede ser que te aparezca un atleta como Bolt y te baje tres minutos de repente, no digo que no, pero es extremadamente difícil. El reto “Breaking2” me parece fascinante y ha conseguido poner al atletismo en la primera plana de todos los periódicos, pero a día de hoy me parece que es más marketing que realidad”.

  1. ¿Cuál es el peso real de la evolución tecnológica del calzado en la evolución de las marcas de maratón a lo largo de los últimos años?

Javier Moro (Experto RW): “Los últimos récords del mundo de maratón (Gebrselassie, Makau, Kipsang y Kimetto) se han conseguido con Adidas y, como no puede ser de otra manera en un producto en continua evolución, esas zapatillas también han llevado sus propias mejoras tecnológicas.

A Haile Gebrselassie, por ejemplo, le tuvieron que modificar su modelo porque tiene un acortamiento natural de los tendones, por eso siempre corría muy de puntillas, y le crearon debajo una pequeña cuña para que pudiese ir levantado de forma natural y correr rápido sin lesionarse tanto.

Los dos últimos récords del mundo han llevado la tecnología Boost, que, por lo que hemos analizado hasta ahora, han sido las zapatillas que han tenido un mayor retorno de energía y han marcado la tendencia de los últimos años. Por ejemplo, Puma ha incorporado Ignite, que al igual que Boost viene de la petroquímica alemana BASF y es el mismo compuesto, y en general todo el mundo sigue el concepto de Boost, hasta el punto que la forma de hacer media suelas ha cambiado totalmente y, en lugar de ser compacta de una pieza, se trabaja con bolitas y aire entre medias, para que el compuesto se comprima y se recupere más fácilmente, en busca de la reactividad de Boost.

Dentro de esta carrera comercial entre marcas que estamos presenciando, el nuevo Boost de Kipsang, en mi opinión, es demasiado blando. Hasta ahora, llevaban una pequeña capa de EVA por encima del Boost y, mientras el Boost te da la amortiguación y la reactividad, la mayor dureza del EVA también te ayuda a que los pies pisen más rápido en el suelo. Con el nuevo modelo, lo que yo he probado me resulta muy blando al ser Boost 100%, sobre todo si lo comparamos con este nuevo modelo de Nike. En todo caso, lo que ha hecho Kipsang en Tokio (2h03:58) es una auténtica barbaridad, récord del mundo si hubiese sido en un circuito como Berlín y, al hilo, creo que Bekele, con el gran estado de forma actual, el trabajo que está haciendo con Pitsiladis y lo que lleva de esta zapatilla, puede batir el récord del mundo de Londres, en una carrera que no hay que perderse”.

Haile
Haile Gebrselassie. Doble récord del mundo de maratón en Berlín en 2007 (2h04:26) y 2008 (2h03:59)

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Según mis datos, en los últimos 15 años se ha rebajado el récord del mundo de maratón en 2 minutos y 45 segundos,  y en los últimos 30 años, 5 minutos y 8 segundos, por lo que es una bajada bastante lineal en la que, hasta ahora, yo no veo un punto de inflexión en la evolución del record relacionado con los avances tecnológicos de los últimos años.

En cambio, creo que es más importante hablar de la profesionalización del maratón y de la irrupción cada vez mayor de los atletas africanos, con un importantísimo factor socioeconómico que ha provocado la aparición de maratonianos de altísima calidad en busca de una salida profesional y sustento de sus familias.

Además, estamos hablando de corredores que tienen una técnica de carrera muy buena (acostumbrados a correr descalzos, minimalistas, con clavos…) y cuanto mejor corres, menos te afecta la zapatilla, por lo menos hasta día de hoy;  por lo que no creo que haya una relación directa entre las mejoras del records con las mejoras en el calzado deportivo.

Un récord del mundo en una combinación de muchísimos factores: entrenamiento, alimentación, suplementos, médicos, fisios… Un sumatorio de muchos aspectos que han mejorado y evolucionado mucho. Sería lógico pensar que las zapatillas han puesto su granito de arena, pero cuantificar su efecto es una tarea muy compleja”.

  1. ¿Se está marcando el futuro próximo de las zapatillas y un cambio en los modelos más comerciales?

Javier Moro (Experto RW): “Tengo la sensación de que todo el mundo está investigando con compuestos y diseños de media suela, en una carrera por sacar nuevas espumas: Reebok saca algo parecido al Boost en tubos compactos en lugar de bolitas, Saucony ya ha sacado Everun con gran parecido a Boost, Asics está recurriendo a fibras orgánicas para que haya más espacio y aire por dentro, Adidas ha lanzado el nuevo Boost que estrenó Kipsang…

Como decíamos, desde que entró Boost con Adidas la filosofía ha cambiado radicalmente y en vez de hacer las media suelas compactas y de única pieza, ya siempre se hacen como si fuera una esponja con aire dentro y por capas o bolitas. No he tenido nunca la sensación de que la química haya entrado tanto hasta ahora, por lo que seguro que hay mucho margen de mejora y con todos investigando a toda velocidad seguro que sale algo nuevo al año que viene o dentro de dos que llevemos luego todos puestos en nuestro día a día”.

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “En cuanto a la innovación de las zapatillas, en breve va a llegar la integración de sensores, con la finalidad de poder analizar la técnica de carrera, los kilómetros, la simetría de movimientos, la cadencia de carrera, la amplitud de zancada, la fatiga…. Actualmente solo hay sensores que se adhieren a la zapatilla, pero toda esa tecnología para ayudar a mejorar la técnica de carrera va a llegar en los próximos años, va a estar cada vez más a mano de los corredores.

Podría aportar otro ejemplo de cómo la tecnología puede ayudar al running, ya que en breve voy a publicar un estudio junto con un podólogo y un ingeniero de la Sheffield Hallam University, en donde hemos utilizado tecnología para ayudar a los podólogos en la recuperación de las lesiones.

En los últimos años, tal y como comentaba antes, creo que se están haciendo cosas muy interesantes como el Flyknite y creo que se ha producido una gran evolución en el textil sin costuras y todo el Upper en general.

Pero sobre todo, creo que lo mejor en las zapatillas como tal, está por llegar. Entre otras cosas, porque desde los años 80 llevamos hablando de lo mismo (amortiguación, retorno de energía…) y todavía son temas que no está resueltos. Por ejemplo, el Sistema Air es de los años 70 y todavía estamos con él.

En principio, el objetivo básico de las zapatillas debe de ser ayudarnos a correr mejor y de una forma más segura, sin lesiones. Sin embargo, en una revisión de 2007 de Van Gent y colaboradores se llegó a la conclusión de que el rango de porcentaje de corredores lesionados  va de un 20% a un 80%, es decir, que hay muchas lesiones. Las lesiones son uno de los grandes problemas del running. ¿Por qué se lesionan los corredores? ¿Los corredores corren mal? ¿El calzado no cumple su función? ¿Cuál es el problema? Así que esa gran innovación que de una protección a los corredores, de momento, está por llegar.

Otro problema del running, desde mi punto de vista, es el foco de atención que se emplea. Esto ya se refleja en muchos estudios científicos y yo estoy totalmente de acuerdo: vamos a dejar ya de poner todo el foco en las zapatillas y vamos a hablar mucho más de la técnica de carrera, porque es más importante cómo corres que lo que llevas puesto. Si corres mal es muy posible que te lesiones, lleves lo que lleves, y si corres bien, es más probable que no te lesiones, lleves lo que lleves, por lo menos a día de hoy.

Lo que pasa es que, por una parte, queremos la varita mágica que nos haga correr bien, pero no nos damos cuenta que esa varita la tenemos en el sistema nervioso central y no en unas zapatillas. Por desgracia, la gran mayoría de los runners (un 80-85% del total) emplean una técnica talón punta, que por diversos motivos es muy lesiva. Aquí invito a todos los lectores a leer el artículo que escribí para Runner´s World hace unos meses.

Aportando un dato más, hay un estudio de técnica de carrera de los años 60 que no describe el apoyo de talón. Es decir, en los años 70, cuando empieza el calzado maximalista, es cuando comienza a darse el apoyo de talón.

Desde mi punto de vista, en el tema de la innovación tenemos que cambiar la aproximación en la que se basan los diseñadores: primero, lo interesante es conocer el movimiento, y luego, diseñar la zapatilla en función del movimiento. Pero si la zapatilla se diseña pensando en un apoyo talón-punta, empezamos todo el proceso en un punto erróneo.

Una vez metidos en este tema, resta plantear una pregunta, ¿cómo hacer que los corredores populares cambien su forma de correr, hacia una forma más segura y efectiva? ¿Se puede? Sí. ¿Cómo? Ya te lo diré en un futuro muy cercano.

Volviendo a nuestro caso, teniendo en cuenta los tres corredores que han incluido en este proyecto, atletas de alta calidad y que corren con una buena técnica de mediopie, tengo mis dudas razonables de que estas zapatillas les hagan dar ese salto cualitativo y cuantitativo tan importante. Por enésima vez digo, deben publicar algún artículo científico demostrando las ventajas de estas nuevas zapatillas.

  1. ¿Gana la tecnología a la naturaleza?

Javier Moro (Experto RW): “Si vemos cómo corren los niños, ellos son naturaleza en estado puro y corren como hay que correr: apoyando la puntera, echados para delante y braceando. Pero, luego comenzamos a sentarnos, apoyamos los talones y dejamos de bracear.

El prototipo de la nueva zapatilla pretende apoyar únicamente la parte delantera y conseguir transferir la energía al primer meta, donde debe de hacerse el despegue, que es el mismo concepto con el que los minimalistas llevan trabajando desde hace muchos años, con la forma de correr que propone esta zapatilla pero sin nada, incluso cortando a mano los talones, así que me imagino que se estarán tirando de los pelos al ver esta zapatilla con grosores de 31 milímetros. Los minimalistas habían visto que hay muchos corredores que se lesionan, pero que trabajando con ellos despacio y cambiándoles poco a poco la forma de correr conseguían que dejasen de lesionarse”.

Corredores Tarahumaras en la madrileña sierra de la Pedriza
Corredores Tarahumaras en la sierra madrileña de la Pedriza

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Si buscamos ejemplos sobre rendimiento de la naturaleza sin que intervenga el hombre, sólo hay que ver cómo corren y a qué ritmo lo hacen los Tarahumaras.

Para mí no debemos centrar la atención en la batalla de la tecnología contra la naturaleza, sino que pondría todo para que la tecnología ayudase a la naturaleza. Debemos de ser conscientes de que ya  tenemos en los pies y en las piernas unos muelles muy potentes. Por ejemplo, los canguros, la mayoría de la energía que utilizan en sus saltos proviene del salto anterior, porque son capaces de almacenar la energía del salto anterior y utilizarla en el siguiente y nosotros tenemos que trabajar en esa misma línea, porque tenemos esos mismos muelles naturales, homologados por la IAAF si me apuras, y que te dan la energía en el momento exacto en el que tú lo necesitas.

Esto lo enlazo con el principio y esa plantilla de fibra de carbono de Nike. ¿Cuándo te da la energía? Eso habrá que verlo. Pero lo que yo te puedo asegurar es que el tendón de Aquiles te da la energía justo cuando tú la necesites y de una forma totalmente adaptada a tus condiciones. Y siempre será así.

Mi planteamiento es: vamos a conocer la naturaleza y vamos a unir la tecnología a la naturaleza, sin conflictos.

  1. ¿Estamos en el camino de una innovación como el tartán sintético y la fibra de carbono en las pértigas o de una prohibición como los retirados bañadores de los récords? ¿Dónde está el límite en las zapatillas?

Dr. Javier Gámez (Experto en biomecánica): “Yo dividiría dos bloques de contenido, con el deporte reglado por una parte y el deporte de diversión y ocio por otro lado.

En el deporte reglado, la tecnología debe de estar a favor del deportista y del espectáculo y tiene que haber una regulación. Por ejemplo, en la Fórmula Uno todo está regulado hasta el más mínimo detalle, para garantizar la seguridad de los pilotos y que el espectáculo sea lo mejor posible. Con las zapatillas es lo mismo y lo que tiene que haber es una regulación, difícil técnicamente en un principio, pero asumible.

En el pasado, hay ejemplos como el cambio del centro de la gravedad de la jabalina o la desacreditación de muchos récords por parte de la FINA que marcaron unas nuevas líneas rojas, pero también otros ejemplos en los que se ve como los deportes evolucionan en busca de esa seguridad del deportista y el espectáculo, pero siempre bajo una estricta regulación, tal y como pasó con los materiales de las raquetas, los esquís, los cascos en el ciclismo, el tartán sintético en el atletismo… La regulación es la clave.

El otro bloque es el deporte de diversión y ocio, donde el único límite es la seguridad, con la tecnología siempre a favor de la diversión, como las bicicletas eléctricas, hay mucho mercado para la empresa y es tecnología a favor de que la gente haga más deporte, se cuide más y tenga mejores hábitos de vida, que  son aspectos colaterales muy importantes derivados del deporte.

Lo que está claro, es que a nivel regulatorio la IAAF tiene que mojarse y poner reglas y límites. Por ejemplo hubo una patente con muelles en la media suela y la IAAF lo declaró no apta. Tal y como plantea el investigador Ross Tucker en uno de sus últimos artículos, ¿qué hubiese pasado si Pistorius hubiese corrido en 43 segundos en lugar de 45? Es muy probable que no hubiese podido competir.

La evolución de la tecnología y de la ciencia es importantísima, un lujo, pero hay que darle un sentido, control y regulación. Si esta zapatilla hace un efecto canguro y te da una amplitud de zancada de, por ejemplo, un 2% más, que sería muchísimo y que estaría por ver que fuese verdad, entonces llegará otro y hará algo más y al final correremos con muelles en los pies. Simplemente hay que poner un límite y regularlo: el corredor popular que se divierta y haga deporte, pero si queremos competir hay que sujetarse a unas normas que previamente hay que definir”.